jueves, 24 de enero de 2013

Resucitados

Joaquín Mª Aguirre (UCM)
¡Esto del ADN empieza a tener un peligro! No estamos llenando de gente empeñada en resucitar especies y no es plan. Punset se ha traído un señor, muy científico, que anda por ahí diciendo a los niños que si quieren tener en casa un dinosaurio y cosas así. Luego, el niño se hace ilusiones y viene el desengaño porque lo que quieren "resucitar": un pollo con dientes y cola al que —según señala el indagador— no saben si llamar "pollosaurio" o "dinopollo". Dicen que va a hacer con él "evolución inversa", ajustándole los genes como el que ajusta el carburador.
Puede que este señor, Jack Horner, sepa de evolución y genética todo lo necesario, pero, desde luego, no entiende nada de niños. Si engatusas al niño diciéndole que le vas a llevar un dinosaurio y luego le das ese engendro, te lo lanza a la cara y se pasa una semana sin hablarte. No entiendo porqué hay que meter a los niños —se empeñaba este señor y se empeñaba Punset con él— en esto de los "dinosaurios". Si sale una chapuza, el niño se lleva un berrinche y si sale bien, ¡un peligro!

Puedo entender que a alguien le apasione ir tocándole los genes a los demás, pero no consigo ver la "ciencia" en ir con el argumento del consumo infantil por delante. Nos dicen sus biógrafos que Jack Horner fue el paleontólogo que asesoró a Steven Spielberg para la serie de Jurassic Park, que en él se inspira también el personaje del antropólogo Alan Grant (Jeff Goldbloom). Me da la impresión que ha decidido cambiar de personaje e interpretar al mitad científico, mitad empresario del espectáculo, que aparecía en la película interpretado por Richard Attenborough, el gerente de InGen, John Hammond.
Si algo sacamos en claro de aquella película es lo que pasa cuando resucitas dinosaurios. Parece que el modelo de científico comerciante es el que prevalece y que en una investigación tienes que ir por delante con el producto final, el pollosaurio resucitado, y la clientela potencial, los niños a los que venderás el producto, tu "target group", como dicen los de la mercadotecnia.


En su entrevista con Punset, que ve con interés televisivo que la gente se plantee estas cosas, Horner dice que lo del ADN en el ámbar no funciona y que ahora se trata de tocar unos genes por aquí y otros por allá del pollo para "redirigir su desarrollo". Al final tendríamos algunas características de sus parientes antiguos en el pollo actual, que lo que se cambió en el camino evolutivo se quede como estaba. Nadie pregunta a los pollos, claro, que si tuvieran capacidad de hablar llamarían a Jack Horner el "Mengele aviar", superando en odio al coronel Sanders, el que aparece en el famoso logo del pollo frito al Kentucky.


La moraleja de todo esto es que si quieres hacer ciencia tienes que brindarte al espectáculo, igual que Santiago Segura se dedica a la promoción de sus películas para ir creando un público que le llene las salas. Horner seguirá sembrando los sueños de los niños de pollos jurásicos que les pedirán a sus padres que se lo regalen por Navidad y cumpleaños; los padres irán a las tiendas a preguntar; las tiendas preguntarán a los proveedores y estos a las empresas, quienes finalmente apoyarán con donaciones a los científicos capaces de hacerlo. Es el nuevo ciclo de la Ciencia de Mercado. Y si no funciona, por lo menos has vivido de contarlo y que te llamen "visionario".


Pero lo del dinopollo se queda en nada con la nueva ola de manía resucitadora. En el diario El País, Javier Sampedro titula "Neander Park" su artículo sobre las posibilidades de resucitar neandertales:

El genetista de Harvard George Church, que ha inventado el marketing genético al escribir en una molécula de ADN su propio libro —Regénesis: cómo la bilogía sintética va a reinventar la naturaleza y a nosotros mismos—, ha propuesto no ya resucitar a un neandertal, sino a toda una cuadrilla de ellos (ver entrevista adjunta).
Y entre los científicos que consideran técnicamente factible la resurrección de los neandertales —si no ahora mismo, sí en el plazo de sus vidas— milita nada menos que Svante Pääbo, jefe de genética del Instituto Max Planck de Antropología Evolutiva en Leipzig, líder indiscutible de la paleogenética, o recuperación de ADN antiguo a partir de huesos fósiles, y máximo artífice de un reto científico que se consideraba imposible hace solo unos años: el genoma neandertal, la lectura de la secuencia (tgtaagc…) de los más de 3.000 millones de bases, o letras químicas del ADN, que portaban en el núcleo de cada una de sus células aquellos homínidos que dominaron Europa durante cientos de miles de años y hoy duermen el sueño fosilizado de los justos.**



Plantea, con razón, Sampedro la diferencia entre que podamos hacer ciertas cosas y que las hagamos, que el "debemos hacerlo" debe ser previo. Pero, en este mundo de mercadeo, el "¿debemos?" se sustituye por el "¿es rentable?". No le sigo, en cambio, en algunos de los argumentos sobre los que especula. Habla, por ejemplo, de nuestra "mala conciencia" por haber eliminado a los neandertales, acorralándolos en Gibraltar. Dice: «El registro fósil no nos deja muy bien parados, y clonar al neandertal se puede interpretar como nuestro humilde resarcimiento por haber causado su extinción.»**
Ya está muy complicado todo —y no hablo del paro— como para traer ahora neandertales al mundo. Pero el argumento que me descoloca completamente es el del "amor a la Naturaleza":

[...] la resurrección del neandertal plantea lo que podría denominarse el dilema del ecologista. La técnica para hacerlo, por un lado, implica una serie de manipulaciones genéticas, hibridaciones cromosómicas y clonaciones embrionarias suficiente como para atragantar la cena de Nochebuena de cualquier amante de la naturaleza. Por otro lado, sin embargo, ¿qué amante de la naturaleza se opondría a la recuperación de una especie no ya en riesgo de extinción, sino tan extinta como lo pueda estar el tiranosaurio rex? Si el amor a la naturaleza es real, ¿no debería abarcar también a las naturalezas del pasado y a nuestros antecesores en el cuidado y usufructo del planeta?**


Me parece un argumento falaz desde dos perspectivas. La primera es que el concepto de "amor a la Naturaleza" es científicamente absurdo, una sentimentalización. Las extinciones forman parte la Naturaleza misma; son el resultado de los mecanismos selectivos que ha intervenido en los procesos de la evolución. En la Naturaleza no existe el "amor a la naturaleza"; solo lo tenemos nosotros como una forma retórica de hablar de nosotros mismos y de lo que nos rodea. No hay "dilema del ecologista" en este sentido. Javier Sampedro sabe que el conservacionismo ecológico se plantea otros dilemas, pero no el de las luchas entre las especies, que se considera "natural". Lo que trata de evitar son las "acciones destructivas del hombre" sobre las especies, que son vistas como alteraciones del propio "ritmo" de la evolución, si es que eso existe. Las especies se han extinguido siempre; hemos descubierto que nosotros intervenimos con nuestros actos en ello como especie altamente invasiva.
Segunda perspectiva. Desde un punto de vista teórico extremista, la única forma de restituir a la "naturaleza" a sus "propios" ritmos —entendiendo que "naturaleza" es una construcción conceptual, una abstracción— sería que quien la altera en mayor medida desapareciera, es decir, nos extinguiéramos nosotros, que somos la especie que más altera con sus acciones a las demás devorando ecosistemas. Por eso la "ético" no consiste en recuperar neandertales o dinosaurios, sino en tratar de alterar lo menos posible el resto de la vida planetaria, algo que nos resulta cada vez más complicado por los procesos de transformación y destrucción de hábitats que realizamos. Estamos por todas partes. Somos la plaga, que se decía antes.


Más nos vale "regenerarnos" a nosotros mismos, comprender el alcance de nuestras acciones y tratar de reducir sus efectos sobre los otros. Eso sería más "ecológico". Incluso más inteligente para nuestra propia supervivencia. Más que llevar un dinosaurio a casa, como propone Horner, lo que hay que hacer es "arreglarla". 
Me quedo más tranquilo cuando leo en otros medios que George Church, el genetista de Harvard cuya entrevista en una revista alemana había causado todo este revuelo, dice que ha sido un error de traducción y que no está buscando ningún vientre de alquiler para traer neardentales al mundo. Un respiro. Gracias a Dios, la ciencia funciona aunque la traducción siga fallando.


Desde luego, lo que no van a conseguir es que yo quiera tener un dinopollo ni que me sienta culpable por la desaparición de los neardentales —que si hubieran podido nos habrían hecho desaparecer a nosotros— para justificar negocios y proyectos científicos. Lo que la evolución hizo; hecho está.

* Redes: "Quiero tener un dinosaurio... en casa" RTVE 10/01/2013http://www.rtve.es/television/20130110/quiero-tener-dinosaurio-casa/598640.shtml
** "Neander Park" El País 23/01/2013 http://sociedad.elpais.com/sociedad/2013/01/22/actualidad/1358885200_037763.html





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.