sábado, 15 de noviembre de 2014

El miedo orwelliano

Joaquín Mª Aguirre (UCM)
El miedo es siempre el peor consejero, pero el más útil para los planes de los que te quieren controlar. El miedo lleva a cosas tan extrañas como el "síndrome de Estocolmo", mediante el que te encuentras amando al que te ha secuestrado, convenciéndote de que es una buena persona y te protege. El miedo, sí, es el más viejo resorte para el control social y personal: es el miedo al castigo de los dioses, de los reyes, de los padres; es el miedo a la sanción social, a ser distinto, a ser señalado con un dedo o con un arma. Hay gente que ya no defiende sus libertades sino sus miedos, que acaban siendo su más valiosa pertenencia.
Mucho miedo debió sentir la señora que hace unos días estalló en gritos en un café de El Cairo:

French journalist and Chief Editor of Le Monde Diplomatique Alain Gresh was held for two hours on Tuesday, along with two Egyptian journalists, in a downtown café after they were overheard discussing politics.
“I was sitting with an Egyptian journalist and an Egyptian student speaking in English and Arabic when a woman listening to our conversation screamed at us, saying ‘you will destroy the country’,” Gresh told Mada Masr.
The woman then stepped outside the café and proceeded to talk with security forces, who came and interrogated Gresh on his reasons for being in Egypt.
“They took my passport and IDs from the journalists, before returning 30 minutes later with my passport, saying they would hold on to the IDs,” he said. “Then they asked if I have a work permit that allows me to work in Egypt.”
The security forces told Gresh he was free to go, but he refused to leave until his colleagues were allowed to go with him. All three were released two hours later.*


El asunto saltó a la prensa egipcia por la relevancia del periodista y lo ridículo de la situación. Es en los detalles donde se encuentra el sentido, en la espontaneidad de lo no premeditado donde se pueden estudiar las reacciones y emociones. ¿Qué lleva a una mujer a gritar que "destruirán al país", a salir corriendo y denunciar a tres personas que se encuentran en la mesa vecina hablando? El miedo, por supuesto, pero también un adquirido sentido cívico que la hace estar vigilante ante los enemigos de la patria y una confianza ciega en que las fuerzas de seguridad resolverán esa situación. También la creencia en que la gente que habla es peligrosa y que no debes dejar de estar vigilante porque los enemigos de la patria están por todas partes y las conspiraciones se producen ante los ojos de todos en las mesas de un café cairota. El enemigo está en todas partes.
Alain Gresh está considerado uno de los mejores comentaristas sobre Oriente Medio, un verdadero experto. Comenta que tenía noticias sobre lo difícil que está resultando ser periodista allí, pero que ha tenido una experiencia de primera mano. Gresh también conoce el valor simbólico de lo cotidiano. Y su experiencia ahora es que es peligroso hablar de política mientras se toma un té o un café.


El CEO del diario de titularidad pública Al Ahram se ha sentido avergonzado por el incidente, según cuentan en The Cairo Post: «“I really feel ashamed and sincerely offer my apologies to our great thinker,” Naggar posted on his Facebook account Wednesday.»** Los grandes pensadores, parece, deben hacerlo en voz baja o lejos de todo el mundo.
Alain Gresh ha aprovechado la notoriedad del incidente para dirigir la atención hacia otros a los que no se les ha pedido disculpas:
Gresh posted Wednesday on his Twitter account: “there are cases much more important than mine, let us not forget them,” with a link to an article published Oct. 28 in Orient XXI online magazine about political detainees in Egypt.**

El artículo de la revista Orient XXI, al que Gresh puso el enlace, hace un repaso de algunos casos de detenidos políticos egipcios en huelga de hambre. Son gente a la que nadie puede acusar de "terroristas" porque están vinculados con los grupos que contribuyeron a la caída de Mubarak, grupos que no han aceptado que la revolución en la que lucharon se traduzca en un rebrote del militarismo. El artículo se titula  "Prisonniers égyptiens en grève de la faim" y su arranque es el siguiente:

Pourquoi des prisonniers politiques poursuivent-ils une grève de la faim en Égypte ? D’abord et avant tout parce que leur révolution a été confisquée et que, pour eux, la vie « a si peu de valeur comparée à la liberté, qu’on peut la sacrifier ». Portraits de quelques-uns de ces activistes aux trajectoires singulières mais qui partagent la même aspiration à un État de droit.***


Ese es el crimen de la mayoría de ellos, la aspiración a un estado de derecho. Sin embargo se les ha declarado "enemigos del pueblo" en el fervor doble que el miedo y su manifestación exaltada se vive. Enemigos del pueblo, destructores, eran los periodistas que hablaban en el café cairota. A Alain Gresh se le dijo que se fuera tras preguntarle si tenía "permiso para trabajar en Egipto". El periodista, con buen criterio, no se alejó de sus dos colegas egipcias por temor a que no tuvieran tantos miramientos con ellas. La vergüenza sentida por el editor de Al Ahram no iba a ser la misma probablemente con sus compañeras de charla y café.
Pero no es el único caso ocurrido estos días en Egipto. El caso del estudiante detenido que tenía entre sus pertenencias en la mochila la novela "1984", de George Orwell, ha sido otro de los temas más controvertidos en estos días**** y es otro ejemplo de ese miedo inquisitorial a todo lo que se muestra como sospechoso. Recordarán los hipotéticos lectores de estas páginas que dedicamos una larga entrada a tratar de averiguar por qué se habían secuestrado unos libros en la frontera libanesa. Nos señalaba hace un par de día un gran poeta saharaui el dicho del mundo árabe según el cual "los libros se imprimen en Beirut, se leen en El Cairo y se revenden en Damasco". Puede que lo primero y lo último de cumpla, pero la censura de libros egipcia está funcionando. Probablemente también se tenga miedo de que hagan caer al país.


La Policía niega que el motivo de la detención haya sido el libro y señala que se limitaron a incluirlo en la lista de pertenencias del detenido. Los responsables lo han aclarado: «“None of us knows anything about this novel in the first place,” Head of the Investigations Unit at the Giza Security Directorate, General Mahmoud Farouk said.»***** Eso no ha calmado mucho los ánimos y Ahmed Al-Dariny se preguntaba en un artículo en Egypt Independent: "Is George Orwell from the Brotherhood?"******. La verdad es que no veo que la de Orwell sea precisamente una lectura islamista, a menos que piense que el Gran hermano es el "líder supremo" y que el mundo descrito por Orwell no es una utopía negativa sino una descripción del Paraíso. Lecturas más raras se han hecho.


Hay tres puntos de vista sobre el asunto. Para unos el estudiante tomaba fotos de la policía y "además" resultó tener el libro entre sus pertenencias, que eran un par de teléfonos sin batería, un disco duro y unas notas son el Estado Islámico. Para otros, el estudiante fue detenido por llevar el libro de Orwell. Finalmente, el punto medio: el estudiante fue detenido y el libro se ha tomado como un elemento incriminatorio más. Desde aquí solo sabemos lo que podemos ver y cada uno ha sacado allí sus conclusiones. Tendrán un tema más de discusión, pero deberán evitar hacerlo en público no sea que acaben como Alain Gresh y sus acompañantes en el café.


¿Por qué se puede llegar a creer la historia del estudiante y "1984"? Porque sencillamente entra en el horizonte de expectativas de las personas, es decir, aunque pueda parecer improbable, no es imposible. Otro caso para comprobarlo: el del profesor de la Universidad de El Cairo que fue detenido junto a un grupo de alumnos durante la celebración del Día del Voluntario. El día 2 de noviembre, el diario Ahram Online nos contaba lo sucedido:

A Cairo University professor was detained in a Cairo police station for several hours Saturday night over t-shirts worn by university students suspected of having carried the famous pro-Morsi "Rabaa sign".
Political science professor Heba Raouf was apprehended with a number of students in Cairo's historic Citadel during an event for Egyptian Volunteer Day, where several NGOs and a student group from Cairo University were participating.
Raouf was invited to give a speech on the importance of volunteer work in the event organised by the 100 Days Project and Belange NGOs.
The design of t-shirts worn by the student group Sencro, which advocates child rights and who participated in the event, included a yellow hand that police said was the Rabaa sign.
The t-shirt print, images of which circulated online, showed many hands of different colours with palms open, unlike the Rabaa sign which exhibits four fingers and a folded thumb. The students failed to convince security personnel that the yellow palm wasn't related to Rabaa.
The event was consequently halted by security and the students, and Raouf — who is the supervisor of Sencro at the university — was taken inside a police office at the Citadel for questioning, according to 100 Days Project general coordinator Kareem Abdallah.
He said Raouf explained to the officers the design was created before the 2011 revolution and had no political connotation, but rather shows the palms of children in different colours. Security officials remained unconvinced.*******


Puede que al estudiante no le detuvieran por llevar el libro de Orwell —el máximo responsable de la Policía dijo no saber de qué trataba la novela como argumento probatorio—, pero a estos sí sabían por qué los detenían: una mano amarilla estampada en la camiseta entre decenas de manos de todos los colores. El argumento de que la mano amarilla se tomó como símbolo político, no por una simple "mano",  que no mostraba cuatro dedos, en alusión al nombre de la sentada islamista que acabó en masacre, no sirvió de nada. Las camisetas que se regalaban a los asistentes debieron parecer propaganda islamista y una mano amarilla, entre tantas, es suficiente. Un interesante caso semiótico. Es una lástima que entre los libros censurados que llegaban de Líbano se encontrara la "Introducción a la semiótica", del vilipendiado Nasr Hamed Abu Zayd, acusado de apostasía [ver Tres libros detenidos en espera de juicio o la fila equivocada]. Hubiera sido instructivo entender el funcionamiento del mundo de los signos.

Después de haber batido el récord de observaciones sobre incumplimiento de los derechos humanos en la sesión de Naciones Unidas, Egipto sigue pensando que todo es una maniobra exterior y que todo el planeta está detrás de la Hermandad Musulmana. No es cierto. La distorsión nacionalista hace ver como enemigos, "no egipcios" o traidores y renegados a los que tratan de mantener la cordura entre lo que es la defensa razonable frente al terrorismo y lo que es la histeria, la privación de derechos y el estado policial. La prensa oficialista ha dicho que Al-Sisi sedujo a los líderes de todas las naciones en la ONU y que sus representantes desmontaron los argumentos planetarios sobre el incumplimiento de los derechos humanos. No es verdad; es absolutamente falso. Pero no hay más ciego que el que no quiere ver.
Miedo, rabia, impotencia. El diario Ahram de ayer nos da cuenta del suicidio de una joven activista, Zeinab El-Mahdy, una joven que comenzó en el islamismo de la Hermandad pero que la abandonó al incorporarse a la revolución. Recordarán nuestros más tempranos lectores cómo muchos jóvenes de la Hermandad Musulmana se sintieron frustrados por las posiciones retrógradas de los mayores y abandonaron el grupo en clara manifestación de que la revolución fue de los jóvenes y las mujeres y menos de los viejos políticos en luchas durante décadas. El-Mahdy fue una de aquellas jóvenes dejaron atrás la Hermandad y trató de identificarse más con los ideales de su generación.
Zeinab El-Mahdy se ha suicidado después de una profunda depresión. Intentaba que se respetaran los derechos humanos en las cárceles, entre los detenidos. Ahram On line nos cuenta:

El-Mahdy was mourned and remembered warmly by activists from across the political spectrum, a rare thing in Egypt's highly polarised political climate.
Friends of El-Mahdy said she had suffered from extreme depression for several months and had closed all her social media accounts.
Ammar Metawaa, a friend of El-Mahdy from the Muslim Brotherhood Youth, said she developed depression while working on issues related to detained female supporters of ousted president Mohamed Morsi.
Thousands of Morsi supporters have been detained in a widespread crackdown since the Islamist president was ousted from power in July 2013.
She told me that she was tired and exhausted, that there was no way to secure the rights of the detainees, Metawaa wrote on Facebook.
Metawaa said he had not thought she was serious when she mentioned suicide.
Ahmed Emam, official spokesperson for the Strong Egypt Party, declined to comment on El-Mahdy's suicide, but said her death highlighted the frustration many young activists feel with the current political situation.
The same sentiment was shared by Khaled Dawood, a leading member in liberal Constitution party.
"I did not know Zeinab El-Mahdy personally or what she went through, but her suicide was like a slap that reminds us how things ended for a young lady who hoped the January 25 revolution would open the door for better life and more justice," he wrote on Facebook.
Many young activists have shared her picture on Facebook and Twitter. Many show her smiling. They all remember her as a human rights campaigner who opposed both Morsi and the current government.
Her funeral was held on Friday. It was attended by many of her friends and young activists. She was buried in her family tomb.********


Está bien que el diario señale que el dolor lo han mostrado desde diferentes partidos y se exprese que eso es extremadamente raro en el polarizado Egipto. Entre el miedo y la depresión, Egipto está dejando escapar las oportunidades que la Historia le abrió gracias a la decisión que les sacó a la calles. Es difícil encontrar un caso más grave de frustración de las propias ilusiones. Recuerdo a los jóvenes, tras la caída de Mubarak, limpiando las calles, emprendiendo proyectos, ilusionados, tratando de hacer un Egipto mejor, de verdad, sin retóricas grandilocuentes, sin fanfarrias, solo con su alegría. Y fue la necedad política, la ambición, la miopía de unos y otros lo que ha hecho recorrer este camino de la ilusión a la depresión.  No sé si Egipto está en una "guerra contra el terror", sí sé que está en una guerra consigo mismo. Y esas guerras se suelen perder.
La muerte de Zeinab El-Mahdy es la de la impotencia, de la desesperación. Es la frustración de los que están en huelga de hambre, la de los que se ven detenidos en un café por hablar o por repartir camisetas en el Día del Voluntario, algo que hace mucha falta en Egipto. La grandeza de un país no pasa por hacer nuevos canales u otras obras faraónicas, sino por poder vivir sin miedo en la calle, tomando un café, sacando fotos o leyendo a Orwell en un parque. La grandeza de un país es su convivencia, su capacidad de vivir en armonía y diálogo.
Fue la juventud la que se levantó contra Hosni Mubarak, algo que no habían hecho sus padres durante 30 años. Hoy los padres siguen discutiendo, como lo hicieron durante décadas, mientras sus hijos siguen pensando que la revolución a la que se lanzaron, la que está en boca de todos, no está en el corazón de nadie. ¡Egipto, todos besan tu mano encadenada!
No hace falta leer a Orwell para convertirlo en realidad.



* "French, Egyptian journalists held in café for discussing politics" Mada Masr 11/11/2014 http://www.madamasr.com/news/politics/french-egyptian-journalists-held-caf%C3%A9-discussing-politics
** "Ahram CEO denounces police ‘ignorance’ and detention of Alain Gresh" The Cairo Post 12/11/2014 http://thecairopost.com/news/128852/news/ahram-ceo-denounces-police-ignorance-and-detention-of-alain-gresh
*** "Prisonniers égyptiens en grève de la faim" Orient XXI 28/10/2014 http://orientxxi.info/magazine/prisonniers-egyptiens-en-greve-de,0736
**** "Student arrested for carrying George Orwell's novel 1984" Egypt Independet 9/11/2014 http://www.egyptindependent.com/news/student-arrested-carrying-george-orwell-s-novel-1984
***** "Police deny Cairo University student arrested for possessing Orwell’s '1984'" Mada Masr 9/11/2014 http://www.madamasr.com/news/police-deny-cairo-university-student-arrested-possessing-orwell%E2%80%99s-1984
****** Is George Orwell from the Brotherhood? Egypt Independent 11/11/2014 http://www.egyptindependent.com/opinion/george-orwell-brotherhood
******* "Cairo Uni professor briefly detained over Rabaa t-shirts claim" Ahram Online 2/11/2014 http://english.ahram.org.eg/NewsContent/1/64/114538/Egypt/Politics-/Cairo-Uni-professor-briefly-detained-over-Rabaa-ts.aspx
******** "Young activist mourned across political spectrum" Ahram Online 14/11/2014 http://english.ahram.org.eg/NewsContent/1/64/115524/Egypt/Politics-/Young-activist-mourned-across-political-spectrum.aspx




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.