lunes, 14 de octubre de 2013

Ministro dadá

Joaquín Mª Aguirre (UCM)
No sé por qué les da a los ministros por hablar de lo que no saben. Yo sé que en España los ministros saben de todo, pero deberían apuntarse a la sabiduría del silencio, a la oriental. En todo caso cerrar los ojos y hacer alguna pequeña vibración con las cuerdas vocales. Nada más.
El ministro Montoro la tiene montada desde hace unos días a cuenta de hablar de lo que no debe. Un ministro de su ramo solo debe hablar de cifras, nada sobre gustos, que es meterse en líos. ¡Una cosa es que Hacienda seamos todos y otra cosa que sepa de todo! ¿A qué viene eso de la "calidad" del cine español? ¿Pero no se ha dado cuenta el ministro que eso es una muletilla de ciertos sectores a los que les caen gordos los del cine, así, en general? ¿Que eso queda bien con la gente de la casa pero no con los de fuera? ¿Por qué se mete en estos líos sin venir a cuento?
Debería aprender del ministro Soria, el de Industria, Turismo y Comercio, que sin saber nada de terremotos, sin embargo, matiza todo lo que puede para evitar que le pillen en un renuncio, como a Montoro. Ha dicho el ministro Soria:

"En el momento actual, las opiniones preliminares de los expertos apuntan a la existencia de una relación temporal entre los seísmos y las inyecciones de prueba del gas colchón por parte de la empresa", ha confirmado el titular de Industria, al mismo tiempo que ha subrayado que los expertos coinciden en que no es procedente extraer el gas colchón inyectado porque "no se sabe cómo podría afectar al equilibrio de la estructura".*


¡Esto sí que es curarse en salud! Aquí nada ocurre, solo "apunta"; no pasan cosas sino que existen "relaciones temporales", como si fuera un ligue de una tarde en el estanque del Retiro. Pero a Soria no se le ha ocurrido decir, por ejemplo, que los "temblores españoles" son de muy mala calidad. ¡Quién sabe si mañana será posible un "turismo de terremotos" bajo el slogan "¡Venga a España y échese a temblar!".

Es cierto que la oposición siempre está metiendo el dedo en el ojo, chinchando a los picajosos y el ministro Montoro lo es. A lo mejor el ministro es un especialista en crítica de cine y tiene ocho millones de razones objetivas y otras tantas subjetivas para convencernos de que el cine español es muy malo y que eso tiene que ver con los ingresos, desconociendo que hoy son las bazofias bien promocionadas las que arrasan, que hoy Fellini o Bergman no se comían una rosca.
Yo, por ejemplo, nunca he logrado ponerme de acuerdo con nadie sobre este tema. Cuando voy al cine a ver una película española, que alguna veo si el tráiler no me echa para atrás, el chico de las palomitas me dice: "A ver qué le parece. ¡A mí me ha gustado!" Y entonces ya sé que no me va a gustar nada porque no hemos coincidido nunca en nada. Otros días me dice, con el gesto así, torcido: "¡Bueeeeno...!" Y entonces sé que me gustará, que al menos hay probabilidades. Porque no hay nada que sea más difícil de poner de acuerdo al personal que el cine español. Creo que es la única pregunta valida y determinante para la elección de pareja. Otras preguntas nos pueden parecer más trascendentales, pero la única que de verdad es definitiva es la pregunta sobre el cine español. Si a usted le gusta y a su media naranja no, ya lo puede ir dejando porque no hay nada que hacer. Empezarán a discutir delante de la taquilla y les acabarán llamando la atención los de atrás, que tendrán las cosas más claras.

No existen la "dos Españas", existen la "Sala 1" y la "Sala 2". España se puede comparar con los multicines, cada sala con su programación. ¿Qué otra cosa es esta España compartimentada? Hay salas con vocación de versión original con subtitulado; a otras, en cambio, les tira más el 3D y van de blockbuster por la vida. Pues en todo este lio se nos mete el ministro Montoro. Antes se le perdona que hable de fútbol que de cine.
Hasta Elijah Wood se ha metido con el ministro actuando como brigadista internacional. Eso le ha permitido al diario El País llevarle a lo más alto de la portada digital de hoy e inspirar uno de los mejores arranques cinéfilos del periodismo español: « Después de todo, va a resultar que lo que buscaba Frodo era una paella, y que, al final del camino, a la comunidad del anillo le esperaba un restaurante con tapas deconstruidas.»** Y es que en la guerra vale todo y si el ministro habló de falta de creatividad, según el mismo diario en un "Últimas noticias", a la derecha, le damos dos raciones, como se suele decir.


Curiosamente nadie le ha acusado del delito de ir contra la "marca España", que también debería promocionar el cine español, algo que se han dedicado a hacer los apologistas de este cine sin abuela que nos ha salido de golpe, gracias a la unanimidad antiministerial. No se había logrado en nuestro país tanto acuerdo desde hace mucho tiempo y si funciona—que diría Woody Allen—, pues bienvenido.


Si los ministros tienen que decir tonterías provocadoras para que los demás nos unamos, que se sacrifiquen por la patria. A lo mejor lo que necesita este país es el enemigo común, que ya nos han explicado los científicos sociales que une mucho. Habrá que buscar ministros provocadores que digan que las mejores playas están en el Caribe, que la pasta italiana es muy superior a la paella o que los vinos franceses no tienen comparación. Supongo que los editores españoles estarán esperando a que Cristobal Montoro diga que la novela española es una porquería o habrá productores que sueñen con que comente que "West Side Story" es muy superior a "Marta tiene un marcapasos", el musical de Hombres G que vi enfrente de la terracita de la Gran Vía en la que me comí el sábado una rica tabla de ahumados acompañada de media ración de calamares y una de croquetas. Doy detalles por si el ministro tiene a bien meterse con cualquiera de estos productos —o con las terracitas— y promocionarlos porque estaba todo buenísimo.
Hay que reconocer que tener un ministro dadaísta tiene sus ventajas. Este fin de semana vi las salas llenas con "Zipi y Zape" y los niños entraban preguntando a sus padres "¿Pero quién es Montoro?".



* "El ministro Soria dice que los expertos apuntan "un riesgo muy limitado" de que haya terremotos relevantes por Castor" Diario Progresista 10/10/2013 http://www.diarioprogresista.es/el-ministro-soria-dice-que-los-expertos-apuntan-un-riesgo-muy-38791.htm
** "“Me asombra cómo este Gobierno se carga el cine español”" El país 13/10/2013 http://cultura.elpais.com/cultura/2013/10/11/actualidad/1381519757_954108.html






No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.