sábado, 2 de marzo de 2013

Las listas (o de la eternidad al escaño)

Joaquín Mª Aguirre (UCM)
Cuando vi en el diario El Mundo el titular "Los siete 'problemas' que creó Josep Ratzinger" esperaba encontrarme con una artículo que hablara de los problemas creados a lo largo del pontificado y de los que fuera responsable. Eso entendía. Sin embargo, lo que el diario me ofrece son cuestiones como su vestimenta, dónde va a residir, qué hacer con su anillo y la cancelación de su cuenta de Twitter. Me siento frustrado, por no decir otra casa. El simple cambio del "creó" al "ha creado", del pretérito simple al compuesto, me habría servido para entender que no se referían a cuestiones de su pontificado sino a las consecuencias de su renuncia. Se me ha inducido a pensar de una forma y me encuentro con una nadería notable, en la que se puede ver que el problema de la de coexistencia de los "dos papas", uno de los señalados en la lista, se resuelve con la siguiente frase, que será citada por todos los historiadores de la Iglesia por los siglos de los siglos: «En su retiro eterno disfrutará también de su amada lectura, escritura, comedias en blanco y negro, tocará el piano y seguirá acompañado de sus gatos, en especial de su gata Contessina, quien juega ya en los jardines del 'Matter Ecclesiae'.»* Se acompaña, por supuesto, con una foto de la gata. Por lo del "retiro eterno" deduzco, además, que confunde los jardines de la residencia con el paraíso celestial. No se debería dejar informar sobre cuestiones religiosas a gente que no entiende lo que es la "eternidad".


Las "listas" siempre son una promesa de lo escueto, esquemáticas, como la lista de la compra. Ni una palabra de más ni una de menos. Están proliferando las "listas" a través de la red, pues es una forma de agrupar muchas veces información, sin demasiada elaboración. Funcionan porque nos gusta ver cosas ordenadas mientras desordenamos otras. Antes se limitaban a los libros, discos y películas: los "best-sellers", el "hit parade" y las "más taquilleras". A nadie se le ocurrió pensar que eso fuera periodismo. Ahora están en todas partes.

La reacción ante la "lista" con los "siete problemas" es apabullante y ha conseguido situarse en el "top" de lo más visto del diario El Mundo. Me imagino que teólogos del mundo, historiadores, fieles, anticlericales de todo pelaje, han acudido en masa esperando encontrar esos problemas "creados" por Ratzinger. Unos suspirarán aliviados, otros quedarán contrariados. Algunos, incluso, se ofrecerán a adoptar a la gata Contessina si, como se cuenta entre los problemas, hubiera algún contratiempo económico: «No existe un plan de pensiones para 'ex Papas', pero toda diócesis mantiene a sus clérigos retirados. Así que de seguro no le faltará nada al Papa Emérito.»* Nos quedamos más tranquilos, pero sigue en pie lo de la gata, que están fatal los tiempos por lo de la austeridad, que una cosa es el ayuno voluntario y otra que te falte el pienso.

No es la única lista que me sorprende, esta vez de forma más mundana. como no podía ser de otra manera. La lista reaparece en esa ventana profana que se abre en el diario de referencia, El País, esa otra forma de contemplar el mundo que se llama The Huffington Post, el medio incrustado. No debo decir que "me sorprende", porque su función es sorprender, pero esta vez sí me impacta con su titular: "16 cosas que hacer en el escaño". Como el diario no llama a engaño, sino que juega con la obscena desnudez de la intención, no llego a pensar en ningún momento que se trata de "votar", "debatir", "proponer leyes", etc., en fin, algo que esté relacionado con la política en su estado natural, que es un punto equidistante entre el almíbar y la guindilla. Para que no me deje llevar por el ilusionismo —no por la ilusión— el diario me anticipa una suculenta lista de posibilidades de las que se muestra evidencia fotográfica: "Políticos cortándose las uñas, viendo porno, mirando lencería, comprando lotería... en mitad del pleno (FOTOS)". La mayúsculas con las que El Huffintong Post presenta la palabra "fotos" es toda una declaración de principios, una promesa de que el mal llamado "lector" no tendrá que leer nada, uno de los compromisos del "novísimo periodismo".


La lista se completa con más promesas suculentas: "Olvido Hormigos en bañador en 'Mira quien salta' (FOTOS)", "Las mejores peores traducciones (FOTOS)", "El Vaticano también utiliza Comic Sans (FOTOS)" y —¡no me lo puedo creer!— "Hans Küng, teólogo: "Será un papa en la sombra". Digo que me cuesta creerlo porque el público atraído por la inteligente información anterior no creo que esté por la labor. Entro para comprobarlo y, efectivamente, la noticia del "Papa en la sombra", que ya anticipa conspiraciones, conflictos, traiciones, etc. no ha calado hondo en los "visolectores" del Huff y ha quedado relegada al último puesto de la lista de lo más visto. Sí, en cambio, ha caído en gracia la noticia de que el Vaticano ha hecho una publicación en homenaje a Benedicto XVI utilizando la letra "comic sans", que es otro dato relevante —como los incluidos por el diario El Mundo— para la teología y la historia de la Iglesia.
Enfrentándose a cosas como estas, estoy deseando escuchar —o leer, si no hay otro remedio— la próximas teorizaciones y reflexiones de los sesudos y carismáticos directores y responsables de ambos medios —no son los únicos, pero sí los que más sacan pecho— sobre la crisis del periodismo, de los medios y de la profesión, las nuevas fórmulas, el cambio de los lectores, los nuevos medios, etc. con las que nos deleitan intelectualmente de vez en cuando. Me encantará escucharlas.

* "Los siete 'problemas' que creó Joseph Ratzinger" El Mundo 1/03/2012 http://www.elmundo.es/elmundo/2013/02/28/internacional/1362063280.html

La gata Contessina

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.