lunes, 6 de octubre de 2014

Madres

Joaquín Mª Aguirre (UCM)
De los múltiples embustes con los que Putin puede jugar solo hay uno que no le ha funcionado: el engaño a las madres de los soldados rusos muertos o capturados en Ucrania.
Hace algún tiempo ya escribimos de pasada sobre ello. Las declaraciones oficiales podían negar hasta el aburrimiento la participación de los soldados rusos al otro lado de la frontera ucraniana, pero no podían frenar las preguntas de las madres cuyos hijos entraban en un silencio absoluto. Menos todavía las que recibían los cuerpos de sus hijos sin más explicación. Un día dejan de llamar y de responder a las llamadas. Unos regresan y otros no regresan. Luchan en la guerra de la que no se puede hablar, la guerra innombrable; mueren en la nada.
Ahora esas madres se están organizando, reuniendo pruebas sobre el destino de sus hijos. Quieren saber qué ha sido de ellos, que si están muertos se les dé el tratamiento debido. A todos puede engañar y de todos puede mofarse Putin, pero no de las madres. Debería recordar el caso de la Argentina y sus "madres" y "abuelas" reclamando la aparición de sus hijos y nietos desaparecidos sin dejar rastro.


Televisión Española nos ofrece un pequeño reportaje sobre Valentina Menlikova*, que lleva años denunciando la desaparición de los soldados rusos desde la época soviética. Los soldados son llevados hasta Rostov, cuentan. Allí se les quitan las identificaciones y los distintivos del uniforme antes de entrar en territorio ucraniano. Dejan de ser soldados rusos y pasan a ser, por arte de birlibirloque, milicianos prorrusos.
A finales de agosto, The Independent recogía declaraciones e imágenes de las madres de soldados rusos, unos muertos, pero otros han sido capturados:

Tatiana Arkhipova, 42, said her son Sergei, 22, was among those captured. She recalled driving at dawn to Kostroma, where officials confirmed that her son had been captured, then dismissed the rest of her questions. "If there were a plan for them to be sent to Ukraine, someone would have given them notice, and then he would not have gone," she told The Washington Post.**


La incertidumbre de la incomunicación desde que salen de los cuarteles se convierte en un estado de angustia. Al no reconocer Rusia que ellos están luchando en Ucrania, el mantenerlos incomunicados se convierte en un asunto de gran importancia. No solo no tienen reconocimiento alguno sino que carecen de las más elementales compensaciones que pueden tener los soldados cada día, una simple carta o llamada familiar. Simplemente han desaparecido en un gigantesco agujero de silencio del que puede ser peligroso informar.

[...] Lev Shlosberg, a newspaper publisher who also represents the Russian United Democratic Party "Yabloko" in the regional assembly in the north-western city of Pskov, said he had been badly beaten after publicising the funerals of two soldiers who may have died while fighting in Ukraine.
"Those people were professionals," he said, describing Friday night's attack. Shlosberg's local paper, Pskovskaya Gubernia, published the investigation into the two Pskov-based paratroopers last week.
Pretending that no Russian soldier is fighting in Ukraine comes at a high cost both internationally and domestically. Rights groups, activists and local journalists allege that Russia, with its history of covering up the deaths of soldiers, has not allowed the truth in Ukraine to emerge. Some soldiers, it is claimed, have been buried in unmarked graves to hide their role in the conflict.**


Pero la desesperación o dolor de estas madres que exigen claridad y noticias al Kremlin, es difícil de satisfacer mientras Rusia siga negando que actúe en Ucrania. La guerra no declarada la lleva directamente el Servicio Secreto ruso y su función es ocultar la agresión rusa. Las madres no quieren saber mucho de los planes ocultos o de apelaciones al sacrificio "patriótico" y atraen la atención de los medios echando por tierra los planes de ocultación. Parece que con eso no contaban.

Las madres ucranianas también se preocupan por el destino de sus hijos. Ellas saben donde están, al menos. Lo que solicitan es que se produzcan rotaciones y que los que están pelando en el este sean relevados con la frecuencia debida. El tiempo es largo en las esperas angustiosas.

Las madres protestando, reclamando por sus hijos son algo llamativo y que atraen las cámaras. El cinco de marzo, el Daily Mail británico recogía las acusaciones contra una mujer rusa infiltrada en Ucrania para fingir diferentes papeles ante las cámaras rusas, entre ellos el de "desconsolada madre" de soldado, preocupada por el destino de su hijo, atacado por las "tropas fascistas" de Kiev:

Russian television makers have been accused of using an actress to pose as at least five different women opposed to the revolution in Ukraine.
The blonde woman was seen on television broadcasts as an aggrieved housewife in Odessa, describing her terror at the 'pro-fascist' politicians who grabbed power in Ukraine during last month's revolution.
However, many social network users were quick to notice that the 'housewife' bears an uncanny resemblance to several other women interviewed - prompting accusations that she is an actress hired to sow discord in Ukraine and stoke pro-Moscow groups to incite people against the Kiev authorities.
Last night, LifeNews website in Russia was alleged to have featured the same woman in a broadcast, where this time she was named as mother-of-three Tatiana Samoilenko.
This time she had darker hair, although there was no immediate confirmation of her identity or past history.
She told how she had to flee Ukraine with her Russian husband and three young children.
However, it is unclear when she actually did so, because if she is indeed the same woman who appeared in previous shows she would have been so busy in recent days being filmed at pro-Russian protests.
Ukrainians have accused Russia of paying hired hecklers to stir up dissent or occupy government buildings. Hundreds of 'Putin tourists' are alleged to have flown in since the troubles began in Ukraine.***


Ya sean madres reales reclamando tener noticias de sus hijos o madres "espectáculo", como la patrocinada por el Servicio Secreto para conmover y agitar a las audiencias, las madres están tomando protagonismo en esta guerra sin declarar, en estos ataques en una teórica tregua.
Cuando pase el tiempo se recordará esta "guerra" ucraniana como un ejercicio de prepotencia, de cinismo e hipocresía. Todas las guerras desprecian la verdad, pero esta lo hace de una manera muy especial.



* "Madres de soldados acusan al Kremlin de enviarlos ilegalmente al frente" RTVE 5/10/2014 http://www.rtve.es/alacarta/videos/telediario/se-cumple-mes-del-alto-fuego-acordado-entre-ucrania-rebeldes/2792344/
** "Ukraine crisis: Russian mothers of killed and captured soldiers ask 'why are our sons fighting in Ukraine?'" The Independent 31/08/2014 http://www.independent.co.uk/news/world/europe/ukraine-crisis-russian-mothers-of-killed-and-captured-soldiers-ask-why-are-our-sons-fighting-in-ukraine-9701805.html 
*** "The 'aggrieved housewife', the 'soldier's mother' and the 'Kiev resident': Did Russian television 'use actress to portray FIVE different women' as it reported normal Ukrainians backed Kremlin" Daily Mail 5/04/2014 http://www.dailymail.co.uk/news/article-2574131/How-Russian-television-used-actress-pretend-five-different-people-opposed-revolution-reported-normal-Ukrainians-backed-Kremlin.html





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.