domingo, 5 de octubre de 2014

Guerras de palabras con cartuchos de fogueo

Joaquín Mª Aguirre (UCM)
El artículo del diario Ahram Online califica de "guerra de palabras" el proceso que se está produciendo entre los partidos y coaliciones egipcios ante la convocatoria pronta de unas lecciones generales, las que permitirán un parlamento. En el texto se describen las acusaciones, recusaciones y desencuentros de la clase política egipcia, esta vez sin los islamistas como fuerza contraria. Eso no quiere decir que no vayan a tener su peso en las elecciones, evidentemente, aunque no tengan candidatos.
El artículo se cierra recordando el origen del problema, la ley electoral y la distribución de escaños en el futuro parlamento:

The current election law specifies that 75 percent of seats (420 seats) be reserved for independents, with just 20 percent (120 seats) allocated to party lists. The remaining 5 percent (27 seats) will be appointed by the president. Revolutionary forces ask that the amount allocated to party list be raised to at least 30 percent.*

Por lo que se encuentran metidos en esa guerra de acusaciones es por un mísero 20% de los escaños. Esos 120 asientos en un parlamento que está diseñado para mantener el poder absoluto de la presidencia. El poder en Egipto siempre ha buscado esa localización, la del "hombre fuerte" sobre quien gira todo.
Cuando se va leyendo la larga descripción de los conflictos y de lo que se acusan, se entiende de dónde surge la fuerza de los islamistas. Es el poder de lo organizado frente a lo fragmentario y caótico. En este mundo, el que está organizado golpea dos veces. Todos los gobernantes astutos han afianzado sus organizaciones y han sembrado la discordia en las demás; han atraído a los que querían disfrutar de los beneficios del poder a su lado para permitirles hacer en su nombre, mientras que los demás veían peligrar sus posibilidades de conseguir algo.
El germen de la corrupción está ya en el diseño, como han criticado, porque necesariamente atraerá a los más serviles y ambiciosos hacia las candidaturas independientes (75%), que solo saldrán con el beneplácito oficial. No son en realidad "independientes", sino "individuales". "Independientes" suena mejor, pero no será la realidad. 
Los que puedan presentarse entre la gran cantidad de partidos políticos y coaliciones deberán luchar por un mínimo de escaños, ese 20%, del que también podrá obtener parte el poder si aprovecha su organización. Los veintisiete restantes son elegidos por el dedo visible del presidente. Se asegurará así puntos clave de la vida social y figuras que pudieran intentar hacer sombra al sol. ¿Para qué salir a la lucha si el presidente te regala un escaño? La vanidad humana hace el resto. No criticarás a quien te coloca allí. Incluso si quieres que alguien te critique para mantener las apariencias, serás tú —señor magnánimo— quien lo haya elegido.


Las dos acusaciones actuales en esa guerra de palabras son: a) haber pertenecido al régimen anterior; y b) islamismo. La segunda no es problema porque de ella se encargan los jueces. Puede darse el caso de fenómenos por decidir, como el del partido Salafista Al Nour, el que comentábamos el otro día se ha encontrado con que los libros de texto del nuevo curso escolar le condenan. Ha sido una gran sorpresa porque hasta el momento ellos se consideraban a salvo por haber prestado su imagen al gobierno egipcio y apoyado la hoja de ruta desde el primer momento. Pero estas cosas pasan en Egipto. Los salafistas están ya avisados y a los jueces les da lo mismo mandar a la cárcel a los partidarios de la Hermandad que a los de Al Nour.
El problema real se plantea con la otra acusación la del "régimen anterior". Algunos habla de los "former regimes", usando el plural. La complejidad (y confusión) de la deriva egipcia hace que las líneas —con la excepción islamista— sean muy borrosas. Cuando hablan de la época de Mubarak, hay que soslayar que Mubarak es la continuación del régimen que surgió con la revolución en los cincuenta. Desde entonces nada hay sencillo en la política egipcia. Los nasseristas surgen tras Nasser porque Sadat que le sucede trata de eliminarlos. Mubarak surge tras el asesinato de Sadat y se pasa treinta años en el poder. Mubarak genera también su propio "estado", que es el que se colapsa con la revolución del 25 de enero. Tras esa fecha todo es confusión. No sabemos si Mubarak, como decía el chiste, se cayó, se tiró o le tiraron o, en este último caso, quién le derribó.


Treinta años de gobierno dan mucho de sí y crean muchos intereses. El Ejército es del que salió y el que mantuvo a Mubarak y es el mismo que le sustituye, el mismo que sigue con los islamistas de Morsi y el que sigue hoy al frente del país por más que el general Abdel Fattah haya colgado el uniforme y vaya de paisano. Egipto ha votado un militar y eso es lo que tiene al frente del país. El nefasto periodo de los islamistas borró el también nefasto periodo de la SCAF con el mariscal Tantawi al frente. El carácter bipolar de la política egipcia hace que se odien o amen los uniformes según sea la fase del ciclo. Es el único espacio de identificación posible, al margen del orden religioso, representado por los islamistas.
Las discusiones que refleja el artículo de Ahram Online se centran en el grado de presencia de los miembros del antiguo régimen entre sus filas. Los treinta años de régimen, más lo anteriores a efectos oficiales, ya que el ascenso de Mubarak no se produce por un relevo ideológico sino por un asesinato, dan para muchas actividades en el aparato del estado. Eso hace que en las listas de los múltiples partidos que componen el estrellado cielo político egipcio aparezcan personas que pertenecieron al régimen y que han estado en la administración en puestos de mayor o menor importancia, pero que desean seguir en el candelero del poder.


Por eso las acusaciones que se realizan los grupos son sobre el número de personas identificadas con la época de Mubarak. Esta discusión ejemplifica bien cómo y qué se negocia:

The Egyptian Front alliance reacted by launching a scathing counter-attack against the Wafd, denying that any of its leaders are NDP men.
Mostafa Bakri, a founder and spokesperson of the Front, told Ahram Online that "the Egyptian Front alliance is by no means a gathering for Mubarak's NDP diehards or a cover for them to infiltrate the coming parliament."
Bakri argued that "the front just includes some officials who served under the Mubarak regime, and when these were in power they were serving a nation rather than a political regime and as long as they were not convicted of any corruption practices, they could not be banned from contesting elections."
Bakri added that "the Front is mainly composed of other different liberal and leftist forces such as the Tagammu Party, the Arab Nasserist Party and the two leading forces which represent workers and farmers in Egypt, namely the General Federation of Egyptian Trade Unions and the General Association of Farmers."
"This places the front as the strongest competitor in the coming parliamentary elections," said Bakri.*


Pensemos que estas amplias coaliciones que discuten entre ellas están negociando unirse —más todavía— para acceder a algunos de los miserables 120 escaños del 20% del parlamento futuro. Lo que salga de ahí serán apenas cantos de grillo en el coro presidencial que es el que surgirá de esa masa de independientes, que serán los que puedan financiarse campañas individuales en las que habrá una moneda más valiosa que las demás: la confianza del presidente Al-Sisi. Al menos en estas primeras elecciones, con el prestigio intacto todavía, el apoyo del presidente será esencial para lograr llegar a ese parlamento o puestos administrativos.
Esas dos poderosas alianzas que discuten lo hacen en medio de una negociación que asegure proporcionalmente (eso es lo que discuten) lo que pueda salir de las urnas. Ahram recoge sus palabras:

"In spite of the Wafd's complaints over NDP remnants, we are still in serious negotiations over crea[t]ing one electoral alliance," said Bakri.
"Unlike many people think, there are no radical ideological differences between the Wafd and the Front as we are united by firm support for the current government of Egypt's new president Abdel-Fattah El-Sisi."
"The differences are just over electoral issues such as quota of each alliance's candidates on party lists and the distribution of candidates in districts governed by the individual candidacy system," said Bakri.*


Más claro no se puede decir. Lo esencial es que apoyan al presidente, que es una forma de pedir que el presidente les apoye, como el perro cuya cabeza que busca la caricia del amo. Es en ese apoyo donde reside todo el secreto. El presidente podría alentar una formación electoral que hiciera que ese 20% fuera también a sus manos. La "sisimanía" tiene ese problema y esa ventaja. Lo que se haga estará bien hecho si lo hace el presidente. Mientras el prestigio se mantenga, el poder es personal. Los egipcios no quieren "política", quieren sentir que hay alguien poderoso al frente del estado.
Y es ahí donde está el germen del desastre, donde lo ha estado siempre. Los líderes carismáticos no admiten sombras y se acaban rodeando de personas sumisas y serviles hacia arriba y despóticas hacia abajo. No es la mejor manera de transformar un país repetir los vicios que se arrastran. El poder no ha querido que hubiera pensamiento crítico, lo ha eliminado. Los peligrosos hoy en Egipto son los discrepantes, los que protestan y critican. No es una cuestión de orden público; es una cuestión de uniformidad.


Hay suficientes ejemplo de esto en las cárceles. No están solo los islamistas y terroristas, sino los que defienden unas libertades que parecen no importar a muchos, más preocupados por la "seguridad" que un hombre fuerte en el gobierno les transmite. No se censuran solo los libros y mensajes islamistas, sino los liberales y los de cualquier ideología que no haga ese acto de sumisión como el que acaban de hacer las dos coaliciones que discuten su unión electoral.
La guerra de palabras no es más que con cartuchos de fogueo. Mucho ruido para poca cosa. El debate histórico pendiente sigue estancado. El resultado de las elecciones en Egipto no será decisivo en casi ningún sentido. Seguirá habiendo una minoría romántica que siga aspirando a otro modelo, aguantando acusaciones de traición, de no ser egipcios o de participar en extrañas conspiraciones. Como las tuvieron que aguantar Elbaradei, porque decidió no seguir, o Sabahi por decidir seguir. Pero un país que no conseguir canalizar sus discrepancias está condenado a reproducir sus errores.
Y el Nilo sigue su curso.




* "Egyptian political parties exchange war of words over links with Mubarak regime " Ahram Online 4/10/2014http://english.ahram.org.eg/NewsContent/1/64/112367/Egypt/Politics-/Egyptian-political-parties-exchange-war-of-words-o.aspx




 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.