martes, 4 de marzo de 2014

La ruta del gas

Joaquín Mª Aguirre (UCM)  
El desplome del parqué ruso y el hundimiento un 12% de rublo —en mínimos históricos— en la jornada de hoy son los primeros síntomas que analizan los efectos de un escenario conflictivo con un protagonista: el gas. Es en una situación como esta en la que se disparan los cálculos y se traducen a otros elementos del sistema diversificando los efectos. En la revista especializada Invertia no dan las claves de lo que el gas supone:

Ucrania ocupa un enclave estratégico para el suministro de gas natural en Europa. Los oleoductos ucranianos transportan aproximadamente el 80% del gas de Rusia, proveedor del 23% del consumo de la Unión Europea. Estonia, Finlandia o Lituania dependen casi exclusivamente del gas ruso, mientras que para Alemania, que es el principal comprador, supone el 24% de sus importaciones. España, al contrario, no compra gas ruso.*


Ante este escenario es lógico que se haya traducido a números y movimientos económicos la situación actual: unos avanzan y otros retroceden en función de cómo se vean expuestos ante una situación de conflicto en la que el gas pase a ser un producto estratégico y encarecido por la escasez, que quizá sea necesario renegociar por otras vías alternativas. El parqué alemán es el más afectado porque es el que tiene una mayor exposición al gas ruso que llega vía Ucrania. La energía es esencial para Alemania y su reducción y encarecimiento (ambas cosas irán ligadas) con motivos del conflicto puede crear su propio terremoto germano. Aunque no se haya interrumpido el suministro y no se mencione, la mera posibilidad acelera los movimientos.


En España, entre caídas generales, en cambio, nos dice el diario El Mundo: «En el Ibex, FCC y Sacyr fueron los dos valores que lideraron las caídas, con recortes superiores al 5% mientras Enagás fue la única compañía que logró acabar la jornada con avances.» ** La compañía española tiene ventaja al no verse afectada por el recorte del gas ruso. Su valor sube, justo lo contrario que la compañía rusa de suministro, Gazprom, que puede tener mucho gas pero dificultades para hacerlo llegar a sus clientes. La economía rusa está estancada en cuanto a las materias primas por la bajada productiva de algunos de sus clientes "emergentes". La situación por la crisis ucraniana ha agravado más los resultados.
El diario El Mundo nos da una sucinta información de cómo se ha reajustado a la posible situación el mercado en su conjunto, "bolsas", "divisas", etc.:

[...] el parqué ruso era el más castigado y se desplomó al cierre un 11,5% mientras el rublo permanece en mínimos históricos en medio de la tensión provocada por la intervención militar rusa en la república autónoma ucraniana de Crimea. La petrolera Gazprom, gigante empresarial del país, se desplomó un 12%.
En este escenario, el Banco Central de Rusia (BCR) ha intervenido y ha elevado el tipo de interés del 5,5% al 7%, medida que no logró contener la caída de la moneda. Asimismo, el petróleo Brent -el de referencia en Europea- se disparaba un 3%, hasta unos 112 dólares por barril, su nivel más alto en lo que va de año. Rusia es uno de los grandes actores energéticos del planeta y Ucrania es la puerta de acceso del gas ruso a Europa. Por el momento, no ha habido cortes en el suministro de gas.
Otra de las consecuencias era la subida del oro, considerado un valor refugio, que ha alcanzado máximos de cuatro meses al subir hasta 1.376 dólares la onza.**


Los países más "expuestos" al gas ruso son Alemania, como ya hemos dicho (lo que explica en parte la celeridad de Merkel en encontrar salidas que no afecten demasiado a Alemania y su competitividad por la subida de precios), Turquía e Italia*, además de los señalados anteriormente.
Rusia confía en que con el control de la energía, gracias a sus inmensos recursos, puede manejar la situación, pero las primeras sanciones que ha recibido son de los mercados antes que de los mercaderes. La reacción de los mercados no ha sido más rápida por estar cerrados durante el fin de semana, pero desde las primeras horas se esperaban caídas que luego se han visto superadas en su expectativas. Ante la agresión rusa, todos somos ucranianos.

Lo malo de esta situación es que va aumentando en complejidad, es decir, se va haciendo cada vez más imprevisible por el encadenamiento de la reacciones y sus consecuencias. ¿Quién sabe lo que puede ocurrir, por ejemplo, en la Turquía convulsa de Erdogan si se produce una fuerte caída de la economía? Las preguntas podían multiplicarse por casi todos los países, que se verán afectados en sus crecimientos y recuperaciones.
La locura emprendida por Vladimir Putin puede tener consecuencias cruentas, baños de sangre, con los ucranianos dispuestos a defenderse de rusos y pro rusos, y consecuencias económicas, no solo para Rusia, sino para todos los que tengan vínculos, directos e indirectos, con ellos. Rusia extiende sus lazos económicos y energéticos por todo el mundo, pues, de alguna forma, está en el centro de esa realidad ignorada que se llama "Eurasia". Aquella vieja idea de los "eslavófilos" de que la Santa Rusia era una mediadora entre Oriente y Occidente, entre el espiritualismo y el racionalismo, tiene hoy una lectura económica en la que Rusia ha reordenado el mapa para estar en el centro, desplazando a la Unión Europea. Somos nosotros los que estamos en un "lateral" del doble continente euroasiático.


El gas ruso puede quedar bloqueado por una situación de conflicto o quedar sujeto a sanciones económicas, en cuyo caso los que se verán más favorecidos serán los que no tengan dependencia de ellos. El diario El País nos trae una noticia interesante: "Gas Natural y ENI demandan a Egipto por la paralización de una planta de gas"***. Este mismo fin de semana, la compañía española y la italiana han presentado una demanda porque los conflictos egipcios tienen paralizada la producción de gas.

[...] la gran planta de licuefacción de Damietta permanece paralizada desde hace más de un año por la suspensión de entregas por parte del suministrador de gas natural. Por ello, Unión Fenosa Gas, participada al 50% por la española Gas Natural Fenosa y la italiana ENI, ha decidido demandar al Estado egipcio.
La demanda de arbitraje se presentó a finales de la semana pasada ante el Centro Internacional de Arreglo de Diferencias relativas a Inversiones (Ciadi), una institución del Banco Mundial.***


Me imagino que en un momento como este en que Italia puede tener problemas de abastecimiento de gas, que España puede ver encarecido el suministro precisamente por mayor demanda, tener parada un año la producción de gas en Egipto es una situación que acabaría con la paciencia de cualquiera. El momento de la presentación de la reclamación, en plena crisis ucraniana, es significativo.
Quizá sea momento de recordar algo de lo que ya dimos cuenta aquí: la historia del "falso" firmante español del acuerdo del gas con Ucrania, ocurrida en diciembre de 2012. Según algunas fuentes, los rusos "espantaron" a Gas Natural con amenazas sobre los intereses de la compañía española dejando al descubierto al intermediario, que fue obligado a firmar ante los ucranianos, aunque no contará con autorización para hacerlo:

Con la delegación de la empresa española en pleno vuelo para asistir a la ceremonia de la firma, los rusos habrían llamado a Gas Natural amenazando con interrumpir cualquier colaboración si ayudaba a Ucrania en un proyecto que brindaría a Kiev independencia energética respecto a Moscú y, por tanto, precios más bajos.
Varias fuentes empresariales apuntan que la compañía que preside Gabarró está estudiando importantes alianzas con la rusa Gazprom, sobre todo en India.****


Es solo un ejemplo anecdótico. Lo que Rusia considera que es suyo, no lo suelta. Tiene los colmillos hacia adentro. La exhibición del embajador ruso ante la ONU de una carta del infame Víktor Yanukóvich pidiendo a Rusia la intervención contra su propio país no es, en cambio, una anécdota sino el fiel de reflejo de una forma centenaria de actuar. Putin es Putin y los que han hecho negocios con él aprenden pronto lo que es dejar de hacerlos.
El frío que se avecina no menguará con el gas ruso.



* "¿Cómo afecta la crisis de Ucrania al suministro de gas en Europa?" Invertia  3/03/2014 http://www.invertia.com/noticias/afecta-crisis-ucrania-suministro-gas-europa-2949983.htm
** "Las Bolsas europeas caen con fuerza por la tensión en Ucrania" El Mundo 3/03/2014 http://www.elmundo.es/economia/2014/03/03/5314397eca47417f1c8b456b.html
*** "Gas Natural y ENI demandan a Egipto por la paralización de una planta de gas" El País 3/03/2014 http://economia.elpais.com/economia/2014/03/02/actualidad/1393758616_769370.html

**** "La increíble historia del falso representante en Ucrania: una carta de Kiev demuestra que Gas Natural lo sabía" Vozpópuli 19/12/2012 http://vozpopuli.com/economia-y-finanzas/18832-la-increible-historia-del-falso-representante-en-ucrania-una-carta-de-kiev-demuestra-que-gas-natural-lo-sabia







No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.