martes, 26 de mayo de 2015

La inusual historia de la página trivial

Joaquín Mª Aguirre (UCM)
Creo que en ninguna otra publicación —me duele decirlo— es más palpable el deterioro o decadencia del periodismo actual que en la página de la BBC en español. Dudo entre si es deterioro o es decadencia porque albergo alguna duda, aun mínima, sobre si es intencionado. En el fondo no es más que una forma de autoengaño porque la página de la BBC es el ejemplo perfecto de lo que algunos consideran el futuro del Periodismo, por decirlo así, la fórmula del éxito.
Navega por la página es sorprenderse por noticias como, a grandes titulares, "La inusual historia de una bebida peruana que consumen millones en Asia", que es con la que se abre la página con gran despliegue. Su titular insiste en lo de "inusual" porque debe haber alguna bebida peruana de "historia usual" entre las que se consumen en Asia. Es una invitación al exotismo atlántico que muy pocos podrán resistir pero que a mí que quedan fuerzas, atado al mástil de mi embarcación, sortear. Moriré con la inquietud de saberlo.


Después la página de la BBC no ofrece una apasionante batería de tres noticias: "¿Qué es peor: un par de copas diarias o una gran borrachera los fines de semana?", "Los superpoderes mentales de una anciana de 80 años" y "6 alternativas donde buscar cuando Google no es suficiente". La primera de ellas me desconcierta; la verdad es que nunca me lo habría preguntado. Pero esa es la nueva virtud del Periodismo que la BBC propugna: pregúntate lo que nunca te habías planteado. Es un periodismo de autodescubrimiento o de descubrimiento a secas, que llama a la experimentación. No entraré en si es redundante lo de la "anciana de 80 años" porque podría serlo de 85, como quizá nos propongan dentro de cinco años, si es que los superpoderes no se le han agotado a la señora. Tampoco me pica la curiosidad en este caso. La última es más un consejo que una noticia, pero ¿quién le hace ascos a un buen consejo? La perspectiva de que Google no sea suficiente puede causar pavor en más de uno y está bien saber qué se puede hacer en estos casos o en otros, como qué hacer cuando no se abre el paracaídas o cómo poner la cabeza si no salta tu airbag, por ejemplo.

Las dos noticias siguientes en la página de la BBC son muy distintas y muestran las diferencias entre el viejo periodismo y el novísimo periodismo. Son dos líneas simplemente, carentes de cualquier alarde tipográfico o imagen que las ilustre. La primera de ellas es "Extrema ola de calor deja al menos 500 muertos en India", algo que —¡por fin!— comparte con otros medios entre las noticias del día. La segunda es también un ejemplo de algo que no te debes ir a la tumba sin saber: "El argentino que se curó del cáncer y salvó su equipo del descenso en la Liga Premier". Cuando entro en esta última noticia en la que se nos presenta un "argentino milagroso" por partida doble me llevo una pequeña sorpresa. El titular ha cambiado a "Fútbol: la historia de Jonás Gutiérrez, el hombre que se curó del cáncer y salvó al Newcastle del descenso". Aquí ya el "argentino" tiene nombre, Jonás Gutiérrez, y el equipo también, el New Castle. Todo era un truco de prestidigitador para evitar que asociara el nombre del jugador y del equipo y dejara de picarme la curiosidad.
Un vistazo por la página "Mundo" de la BBC me lleva a encontrarme con vídeo sobre "¿Por qué está de moda la barriga cervecera?" u otro con Ada Colau convertida en rareza por sus detenciones en su vida anterior a las elecciones celebradas ayer en España. Hasta el momento habíamos visto fotos de juventud de Dilma Roussef incluso de Angela Merkel como contestatarias, pero Colau ha reducido las distancias a mínimos históricos. Aquí la BBC también coincide con la prensa internacional que ha encontrado en esas fotos y las de la celebración de la victoria en Barcelona el contrapunto de la información.


En el resto de la página encontramos cosas muy diversas, como información sobre los "autos soviéticos" que todavía circulan por los Estados Unidos, una chica a la que un parásito se le está "comiendo la córnea", un fotógrafo que ha puesto soldaditos sobre las arenas del Sahara y la pregunta "¿Qué le deben las matemáticas a John Nash?". En Economía nos hablan del "fructífero negocio de la infidelidad 2.0". Al menos hay una noticia explicando qué es la "Teoría de juegos" con motivo de la muerte de Nash. Y otra sobre "Cómo Rusia quiere dominar el Ártico", que está bien.

Pero lo más sorprendente, desde mi convencional punto de vista, es lo que incluye la sección "Aprenda inglés", que me parece muy bien que la BBC incluya: "Una rebelde con causa. Hadiqa Bashir ha lanzado una campaña contra el matrimonio infantil en Pakistán. Vea el vídeo y aprenda nuevo vocabulario". No sé...
La página de la BBC es el paradigma de las noticias sin apenas trascendencia informativa. Es una recolección de anécdotas presentadas con un pretendido ingenio, muy repetitiva en sus técnicas de enganche a los lectores y en la que apenas se pueden considerar noticias dos o tres de las que presentan. Parece como si se avergonzaran de informar.
Y me temo que esto no es solo una cuestión de la BBC. Hoy muchos otros medios se van decantando por estas fórmulas fáciles matando la curiosidad por los acontecimientos de importancia y desplegando su ejército de elefantes por noticias triviales camufladas de "curiosidades".


Cada texto contiene una imagen de su propio lector. Es su "lector implícito", como lo definió Wolfgang Iser. Creo que la BBC tiene en mente un tipo de lectores entre los cuales, debo reconocerlo, no estoy yo. Me siento absolutamente distanciado de esta exitosa forma de hacer periodismo. No me veo, no puedo aceptarme como lector. Lo siento, BBC. Y será culpa mía, ¡seguro!
Si hace algunos años alguien me dice que estaría escribiendo esto, no me lo creería. No hace mucho tiempo, en esta página se podían encontrar noticias de interés, no curiosidades triviales. ¿Por qué la BBC se ha adentrado en este camino? No lo sé y ellos sí lo sabrán. Lo malo es que la BBC siempre ha sido un modelo informativo y muchos lo podrían invocar para dirigir sus naves hacia los mismos mares de la trivialidad.
Afortunadamente sus programas de televisión siguen siendo una referencia que compensa esta peculiar versión del periodismo digital que han elegido mostrar al mundo.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.