sábado, 23 de mayo de 2015

El ministro expeditivo o un ojo en el cielo y otro en el infierno

Joaquín Mª Aguirre (UCM)
Después de diversas y preocupantes declaraciones de ministros egipcios —Asuntos exteriores, Justicia, Cultura...— ha llegado el momento de escuchar algo sensato. Y esta vez ha venido del ministro de Educación, un sector en el que la sensatez es especialmente importante porque los efectos suelen durar décadas y marcan a una generación entera. Por eso se agradece —allí y en cualquier lado— escuchar declaraciones con un poco de sentido común.
Egypt Independent recogía así las declaraciones del ministro de Educación:

Education Minister Moheb al-Rafie has admitted high rates of writing and reading weakness among students, saying that he is the only education minister to admit the phenomenon.
“I am the only minister who had the courage to confess that nearly one million examined school students can neither read nor write,” Rafie told Al-Masry Al-Youm in an interview.  
“Past governments and ministers either said that everything was fine or did not know what to do,” the minister added.
Rafie said tests had revealed that only 66.62 percent of third grade students can read and write properly, with the percentage reaching 69.4 percent at the fourth grade.
He said the test failure rate, which he set at 33.8 percent, is “a huge number that corresponds to 900,000 students.”
Rafie said he has adopted a program to enhance students’ reading and writing skills which he stressed will succeed to address the phenomenon by December 2015.*


Es de agradecer que cualquier político tenga el valor de enfrentarse a los problemas y no los barra debajo de la alfombra, que es lo que con frecuencia sucede. Moheb al-Rafie parece dispuesto al grave problema de la educación en Egipto, una verdadera asignatura pendiente sobre la que se acumulan todo tipo de problema. Aprender en Egipto, es intentar compensar las graves carencias del sistema educativo, con un profesorado muy mal pagado, medios obsoletos y un sinfín de obstáculos que hace que solo aquellos que pueden permitírselo alcancen resultados positivos en algún sentido.
No tienen nada de particular, por tanto, los datos que el ministro ha dado. Lo sorprendente, como él mismo ha señalado, es reconocerlo. Sus palabras son muy claras: "I am the only minister who had the courage to confess that nearly one million examined school students can neither read nor write". Y es que en Egipto los problemas tienen la extraordinaria capacidad de volverse invisibles, inaudibles e ilocalizables a los ojos de los ministerios y funcionarios que deberían solucionarlos.
El primer paso para intentar resolver un problema es reconocerlo. Si se niega, poco hay que hacer. Y peor si se plantea como virtud y que el resto del mundo es el que vive en el error. Y esa sí que es la especialidad egipcia. Por eso valoramos que el ministro de Educación lo haya dicho. Esperemos que no se considere por algún sector como un acto de traición.
Negar los problemas y presentarlos como virtud forma parte de esa especialidad egipcia que tanto daño les hace. Cuando el ministro de Asunto Exteriores cifra en un 20 por ciento el número de derechos humanos "incompatibles" con las "tradiciones" y "cultura" egipcias, está convirtiendo un grave problema en una orgullosa virtud y no hace un favor a nadie. Ahora el presidente del parlamento alemán, Norbert Lammert, se ha negado a recibir al presidente de Egipto por considerar, como nos cuenta hoy Ahram Online, que ese "veinte por ciento" es lo que diferencia una dictadura de una democracia:

In his Wednesday interview with Deutsche Welle, Norbert Lammert was quoted as saying that "In light of these circumstances, I don't know what the president of an elected parliament and the president of a country that is regrettably not led democratically have to talk about."
Lammert's statements came following a letter he sent on Tuesday to the Egyptian ambassador in which he said that he has cancelled a meeting with Sisi planned to be held in June, citing human rights abuses, postponement of parliamentary elections, lack of democratic developments and mass death sentences in Egypt.
Lammert told Deutsche Welle in Berlin that he would have wished in advance of the visit to see "a clear signal of the willingness and determination for democratic advancement" from Cairo.**


La respuesta a las palabras del presidente del parlamento alemán no deja de ser muy "egipcia":

Egypt’s State Information Service replied by saying all court rulings concerning the banned Muslim Brotherhood are made after fair trials and arrests which are based upon concrete charges.
The Egyptian service also strongly denied the fact that there are more than 40,000 political prisoners in the country, a figure often cited by human rights organisations.
"There is no evidence on the accuracy of the figures that the president of the German Parliament has taken from organisations that are known to be biased and inaccurate," the statement read. **

Es otra forma de negar el problema. Quizá haría falta otro ministro, como el de Educación, que saliera diciendo "soy el primer ministro de Justicia que dice que tengo las cárceles llenas y que allí ocurren cosas que les voy a ir detallando". Es poco probable que algo así ocurra, desde luego. Es preferible acusar a los que te acusan por su falta de rigor y fiabilidad. Puede que las cifras de detenidos políticos sean tan fiables como las exactas sobre el número de ateos en Egipto, 866, ni uno más ni uno menos (al menos no ha dicho nada el ministerio sobre altas o bajas). Resulta sorprendente que sea más fácil dar cifras precisas sobre los ateos que sobre los presos, que se supone que los cuentan todas las noches, pero así es el gobierno egipcio, más preocupado por el alma que por el cuerpo, sobre todo el de los detenidos, que mueren de cosas muy raras, aunque siempre por torpeza propia.


Deberían todos seguir el ejemplo del Ministro de Educación. Hace dos días, Egypt Independent nos daba otra muestra de esa capacidad de tomar el toro por los cuernos que caracteriza al señor al-Rafie. Con el título "Education minister sought jamming devices to combat exam cheating"***, nos contaban su disposición firme a enfrentarse a los problemas del sector:

Egyptian Education Minister Moheb al-Rafie said he had approached the Communication and Information Technology Ministry for devices which could jam signals from mobile phones used by cheating students during exams.
“I contacted the minister of communication and security authorities to inquire about the possibility to do that, but he told me it was not possible,” Moheb al-Rafie said in an interview with Al-Masry Al-Youm, denying, at the same time, reports about deals to purchase such devices.
“I only heard about deals to purchase devices,” the minister said. He noted that his ministry, therefore, resorted to alternative means to combat cheating, such as addressing security to apprehend the administrators of Facebook pages which post leaked exam questions, as well as doubling the number of electronic detectors at exam rooms.
Media had recently circulated news about Rafie’s request for the army-run Arab Organization for Industrialization to obtain jammers during a visit he made to the institution earlier this month.
He told Sada el-Balad news website that he was merely viewing the AOI latest products when he ran into jammers, asked about their details and inquired whether they can be used at exam classrooms.***


Eso de estar simplemente mirando no se lo cree nadie. La eficacia del señor Ministro, dispuesto a coordinar las acciones de tres ministerios —Educación, Ciencia y Tecnología e Interior— y al Ejército para acabar con la lacra del copiado en los exámenes es realmente insólita. Sus compañeros de gabinete estarán realmente preocupados por esta capacidad organizativa. Llama la atención lo de la compra de dispositivos, inhibidores de frecuencia como los que se usan para evitar bombas controladas por móviles, entre otras cosas. ¿Saben lo que costaría dotar a la aulas egipcias de este tipo de dispositivos?

Algunos pensarán que es más consecuente invertir ese dinero en la educación misma, en evitar que la gente tenga que copiar en los exámenes mejorando el sistema. Todo se acaba resolviendo siempre por medios policiales, de vigilancia, denuncia y encarcelamiento. A lo mejor si se invirtiera en mejoras educativas, los alumnos dejarían de copiar o lo harían menos. Es una posibilidad, remota, pero posibilidad al cabo. Lo más probable, es que decidan recurrir a otros sistemas, pues el ingenio humano es inagotable y el egipcio más. La inversión habrá sido inútil y se habrá perdido la ocasión de invertir fondos en la educación, que buena falta le hace. Puede que alguien se beneficiara, pero eso se da por hecho.
El problema del "copiado" y las filtraciones no es nuevo en Egipto. Las nuevas tecnologías y las redes sociales han acabado de apuntillar un sistema educativo que, entrecomillado, Ahram Online calificaba el año pasado —siguiendo a los estudiantes— como "corrupto y estúpido". El sistema educativo egipcio es el reflejo del conjunto de la sociedad y su funcionamiento, como suele ocurrir en todas partes. Los últimos años se han descubierto tramas dedicadas a la filtración de exámenes, con ingresos en prisión con condenas contundentes. Pero no han solucionado nada; solo han refinado los sistemas. Cuanto peor sea el sistema educativo, más ineficaz, más rentable será el filtrado o cualquier otro método, incluido el soborno de los vigilantes, etc.


Después de esta segunda noticia sobre el ministro Moheb al-Rafie, nos queda la preocupación de cómo va a resolver el problema que había detectado en el sistema educativo. Esperemos que no recurra también al Ejército, sino que decida moverse en los campos estrictos de la pedagogía, que a la larga son mejores. Como siga aumentando el número de controles y vigilantes no serán necesarias las cárceles en Egipto. Bastará con reforzar las fronteras y no dejar salir a nadie.
El proverbio egipcio con el que hoy nos ilustra Ahram Online, dice "un ojo en el cielo y otro en el infierno" (عين ف الجنة و عين ف النار), que quiere decir que cuando tienes que tomar una decisión que puede acabar bien o muy mal, es mejor barajar ambas posibilidades. Nos dice el comentarista que es un refrán que sobrevive y que tendrá futuro. No sé si lo dice con cierta ironía ya que esperan tiempos en los que no habrá decisiones fáciles. Aunque da la impresión de que hay mucho tuerto suelto.


* "Minister admits high rate of students reading, writing failure" Egypt Independent 21/05/2015 http://www.egyptindependent.com//news/minister-admits-high-rate-students-reading-writing-failure
** "Egypt criticises anti-Sisi comments from German parliament president" Ahram Online 22/05/2015 http://english.ahram.org.eg/NewsContent/1/64/130945/Egypt/Politics-/Egypt-criticises-antiSisi-comments-from-German-par.aspx
*** "Education minister sought jamming devices to combat exam cheating" Egypt Independent 21/05/2015 http://www.egyptindependent.com//news/education-minister-sought-jamming-devices-combat-exam-cheating





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.