martes, 17 de marzo de 2015

Los bloqueos franceses al islamismo en la web

Joaquín Mª Aguirre (UCM)
La noticia de que Francia ha bloqueado cinco páginas islamistas por un procedimiento rápido, sin necesidad de un mandamiento judicial, imprime una velocidad a las acciones y da cuenta de la urgencia de estos movimientos. Hasta el momento, la sociedad de la Información que hemos creado para la difusión instantánea y global ha sido más aprovechada por el mundo islamista que por los que teóricamente la han desarrollado y potenciado. Es una de las paradojas aparentes de la información, como lo es que siempre le saquen provecho a la libertad los enemigos de la libertad.
Todos los diarios recogen este momento de los cinco bloqueos a las páginas porque puede ser el principio de una acción, pero sobre todo del descubrimiento del papel que la red tiene en el desarrollo islamista, especialmente en la captación propagandista. Pero de poco servirán los bloqueos si no se cambian otras actitudes informativas mediante las que los medios occidentales le hacen la propaganda al Estado Islámico en su afán de buscar la espectacularidad. Esto será más difícil que el cierre o bloqueo administrativo de las páginas destinadas a la captación y propaganda.
Señala el diario El País:

El Gobierno francés aprovechó la legislación ya existente para poder cerrar sin previa decisión judicial las páginas de pederastia para incluir el año pasado la apología del terrorismo. El decreto que permitía aplicar la nueva norma no se aprobó, sin embargo, hasta el 4 de febrero, un mes después de las matanzas de París realizadas por tres yihadistas. Se estima que la radicalización se produce más a través de la red que en las mezquitas. Según el Gobierno francés, Internet está en el 90% de tales radicalizaciones en Europa.*


Uno de nuestros errores más habituales es pensar desde el prejuicio que la radicalización, como se suele decir, tiene unos lugares específicos para tal fin. Todo lo que tiene que ver con la mente —y la radicalización es una actitud, una respuesta desde una mentalidad— ocurre en actos dialógicos realizados a través de la comunicación. No es el espacio el que radicaliza, sino tan solo el punto de encuentro. Así vamos descubriendo que las mezquitas son los lugares más sospechosos para hacerlo y que, sin embargo, los aparentemente más controlados, las cárceles, ha sido las mayores fuentes de yihadistas en nuestros países. En ese espacio se daban las condiciones básicas para la mayor eficacia en el proceso de convencimiento, de adoctrinamiento, y de decisión de causar daño.
En cualquier caso, las concepciones reduccionistas del proceso mediante el cual alguien decide atentar son contraproducentes. Seguimos pensando en movimientos simples y no en el grado de complejidad necesario para que alguien criado en un entorno diferente, con posibilidades de autonomía, se adhiera a una causa que le niega libertad decidir y mediante la cual busca la propia destrucción y la de los demás en actos suicidas. Es ahí donde deben trabajar los expertos en estos procesos psíquicos que, sin embargo, mantienen silencio mayoritariamente. Es esta otra de las paradojas de la situación.
El diario El Mundo también recoge la noticia y señala la voluntad del gobierno de Hollande y la necesidad de contar con las grandes empresas del sector:

Detrás de estas censuras se encuentra el deseo expreso de París de contraatacar el uso que el Estado Islámico hace de las redes sociales a la hora de hacer propaganda de sus actos. Recientemente el ministro del interior francés, Bernard Cazeneuve, se reunió en Estados Unidos con representantes de Facebook, Twitter y Google para discutir la posibilidad de unir esfuerzos en la lucha digital contra el terrorismo. Facebook y Twitter han asegurado que están trabajando para limpiar sus contenidos de incitaciones y/o glorificaciones de la violencia. Google, por su parte, apuesta por que sean los propios usuarios los que indiquen si los contenidos de una página son inapropiados.**


La actitud que se resalta de Google plantea el problema de fondo ante una cuestión como esta: quién decide. La decisión vertical implica la orden desde las instancias administrativas o judiciales. A Google le parece poco acorde con su mentalidad y apuesta por las denuncias horizontales. Es una forma de salvar la imagen y los principios de autonomía de la Red, una lucha en la que están empeñados frente a todo tipo de demandas de acciones contra los usuarios. El mandato de los jueces es un imperativo que podía justificar las acciones de censura, pero las decisiones sin pasar por un tribunal son demasiado para la mentalidad de Google que ve un peligroso precedente.
De hecho se ha usado la legislación contra la difusión de páginas de pederastas. En Le Figaro, se muestra lo que se puede uno encontrar al intentar acceder a una página de las bloqueadas:

«Vous avez été redirigé vers ce site officiel car votre ordinateur allait se connecter à une page dont le contenu provoque à des actes de terrorisme ou fait publiquement l'apologie d'actes de terrorisme», peut-on lire. Impossible de savoir en détail ce qui est reproché au site en question.
Un dispositif opaque
Le blocage administratif est une mesure phare, et controversée, de la loi antiterroriste votée en novembre par les députés. Elle permet à une autorité administrative (l'Office central de lutte contre la criminalité liée aux technologies de l'information et de la communication) de réclamer aux éditeurs ou hébergeurs de sites sensibles le retrait des contenus illicites, sans passer par l'autorisation d'un juge. Passé un délai de 24 heures, elle peut exiger que les fournisseurs d'accès à Internet bloquent l'accès de la plateforme concernée.***


La medida de bloqueo y desvío al aviso no elimina la página en cuestión, que puede estar alojada en cualquier parte del mundo, sino que impide su acceso desde una zona determinada al redirigir la petición del ordenador del usuario hacia otra dirección, la del aviso. El sistema de funcionamiento de Internet se basa en ese dirigir constante a través de servidores hacia la dirección solicitada. Lo que se hace en desviar las peticiones que van a las páginas islamistas y mandarlas a otras, las establecidas con los avisos administrativos sobre el bloqueo. ¿Es eficaz? No demasiado. Le Figaro mismo se encarga de mandar a sus lectores a las razones de por qué no lo es tanto:

Oui oui, c’est tout.
Pour contourner cette censure, il « suffit » de changer de serveur DNS.
Tout un programme de blocage des sites qui s’effondre. Il faut bien comprendre ce blocage n’arrête pas grand-chose, tout au plus il permet à certains de se dire qu’ils ont réellement fait quelque chose contre le terrorisme et la pédophilie, mais j’en doute.****


Un sistema basado en el bloqueo de las DNS, en efecto, lleva a que se cambien las DNS o direcciones de las páginas para que no sea eficaz la medida. Es una cuestión de direcciones. El diseño de Internet está pensado para evitar bloqueos, no para realizarlos. Es más fácil burlar las censuras que realizarlas. Puede, como señala el autor, que se trate de hacer ver que se hace algo, independientemente de su eficacia. Desde luego no es un método para acabar con nada, eso está claro. Es un gesto que debe ir acompañado de cientos de medidas de mayor eficacia que estas.
Le Monde también incide en lo poco satisfactorio de la medida:

Avant même la mise en œuvre de cette mesure, de nombreuses voix s'étaient élevées pour contester un dispositif liberticide, le blocage s'effectuant avant tout jugement de justice. Il permet également au gouvernement de collecter des statistiques sur les connexions à ces sites.
Son efficacité a aussi été mise en doute. De nombreux moyens techniques, comme le réseau chiffré TOR, permettent en effet d'échapper à ce type de censure. Les sites visés peuvent également réapparaître avec de nouvelles adresses et chez de nouveaux hébergeurs, hors de France, afin d'échapper plus facilement au dispositif du ministère de l'intérieur.*****


Como puede apreciarse, la medida no cuenta con demasiada popularidad, tanto por parte de los que la consideran poco eficaz, técnicamente hablando, como por aquellos que la consideran un mal precedente sobre la libertad de la red.
No sabemos cuánto se tardará en comprender la verdadera y compleja naturaleza de esta amenaza global, de esta barbarie sistemática y bien organizada. Esta es una guerra que se desarrolla en muchos niveles, no en uno solo. Pero sobre todo es una lucha por la captación de las voluntades. Se desarrolla en un perdido barrio humilde en cualquier pueblo de Oriente Medio o en una universidad americana, en una cárcel francesa y en un aula en El Cairo. La red es un escenario más. Quien busca en ella, sabe lo que busca. Ya tiene una predisposición hacia el convencimiento de algo. Es difícil radicalizar a alguien partiendo de cero. Hay una aproximación previa; el captador no se arriesga al rechazo, busca lo seguro. Sabe detectar los punto de entrada. Las páginas web son la forma de lanzar cebo antes de pescar.

Ejemplo de funcionamiento del bloqueo y redirección de las páginas (PixelLibre.net)

El problema principal es tanto el integrismo fanático islámico como nuestra incapacidad para entenderlo y frenarlo. Son tantas cosas y circunstancias las que hay, que se hace difícil enfrentarse a ello. El error es plantearlo solo como una lucha administrativa o militar, que son solo algunos de sus frentes. Como toda lucha en la que se trata de hacerse con las mentes y voluntades, los escenarios son más amplios y sus focos se encuentran en familias, amistades, escuelas, libros, medios de comunicación, etc. y no solo en unas cuantas páginas web. Estas son solo la punta del iceberg del islamismo. Se tardarán décadas en tratar de evitar que este cáncer histórico se extienda. Como proceso complejo, se alimenta de miedos, frustraciones, complejos, agravios, etc., que son sabiamente manipulados para conseguir la adhesión firme. Son las partes del iceberg, las que permanecen ocultas, las más preocupantes. Son el resultado de demasiadas cosas, incluidos nuestros propios errores acumulados. También existe cierta asimetría informativa: mientras los islamistas pueden globalizar su odio hacia Occidente o a quien se le opone, Occidente debe tener cuidado con no caer en el sectarismo y crear él mismo sus nuevos enemigos mediante la extensión de la islamofobia, caldo de cultivo del futuro terrorismo. No es fácil, mientras que para los islamistas no hay problema en demonizar o falsear a otro. Nosotros debemos evitar caer en la propaganda; para ellos lo es todo.
Le Figaro da la noticia en la sección de "Economía", sección "High-Tech", y Le Monde en "Pixels", junto a otras de "vida en línea" y "videojuegos". Es una elección curiosa, en ambos casos, que muestra el mundo simplificado y automatizado en el que vivimos.
Esas cinco páginas bloqueadas son cinco gotas de agua lanzadas contra el gran incendio.


* "Francia bloquea cinco páginas web por apología del terrorismo yihadista" El País 16/03/2015 http://internacional.elpais.com/internacional/2015/03/16/actualidad/1426527086_990870.html
** "Francia veta el acceso a una página web que promulga el yihadismo" El Mundo 16/03/2015 http://www.elmundo.es/internacional/2015/03/16/5507092fe2704e577e8b4572.html
*** "La France bloque pour la première fois des sites Web de propagande terroriste" Le Figaro 16/03/2015 http://www.lefigaro.fr/secteur/high-tech/2015/03/16/01007-20150316ARTFIG00153-la-france-bloque-un-premier-site-web-de-propagande-terroriste.php
**** "C’est quoi, un DNS qui ment ?" PixewlLibre.net http://pixellibre.net/2015/03/cest-quoi-un-dns-qui-ment/

***** "Premiers cas de sites bloqués en France pour apologie du terrorisme" Le Monde 16/03/2015 http://www.lemonde.fr/pixels/article/2015/03/16/premier-cas-de-site-bloque-en-france-pour-apologie-du-terrorisme_4594083_4408996.html#spQXyY3MzVpeQF3p.99


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.