miércoles, 3 de julio de 2013

El guardián de la legitimidad

Joaquín Mª Aguirre (UCM)
El agotamiento de la figura de Mohamed Morsi se manifiesta en varios rasgos mostrados durante su discurso de anoche a la nación, un país que apenas le escucha, que sigue la inercia de los acontecimientos que su torpeza y falta de sentido político han causado.
Durante un tiempo, lo partidarios de la Revolución, los que la llevaron a cabo frente a Hosni Mubarak, sospecharon que los militares y los islamistas tenían algún tipo de pacto para repartirse el poder y la influencia, una carrera de zorros compitiendo por llegar los primeros a la meta entre sonrisas. En el fondo, pensaban algunos, bastaba con dejar a los islamistas libres con el poder, a su aire, para que destrozaran las expectativas de libertad del pueblo y el Ejército tuviera que regresar a imponer orden en el caos.
La cadena Al-Jazeera nos mostraba anoche una pantalla dividida con los partidarios y detractores de Mohamed Morsi a un lado y a otro. La mitad de la izquierda apareció rotulada como "anti-morsi" y la derecha como "pro-morsi", una imagen muy representativa de la polarización nacional. Para mi sorpresa, en un momento en que la cámara se acercó, los manifestantes del lado de la izquierda, los anti, comenzaron a besar los carteles con la efigie del Presidente. Mi sorpresa fue mayúscula.


El presidente realizó un brioso discurso en el que se proclamó como "el guardián de la legitimidad", palabra esta última que ha debido pronunciar más de un centenar de veces en sus cuarenta y cinco minutos de intervención, mucho más corta que la del otro día en que dedicó casi tres horas a atacar a todos. La imagen de egipcios besando su rostro sonriente en las fotografías y pancartas me hizo temer una conversión masiva del pueblo ante sus argumentos, un milagro morsiano, un nuevo modelo de eficacia retórica para la historia para unir al clásico discurso de Marco Antonio  en el Julio César shakesperiano. Pero, no, es un error de rotulación de Al-Jazeera que ha etiquetado la manifestación de Nasr City, donde se manifiestan sus partidarios, como la plaza de Tahrir, el lugar donde se encuentran sus detractores. Las dos son imágenes de los islamistas, de la misma manifestación. Los milagros —incluidos los mediáticos— se cotizan caros, y Morsi necesitaría varios, encadenados, para sobrevivir.


Además de intentar convencer a los demás de su legitimidad, Morsi ha invocado también la "otra vida". Les ha dicho que esta, la terrenal, es importante, pero que "también es importante la otra vida". La invocación de la legitimidad es un argumento defensivo, pero la mención a la "otra vida" es agresivo y se encuadra en las demás manifestaciones realizadas sobre el "sacrificio" y la "sangre" que está dispuesto a dar por la "patria", con la mención expresa a la "guerra civil" y al "túnel oscuro".


Con la fortísima contestación en su contra y el deterioro del país, la solución más política por parte de Morsi, si de verdad le interesara algo el sistema democrático y su patria, hubiera sido la convocatoria de elecciones anticipadas, haber ganado tiempo y haber tratado de salvar el conjunto del sistema reduciéndola a una crisis política y no a una puesta a cero de la revolución. Pero a Morsi no le importa el "sistema" sino el "poder", que es lo que ha perdido a la Hermandad, su ambición indecorosa, su desprecio de las reglas ahora invocadas.
Conocedora de lo circunstancial de su acceso al poder, del conjunto de circunstancias favorables que les colocaron en las manos la posibilidad de controlarlo todo, decidieron no desaprovecharlo. Morsi nunca ha gobernado para todos los egipcios, como debería haber hecho teniendo en cuenta el periodo de transición necesario del antiguo régimen a uno democrático. Le faltó esa generosidad y visión de futuro. Ha gobernado y legislado, en cambio, invasivamente para poder controlar cualquier tipo de alternancia en el futuro. Es fácil invocar la constitución cuando la has hecho tú solo, prescindiendo de los demás, que han tenido que retirarse ante la imposibilidad de llegar a ningún acuerdo sobre el texto.

Morsi se amparó en los salafistas y demás grupos islamistas radicales para sacar adelante su constitución y hacer ver que era "pluralista", que sumaba apoyos. Nada menos cierto. Invocando esa Constitución, por ejemplo, se dedicó a ejercer la censura con la excusa de que en ella se recogía la "obligación" del Gobierno de velar por la "moral" del pueblo egipcio. El uso del contestado Fiscal General —otro ejemplo— contra los que le llevaban la contraria, incluyendo a los líderes de la oposición o los organizadores de "Tamarod", que recogían las firmas, ha sido también otro rasgo más de esa incapacidad político-genética de entender la democracia, el deseo de libertad, que había sacado al pueblo egipcio a la calle y derribado al régimen. Podrían multiplicarse los ejemplos sectarios: la economía, la cultura, la comunicación... Morsi fue elegido democráticamente pero se comportó como un absolutista, el faraón de las caricaturas. El decreto de noviembre ampliando sus poderes era un intento de convertir el país en su feudo, sin voces ni disidencias. Ya le presionaron y lo tuvo que retirar. Pero siguió porque su objetivo es hacer un Egipto a su imagen y semejanza, monolítico y beato. Ellos, los Hermanos, son la verdad y el futuro. No hay más.


La petición de elecciones anticipadas, que había hecho Tamarod con la recogida de 22 millones de firmas por todo el país, no es un "golpe de estado", pero lo acabará trayendo por su negativa a escuchar y su inoperancia absoluta. Veremos en qué acaba. 
Cuando la oposición social es clamorosa y no arreglas ningún problema, es obligación de los gobernantes escuchar las voces y alternativas, hacer un esfuerzo honesto, intentar abrirse a soluciones compartidas que traigan la unidad, porque lo importante es el bien del país. Pero Morsi solo ofrece diálogo cuando escucha el sonido de las botas acercándose por el pasillo de su despacho oficial. Dice que se ha "equivocado mucho". En eso le dan todos la razón. Si hubiera escuchado a la gente, se habría enterado antes de cuánto lo ha hecho, desperdiciando una oportunidad histórica para Egipto.

Una vez más, Egipto sigue un camino extraño. En gran medida, la orfandad de una verdadera clase política, con sentido del Estado y de la democracia, es la verdadera herencia del régimen anterior, gris y clientelar, que generó una oposición raquítica a su imagen y semejanza. Por eso el pueblo supo ver lo que sus dirigentes habituales no estaban interesados en asimilar: que se les había pasado el turno generacional y que el país necesita de su mejor capital humano, los jóvenes bien formados, capacitados para enfrentarse a los retos actuales del país, a moverlo por el mundo más allá de los habituales colegas de la zona. Egipto tiene, dentro y fuera, una generación de personas brillantes que debe incorporar a la política y a la cultura, que están deseosos de poder ayudar y participar en la reconstrucción de su país, en lo moral, lo económico y lo cultural. Es a ellos a quienes hay que recurrir.
Nada es más difícil para una generación que reconocer que han perdido el tren de la historia o, peor, que su tren no consiguió arrancar de la estación.

Morsi no es el guardián de la legitimidad, sino el celador de Egipto.








No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.