jueves, 18 de julio de 2013

El acuerdo del desacuerdo o ¡ya está bien, chiquillo!

Joaquín Mª Aguirre (UCM)
El insólito acto de ayer, escenificado por la oposición con la excepción de UPyD, de firmar la futura derogación de la llamada "Ley Wert", tiene un fondo esperpéntico a la española*. Es realmente extraño que se tenga que actuar de esta manera, haciendo pactos para acabar con leyes cuando se ganen las elecciones. 
Ponerse de acuerdo en que no se quiere algo es siempre más sencillo que hacerlo en algo constructivo. Si el hecho de que casi todos se hayan puesto de acuerdo en algo significara un acuerdo futuro, bendito sea, pero desgraciadamente no significa nada más que el ministro Wert, una vez más, es el mejor aglutinador de voluntades negativas de que dispone este país. Lo borda. Con uno igual por sector, este país estaría unidísimo, pero ¡ay, Dios! solo para saber lo que no quiere. A la hora de construir algo, volverán las discusiones.
El ministro se ha recreado en la "g" de "ignorancia palmaria de la ley", y ha señalado que lo que le dicen todos los oradores "obedece a pereza mental", etc. Esas y otras lindezas es lo que les ha dicho a la oposición en pleno, que bramaba en sus escaños. "¡Ya está bien, chiquillo!", les ha tenido que decir desde la presidencia de la Cámara Celia Villalobos**. El ministro Wert es como uno de esos cactus que nos dicen que absorben las energías negativas del entorno. La tan reclamada por todos "estabilidad educativa" tendrá que esperar un par de décadas. Desde luego, no se puede decir que no le han pedido acuerdos al ministro, que ha faltado voluntad. Lo han hecho padres, sindicatos y oposición con infrecuente unanimidad. Pero el mundo está lleno de "ignorantes" y "perezosos". También de soberbios.


En España, cuando hay una ley polémica, se le pone el nombre de su "padre o madre biológico". Mal síntoma que una ley en España, país poco proclive a estas cosas, pase a tener nombre. Donde otros le ponen nombre a huracanes y tormentas tropicales, aquí se lo ponemos a las leyes cuya autoría habrá de ser recordada para mal. Las buenas se suelen recordar por su año; las malas, por sus autores.
El ministro ha conseguido personalizar tanto su actividad que hasta Antonio Lara Ramos publicaba ayer en el diario El País un artículo con esta curiosa forma de titulación "Wert: fracasará tu reforma"***. Escribe en su artículo:

Uno de los grandes errores de quienes han impulsado reformas educativas en España es no haber caído en la cuenta de que los que las harán buenas o malas son los centros educativos y los que trabajan en ellos. Wert se ha empeñado en hacer una reforma contra viento y marea (contra todos), en la que poca gente está implicada, salvo algunos poderes fácticos con intereses a veces poco confesables. Sin embargo, no están implicados los que han de ser los auténticos artífices de la misma: el profesorado, ni tampoco otros apoyos sociales y profesionales que puedan remar a su favor. Wert ha adoptado el papel del fanático McEachern, el personaje creado por William Faulkner en Luz de agosto, empeñado en que su hijo adoptivo Joe Christmas aprendiera el catecismo a latigazos. Parece mentira que nuevamente se caiga en el mismo error que en reformas anteriores. Quizá esto tenga su lógica, aunque no deja de ser una torpeza. La lógica de quienes asumiendo un cargo de responsabilidad creen tener el mundo bajo sus pies y se consideran salvadores del desastre, obviando todo lo que se ha hecho hasta ese momento, como si ya no sirviera de nada. Es el mal de la obsolescencia en educación.***


Es cierto. Esta forma napoleónica del pensamiento suele se nefasta en todo aquello que necesita del largo plazo y, sobre todo, de larga vida para ser eficaz. Eso significa que se debe despolitizar todo lo posible para que, precisamente, esté menos sujeto a los vaivenes políticos. Cabe la duda de si el sistema es malo por sí mismo o lo es por los cambios constantes (o por ambas cosas). La democracia no solo consiste en hacer política de todo, sino, por el contrario, saber qué debe estar en discusión y qué debe ser siempre fruto de acuerdos. La educación es uno de esos campos.

La idea de Lara es que, además de tener en contra a todas las fuerzas políticas, la "Ley Wert" tiene en contra al elemento más importante: la comunidad educativa. Tiene razón en que sin ella hay poco que hacer. A este paso, los niños se disfrazarán de Wert por Halloween.
El sistema educativo español arrastra errores de décadas. El primero de ellos es no tener en cuenta, efectivamente, a la comunidad educativa, darse cuenta que es la herramienta esencial para el desarrollo de su finalidad, la educación. Como es propio de esta mentalidad gerencial que nos abruma se preocupan más de los "logros" y poco de las "condiciones" para que esos logros se produzcan. Ha habido problemas, cantados a coro por la comunidad educativa, que se han acumulado y cuya respuesta ha sido apretar las clavijas para que el silencio reinara. Los problemas educativos existen desde hace mucho y son casi todos responsables de ellos. La comunidad educativa se ha acostumbrado a trabajar con "lo que hay" ante el aburrimiento o la presión para aceptar realizar su trabajo en condiciones que no eran muchas veces factibles. Las posibilidades de salirse del guion eran muy pocas y las ganas de hacerlo fueron desapareciendo. La conversión del sistema educativo en un sistema altamente burocratizado, controlado vertical y políticamente, no ha sido eficaz en los términos en que debiera serlo.
Señala Lara en su artículo:

Esta reforma se está olvidando de los maestros y profesores, de su formación, de la organización y el funcionamiento de las escuelas, de las mejoras metodológicas en la enseñanza, de modelos de evaluación para la mejora y no para el control, de la creciente atención de la diversidad o del necesario prestigio social de la escuela. Cuestiones en las que radican muchas de las claves en la mejora de nuestro sistema educativo. Y sin embargo está apostando, entre otras, por un innecesario retroceso en materia de evaluación, con sucesivas pruebas de evaluación individualizada, o por una estructura curricular de marcado corte disciplinar, alejada de una nueva dimensión educativa más acorde con el mundo interactivo que nos rodea. Estrategias que no llevarán pareja una mejora en los aprendizajes de nuestros alumnos.***


Antonio Lara es Inspector de Educación y probablemente sepa de lo que habla con algo más que ocurrencias propias, con algo más que "ignorancia". Es fácil proponer leyes educativas sin que se modifiquen las condiciones para tener una mejor calidad. Eso no preocupa, se deja al "esfuerzo" de cada uno. El problema de estos "hiperactivos" de la política es que piensan que están rodeados de vagos.
El gesto de la oposición firmando unida una futura derogación de una ley tiene mucho de cara a la galería, pero es sobre todo un gesto político de desencuentro y desacuerdo ante un ministerio y su inquilino. El ministro ha dicho en varias ocasiones que a él estas cosas le motivan, que le va la marcha. La imposibilidad manifiesta de una paz educativa se vuelve contra la totalidad del sistema, la sociedad, que lo padece en sus carnes. Al final, no es el ministro ni "sus señorías" quienes lo "padecen", sino los millones de alumnos que pasan por él y las personas que dan la cara cada día en las aulas.


Mientras tanto, esos alumnos y sus familias hacen cuentas durante el verano para ver de cuántas asignaturas se pueden matricular en la universidad tras el encarecimiento brutal de la enseñanza y las nuevas subidas de tasas anunciadas para este curso o si pueden pagar el comedor escolar.
Pero da igual. Todo depende del "esfuerzo" y el que tenga por debajo de un 6'5 que se dedique a otra cosa. ¿A qué, ministro? 

* "La oposición se une para derogar la 'ley Wert' en la próxima legislatura" El País 17/07/2013 http://www.elmundo.es/elmundo/2013/07/17/espana/1374058472.html
 * "Wert acusa a la oposición de "ignorancia palmaria" sobre la reforma educativa 20 minutos 16/07/2013 http://www.20minutos.es/noticia/1873233/0/reforma-educativa/wert-oposicion/ignorancia-palmaria/
 ** "Wert: fracasará tu reforma" El País 17/07/2013 http://elpais.com/elpais/2013/07/04/opinion/1372939466_376664.html




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.