sábado, 21 de noviembre de 2015

Trump como agente propagandista

Joaquín Mª Aguirre (UCM)
De nuevo la muerte, esta vez en la castigada Mali. Otra vez destrucción en un continente de seguridad precaria, transitado por decenas de miles de violentos alentados por la práctica impunidad que da el paso de unos países a otros sin demasiada complicación y el armamento fácil. De nuevo, las condolencias a todos los países que han acumulado muertes a manos de otra franquicia del mismo terror básico.
Los atentados —Ankara, Beirut, Sharm El-Sheik, Paris, Mali...— están sirviendo como prueba de la solidez de nuestros principios y actitudes, que es lo que el terrorismo trata de hacer tambalearse. No es casual que se ataquen hoteles y turistas, bares y salas de conciertos, en vez de instalaciones militares. Se trata de rentabilizar la menor capacidad de ataque con la máxima respuesta en términos de miedo en la población. Con ellos se trata de ejercer presión a través de la opinión pública y con ella condicionar a los que tienen que tomar las decisiones.
La coincidencia de los atentados con la campaña presidencial norteamericana hace que aparezca como un elemento principal en las respuestas de los candidatos que compiten por las nominaciones de sus partidos. Las dadas por algunos candidatos republicanos han producido reacciones críticas muy fuertes.


El más polémico —por si había alguna duda— es Donald Trump. Pero esta vez parece que se ha distanciado hasta de sus propias propuestas. Señala The Washington Post:

Donald Trump on Friday backed away from the idea that he wants to create a database to track Muslims in America as fellow presidential candidates blasted the proposal as “abhorrent” and “shocking.”
Trump said the notion that he would implement a database as a way to follow Muslims was not his.
“I didn’t suggest a database — a reporter did,” Trump tweeted Friday. “We must defeat Islamic terrorism & have surveillance, including a watch list, to protect America.”
NBC News asked the candidate Thursday night whether there should be a “database system that tracks Muslims” in the country. Trump said “there should be a lot of systems beyond databases” and started talking about the U.S. border and building a wall across it. When asked whether it was something a Trump White House would implement, the candidate said, “Oh, I would certainly implement that — absolutely.”
Trump appeared somewhat confused — or annoyed — when asked about the proposal later in the night. When asked to explain the difference between a Muslim database in the United States and the registry of Jews that once existed in Nazi Germany, Trump repeatedly said, “You tell me.” *


Los excesos de Trump se vuelven contra él, pero hacen daño por el simple hecho de ser propuestos. La propaganda islamista no necesita mucho más. Las redes se llenan de "soft propaganda", es decir, de comentarios y memes mediante los cuales se atemoriza a los musulmanes respecto al trato que pueden esperar de los países en los que se encuentran.
Este es uno de los objetivos del terrorismo y de las organizaciones que están en segunda línea, agazapadas creando corrientes de opinión para convencer a los musulmanes de todo el mundo de que Occidente les ha estigmatizado. Este objetivo no es secundario. De ahí nacen muchas reacciones de odio que se convertirán en el futuro en violencia. Por eso duele ver a personas que ingenuamente se convierten en repetidoras de estos mensajes. Están cuidadosamente diseñados para eso, para sembrar la duda y el miedo.


A los mensajes directos de los grupos terroristas, a sus horribles textos, se añade este otro tipo de textos mucho más sutiles que recorren la red con el mensaje de que no se deben fiar nunca de Occidente. A las teorías sobre la conspiración universal contra los árabes, se une las del "rechazo universal". El objeto es distanciarlos de un "Occidente" que les aleja de su "religión" y cultura. Todo son maniobras de destrucción.
Los objetivos del Estado Islámico, Boko Haram. Al Qaeda, etc. son claros. Los de todos estos otros grupos de propaganda suave no lo son tanto. Se trata esencialmente de resaltar las diferencias para evitar lo que es siempre el gran temor: que se alejen del islam ante la seducción occidental. En esta seducción se incluye esencialmente la "democracia", que a los extremistas les parece una aberración conceptual y política, que alejará a los pueblos de su control. Como han demostrado históricamente los grupos radicales, prefieren a un dictador piadoso antes que a un demócrata laico. El primero les deja campo libre por abajo; el segundo, se les opondrá reformando la educación y respetando los derechos individuales.


La propuesta de Trump, aunque reniegue de ella, es un regalo para los islamistas. La pueden reutilizar siempre que les interese convencer a un musulmán de que le odian. En el mismo sentido actúan todos aquellos que se dedican a quejarse de que "sus muertos" son de segunda. Esta es otra de las campañas que más éxito tiene entre los que son atraídos por ese victimismo eterno que hace que se cierren muchas puertas sinceras. Hay mucha gente manifestándose, como hemos podido ver en Alemania y otros países, contra los que quieren cerrar sus fronteras. Pero parece que esos no existen; solo existen los que como Trump, muestran su rechazo.
El propio Jeb Bush se lo ha recriminado de forma clara:

“I find it abhorrent that Donald Trump is suggesting we register people,” former Florida governor Jeb Bush said Friday on CNBC.
“You’re talking about internment. You’re talking about closing mosques. You’re talking about registering people. And that’s just wrong — I don’t care about campaigns,” Bush said. “It’s not a question of toughness — it’s manipulating people’s angst and their fears. That’s not strength. That’s weakness.”*

Los manipuladores del miedo, por un lado, y del victimismo, por el otro, solo buscan su beneficio al ampliar brechas. Unos buscan el alzarse como el remedio contra los miedos que despiertan, como Trump; los otros buscan evitar la corriente de confianza y solidaridad que puede establecer la amenaza común. Ya lo señalamos el otro día, los que intentan hacer ver que no nos importan los muertos más que cuando son los propios y no los de los demás no consiguen nada más que la gente se enfade y cambie de actitud. Eso es hacerle un gran favor al terrorismo.


Las propuestas de Trump han sido criticadas por mucha gente que entiende que no se hace ningún favor a nadie ni se resuelve nada aplicando fórmulas totalitarias. Destruir las propias libertades y derechos no debe ser nunca un objetivo. La seguridad tiene un coste, pero no debe hacer retroceder los derechos de nadie. Y mucho menos todavía si es aprovechada por aquellos que no las respetan en ningún lugar. Aquí nos hemos quejado de cómo determinados gobiernos en la zona han puesto la excusa del terrorismo y la seguridad para acabar con sus propios rivales internos. Hay que defendernos como espacio de libertades y no hacer lo mismo, reduciéndolas. Es ahí donde debe estar la diferencia.


Hay que tratar de evitar caer en la propuestas discriminadoras y recelosas de Trump al extender a toda una comunidad lo que es rechazado por la inmensa mayoría de ella; pero también hay que precaverse de aquellos que intentan, bajo la idea del agravio constante, distanciar a las comunidades por su propio interés estableciendo otras formas de recelo que en nada ayudan. En este sentido, las propuestas de Donald Trump son la mejor propaganda que los grupos islamistas pueden tener. Él solo ayuda a fomentar la percepción de la "islamofobia" en la que muchos están interesados, tanto para rechazar a los musulmanes como para que estos se alejen de las tentaciones occidentales. De esta forma, cualquiera que reclame una democracia o libertades individuales será acusado de traidor pro occidental.
No seré yo el que niegue la responsabilidad de muchos gobiernos en lo que ocurre, pero tampoco el que me sume a esta especie de culpabilidad constante que excluye las responsabilidades sobre el terreno de los que tienen y han tenido en sus manos las soluciones. Pero a la propaganda no le interesan las explicaciones, sino imponer un discurso que se acepte sin crítica.


* "Trump distances himself from database to track Muslims" The Washington Post 20/11/2015 https://www.washingtonpost.com/politics/trump-distances-himself-from-database-to-track-muslims/2015/11/20/84121280-8fd3-11e5-baf4-bdf37355da0c_story.html?tid=pm_pop_b





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.