miércoles, 2 de abril de 2014

Gran Bretaña y los Hermanos Musulmanes

Joaquín Mª Aguirre (UCM)
El anuncio por parte de David Cameron de que se van a investigar a la Hermandad Musulmana para determinar qué tipo de actividades —si son terroristas o no— realizan desde Londres, lugar en el que se han asentado tras su salida del poder en Egipto, es importante, un nuevo estado de la cuestión egipcia y sus ecos exteriores.
Los Hermanos Musulmanes son una internacional islamista. Crece allí donde le dejan y usa sus conexiones para afianzar su poder. Las estrategias que sigan en cada lugar dependerán de lo que les interese para alcanzar su objetivo, la transformación islámica de la sociedad. Es un grupo político con objetivos políticos, por más que utilice el ropaje religioso para hacerse con el poder. Política y "religión" (es decir su visión política de la religión) van de la mano y sus enemigos son los que tratan de establecer las diferencias entre una y otra. Los grupos islamistas difieren en los métodos circunstancialmente y no en sus objetivos, que son los mismos. Es esa coincidencia de objetivos lo que utilizan para repartirse los papeles en cada momento y lugar.

La concentración de los Hermanos en Londres le crea un problema a David Cameron y al Reino Unido. Durante dos siglos, han jugado políticamente para poder controlar militar o diplomáticamente países como Egipto y en general todo Oriente Medio. Como máxima potencia hasta la II Guerra Mundial, Reino Unido ha jugado sus bazas e intrigas en la zona para conseguir sus objetivos, especialmente el control de Suez. La diplomacia británica siempre ha estado presente en la zona y David Cameron fue el primer dirigente extranjero en pasear por la calles de El Cairo tras la revolución del 25 de enero que trajo la caída controlada de Hosni Mubarak.
La diplomacia británica y estadounidense fracasó al apostar por los Hermanos Musulmanes. Las pruebas de ello las tienen la ex embajadora Patterson, con las campañas para que abandonara El Cairo, y la acusación directa a los Estados Unidos de apoyar a los "terroristas", en referencia a la Hermandad.
Los gobiernos egipcios, de Nasser en Mubarak, siempre jugaron con los Hermanos. Y los Hermanos jugaron con ellos. Ya desde Anwar El Sadat, los islamistas fueron tomando posiciones y haciéndose con partes importantes de la sociedad. En los setenta comienzan a tener importancia porque dentro de la línea de acción que ha guiado la política egipcia a lo largo de su historia, se trataba de mantener lazos con los que aparentemente estabas en contra. Los discursos oficiales podían ser beligerantes mientras que las acciones subterráneas te dejaban unas zonas libres para evitar males mayores. La eliminación por Sadat, al llegar al poder, de las resistencias nasseristas hizo que el "piadoso" dirigente, en mejores relaciones con los Estados Unidos, fuera más condescendiente con los islamistas. Las relaciones con Israel hacían aconsejable no tirar demasiado de la cuerda y dejar cancha a los que podrían revolverle el fondo del agua. Los Hermanos estuvieron presentes en la vida social y política con Mubarak cuando igualmente por la presión del aliado americano, había que dar una apariencia de elecciones democráticas. Los Hermanos se presentaron como independientes, que es lo más que se les permitió, pero seguían ganando posiciones en la vida social. La soberbia política siempre tiende a menospreciar a los enemigos; te hace creerte más listo que los demás, que podrás manejarlos porque tienes el control del Estado y el Ejército. Nadie te va a desafiar. La Hermandad Musulmana va creciendo como organización y se dedica a tareas que aparentemente no son "políticas". Da igual, lo importante es que se fortalece como red, que se extiende por todo el país estableciendo vínculos y dependencias. Ya podrán dedicarse a su verdadera tarea cuando llegue el momento. Poa ahora siembran piedad; ya recogerán poder.


En el exterior también mantienen esa red con sus conexiones con los grupos en otros países. Se apoyan, financian y orientan. Uno abre paso a los otros y pronto consiguen convencer a los "occidentales" que ellos son una "opción moderada", una alternativa política para resolver el problema del terrorismo en sus áreas y de la seguridad global. Tras las revoluciones de la primavera árabe, en cuyo arranque no participan porque recelan de cualquier movimiento liberador que no sea controlado por ellos, se suben al carro. Descubren que aquellas revoluciones no tienen cabeza visible, que son el movimiento descontento de los jóvenes y otros sectores sociales hartos de la desidia y desvergüenza de unos gobiernos corruptos que han dejado a sus pueblos a su suerte. Piden "futuro", pero no tienen un plan de acción claro —solo principios— y, sobre todo, no tienen "organización".

Es entonces cuando se dan cuenta de su potencial. Descubren que son la única organización frente a unos débiles y personalistas partidos políticos que han resistido a las dictaduras de una forma testimonial o que intentan formarse a toda prisa. Los gobiernos no han tolerados partidos temiendo que pudiera venir de ahí la verdadera oposición. Desconocen, en cambio, el poder real de la Hermandad, que no es un partido sino una red social cuya eficacia solo ellos pueden llegar a conocer. La religión, pensaban, no iba a ser un factor decisivo; la sociedad había "avanzado". Sin embargo, en tres décadas la sociedad, por el contrario, se ha "islamizado". Lo ha hecho con argumentos muy diferentes —desde el rechazo a la occidentalización, al "ateísmo", a la Guerra del Golfo, etc.—, pero lo importante es el resultado: la opción que los reúne es la Hermandad. Tiene la ventaja de no haber participado en la vida política, por lo que aprovecha el rechazo al régimen; y usa también su piedad religiosa en una sociedad altamente tradicional.
Tras la caída de Mohamed Morsi, los tribunales egipcios tomaron una decisión "política" que marca un antes y un después en el desarrollo de los acontecimientos: declararon "terrorista" a la Hermandad. Este acto tiene una gran trascendencia porque es la eliminación definitiva de cualquier posibilidad de solución política al conflicto que vive la sociedad egipcia en esto momentos, con muertos cada semana. Al declararlos "terroristas", el gobierno egipcio solo tiene una forma de tratar con ellos: la justicia.


El hecho de que David Cameron haya decido que se van a investigar las actividades de los Hermanos Musulmanes para decidir si se les considera "terroristas" y en especial si desde allí se han podido tomar decisiones como las de los últimos asesinatos de turistas junto a la frontera con Israel, es relevante. Esta es la explicación de Cameron:

"We want to challenge the extremist narrative that some Islamist organisations have put out," he told reporters following talks with new Italian prime minister Matteo Renzi.
"What I think is important about the Muslim Brotherhood is that we understand what this organisation is, what it stands for, what its beliefs are in terms of the path of extremism and violent extremism, what its connections are with other groups, what its presence is here in the United Kingdom. Our policies should be informed by a complete picture of that knowledge," he said.
"It is an important piece of work because because we will only get our policy right if we fully understand the true nature of the organisation that we are dealing with."
A No 10 source confirmed a report in the Times that the investigation is being launched as the prime minister faces pressure to follow the example of Egypt and Saudi Arabia, which claim that the Muslim Brotherhood uses London as a crucial centre for its activities, to ban the group.*


El hecho de que Arabia Saudí considerara a la Hermandad como un grupo terrorista ha sido decisivo en un momento clave de la situación, pues la condena de los tribunales se interpretaba como una cuestión exclusivamente egipcia y explicable en términos políticos internos como una "persecucuón". La intervención de Arabia Saudí frente a los movimientos de apoyo de Qatar a la Hermandad es parte de las diferentes luchas internas y equilibrios que se dan en Oriente Medio, el lugar más complejo que existe en el planeta. La Hermandad, como grupo político internacional y expansionista, tiene sus detractores en los diferentes países de la zona. Saben que su estrategia es siempre el alcance del poder y que cualquier medio es bueno. En unos lugares les acogen y en otros les echan.
Quizá un factor importante en la decisión de Cameron de investigar a la Hermandad ha sido, en mi modesta opinión, una noticia a la que no se ha dado la suficiente relevancia y creo que la tiene: la pretensión de Cameron de convertir la City en el centro internacional de las finanzas islámicas.
A finales de octubre de 2013 se celebró en Londres el World Islamic Economic Forum. Durante su celebración, The Independent tituló su información "David Cameron moves to make London a Mecca for Middle East wealth". El diario explicaba:

Moves to turn London into a leading centre of Islamic finance will be announced by David Cameron today amid soaring Middle East investment in Britain and around the world.
The Prime Minister will signal his determination to tap into the rapidly growing global market for Islamic investments, which are forecast to reach £1.3 trillion next year as oil-rich states fund major building projects.
He will set out plans to establish a new Islamic index on the London Stock Exchange, which will help investors comply with Islamic finance principles, such as bans on investing in alcohol, tobacco and gambling. He will also detail proposals for Britain to become the first country outside the Muslim world to issue its own Islamic bonds, known as sukuk.**


La idea de Cameron de ampliar la City para dar cabida a los inversores islámicos creando un mercado específico para un tipo de economía que se niega a trabajar conforme a los principios de las bolsas y mercados internacionales y que quiere hacerlo conforme a los principios de la Sharia, lo convierte en parte de una "guerra" en la que quizá no tenía demasiado interés en entrar.

Los primeros bancos islámicos se crearon en Egipto a principio de los años sesenta y reciben el dinero de aquellos que desean regirse económicamente por los principios establecidos en el Corán respecto a préstamos, en qué invertir, etc. Con los bonos islámicos se asegura uno que el dinero invertido no participará en acciones "condenables" desde la perspectiva islámica como, por ejemplo, invertir en empresas de bebidas alcohólicas o similares. Mohamed Morsi intentó impulsar en su breve estancia en el poder en Egipto los bonos islámicos.
El diario australiano News explicaba así entonces el alcance y sentido de la economía acorde con la Sharia:

The market in Islamic investments has grown dramatically since 2006, and its value is expected to hit 1.3 trillion pounds ($2 trillion) next year. Malaysia's capital, Kuala Lumpur, is regarded as its hub, but London has been courting the industry aggressively.
Islamic finance conforms to Islamic law, or Shariah, which forbids charging interest and requires deals to be based on tangible assets. Speculation is banned, as is dealing in futures. Although still small compared to the world of mainstream finance, Islamic finance is expected to hold growing appeal for Gulf investors seeking to invest oil revenue or pious Muslims who want retail Islamic banking services.
The London index - which would track the ups-and-downs of Shariah-compliant investments - is being launched as Cameron seeks to make Britain the first country outside of the Muslim world to issue an Islamic bond sometime next year. It is expected to be worth around 200 million pounds.***

La imbricación de los mercados islámicos con Reino Unido es una jugada económica, pero necesariamente tendrá unos costes políticos. El hecho de que Cameron plantee una investigación sobre los Hermanos Musulmanes y sus actividades en y desde Londres, parece una acción fruto de una exigencia exterior. Ningún país occidental ha entrado hasta el momento en esa cuestión, que se ha entendido como interna egipcia. El hecho de que Reino Unido investigue a los Hermanos es una acción que requiere una explicación mayor. Puede que nos ayude para intentar comprenderlo saber a quiénes ha encargado Cameron que realicen una investigación para saber "quiénes" son los Hermanos Musulmanes. The Guardian nos explica:

Cameron ordered the investigation after it was concluded that Whitehall has insufficient intelligence about the Muslim Brotherhood's activities in Britain and in Egypt. Downing Street has asked Sir John Jenkins, the British ambassador to Saudi Arabia to draw up a report on the Muslim Brotherhood's "philosophy and values and alleged connections with extremism and violence". 
Sir Kim Darroch, the prime minister's national security adviser, has already started work. A key role will be played by Sir John Sawers, the current chief of the Secret Intelligence Service (MI6), who served as UK ambassador to Egypt between 2001-03. Sawers, who had previously served as Tony Blair's foreign affairs adviser in Downing Street, had strong contacts with the regime of the former president Hosni Mubarak.*


Arabia Saudí es el único país, hasta el momento, que ha declarado "grupo terrorista" a la Hermandad. Será el embajador británico allí el que haga el "retrato" de los Hermanos. La historia de los Hermanos Musulmanes desde su creación en 1928 —se podrían seguir sus principios más atrás— tiene elementos suficientes de violencia como para que el resultado sea previsible. La cuestión es la etapa moderna y, sobre todo, la etapa que se abre con el gobierno de Morsi, su derrocamiento y el tiempo posterior. Las acusaciones contra la Hermandad en los tribunales egipcios son muchas, pero las que puedan probarse son otra cosa. Por eso que Cameron haya decidido revisar a la Hermandad, cuyo centro se le ha instalado en Londres, requiere cierto hilado de cabos.
El paso dado por Cameron es importante para la política hacia Egipto y también para la política en Egipto. El hecho de que se está investigando a la Hermandad implica un balón de oxígeno para el gobierno interino y un cierto impulso de la hoja de ruta. Es también una indicación a la Hermandad, un serio aviso en el refugio en el que se encuentran:

British officials are saying it is "possible but unlikely" that the Muslim Brotherhood will be banned in Britain on the grounds of terrorist links. Foreign Office officials figures have until now resisted proscribing the organisation on the grounds that that could encourage extremists. "The truth is that this is a large, disparate organisation that takes different forms in different countries," an official told the paper. 
The security services are said to take a more hardline view. Sir Richard Dearlove, the former head of MI6, has reportedly described the Muslim Brotherhood as "at heart a terrorist organisation". 
A Downing Street spokesman told the Times: "The Muslim Brotherhood has risen in prominence in recent years but our understanding of the organisation, its philosophy and values, has not kept pace with this. Given the concerns about the group and its alleged links to violent extremism, it's absolutely right and prudent that we get a better handle of what the Brotherhood stands for, how they intend to achieve their aims and what that means for Britain."*


Aunque finalmente, como señalan, no se acabe prohibiendo la Hermandad en Gran Bretaña, la simple posibilidad marca una situación y unas perspectivas nuevas. Lo que acaban de decir está dicho muy claro. Es tan grande el cambio de tono en algo tan medido como es la diplomacia británica —que suele medir al milímetro sus palabras— que debe obedecer a una estrategia con un fin diferente. ¿Cuál es su sentido? Habrá que esperar nuevos movimientos para entender su origen.
El simple hecho de que Reino Unido se plantee, tras Egipto y Arabia Saudí, la consideración de la Hermandad como grupo terrorista es importante. Lo primero será ver cómo reaccionará la Hermandad, cómo reaccionan los egipcios que les apoyan y gobiernos afines, como el de Turquía o Túnez.



* "David Cameron orders inquiry into activities of Muslim Brotherhood" The Guardian 1/04/2014 http://www.theguardian.com/world/2014/apr/01/cameron-muslim-brotherhood-orders-inquiry-extremism
** "Islamic investment: David Cameron moves to make London a Mecca for Middle East wealth" The Independent 29/10/2013 http://www.independent.co.uk/news/uk/politics/islamic-investment-david-cameron-moves-to-make-london-a-mecca-for-middle-east-wealth-8909570.html

*** "UK Prime Minister David Cameron unveils plans for Islamic Market Index" News (Au) 29/10/2013 http://www.news.com.au/finance/markets/uk-prime-minister-david-cameron-unveils-plans-for-islamic-market-index/story-e6frfm30-1226748923818





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.