martes, 29 de septiembre de 2015

La presentadora patriota

Joaquín Mª Aguirre (UCM)
En Egipto se está mostrando lo mejor y lo peor del Periodismo. Los casos que saltan de vez en cuando a las noticias hacen sonrojarse a la profesión ante los niveles de manipulación que se alcanzan por parte de algunos.
Esta vez el caso lo recoge Mada Masr y lo titula "TV presenter under fire for disrespecting Syrian refugees". Los refugiados sirios han tenido que aguantar mucho, desde famosas patadas a la húngara al acoso fotográfico en sus desgracias, pero esto es una nueva forma de humillación que la parte sana de la profesión periodística egipcia ha denunciado.
Y todo proviene del regreso de los viejos hábitos babosos de muchos periodistas respecto al poder, del ponerse a su servicio para alcanzar favores y una notoriedad que le garantice no se sabe muy bien qué palmaditas en la espalda desde las altas instancias. Esta babosería es esta vez especialmente indignante. Mada Masr la describe así:

An Egyptian broadcaster drew widespread criticism on social media after posting a video of herself calling Syrian refugees disrespectful, lost and ruined, as she handed them food and clothes in the Lebanese camp.
Reham Saeed, a television personality and host of the popular TV show Sabaya al-Kheir on Al-Nahar channel, posted several related videos last week showcasing her charity work while disdainfully drawing attention to the desperation of the refugees.
The video has sparked a backlash on social media, with prominent journalist Yosri Fouda calling Saeed the “sewer of the media” in a post on his Facebook page.
Mohamed Kashef, a researcher on migrant movements on the North Coast for the Egyptian Initiative for Personal Rights (EIPR,) called the video shameful.
“There are some people in Egypt, not just refugees, but also Egyptians who react the same way when you give them some food because they need it,” he says.*


Las condenas profesionales no son las únicas que la presentadora recibe. La publicación Sada Elbalad señalaba este mismo año: "A Short while ago, 6th of October Misdemeanor court decided to sentence Famous Egyptian talk-show host, Reham Saeed to one year in jail, on charge of beating a Director Assistant."** Parece que el estilo "emocional" de la presentadora, que no contiene sus lágrimas cuando tiene ocasión, también tiene su contrapartida más allá de las cámaras.


Lo que ha hecho esta vez Reham Saeed —y ha levantado las repulsas de muchos— forma parte de las manipulaciones informativa que por iniciativa propia o ajena está destruyendo la credibilidad de una parte del periodismo egipcio. Si el Presidente al-Sisi hablaba de las "guerras de información", Saeed parece habérselo tomado literalmente y muy en serio:

The introductory thirty-five minute clip opens with Saeed looking dolefully into the distance as plaintive music plays in the background.
“We decided to buy anything that would help with all the money that’s with us because Egyptians are strong and because Egyptians must do their duty,” she begins. “Allow me on the behalf of the Egyptian people to do this duty. Allow me to tell them (the Syrian refugees) that Egypt is with them.”
Saeed is then shown standing in the bed of her aid truck, handing out food to a crowd of mostly women and children. A dramatic song begins to play as she shows Syrians reaching into the back of the truck for clothes.
“As you can see, we have lost control and they are attacking the car,” the presenter says.
Saeed then says with tears in her eyes: “These are the people who are dispossessed, who are divided, and are ruined. This is the fate of people whose country is destroyed…They leave their children on the ground and fight each other.”
Later Saeed is shown covered in an Egyptian flag, this time alone.
“The Syrians don’t have anything, no home, no land, no future, no work or anything,” she reflects. “I’m very sad this happened. I am glad we were able to help them, even though they were not respectful.”
Saeed concludes by praising Egypt’s Armed Forces.*


La manipulación es de una zafiedad abrumadora. Tras presentar la gloria de los "fuertes" egipcios, su sentido del "deber" amparando a los refugiados, su "generosidad" gastando el dinero en comprarles cosas, Saeed los muestra como una especie de voraces alimañas que abandonan a sus hijos en el camino para luchar unos con otros por lo que les llevan. La escena se transforma en un aviso, una anticipación de lo que puede ser un oscuro destino de los egipcios si no están al lado de sus Fuerzas Armadas. No es de extrañar que haya revuelto el estómago de las personas decentes tanta manipulación abyecta.


Todo esto ocurre en la antesala de unas elecciones parlamentarias confusas en la que tres de los principales partidos han visto la renuncia de sus tres cabezas visibles y en las que se presenta un partido que unos dicen es el del presidente, es decir, el de las Fuerzas Armadas. La visita del presidente a la Asamblea de Naciones Unidas es recogida con profusión, sus encuentros, las fotos con cualquiera al que estreche la mano. "Deafening Applause just before Sisi’s speech at UN", titula la misma publicación, Sada Elbalad, que nos hablaba de la condena de un año de la presentadora. De nuevo se construye el mito del presidente aclamado en el exterior, envidiado, deseado, que encaja muy bien con la mentalidad y deseos de muchos egipcios. Por eso se rechaza a la prensa extranjera, que da versiones muy distintas o informa de que en las puertas de Naciones Unidas los egipcios se pelean unos a favor y otros en contra del presidente, tal como ocurre allí donde va. Pero la ficción es para consumo interno y el presidente ya les ha advertido a todos de que las guerras de información dividen a los países y los destruyen.


Reham Saeed es de las que están dispuestas a evitarlo metiendo el miedo en el cuerpo a los que ven la desesperación de los refugiados sirios. La cuestión no es nueva. Ya el ex presidente derrocado Mohamed Morsi tomó partido señalando que el deber entonces era participar en la guerra contra Al-Asad, es decir, irse a Siria a hacer la Yihad. Hoy el panorama evidentemente es otro y la presidencia juega en sentido contrario, recelando de esos sirios a los que dice apoyar pero de los que recela considerándolos como "islamistas" que huyeran de Siria.

[Yosri] Fouda wrote a follow up post defending his comment, citing two reasons for posting his statement. The veteran broadcaster and journalist argued that as the issue stretched beyond Egypt’s borders it affects the image of the nation before the rest of world. He continues, saying, “she exploited the tragedy of a brother people in order to terrorize the Egyptian people, claiming to do so on behalf of the Egyptian people more than once.”*


Pero las hermandades y hermanamientos egipcios son muy selectivos y peculiares, tal como ha ocurrido con Siria desde el principio. El 17 de septiembre de 2013, tras la salida de Morsi del poder, Mada Masr publicaba un reportaje señalando lo que ha estado ocurriendo con los refugiados sirios y que es el preparatorio de lo que se acaba de escenificar Raham Saeed con su vergonzoso show televisivo. De las historias con nombre y apellidos de niños rechazados en las escuelas pasamos a los datos de las deportaciones, y de los datos a las explicaciones:

These difficulties have unfolded alongside a public campaign waged by pro-military establishments fueling anti-Syrian sentiment among Egyptians as part of the efforts to marginalize the Muslim Brotherhood by associating the group with Syrians and Palestinians. When a Syrian national was arrested at a pro-Morsi demonstration in Cairo on July 5, reported by privately-owned newspaper Al-Youm Al-Sabea, “it corroborated in the eyes of Egyptians what they had thought: that Syrians were part of a political agenda in Egypt,” Dayri says.
The next day, popular television talk-show host Tawfik Okasha called on Egyptians to arrest any Syrians they found in the streets. On July 10, television presenters on local channels accused Syrians of siding with Morsi supporters. Okasha gave Syrians a 48-hour warning to stop supporting the Muslim Brotherhood, otherwise Egyptians would destroy their homes.
Morsi, a Sunni Islamist from the Muslim Brotherhood, firmly allied himself with rebel forces fighting against the regime of Bashar al-Assad, who is from the minority Shia Alawite sect.
At a June 15 rally in Cairo, Morsi announced the end of diplomatic ties with the Syrian regime and the closing of the Syrian Embassy. Sunni Islamist preachers at the packed televised rally called for a holy war in Syria.
Since Morsi’s ouster, thousands of his supporters have either been killed or arrested by the state in a “war on terror.” Officials have defended their actions as necessary to boost security as the government pushes on with a transitional road map that would see the suspended constitution amended and elections held by early next year.***


Todo adquiere el siniestro sentido del complot para estigmatizar a los refugiados sirios a través de estas campañas y programas que tratan de presentarlos desde los intereses gubernamentales. Tawfiq Okasha es otro viejo conocido de la vieja guardia periodística de Mubarak y de los promilitares. También él ha puesto su granito de arena en la ignominia.
El montaje y la representación de Reham Saeed han tenido mucha contestación en las redes sociales egipcias. Afortunadamente muchos egipcios no han quedado indiferentes ante la burda manipulación de la presentadora de televisión.


La vida egipcia se mueve entre la constante presión mediática mediante la cual se trata de crear un clima de opinión determinado, favorable a los intereses de la presidencia. El rechazo a los refugiados sirios no es único de Egipto, pero sí lo es en sus causas oscuras y su estilo manipulador.
Era una tarde de sábado en Madrid. Los manifestantes sirios, estudiantes sobre todo, habían plantado sus carteles en el suelo de la Puerta del Sol. Los egipcios se reunían un poco más arriba, en la plaza de Jacinto Benavente, la asignada por la Delegación del gobierno. Los policías que estaban a un lado de la plaza preguntaron si no había riesgo de que hubiera algún choque entre ambos. "No", le dijeron los egipcios, que estaban colocando las banderas en las farolas, "pedimos lo mismo, democracia". Cuando los sirios terminaron su manifestación en Sol, subieron a la plaza de Jacinto Benavente a unirse a los egipcios, a entonar los mismos cantos reclamando libertades. Eran otros tiempos.


* "TV presenter under fire for disrespecting Syrian refugees" Mada Masr 28/09/2015 http://www.madamasr.com/sections/politics/tv-presenter-under-fire-disrespecting-syrian-refugees
** "Reham Saeed sentenced to one year for beating Director Assistant" Sada Elbalad 5/7/2015 http://www.el-balad.com/1521782

*** "No haven for Syrian refugees in Egypt" Mada Masr 17/09/2013  http://www.madamasr.com/sections/politics/no-haven-syrian-refugees-egypt




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.