martes, 7 de junio de 2016

El tiburón curioso y el coco probable

Joaquín Mª Aguirre (UCM)
Una vez más, me sorprendo. Me lo temía cuando leí por primera vez la noticia, pero pensé que era obsesión mía y que la sospecha no tenía fundamento. Sin embargo... ya está aquí. Hace dos días apareció la noticia de que un hombre había sido atacado por un tiburón en las costas egipcias del Mar Rojo, concretamente en Ain El-Shokna, a seis kilómetros de la costa. Leí la noticia por primera vez en Egyptian Streets ayer. Dentro de la psicosis turística que Egipto padece —con fundados motivos, desde luego—, el ataque del tiburón al bañista parecía un nuevo golpe a una normalización que no solo no llega sino que cada día parece más distante con los conflictos aflorando cada dos por tres.
La cuestión, pese a ello, no presentaba demasiadas preocupaciones para el gobernador de la zona: el atacado era un egipcio, lo que garantizaba que la prensa internacional no se centraría en el caso de un joven cuya pierna ha sido requisada por un tiburón. Las declaraciones del gobernador de Suez eran las siguientes:

Despite the attack, the Suez Governor told state-media Al-Ahram that they are not overly concerned.
“Sharks live in the Red Sea and it’s normal to see them there, but the victim was swimming 6km from the beach, which makes it possible to encounter a shark. “What may raise concerns, if we found a shark within 500 meters from the beach, where most of the locals and tourists swim,” said the Governor to Ahram Online, adding that an environmental committee would nevertheless investigate the incident.
Shark attacks are rare in Egypt with the last attack killing a 52-year-old German tourism in 2015. In 2010, a string of shark attacks that left another German woman dead and three Russian tourists injured. These attacks puzzled experts and resulted in a number of conspiracy theories, including that the attacks were by a ‘foreign government’ hoping to destabilize Egypt’s tourism.
Ain El-Sokhna is popular with Egyptians as it is located between 1-2 hours from most residents of Cairo.*


El panorama parecía "poco preocupante", una pierna egipcia y a seis kilómetros de la costa, según las informaciones. Los casos anteriores con turistas alemanes  y rusos parecían mucho más preocupantes, aunque no se nos den las distancias de los ataques. Tranquilos hasta los 500 metros, nos dice el gobernador.
Para tranquilizarnos, los expertos han comenzado a tomar posiciones. Ahram Online titulaba ayer así: "Deadly shark attack less likely than death by coconut falling on head: Expert". Debo reconocer que está forma de tranquilizar a la gente con analogías no me parecen muy de consideración. No estoy al tanto de las estadísticas mundiales de muertes por caídas de cocos, pero el periódico ya daba algunos ataques de tiburones en años recientes. El gobernador nos decía que si en el mar hay tiburones, lo normal es que te ataquen si te acercas hasta donde están. El mensaje es claro: no vayas nadando mucho más allá de los 500 metros.
La noticia, como nos temíamos, ha terminado a la egipcia:

An Egyptian man whose leg was amputated after he was attacked by a shark in Ain Sokhna in the Red Sea was accused by a tourism ministry official of violating beach control rules and of possibly provoking the shark, with experts argueing such attacks are particularly rare.
Abdel-Fattah El-Assi, head of the tourism ministry's sector responsible for monitoring hotels and resorts, told Ahram Arabic website on Sunday the young man was on a fishing trip with his friends 10 kilometers from the shore, which "violates the rules of shore control."
The environment ministry formed on Sunday a team of experts who are now surveying the site of the attack to determine why it occurred.
Practically speaking, the sea is open for everyone to fish or swim, experts agreed.**


Son estos expertos en tiburones y en caídas de cocos lo que han emitido un informe —supongo que después de interrogar a los tiburones de la zona— recomendando que se sancione al joven como situación menos mala y, sobre todo, para demostrar una eficiencia administrativa fuera de toda duda. En veinticuatro horas resuelto el caso. Los seis kilómetros iniciales se convierten en diez para que no haya temores para los bañistas y se acusa al joven de provocar a los tiburones como si se hubiera lanzado en plan maletilla a la dehesa a dar unos cuantos muletazos lejos de la vista del mayoral.
La cosa no queda aquí. Debo reproducir la información que Ahram Online ha recogido de los expertos consultados:

A rare incident
It is a particularly rare occurrence for sharks to attack humans or go close to the beach as they are deep dwellers, Selim Kafafy, a marine biologist, told Ahram Online.
"The probability of death from a shark attack is less likely than someone dying from a coconut falling on their head," [Ahmed] Al-Droubi said.
There are two types of bites: a deadly bite and a bite where a curious shark wants to know what something is.
The latter type is what happened with the Ain Sokhna attack, Kafafy explained.**

Debo confesar que la teoría de los dos mordiscos se me escapa un poco y me surgen un montón de preguntas al respecto. ¿Es el tiburón consciente de ello? ¿Significa que después de haber satisfecho su curiosidad quedándose con una pierna al siguiente al que muerda se quedará ya con todo? Lo dicho por el gobernador inicialmente —que los tiburones están en el mar y muerden si te acercas— ¿entra dentro de la teoría de los dos mordiscos, el "mortal pero improbable" o el "curioso pero infrecuente"?


Además de quedarse sin la pierna, el joven egipcio ha sido desplazado en dos tacadas hasta los 10 kilómetros de la costa. En un par de días más el incidente se habrá producido, según los expertos, en aguas turcas y al joven le saldrán amistades islamistas en Qatar. Y en el Parlamento algún antiguo diputado de la época de Mubarak pedirá que se le retire la nacionalidad. Otros, como ya manifiestan en los comentarios irónicos a la noticia, hablan de "tiburones terroristas".
Por su parte, Egypt Independent señala otra fuente oficial:

The environment minister urged expediting the study, and requested that the report clarify the reasons for the incident and include recommendations of preventative measures that can be taken, Ghallab said. The minister also ordered for coastal provinces to follow these measures and guarantee the safety of tourists.***


El titular de Egypt Independent es una clara muestra de los problemas que el propio gobierno egipcio provoca: "Shark attack in Ain Sokhna prompts urgent study of causes". ¿Hay algo más alarmista? En vez de tratar de normalizar el asunto —un bañista se ha metido mar adentro más de la cuenta y ha sido atacado por un tiburón—, se producen toda un serie de reacciones que van de la normalidad a la histeria, con expertos que dictaminan en menos de 24 horas, con sanciones al pobre bañista, etc. Justo lo que todo los teóricos de las comunicaciones en situaciones de crisis tratan de evitar. 
Todo el mundo entiende que si te bañas en un mar donde hay tiburones hay ciertos riesgos, y si nadas mar adentro esos riesgos aumentan. Lo entiende cualquiera. La movilización ordenada por el ministro para seguridad de los turistas parece excesiva y sobre todo poco eficaz si, como dicen los expertos, es más difícil que un tiburón te muerda que morir por el golpe de un coco en la cabeza.
Por cierto, volvamos a los cocos y a las probabilidades de morir bajo su impacto.
En la página "Travel Forever", del Global Sustainable Tourism Council, encontramos el siguiente artículo:

Tourism and the Media: Practical Takeaways from the UNWTO Conference in Egypt

Thursday, 03 May, 2012 04:37
Last Updated on Monday, 25 June, 2012 23:55
Written by uncorneredmarket
0 Comments

When prospective travelers perceive that a country is unsafe due to news reports of political unrest, crime or natural disaster, they stop visiting. They cancel previously scheduled trips, they target future vacations to other destinations.  However, sometimes perceptions and reality regarding safety and security are at a distance.  For tourism boards, tour operators and others, therein lies the opportunity — to close this gap.****


¡Qué interesante esta conferencia celebrada en Egipto en 2012! La situación egipcia se parece bastante a la descrita en el párrafo inicial, desde luego. Es un forma precisa de describir una crisis turística como la actual, aunque parece que se han juntado todas las facetas negativas, desde los crímenes, a la inestabilidad política pasando por los desastres naturales, en los que yo incluiría al tiburón curioso, junto a fuegos y olas de calor.
Pero lo más interesante viene luego, cuando se dan los consejos para tratar con los medios y evitar que los posibles turistas tengan percepciones negativas y cancelen masivamente sus reservas:

So what can tourism organizations – tourism boards, tour operators, and accommodation providers – do to work better with media during difficult times of negative perception related to current events?  How can they better weather the storm? What is it that journalists are looking for from the tourism industry? And how can the tourism industry develop better relations in the media during these times?
Here are ten quotes that suggest practical takeaways for tourism organizations looking to work with media, especially during difficult news cycles:
1) “The best way to deal with the media is to be honest and be yourself.” – Taleb Rifai, Secretary-General of UNWTO
Most journalists, by the nature of their trade, aim to honest and objective.  When working with them, give them the room to be both.
2) “Objectively safe is different from perception of safety. Five to ten deaths in 2011 by sharks, 150 by falling coconuts. Yet none of us fear coconuts on vacation.” – Dirk Glasser, Coordinator, Risk and Crisis Management, UNWTO
Perception trumps reality and statistics. Influence the conversation and provide perspective and you just might change perceptions.****

¡Vaya con el experto biólogo! Resultó estar entrenado en transmitir tranquilidad estadística a los medios a través de ejemplos establecidos: coco y tiburones. Podría haber buscado otro ejemplo, pero debió ser el que tenía apuntado de cuando estuvo en la conferencia sobre cómo manipular a los medios para evitar que transmitan informaciones que no interesen a la industria turística o a los gobiernos en situaciones de "tormenta". Esos son los dos primeros "consejos"; así hasta diez para sortear a los periodistas. Todo muy profesional. Si te ataca un "tiburón", habla de "cocos".


El ejemplo de los cocos y los tiburones está demasiado manido como para ser tomado en serio. Es objeto de múltiples chistes en los que enfadados tiburones lanzan cocos a la cabeza de los bañistas. 
Aquí abajo tenemos una de las fuentes científicas invocadas por los expertos:


Frente a los tiburones, que atacan por debajo, los cocos tienen la ventaja estratégica de atacar por arriba y pillarte desprevenido. Los cocos son traicioneros y no atacan por curiosidad, como los tiburones. No hay nada que un buen gestor de crisis no pueda manejar. Pero en el listado del Consejo turístico no veo nada sobre culpar al turista atacado.
¡Ay, la comunicación!

* "Shark Attack in Egypt’s Red Sea Leaves 23-Year-Old With Amputated Leg" Egyptian Streets 5/06/2015 http://egyptianstreets.com/2016/06/05/shark-attack-in-egypts-red-sea-leaves-23-year-old-with-amputated-leg/

** "Deadly shark attack less likely than death by coconut falling on head: Expert" Ahram Online 6/06/2016 http://english.ahram.org.eg/NewsContent/1/64/222379/Egypt/Politics-/Deadly-shark-attack-less-likely-than-death-by-coco.aspx
*** "Shark attack in Ain Sokhna prompts urgent study of causes" Egypt Independent 5/06/2016 http://www.egyptindependent.com//news/shark-attack-ain-sokhna-prompts-urgent-study-causes
**** "Tourism and the Media: Practical Takeaways from the UNWTO Conference in Egypt" Global Sustainable Tourism Council 25/06/2012 http://www.gstcouncil.org/blog/537/tourism-and-the-media-practical-takeaways-from-the-unwto-conference-in-egypt/

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.