sábado, 24 de febrero de 2018

La suerte electoral

Joaquín Mª Aguirre (UCM)
Ya se ha dado el pistoletazo oficial en la campaña para la presidencia egipcia, una de las acciones más inútiles de la historia política de casi cualquier país, pero de la que el gobierno intenta convencer al mundo de su utilidad y sentido democrático. Tarea difícil con el recorrido hecho desde que asumió el poder. El presidente al-Sisi había asegurado a todo el mundo que se limitaba a "seguir" las indicaciones del pueblo y evitar una confrontación, pero que una vez puestas las cosas en su sitio no tenía ni la aspiración personal ni el deseo que hubiera un gobierno de militares. ¡Tanta determinación para muchas cosas y tan poca para otras! Pasado el tiempo, diseñó la política que le llevaría a la presidencia arropándolo con la sisimanía. Para ello resolvió en su favor el debate de qué debería ir primero, si las elecciones general o las presidenciales, por lo que pudo gobernar a su antojo y desarrollar desde el poder una ley electoral que le permitiera tener un parlamento a su medida. En vez de que el parlamento hiciera las normas, fue la presidencia la que las hizo para el parlamento, ajustándolo a sus intereses posteriores. Funcionó a la perfección.


Sus horrorizados apoyos iniciales le fueron abandonando hasta que empezaron a volver los de siempre, los que habían huido con la caída de Hosni Mubarak. Sus apoyos son ahora el ejército, el viejo régimen, la clase empresarial ávida de favores y los sectores religiosos que le garanticen voz en la contraofensiva de los sectores islamistas.
Con la farsa de la campaña electoral en marcha, se encuentran con un problema: el presidente no habla nada más que de sus éxitos y el "opositor", Moussa Mostafa Moussa, no se atreve a ofenderle ni a llevarle la contraria. En una entrevista recogida en Egypt Independent se muestra uno de esos momentos surrealistas a los que la campaña está abocada:

As for the possibility of a presidential debate, a practice that usually takes place in a democratic election process, Moussa said that in Egypt’s case it is not applicable, as he will not be able to rebuke the achievements of Sisi.
Moussa also told Al-Ahram that he has great respect for Sisi, and thinks that the president is charismatic, therefore Moussa cannot stand his ground in a debate with him. However, he will be available to answer questions about his own program.*


La excepcionalidad de Egipto sigue creciendo. Ya dijo el presidente que allí no se podían aplicar los derechos humanos; lo corroboró el presidente del Parlamento al decir que la libertad de expresión y la democracia no eran muy aplicables en Egipto, y ahora el candidato del último minuto señala que los debates son aplicables en todo el mundo menos allí. Se confirma, una vez más el carácter de farsa de las elecciones.
El candidato Moussa es de una inconsistencia absoluta y solo puede hacer propuestas que no desentonen y siempre alabando a su teórico rival electoral. Tratando de arreglar el desaguisado creado al encarcelar u obligar a retirarse a todos los demás candidatos realmente opositores, el régimen se vio forzado a proponer a última hora un candidato. El elegido parecía ser ser al presidente del partido WAFD, el más antiguo de Egipto y de corte liberal, pero su propio partido manifestó su rechazo. Así llegó Moussa a las elecciones, segundo plato y en el último minuto. Gran defensor del presidente, se vio obligado a dar un giro aparente. Nos cuentan en Egypt Independent:

During an interview with state-owned Al-Ahram newspaper, Moussa also denied any claims that he received funding to run for president, saying even if he was offered he would refuse funding, as he does not need charity to run in the presidential race.
Moussa then commended his own program, saying it was a proper presidential program that deserves to be implemented, adding that if he loses the elections he will still propose his program to President Abdel Fattah al-Sisi  to work together towards for the higher benefit of Egypt. Moreover, he added that he will support the president in his journey to continue to help Egypt prosper through his growth projects, saying that this is his party’s duty, in addition to being there in the elections.*

Es difícil no ir más allá de la sonrisa distanciada. El ridículo que le toca hacer al aspirante solo es comparable con su deseo de ser recogido en la Historia como "hombre que se 'enfrentó' a al-Sisi", como ha manifestado en ocasiones. Observo que en un pie de foto de uno de los diarios se refieren a él como "Mostafa Moussa Mostafa" y no como "Moussa Mostafa Moussa". ¿Error, ironía, burla?


Cuando se presentó anteriormente por un asiento en el parlamento —nos recuerda Egypt Independent— Moussa no logró salir elegido. Cuando manifiesta ahora sus esperanzas, no sabemos si considerarlo un actor consumado, un optimista irredento o un ingenuo de proporciones cósmica. La idea de ofrecerle su programa al rival para trabajar codo con codo es otra ingenuidad.
Moussa no es un rival; es un comparsa. Puede ser premiado por su abnegación y por su ingenuidad. Los que le han convencido lo habrán hecho con argumentos poderosos, desde luego. Pero quien no está convencida en absoluto es la opinión pública internacional que consideren las elecciones un fraude para perpetuarse en el poder.
Los ataques a los opositores han seguido produciéndose. Tras la detención de Sami Anan y la de Hisham Geneina por decir que Anan tenía documentos fuera del país con pruebas de correrías militares en 2011, el que ha sido detenido ahora es el periodista del HuffingtonPost Arabic que le realizó la entrevista.

The Supreme State Security Prosecution ordered the detention of Moataz Wadnan, the journalist who interviewed Hisham Geneina, the former-top auditor and member of presidential hopeful Sami Anan’s campaign team, and published it on the HuffPost Arabia website. Wadnan is being detained for 15 days pending investigation over charges of publishing false news that incites against the state.
Wadnan was also accused of joining an illegal group that aims to disrupt state institutions.
Geneina is a public figure who recently gave statements to different media outlets, which all published his comments as they were.
Wadnan, meanwhile, denied committing a crime of forgery. He admitted during interrogations that he published Geneina’s statements, and said he published his exact words during the interview. He added that Geneina himself did not accuse him of fabricating his statements.
The journalist denied belonging to the Muslim Brotherhood, as accused in State National Security Agency investigations.** 


Se cumple así la intimidación en cadena: se arresta a Sami Anan por "ser militar" y presentarse; se detiene a Hisham Geneina por recoger las palabras de Sami Anan y finalmente se detiene al periodista por haber entrevistado a Geneina y reproducir sus palabras. Queda solo el salto final que será el bloqueo de los medios, el origen de todos los males.
Lo asombroso es que el régimen de al-Sisi se rasgue tan a menudo las vestiduras cuando surgen críticas y dudas sobre su carácter democrático. A la primera fase de la negación, le sigue la segunda, que es la que niega que la democracia sea adecuada para las circunstancias de Egipto. El carácter instrumental de la democracia al servicio del poder es evidente: solo es bueno lo que permite ganar; es malo todo lo que cuestiona lo hecho o por hacer. Es una forma pragmática de entender el poder. Si a esto le añadimos una segunda teoría articulada en la que el poder en manos de los militares está en manos del país ya que ambos son dos caras de una moneda, tenemos la explicación del funcionamiento del régimen. No hace falta más.
Creo que la pregunta que nadie se atreve a hacer a Moussa Mostafa Moussa es "¿a quién va a votar?" Seguro que le ponen en un compromiso.



* "I am not funded nor have I been pressured to run for presidency: Moussa" Egypt Independent 23/02/2018 http://www.egyptindependent.com/i-am-not-funded-nor-have-i-been-pressured-to-run-for-presidency-moussa/

** "HuffPost journalist detained over Hisham Geneina interview" Egypt Independent 23/02/2018 http://www.egyptindependent.com/huffpost-journalist-detained-over-hisham-geneina-interview/



viernes, 23 de febrero de 2018

Un "buen chico" con un arma no es la solución

Joaquín Mª Aguirre (UCM)
Como se esperaba, la propuesta de Donald Trump para acabar con las matanzas en los institutos y escuelas es más armas, algo con lo inmediatamente ha estado de acuerdo la Asociación Nacional del Rifle, patrocinadora de la carrera de muchos políticos norteamericanos en todos los niveles. "Más armas" es una idea poderosa que convierte las escuelas en El Álamo, un espacio en el que defenderse fuertemente armados de los agresores que llegan de fuera.
El argumento no es nuevo. Ya Trump había comentado en la matanza de sala de conciertos en Paris que si hubiera habido varias personas armadas no lo habría tenido tan fácil. ¡Cuánto daño ha hecho el "western" a la mentalidad de los Estados Unidos! ¡Cuántas falsas idea han salido de esos finales a puñetazos o tiros en los que siempre gana el "bueno"! Sabían lo que hacían cuando la Asociación tenía a Charlton Heston —el héroe bíblico o el Cid— levantando rifles como símbolo del "espíritu norteamericano".
Este deseo de una escuela armada lo ha expresado Trump con una frase que sobrepasa sus dotes habituales en uno de sus tuits de ayer que hoy ha reproducido el diario El Mundo, tras afirmar la necesidad de profesores armados, Trump escribe: "A “gun free” school is a magnet for bad people."*
Creo que si hay un lugar que sobra en los esquemas mentales de Donald Trump es la escuela, espacio incomprensible en sus metas para él. Convertir las escuelas en El Alamo lo indica claramente. Las escuelas se convertirían, por el contrario, en un espacio promocional del armamento. Acostumbrados a ver armados a sus profesores, niños y jóvenes llegarían a la conclusión de que es lo normal en un escenario claramente anormal. Las escuelas están para enseñar otras cosas, aunque el argumento de Trump las convierte en centros de entrenamiento.


El efecto de esto no sería tranquilizar a nadie sino, por el contrario, producir un estado de terror en el que la presencia de las armas en las clases sería un recordatorio constante de lo que podría pasar. El profesorado, por otro lado, quedaría dividido entre los que se arman y los que se niegan a ir armados, creando un conflicto en cadena con los padres, en el que unos serían partidarios de que sus hijos asistieran a un aula con un docente armados mientras que a otros les parecería una aberración. Los problemas se abrirían con un efecto dominó.
Trump insiste en el aspecto de la vigilancia a los "sicko" y del armamento para defenderse de ellos. Es su mentalidad bélica, del enfrentamiento. Su visión de sí mismo como "ganador" le hace ver el mundo como un campo de batalla con ganadores y perdedores. No está mal para alguien rodeado de guardaespaldas toda su vida.


La noticia de que el vigilante jurado de la escuela se retiró discretamente del escenario va más allá de la supervivencia personal. Se supone que era su trabajo y que estaba entrenado para ello. Pero ante una situación así hace falta algo más que entrenamiento. La decisión y valentía la tuvieron los profesores que cubrieron con sus cuerpos a los alumnos a los que se tiroteaba. Hoy son los héroes por anteponer a los alumnos a su propia vida frente al vigilante que será toda su vida recordado por no haber cumplido. Lo único interesante de este caso es lo que tiene de contra ejemplo. Es sencillo hablar de esto; es mucho más difícil cómo va a reaccionar cada uno.

President Trump on Thursday enthusiastically embraced a National Rifle Association position to arm highly trained teachers to fortify schools against mass shootings like the one last week. Mr. Trump, who said the armed teachers should receive extra pay as an incentive, promoted his idea as demands for stronger gun control intensified across the country.
“You give them a little bit of a bonus, so practically for free, you have now made the school into a hardened target,” Mr. Trump said. The president estimated that 10 percent to 40 percent of school employees would be qualified to handle a weapon — he offered no data for the claim — and said he would devote federal money to training them.
Mr. Trump has cycled through a number of proposals — including some gun limits deemed unacceptable by the N.R.A. — in the days since the rampage killed 14 students and three adults last week at Marjory Stoneman Douglas High School in Parkland, Fla. On Thursday, he returned to an idea championed by the gun rights group.
“I don’t want teachers to have guns, I want certain highly adept people, people that understand weaponry, guns — if they really have that aptitude,” Mr. Trump said during his second White House meeting in two days to discuss how to respond to the latest school shooting in the United States. He promoted the idea even as a sheriff’s deputy who had been the only armed guard at the high school resigned on Thursday after surveillance video showed that he never tried to enter the school to confront the shooter.
Tim Burton, a Coral Springs police officer assigned to a nearby elementary school who responded to the shooting, said in an interview on Wednesday that he had seen the deputy, Scot Peterson, in a school parking lot, “seeking cover behind a concrete column leading to a stairwell.”**


Las contradicciones se suceden ante una situación cuyas causas son evidentes: la lógica del mercado. No se trata solo de que en Estados Unidos la gente tenga armas. Se trata de que esa industria evoluciona —como la del automóvil, los electrodomésticos o cualquier otra— mediante las "mejoras" en el "rendimiento", con mayor eficacia. Esto en términos de armas —en coches será potencia, consumo, velocidad...— significa mayor potencia mortal, más disparos por minutos, ráfagas más precisas, etc. La lógica del producto lleva a armas nuevas que sustituyan a las viejas. Schumpeter tenía razón. Los arsenales que se encuentran son por la acumulación, por la renovación de las armas con otras nuevas más potentes. Compras un fusil automático más potente como se compra una televisión con más pulgadas o un teléfono con más funciones.
La percepción del problema —contra las armas, más armas— es típica de la industria. Al igual que muchos países venden a ambos bandos en una guerra, la industria del armamento sabe que se beneficiará de cada matanza, que siempre tiene las mismas consecuencias: un incremento inmediato en las ventas. El miedo y el temor a que se pudieran limitar las compras hacen que las tiendas de armas se llenen de clientes que acaban con las existencias de armas y municiones como cuando el anuncio de un huracán agota las existencias de agua y alimentos en los supermercados.


La mejor forma de hacerlo no es convertir a los profesores en vigilantes y llenar de armas las escuelas, sino, por el contrario, controlar más su venta, dejar de vender armas automática —que van más allá del derecho a defenderse— y sobre todo vaciar las mentes de las obsesiones por las armas.
The New York Times añade algo más:

“We have to let the bad guy know that they are hardened,” Mr. Trump said. His talk harked back to a formulation Mr. LaPierre popularized after 20 children and six adults were gunned down at a shooting at Sandy Hook Elementary School in Newtown, Conn., in 2012: “The only way to stop a bad guy with a gun is with a good guy with a gun.”**

Las fronteras de los Estados Unidos, por ejemplo, se han poblado de "buenos chicos con armas", los nuevos patriotas. Un "buen chico con un coche como arma" arremetió, como patriota, contra los que se manifestaban contra el racismo... y a Donald Trump le parecieron todos igual de buenos o igual de malos, es decir, iguales.
La idea de "good guy with a gun" es lo que desencadeno el fenómeno del "vigilantismo" de que dio cuenta con detalle el cine de los 70, que veía "chicos malos" por todas partes, especialmente si eran negros o latinos. Hoy los "chicos malos" por excelencia son árabes o rusos y lo siguen siendo los afroamericanos, que son disparados como sospechosos por llevar una capucha o cualquier cosa que un "chico bueno" considere como un identificador de la maldad.
La mentalidad política norteamericana siempre ha tendido a simplificar el mundo, interior y exterior, de forma maniquea. La consecuencia más evidente es que el mal etiquetado de los problemas impide resolverlos. Especialmente si los problemas dan lugar a pingües beneficios a una industria que ha pervertido al país con las armas y comprando a los políticos para que defiendan su causa como una "causa americana" de libertades.
Trump ha vuelto otra vez a la idea de que el respeto a los países se basa en la potencia de sus ejércitos, en su capacidad destructiva. El presupuesto militar se ha ampliado hasta límites no vistos, extendiendo la idea de que Estados Unidos será más "fuerte". Eso es el nivel macro; en el micro, muchas personas piensan de esa forma, que la escalada de las armas es razonable y que a mayor poder destructivo más respeto. Pero el respeto no tiene nada que ver con el temor.


La consecuencia de todo esto es que el mundo es hoy más peligroso que lo era antes de Trump, un mundo de constantes amenazas y bravuconerías, con el ejemplo de lo ocurrido en Hawái ante una falsa alarma de ataque. El cántaro va demasiado a la fuente. Lo mismo ocurre cuando no se le pone freno a una industria de las armas luchando para que sus peligrosos productos tengan salidas al mercado. La industria de las armas es la del miedo y la violencia, que es parte de la identidad de un país que ha comenzado a reaccionar ante el demonio que ha sido liberado. El historial de muertes en las escuelas es largo, pero en los años 60 se produce el primero con tres muertos. Anteriormente, en doscientos años, ha sido prácticamente enfrentamientos personales en las escuelas. En 1966 se produce la primera matanza con 17 personas muertas en Austin, Texas, y más de 32 heridos. Antes de que acabe el año habrá otra con 5 muertos. En 1999, otra con 15 muertos. 2012 tuvo otra con 7 y otra con 28 en la ciudad de Newton, Connecticut. La lista de incidentes armados con muertos y heridos es una interminable relación que marcan las escuelas norteamericanas.
Lo que es evidente cuando se ven las cifras que recogen estos incidentes desde mediados del siglo XVIII es el aumento de los muertos desde ese trágico 1966 con 17 muertos. Aumentan las muertes y los heridos son más numerosos porque ha aumentado la potencia de las armas, su eficacia y también que quedan en manos de adolescentes que las tienen a su alcance en las casas. El regalo del primer arma se convierte en muchos hogares norteamericanos en un rito de paso. Se enseña a disparar como antes se enseñaba a jugar al béisbol. Vemos constantemente imágenes de esto. El que caigan en manos de perturbados es solo cuestión estadística.


Convertir las escuelas en recintos armados es pervertir su función. No se trata de mayor protección, sino de que se conviertan en transmisoras de los valores de convivencia que eviten que salgan de sus aulas personas que desean verlas destruidas y dispongan además de los medios para hacerlo.

Los estudiantes norteamericanos han abierto un nuevo frente al decir ¡basta! a las armas cuyas víctimas son ellos. Veremos si son capaces de mantener la presión y, algo dudoso, si consiguen algunas respuestas eficaces que no sean echar la culpa al FBI. La limitación en la venta por la edad servirá de poco si son los hogares donde se almacenan las armas. La industria hará lo que ha hecho siempre: hablar de "libertad y valores" norteamericanos, decir que los que matan son las personas y seguir haciendo "donaciones" a las campañas de los políticos.
Los estudiantes que se han lanzado con fuerza a esta causa están llegando fuerte a la gente con discursos directos, razonados y emocionales. Son las víctimas directas y sus espacios los campos de batalla. No quieren escuchar discursos ni condolencias, dicen, sino que vana a actuar y esperan que lo hagan.  La respuesta ha sido atacarles en las rede sociales y decir de algunos que son actores pagados, de otros que son activistas que se desplazan a los lugares de las matanzas para infiltrarse entre la gente. Es la última ruindad de los partidarios del odio y de las armas. No tienen bastante y el acoso en las redes sociales a los estudiantes de la escuela de Parkland que lideran las "fake news" son la especialidad de algunos de ellos, del lado de la Asociación Nacional del Rifle que usa diferentes tipos de armas. Hasta Trump ha puesto un "me gusta"  en una de estas informaciones canallescas. De nuevo el gran divisor actúa. Con estas teorías conspiratorios, los partidarios insultan a los muertos, a sus familiares y a todos los que quieren que no se repita. Ellos mismos se retratan.
Pero ellos tienen determinación y el apoyo de mucha otra gente. Sabe que la solución no es un "buen chico con un arma" sino cambiar las mentalidades y la legislación, frenar las ambiciones irresponsables de una industria implacable, algo más difícil pero necesario. 
Los "buenos chicos" no llevan armas; crean las condiciones para que no sean necesarias. 



* "Las polémicas notas de Trump para su sesión con las víctimas y supervivientes de tiroteos masivos" El Mundo 22/02/2018 http://www.elmundo.es/internacional/2018/02/22/5a8ed306268e3ebc518b473a.html 
** "Trump Promotes Arming Teachers With Guns, but Rejects Active Shooter Drills" The New York Times 22/02/2018 https://www.nytimes.com/2018/02/22/us/politics/trump-guns-school-shootings.html



jueves, 22 de febrero de 2018

La ira por las armas

Joaquín Mª Aguirre (UCM)
La masacre de estudiantes en Florida abre a Donald Trump una cuarta vía de protestas organizadas. La primera fueron las mujeres, después el racismo y la inmigración. Cada una de ellas ha dado lugar a una corriente de descontento que afectan de manera profunda a la estancia social. Hay casos de protestas sobre cuestiones puntuales. Estas, por el contrario, afectan a aspectos profundos de la vida norteamericana y determinan su malestar en la cultura.
Desde el punto de vista del propio Donald Trump, estas cuestiones son desafíos que trata de contrarrestar con sus desprecios y cinismos, pero no es fácil para la clase política norteamericana aguantar la presión que supone tener que enfrentarse a estos frentes sociales.
El movimiento surgido tras la muerte de los estudiantes en Florida parece sólido y decidido. Rápidamente se ha abierto a lo largo del país canalizando la ira. Las cadenas norteamericanas nos presentan la irrupción de los estudiantes en los debates políticos lanzado sus preguntas y poniéndoles contra la pared.
"Grieving Father Presses Trump: ‘How Many Children Have to Get Shot?’", "Florida G.O.P. Faces Growing Pressure to Act on Gun Control" y "Marco Rubio Is Jeered and Lectured During Town Hall Discussion on Gun Control" son tres titulares que en este momento ocupan la primera línea de The New York Times.


No se quedan atrás los titulares de la CNN: "School shooting survivors demand action from Washington, National Rifle Association", "White House meeting: Trump suggests arming teachers", "'Enough thoughts and prayers': Students confront lawmakers", "Father of shooting victim: I'm pissed"... En este último, las imágenes nos muestran cómo Trump recibe las palabras enojadas y duras del padre de una de las víctimas: "Mi hija no está aquí, está en el cementerio..." Si el presidente creía que el escenario de la Casa Blanca para recibirlos les iba a impresionar, se equivocó.
Los que hablan en asambleas públicas y exigen a los políticos el control de la armas no son fáciles de frenar. Buscan el compromiso ante las cámaras, acorralan a los políticos que tratan de esquivar las respuestas que se les exige. Queda constancia de sus huidas o de sus compromisos. Hay que verles las miradas para comprender que la irritación y la determinación corren a la par.
Nos dice la CNN, organizadora del encuentro en Florida entre políticos, representantes de las instituciones, los estudiantes y las familias ante un numeroso público:

They were angry and frustrated. And given the chance to face the lawmakers and others who can make their lives safer, high school students who a week ago were running from gunfire pointedly demanded change Wednesday night from Washington and the National Rifle Association.
Survivors of the massacre at Stoneman Douglas High School in Parkland, Florida, took center stage at a town hall hosted by CNN as thousands of community members cheered on the young people thrust into the national spotlight by a massacre that killed 17 people.
The students-turned-gun-control advocates and their teachers asked frank questions of Sens. Marco Rubio and Bill Nelson and Rep. Ted Deutch about whether they would support banning certain assault-style rifles and refuse to take money from the NRA.
"We would like to know why do we have to be the ones to do this? Why do we have to speak out to the (state) Capitol? Why do we have to march on Washington, just to save innocent lives?" asked senior Ryan Deitsch, his voice rising with each question.
The Stoneman Douglas students and parents also confronted NRA spokeswoman Dana Loesch, who said the organization feels the system for buying firearms is flawed and too many people who shouldn't be able to buy guns are getting through the cracks.
The town hall on Wednesday night followed days of sit-ins, walkouts and demonstrations in solidarity with survivors of the massacre.*


La presión sobre los que han comparecido al acto organizado por la cadena de noticias es enorme. A Marco Rubio se le pregunta directamente si ha recibido donaciones de la Asociación Nacional del Rifle. Como explica uno de los intervinientes, al menos Rubio ha tenido el coraje de asistir y dar la cara, cosa que no han hecho las autoridades del Estado. Pero la peor parte se la lleva una durísima representante de la Asociación. Dana Loesch se apunta a la "versión Trump": lo que falla es la identificación de los desequilibrados mentales. Pero la estudiante que se le enfrenta no se deja apabullar por la bien entrenada Loesch.
Como  supusimos, Trump se apuntó inmediatamente a los fallos del sistema para detectar los síntomas en el asesino Cruz, que mostraba todo tipos de señales de aviso sobre su persona. Trump inmediatamente tuiteó que si el FBI se dedicara a investigar casos como este en vez de perseguirle a él y a los suyos sobre sus relaciones con Rusia estas cosas. La infamia —previsible— lleva el sello de Trump y será otro de los puntos brillantes por los que será recordado como parte de una etapa bochornosa en la que un personaje como él fue llevado más allá de su nivel de competencia por una especie de delirio colectivo que vio en él un imaginario paraíso alternativo, lleno de noticias falsas y más allá de la verdad. Pero lo que ocurre no es fácil escamotearlo o camuflarlo con palabras. El grito desgarrado, "¡¿Cuál es su respuesta?!", tras formularle una larga cuestión a la representante de la Asociación del rifle, tras recordarle masacres anteriores y que nunca se hace nada.


Un vídeo de antiguos alumnos desde todas partes de los Estados Unidos con unas palabras "¡Estamos con vosotros!" Es algo más que un apoyo moral, es una determinación de enfrentarse de una vez con un problema que los políticos no plantean por no enfrentarse en la siempre llamada "todopoderosa" Asociación Nacional del Rifle, una donante habitual a las campañas de los políticos y algo más: una modeladora de la mentalidad norteamericana justificando la necesidad de las armas en la vida diaria.
La ira contra las armas debe ser la nueva corriente unificadora del pensamiento disgregado norteamericano. Trump ha sido el gran separador convirtiendo en polarizaciones cualquier aspecto que pasara por sus manos. Su idea de armar a los profesores es rechazada por los propios profesores. ¿Más armas en las escuelas? Sus intentos de más división se han visto claramente cuando trata de dirigir las iras de la gente hacia el FBI o los servicios sociales que han fallado al no parar al asesino.
Pero los norteamericanos se han dado cuenta de este tipo de maniobras y se enfrentan directamente a estos argumentos falaces. Las maniobras de Trump están consiguiendo unir a los ciudadanos frente a él y los que les respaldan. La resistencia sigue aumentando y se está volviendo activa. Las escuelas son un punto esencial de la vida diaria y el miedo se ha convertido en indignación, en exigencia de respuestas y soluciones reales.


La marcha sobre Washington de los estudiantes, como fue la de las mujeres, refleja ese paso más que amenaza con convertir en problemática la aparición de cualquier político —va por los republicanos— que no se comprometa directamente con la causa de la reducción de las armas. La "soluciones" republicanas no funcionan ni las quieren. Quieren menos armas en las calles, armas menos letales. Se está produciendo la inversión que la Asociación Nacional del Rifle más temía: que deje de considerarse muy "norteamericano" tener armas.
Un estudiante le pregunta al demócrata Ted Deutch "¿Está rota nuestra democracia?", este le responde: "Cuando cualquier organización invierte decenas de millones de dólares en promover las armas, sí, la democracia está rota".



* "Students at town hall to Washington, NRA: Guns are the problem, do something" CNN 22/02/2018 https://edition.cnn.com/2018/02/21/politics/cnn-town-hall-florida-shooting/index.html






miércoles, 21 de febrero de 2018

El quinto consejo

Joaquín Mª Aguirre (UCM)
En enero de 2016, el periodista y eventual cineasta Mohamed Abdel Kareem publicó en Daily News Egypt (antes de que fuera "amansado" por sus nuevos compradores) un artículo con el título "4 tips to keep your TV programme running in Egypt". Con ironía, centrándose en casos ocurridos en los medios egipcios, donde todo es posible, daba cuatro consejos: 1) que nada te importe (Do not care); 2) corta la emisión (Cut broadcasting); 3) di lo que te dé la gana (Say whatever you want to say); y 4) recurre a las amenazas (Resort to threats). Los cuatro consejos siguen siendo válidos siempre y cuando no critiques al régimen, que sería la condición necesaria para que los otros cuatro se pusieran en marcha.
Los medios siguen siendo una pieza esencial en el panorama político y social egipcio. No hay magnate que no ponga en marcha uno o se compre algunos para satisfacción propia y para la adulación del poder. ¿Qué mejor gesto que crear un medio para reafirmar públicamente la adhesión incondicional y denigrar a los enemigos? Entonces se cumplen los cuatro principios que Mohamed Abdel Kareem da para los programas de televisión y que son extensivos a otros medios.


Refiriéndose al primero de ellos, el que nada te importe, señalaba: "Do not care about anything; do not care about ethics, norms, or professionalism." Usaba para ilustrar este principio a la presentadora Reham Saeed, a la que llamamos la "presentadora patriótica" por su gusto por envolverse en la bandera nacional, ser una fan incondicional del régimen y haber arrojado comida desde un camión a refugiados sirios para grabarlos y que el pueblo egipcio se diera cuenta de la suerte de tener un firme defensor en el presidente Abdel Fatah al-Sisi, cuyas acciones habrían evitado estar igual que los sirios.
Sin embargo, el hecho por el que Kareem la recuerda es por otro incidente tratado también aquí: la invitación a su programa a una mujer que había sido acosada públicamente y abofeteada (las cámaras del centro comercial lo registraron) al resistirse al agresor. Reham Saeed se cebó en ella en pantalla acusándola mientras le registraban el teléfono móvil dejado en el camerino en busca de fotos que fueron sacadas durante el programa. Reham Saeed es, en efecto, uno de los niveles más bajos de profesionalidad localizables en Egipto entre las figuras mediáticas y sufrió el repudio de prácticamente todo el mundo. Pero el éxito tiene sus sacrificios.


Los otros tres consejos de Kareem tienen también nombres ilustres. "Cortar la emisión" es lo que hizo el productor Wael El-Ebrashi durante una entrevista con el ex candidato nasserista a la presidencia Hamdeen Sabahy. Es más "elegante" cortar la electricidad que cortar al que habla directamente. Como ejemplo de "di lo que te dé la gana" se nos propone a otro viejo conocido, el presentador Ahmed Moussa, que quiso hacer pasar unas imágenes de un video juego de combates aéreos por unos ataques de bombarderos rusos contra el Estado Islámico.
Finalmente, el consejo de las "amenazas" lo encarna Tawfiq Okasha, otro conocido, del que se explica: «He threatened Syrians residing in Egypt that Egyptians will destroy their houses, he threatened the Ministry of Interior with a scandal , and he threatened the owner of a competing channel that he and his team will hold a sit-in in front of their office.» Okasha ha tenido su asiento parlamentario y se destacó por negarse a jurar una constitución que consideraba positivamente la revolución del 25 de enero de 2011, fecha nefasta para él y contra la que ha trabajado estos años difamando y amenazando a todas las figuras que la apoyaron. Para él, no era más que una conspiración de judíos, islamistas y norteamericanos. Pero fue precisamente una entrevista en su casa, una invitación a cenar al embajador, lo que le hizo caer en desgracia. Algunos medios le llaman  el "Dr" Twafiq Okasha por el escándalo de su falsificación del título de doctor, que lucía ostentosamente. Demasiado protagonismo, mucha vanidad.


Cuando crees que se ha llegado a tocar fondo —y los cuatro consejos de Kareem parecían difíciles de superar— siempre hay algo que supera el récord aunque sea por unas milésimas. Lo ha hecho la presentadora patriótica, Reham Saeed, tal como nos cuentan, con el titular "Controversial TV presenter Reham Saeed imprisoned for 4 days", en Daily News Egypt:

East Cairo Prosecution Office, headed by Ibrahim Saleh, ordered the imprisonment of television presenter Reham Saeed, and other crew members of her show for four days pending investigations, for allegedly inciting the kidnapping of children in the process of preparing an episode of Saeed’s show.
The editor-in-chief, cameraman, and the producer of the television programme “Sabaya Al-Khair” have also been imprisoned along with Saeed for being involved in the case.
Saeed, who hosts Sabaya Al-Khair—aired on privately-owned Al-Nahar channel—wanted to present an episode about the abduction of children, so she and her crew agreed with a mediator to convince kidnappers to abduct two children in exchange for money, claiming that they would be sold to a family in an Arab country.
The TV presenter and her team are facing charges of human trafficking, involvement in kidnapping and selling two children, as well as broadcasting false news that disturbs social peace.
Security forces arrested the crew while closing the deal. The prosecution had previously ordered the detention of the programme producer and photographer for 15 days in relation to the case.
The TV presenter’s aim was to record the incident to air it on her show and discuss cases of child abduction. However, she was accused of following unethical means to tackle the issue, amid a lack of a legal permission to act in such manner.
During the investigation, Saeed denied any connection to the agreement, and said that she was not informed about the process but only knew of the topic, adding that her job is only to present an episode after discussing it with programme’s the editor. She also stressed that she had assisted Egyptian children through her show.  On the other hand, the producer of the show said that Saeed is both the presenter and editor of the show.
In late January, the family of the two children involved in the agreement reported their disappearance.
According to investigations, the producer agreed with the editor and the presenter to participate in the kidnapping to prove the existence of child abductions in Egypt.**


Como vemos, la presentadora y su equipo están abonados al primer consejo, "haz lo que te dé la gana". Secuestrar niños para demostrar que existe el secuestro de niños puede parecer de una simpleza monstruosa, pero es que es esa la clave del asunto, su obviedad por encima de cualquier principio.
Como en los demás campos, si eliminas a los críticos, a los buenos profesionales, te queda... ¡Reham Saeed! Te quedan los falsos, los inmorales, los que pisotean todos los principios para conseguir lo que quieren. Todo por una audiencia.
Pero Reham Saeed es algo más. Es un producto de una sociedad que le es adicta. Todos los casos contados por Mohamed Abdel Kareem son reales y reflejan lo que él expresa con ironía: el triunfo sobre las audiencias. Para triunfar hay que ser un inmoral, un bravucón intimidante y practicar la intolerancia. Eso es lo que se aplaude, lo que te lleva al éxito de público.
En los medios se refleja el "estado egipcio", por algo los usa para la difamación de los opositores y el mantenimiento de una falsa imagen patriótica, como Reham Saeed envuelta en su bandera nacional.
Lo hemos dicho muchas veces: en Egipto se ve lo mejor y lo peor de los medios. Quedan todavía periodistas que son capaces de arriesgarse a decir lo que ven y lo que piensan. Pero son cada vez menos. Se van o los echan cuando lo que dicen molesta al poder. Hemos visto el canto del presidente del parlamento egipcio estos días culpando a la "libertad de expresión" y a la "democracia" de ser los causantes del caos en Egipto. No lo ha dicho un aspirante a político, sino una de las máximas autoridades del país, todo un presidente del parlamento. Pero el parlamento es también otro espejo del régimen.


Los medios son comprados por los magnates para situarse en buenas posiciones dentro del régimen. Se compra el apoyo a al-Sisi y se le asegura fidelidad mediática. Medios críticos han sido comprados y han despedido a sus presentadores pasadas algunas horas. No se quieren críticas, solo sumisión. La preocupación por los medios es grande porque estos son los que establecen la imagen  exterior.
Hace apenas unos días, los miembros de la oposición democrática, tras pedir la abstención en la farsa electoral, demandaban sitio en los medios:

Head of Egypt’s Reform and Development Party Mohammed Anwar al-Sadat called on television hosts and owners of satellite TV channels to receive members of Egypt’s political opposition – which incorporates politicians, writers, and intellectuals – to express their opinions on the policies of the ruling regime.
Sadat rejected the oppression of opposition voices within Egypt and its media in a statement released on Thursday, as he clarified that foreign-based TV channels like Qatari-owned Al-Jazeera have become the only platform for the free expression of opinion.
“We must realize that whenever the state shuts down [media] outlets against those voices, they [the voices] will unwillingly appear or make phone calls on channels such Al-Jazeera and other TV channels, and release statements to foreign news websites,” Sadat said.
Sadat said that the state must at least allow for the freedom of opinion through different media outlets as a means for the political opposition to express their opinions in a patriotic manner which maintains public interest, and to leave the audience to form their views.
Sadat went on to ask, “Has the time not yet come to know what urges anti-Muslim Brotherhood politicians and intellectuals to resort to the MB-media platforms and outlets?”***


 Pero ¿quién se va a arriesgar a dar voz a la oposición en un régimen como el egipcio, que va cerrando puertas a todos los críticos, que no admite la más mínima discrepancia? La detención de Abdel Moniem Aboul-Fotouh se ha producido tras una entrevista en Londres en el canal de televisión qatari Al-Jazeera. Las noticias de ayer nos dan cuenta de su inclusión en la lista de "terroristas". Como se ha declarado a Qatar un estado que apoya al terrorismo, la entrevista se considera un acto contra Egipto:

South Cairo Criminal Court ruled on Tuesday to place head of the Strong Egypt Party Abdel Moniem Aboul-Fotouh, along with 15 others, on a terrorism list, state news agency MENA reported.
The opposition figure was arrested on Wednesday night on charges of being affiliated with Egypt’s outlawed Muslim Brotherhood (MB) group.
The arrest came shortly after a statement submitted on February 12 by lawyer Samir Sabry to the Public Prosecution against Aboul-Fotouh, who allegedly voiced harsh criticism against the current regime during an interview with the Qatari-owned Al-Jazeera TV channel. Sabry accused Aboul-Fotouh of intending to disseminate false news and severely censuring Egyptian President Abdel Fattah al-Sisi.****


Una vez considerado "terrorista", su partido pasa a ser una organización dirigida por un terrorista, por lo que otra parte de la prensa se pregunta ya sobre su disolución. Khaled Ali fue atendido por el diario El Mundo, pero no tenía el valor simbólico que la cadena qatarí, de la que Egipto pidió el cierre inmediato, algo que evidentemente no se produjo. Pero la petición revela mucho sobre lo que importa al régimen. Por eso falla una y otra vez, agravando cada vez más la percepción internacional, justo el efecto contrario al deseado: cuanto más intente silenciar a medios y opositores, más atención mediática y política atraerá.
La oposición reclama espacio en los medios, pero los medios no están abiertos a todos, sino que se limitan a repetir las consignas del poder. Reflejan el aumento de descubrimientos arqueológicos, las inauguraciones de al-Sisi, lo que ocurrirá en el futuro —si Dios quiere—, la eficacia militar y la maldad de todos los demás. Los que quieren ejercer la crítica miden sus palabras al milímetro o importan las noticias de agencias tratando de mostrar un cierto distanciamiento preventivo.
La historia de Reham Saeed, secuestrando niños para poder meter en el cuerpo más miedo a los egipcios del que ya tienen, tiene algo de fábula ejemplar. Habrá que esperar a que la incombustible y patriótica vuelva a atacar (seguro que lo hará).
El quinto consejo sigue funcionando. Alejando al buen periodismo, impidiéndole ejercer su labor crítica, impidiendo el acceso a los medios a la oposición democrática, lo que quedan son los Saeed, los Okasha y demás aduladores del poder, perros de presa mediáticos que se lanzan contra los opositores o buscan la notoriedad y el éxito por encima de cualquier principio. Si se silencia a todos, solo quedan estas voces.



* "4 tips to keep your TV programme running in Egypt" Daily News Egypt
12/01/2016 https://dailynewsegypt.com/2016/01/12/4-tips-to-keep-your-tv-programme-running-in-egypt/
** "Controversial TV presenter Reham Saeed imprisoned for 4 days" Daily News Egypt 20/02/2018  https://dailynewsegypt.com/2018/02/20/controversial-tv-presenter-reham-saeed-imprisoned-4-days/
*** "Sadat calls on Egyptian media platforms to give voice to political opposition" Egypt Independent 16/02/2018  http://www.egyptindependent.com/sadat-calls-on-egyptian-media-platforms-to-give-voice-to-political-opposition/
**** "Opposition figure Abdel Moniem Aboul-Fotouh placed on terrorism list" Egypt Independent 20/02/2018 http://www.egyptindependent.com/opposition-figure-abdel-moniem-aboul-fotouh-placed-on-terrorism-list/


martes, 20 de febrero de 2018

Las neurociencias y la educación

Joaquín Mª Aguirre (UCM)
Interesante y clara la entrevista que Ana Torres realiza a la neurocientífica Anna Carballo, Profesora del Máster en Dificultades de Aprendizaje y Trastornos de Lenguaje de la Universitat Oberta de Catalunya. Abordan una cuestión grave y presente en muchas conversaciones cada vez que dos o más profesionales de la enseñanza se reúnen. Es difícil salir del aula sin preguntarse qué ha estado pasando por las mentes de los que estaban al otro lado de la tarima. ¿Estaban realmente allí? Sea por los motivos que sea —hay muchas teorías al respecto, de la híper excitación a que están sometidos en esta sociedad mediática a la distancia generacional que hace cada vez más difícil la comunicación entre docentes y discentes, pasando por la necesidad de más autoridad, como pedían desde algún medio hace pocos días— el aula se convierte, en todos los niveles de la enseñanza en un escenario difícil cuyo objetivos no son fáciles de cumplir. Quizá sea una mezcla, sin más necesidad de precisión, lo que está haciendo que los modelos educativos estén fallando más allá del rendimiento estrictamente escolar. La crisis va de la guardería a la enseñanza superior, por así decirlo, arrastrando los problemas sin que se resuelvan o que se llegue a establecer siquiera cuáles son los orígenes.
Cuando los problemas no están claros —solo sus efectos— las miradas se vuelven hacia soluciones milagrosas, aunque provengan de la tecnología. Y nada más próximo a la enseñanza, piensan muchos, que el mundo del conocimiento del cerebro en expansión, las neurociencias, en las que se trata de encontrar soluciones mágicas a problemas muy reales. Cada nuevo avance en la investigación despierta grandes expectativas en el éxito escolar. Unas veces por las acciones posibles y otras por sueños químicos que permitan la concentración, reduzcan la actividad, etc. Los sueños de los estudiantes perfectos que alcancen el éxito en la vida —quieren decir "éxito profesional" o, más simple, "dinero"— mediante los conocimientos y técnicas derivados de las neurociencias han ido introduciéndose en los discursos pedagógicos como alternativa, al igual que se habla de "neuromarketing" o "neuropolítica".


En estos tiempos, es muy fácil que muchos, ante la impotencia y con desesperación,  busquen soluciones a lo que se encuentran cada día. Otros, por su parte, se nos ofrecen como panaceas de los problemas, asegurándose fértiles praderas en las que cosechar.
Anna Carballo, en cambio, tiene una sinceridad que no es frecuente en estos casos:

P. Ahora está sobre la mesa el debate de si deben ser los pedagogos o los neurocientíficos con sus descubrimientos sobre el funcionamiento del cerebro quienes fijen las claves de la nueva educación. ¿Cuál es su postura?
R. Veo un instrusismo bestial de los neurocientíficos. La neurociencia puede ofrecer fundamentación teórica acerca del proceso de aprendizaje, pero para nada se debe meter en el campo de la didáctica porque no somos pedagogos, no podemos decir lo que hay que hacer en el aula. Las ideas que se aportan desde el campo neurocientífico respaldan teorías pedagógicas que existen desde hace más de 100 años, como sucede con el trabajo por proyectos que parece una metodología tan innovadora y no lo es. Ya está todo inventado. Puede ayudar a arrancar el cambio educativo, pero la neurociencia no tiene la receta para los problemas de la educación.*


A la sinceridad se une la rotundidad de lo afirmado. En efecto, en cuestiones sociales —la educación lo es— solemos poner el foco lejos de nosotros mismos. Generamos problemas, pero evitamos encontrar la solución en nuestra corrección, algo para lo que hacen falta dos cosas: sentido autocrítico y deseo de resolución.
La educación es un sector que muestra las debilidades sociales de forma sensible. Allí se concentran nuestros valores, mejores o peores, y lo que esperamos realmente de las personas más allá de la retórica. Vamos hacia una sociedad en la que los métodos fabriles y de gestión se aplican a las personas, que deben comportarse acorde a protocolos y objetivos planificados. Para ello se aplican los conocimientos derivados de la observación de la conducta individual y colectiva.
Son millones y millones lo que se invierte cada año en investigar cómo funciona nuestro cerebro con la pretensión de alcanzar el poder, el éxito empresarial y económico o cualquier otro objetivo social o personal. Frente a esto, parece que sería un objetivo "beneficioso" el poder aplicar estos conocimientos en el campo de la educación. ¿Por qué no aprovecharlos para obtener el "éxito educativo"? ¿No es un buen fin? ¿No es la educación "buena"?
Si no parece muy fiable la intervención de las neurociencias o los conocimientos derivados en el campo de la política o de la economía, en la medida que se trata de vencer resistencias (encontrarán muchos eufemismos para referirse a esto) para conseguir unos objetivos, poder o dinero (es decir, más poder), ¿por qué habría de ser más fiable en la educación?
La educación es un proceso asimétrico. En él, la sociedad o alguno de sus grupos  moldean el pensamiento de terceros. La función de la educación —entiendo— que debería ser poner libertad y conocimientos en manos de quien la recibe; podríamos decir "libertad a través del conocimiento", incluso. Sin embargo, no es esa la función que muchos le otorgan. Todos queremos "fieles", "seguidores", "votantes" o "consumidores" obedientes, sumisos. Para ellos la "educación" es una herramienta para mantener la forma del grupo.
La educación se está convirtiendo cada vez más en un espacio "diseñado" por una sociedad que cada vez hace un uso más bastardo del concepto de libertades y, por ello, de formación. Las instituciones educativas pecan de exceso de programación limitando las posibilidades de alumnos y docentes a una serie de objetivos cada vez más cerrados. El recurso a las neurociencias es un intento de poder manejar una situación cada vez más preocupante en distintos órdenes.


Por eso está bien que desde el propio campo se escuchen voces como la de Anna Carballo que hablan del "intrusismo de los neurocientíficos". Una cosa es explicar cómo el cerebro "aprende", fija el conocimiento, lo clasifica, etc. y muy diferente otra entrar en la "didáctica".
Es evidente que habrá estrategias educativas que serán más exitosas que otras, que habrá prácticas que tengan un mejor resultado que otras. Lo malo es la simplificación de estos procedimientos desde un modelo de funcionamiento cerebral que no es lo mismo que una persona, algo que olvidamos en nuestro reduccionismo.
No hay campo en el que haya que ser más cuidadoso que en el educativo pues es de personas con lo que estamos hablando. Son personas, además, a las que moldeamos en nuestras interacciones en el proceso. Pero olvidamos también que la escuela o las instituciones son solo una parte de espacios de aprendizaje, que son todos los que nos rodean, pues no dejamos de "aprender". Todo nos forma. Creemos que solo se produce en la escuela, pero eso es un autoengaño que nos libera de muchas cosas, de muchas responsabilidades.

P. ¿Cuál cree que es el principal problema de la escuela y por qué cree que no se puede solucionar con la neurodidáctica?
R. En los problemas educativos influyen múltiples factores. Por un lado tenemos un sistema que exige resultados de rendimiento, no de aprendizaje; una carencia de recursos, unas ratios que no ayudan. Lo que más he detectado en las formaciones que he dado a maestros es que falta capacitación docente, ellos ven necesario el cambio, pero no saben cómo hacerlo. Ven que abrir el libro y hacer exámenes ya no funciona porque hay un 20% de fracaso escolar. No son los niños los que fallan, es claramente el sistema. Los resultados de los estudios neurocientíficos sobre el aprendizaje no son extrapolables a una clase. Tenemos información de lo que hace un cerebro dentro de un tubo de resonancia magnética funcional cuando toma una decisión. Pero toda la complejidad que conlleva un contexto de aprendizaje como el aula se nos escapa.*


El reduccionismo conceptual es el enemigo de la complejidad. Siempre existe la tentación reduccionista como huida frente a los problemas cada vez más complejos que nos acosan en los diferentes ámbitos. El peligro de las acciones que no parten lo complejo es grande, especialmente cuando se aplica a las personas y grupos sociales. Los efectos no deseados se multiplican y empiezan a producirse crisis en cadena.
En una sociedad como la nuestra, una sociedad mediática, absorbemos información de forma continua, más allá de las aulas. Estamos rodeados de estímulos de naturaleza muchas veces contradictorias con lo que recibimos en las escuelas y universidades. Esto no tiene nada que ver con las demandas práctica en las que muchas veces se ve la solución. Nada más negativo, pues nada necesitamos más que ideas, herramientas para poder frenar la agresividad del entorno en que nos encontramos en las sociedades modernas, auténticas máquinas de generar frustración y agresividad.
Como bien señala Carballo, nuestro sistema educativo busca y mide el rendimiento, no el aprendizaje, concepto mucho más complejo, que implica muchos elementos en su definición. Desde los comienzos de la pedagogía moderna en el siglo XVIII ya se daban los debates sobre la finalidad educativa, sobre si se trataba de crear personas para sí, dentro de una la sociedad en progreso, o si se trataba de "diseñar" piezas más eficaces de una maquinaria con el fin de mejorar la productividad a través de un mejor rendimiento.
El cerebro es el gran planeta por explorar dentro de nosotros mismos. Comprender su funcionamiento nos abre puertas a nuestra propia forma de ser y estar en el mundo. Es un campo esencial de investigación. Pero el conocimiento que extraigamos no debe usarse para reducirnos, una aspiración de muchos que quieren un mundo planificado. El cerebro es un órgano; la persona es algo diferente: tiene una historia, unas aspiraciones, unos derechos. El mundo del cerebro es fascinante, pero se convierte en una tentación fácil para los que prefieren manipular mentes que resolver los problemas reales para conseguir sus propias metas. Lo estamos viendo en la aplicación en política y en economía. Son los mismos conocimientos sobre el cerebro empleados para la manipulación. El riesgo no es alarmismo. Pero más allá, está la ignorancia de las causas reales.
El fracaso del sistema escolar es un fracaso del sistema, sí, pero más allá de la propia educación. En la educación se vuelca todo lo que deseamos transmitir como "valioso", pero estamos pervirtiendo precisamente el concepto de "valioso" en función de otros aspectos de mayor "rentabilidad" y aplicación directa.  
La última de las respuestas dadas por Anna Carballo muestra precisamente esas diferencias en los valores que priman en cada sociedad y en los que se fundamentan nuestro sistema educativo, que les sirve de reflejo especular:

P. ¿Cree que tiene sentido que la escuela moderna incentive el trabajo cooperativo cuando lo que les espera en la edad adulta es un mundo altamente competitivo?
R. La cuestión es si reproducimos en la escuela la competitividad porque es lo que se van a encontrar o si les enseñamos que se puede construir una sociedad más tolerante y cooperativa. Hay colegios que han hecho un cambio importante y solo trabajan con cooperativo. Lo importante es que no se reduzca a una hora a la semana, sino que sea habitual para que se genere un hábito. En contacto con los demás segregamos ciertas hormonas como la oxitocina que potencian la plasticidad cerebral, el aprendizaje y el sustrato neural del placer. En la escuela tradicionalmente se ha prohibido hablar y más todavía ayudar al de al lado. Igual hay que darle la vuelta.*

Este es el centro de la cuestión. Puede que el cerebro obtenga más placer en el trabajo conjunto, cooperando y no compitiendo, viendo a los demás como amigos y no como rivales. Los conflictos surgen de esta contradicciones. El cerebro nos enseña cosas, pero hay que ser cuidadoso con lo que se le enseña al cerebro.
El conocimiento que extraemos de las ciencias debe potenciar nuestra humanidad, no reducirnos a meros objetos manipulables. Al final, nuestro mundo se va pareciendo a ciertas distopías a las que hemos dejado de ver críticamente. Nos vamos pareciendo cada vez más a lo que no queríamos ser.


* "“La neurociencia no tiene la receta para los problemas de la educación”" El País 19/02/2018 https://elpais.com/economia/2018/02/16/actualidad/1518783405_526230.html

* "“La neurociencia no tiene la receta para los problemas de la educación”" El País 19/02/2018 https://elpais.com/economia/2018/02/16/actualidad/1518783405_526230.html