domingo, 19 de febrero de 2017

La disputa o el otro divorcio

Joaquín Mª Aguirre (UCM)
La cuestión del divorcio verbal en Egipto sigue siendo una de las piezas sobre las que pivota el enfrentamiento entre dos instituciones, el gobierno y la Universidad de Al-Azhar. 
Hemos tratado aquí en estos años pasados las distintas llamadas desde el gobierno a la Universidad y a sus autoridades para la reforma del islam tratando de dar entrada a un "islam moderado", alejado de las posiciones políticas que han sustentado y animado las acciones más radicales. Sin embargo, el problema continúa. No es casual, desde luego. La cuestión que se debate es importante y tiene trascendencia más allá de que el gobierno se vea desautorizado en muchos de sus intentos de dirigir la vida social y religiosa.
La cuestión del divorcio ya la tratamos. Por un lado, es absurdo pensar que poniendo más restricciones a los divorcios —como es lo que se plantea— van a dejar de existir los problemas que los causan. Esto es una forma de confundir el mundo y las estadísticas. Menos divorcios no implica menos problemas, sino obligar a la gente a vivir bajo esos problemas más tiempo. El divorcio verbal —ya lo hemos comentado aquí anteriormente— tiene sus problemas específicos, casi siempre en contra de las mujeres, que son quienes no se enteran hasta que este se ha producido [ver entrada Por cierto]. Por otro lado, al no proponer ningún tipo de cambios sociales, no se atiende a sus causas. Las cifras hablan de un aumento en los divorcios del 80% en los últimos 20 años.
La visita oficial a Kenia ha servido también para el desahogo del presidente al-Sisi sobre esta cuestión, tal como lo recoge Egypt Independent:

Egypt President Abdel Fattah al-Sisi on Saturday praised the role of Al-Azhar as a beacon of Islamic moderate thought, highlighting its role in disseminating the true ideas and religious teachings of the Muslim faith to confront extremist religious ideas, and drying the intellectual sources of terrorism and extremism.
During a press conference with his Kenyan counterpart Uhuru Kenyatta, Sisi said that both countries face many common risks, primarily terrorism; the ongoing threat of growing extremist ideology; and the spread of militant organizations.
Sisi expressed Egypt's full support for the Kenyan government in facing this abominable phenomenon, and our determination to strengthen cooperation and coordination to confront this scourge, which threatens the international community as a whole.
The remarks of Sisi on Al-Azhar come amid recent signs of disagreement and tension sparked between him and the top Sunni institution's Grand Sheikh Ahmed al-Tayeb.
Azhar has recently confirmed the validity of verbal divorce, which Sisi has called for new measures to restrict.
However the disagreements between Sisi and Al-Azhar date back to last year over the renewal of religious discourse.
In July, the government decided to make all mosque preachers deliver an identical, government-approved sermon during Friday prayers. The move outraged imams, who are basically Al-Azhar graduates.*


El enfrentamiento entre el gobierno y la Universidad es algo más que por la cuestión del divorcio oral o por los sermones de los viernes escritos desde el ministerio. Hay cuestiones de fondo en las que se dilucida el modelo de estado y, a la vez, el modelo de islam que se pretende.
La peculiar estructura del islam hace que la existencia de un centro de referencia en medio del caos creciente se convierta en una guerra soterrada por el control social y por el desarrollo futuro. La universidad de Al-Azhar es la máquina capaz de fabricar las piezas de instrucción religiosa en cuya autonomía ya vio Nasser un peligro, por lo que asumió el control nacionalizándola a principio de los 60, introduciendo reformas importantes. Los nuevos gobiernos empezaron a verla de distinta manera y empezó a jugar un papel frente al socialismo nasserista. A ella acuden estudiantes de todo el mundo para graduarse en las carreras ofrecidas, por lo que es un centro importante para la difusión del islam.
El deseo de al-Sisi de controlarlo tiene, pues, sentido, pero es difícil que sus deseos se cumplan de la manera simplista en que lo plantea. El presidente quiere una institución "obediente" y "supeditada" a sus órdenes y visión del mundo. Desde su planteamiento, con unas correctas enseñanzas, el mundo cambiará. Desgraciadamente, el planteamiento es de tal ingenuidad que espanta pensar que ese es el conflicto de fondo. Evidentemente, hay muchos más agentes en juego que hacen que la radicalización se extiende mucho más allá de los horizontes de la Universidad. 

La desesperación del presidente al-Sisi por las reformas que no llegan nos muestra el drama interno del propio mundo islámico cuyas defensas precisamente han tratado de avanzar por el camino de las reformas (que ha sido abortado con frecuencia) y sí en campo por el camino de la "pureza", es decir, por los del salafismo, como representantes de una corriente que ve en el pasado la perfección. El concepto islámico no ve "reforma" que se aleje de la fuente, sino por el contrario, se caracteriza por despejar de obstáculos lo que pueda evitar que se cumpla el mandato expreso en el Corán. Las diferencias de interpretación siempre han tenido sus límites. El propio gobierno de al-Sisi, que clama por reformas, ha encarcelado reformistas que sí abogaban por nuevas lecturas y cuestionaban las viejas o incluso la historicidad de ciertos hadices. Todo está hecho para evitar el cambio y ese es el problema real.
Cuando la Universidad le contesta a al-Sisi que el divorcio oral es perfectamente islámico y no hay motivo para prohibirlo, la Universidad está mostrando dos cosas: que nada que sea islámico tiene por qué cambiar y, también importante, que es ella quien tiene la autoridad para decidirlo. Los dos aspectos despiertan la irritación del gobierno, En su visión, la Universidad debería jugar un papel instrumental en los intereses del gobierno. Y no es esto lo que ocurre.


También en Egypt Independent, se acaba de publicar un artículo que entra de lleno en esta cuestión y en el origen de parte del problema. Lo firma Tarek Hassan y lleva como título "Why is Al-Azhar mentor of the state?"** El texto incide en el enfrentamiento institucional entre la presidencia y la universidad. Tras hacer un poco de historia sobre cuestiones que Al-Azhar ha controlado, como la impresión de los coranes, Hassan entra en la cuestión, el papel de la universidad en un estado moderno y el punto en el que se apoya, la Constitución egipcia: 

And there is a clear difference between a state in which Al-Azhar is just a social component and one in which Al-Azhar is the mentor. If you review the constitution, you'll find it legislates for a state in which Al-Azhar is the mentor, and you'll find a practical example of this in the statement of Al-Azhar's Council of Senior Scholars on Verbal Divorce.
"The main reference for religious sciences and Islamic affairs; it is responsible for calling to Islam; as well as disseminating religious sciences and the Arabic language in Egypt and throughout the world." This is how article 7 of the current constitution defines Al-Azhar.
And this has been asserted in the senior scholars' statement on Verbal Divorce in a way that can not be mistaken or considered superficial.
The wording of the statement is akin to a clear declaration of Al-Azhar scholars' powers, drawn unfortunately from a constitutional clause.
The problem in this case is not with Al-Azhar, it is rather with the political thought that drafted the constitution after 30 June, (2013) with its political, social and religious outcomes.
The priority now is not in competing with Al-Azhar, but in the thought that drafted a constitution for a state in which Al-Azhar is the mentor.**


Si hacemos un poco de historia, la constitución realizada por los islamistas —salafistas y Hermanos Musulmanes— dejó fuera a todas las demás voces de Egipto. Aprovechando su victoria en las urnas, la mayoría absoluta les permitió descubrirse y mostrar lo poco dispuestos que estaban a cumplir sus promesas electorales de acoger a todos y cambiar el sistema. Lo que hicieron fue justo lo contrario: radicalizar al país con los efectos posteriores que sabemos, las movilizaciones de millones de personas por todo el país y las advertencias de la comunidad internacional, especialmente de la Unión Europea. Con posterioridad al "no-coup" del 30 de junio, se hacía necesario cambiar inmediatamente la Constitución y se realizaron una serie de enmiendas para quitarle el peso ideológico islamista. Pero se dejó, como señala el articulista, la función de de supervisión de la Universidad islámica, cuyas autoridades y consejos deben ser solicitados en muchos casos. Egipto ponía a sus legisladores y gobierno bajo el mando a los clérigos de Al-Azhar desde el momento en que se señalaba que la Sharía sería la fuente legislativa, su "inspiración". Los garantes de que la ley no se desviara eran, finalmente, los eruditos de la universidad, que tienen la última palabra en muchas decisiones.

Las peticiones de reformas de al-Sisi a la Universidad no son pues una cuestión personal, sino que forman parte del apaño que se hizo con la constitución. Allí se abrieron muchos derechos que posteriormente no han sido desarrollados porque se sigue viviendo en un entorno "islámico" ortodoxo sujeto a los dictámenes de Al-Azhar.
El artículo de Tarek Hassan cuestiona directamente el papel de la Universidad en su carácter esencial: la tutela. El carácter de "mentor" que se señala implica, de hecho, una supeditación de la autoridad civil a la religiosa, ya que es eta la que define los límites de lo posible "islámico". Su función —además de otras específicas— es resolver sobre la ortodoxia de las leyes respecto al pensamiento jurídico islámico. La contestación sobre el divorcio oral no es más que uno de los choques.
En los planes de al-Sisi, el control de las instituciones era esencial. Es la forma de disimular el carácter del régimen, prolongación del viejo. Con el control de los jueces, el Ejército y la Policía, la Universidad le da la posibilidad de mantener el carácter carismático, de enviado que ha asumido desde el principio, previamente a su elección democrática.
Hemos dicho en ocasiones, que Abdel Fattah al-Sisi es el intento de fusión de los tres presidentes anteriores. Intenta tener el carisma de Nasser (sisimanía), la piedad de Sadat y la mano de hierro de Hosni Mubarak. Cada uno por separado creó los problemas de Egipto. Al-Sisi ha tratado de mantener esa imagen total, pero las circunstancias no le han ayudado nada. Mucha gente ha denunciado el carácter autoritario y pedía una transformación real del país, no solo cosmética; ha tenido que usar más fuerza de la que pensaba por la resistencia islamista y los efectos del yihadismo exterior; y finalmente no tiene la capacidad de transformar la economía egipcia con un estado que hace agua y que se resiste.
Al-Sisi necesitaba el apoyo de la Universidad porque no podía presentarse ante un país como Egipto como un gobernante poco piadoso. En esto, le han echado una mano sectores religiosos que han buscado dar un barniz a algunas de sus decisiones. Pero la unidad que existía inicialmente, tras el golpe, se ha ido perdiendo. Primero con las fuerzas liberales y socialistas, cuando aumentó la represión; después con la pérdida de apoyos religiosos. Han sido los coptos los que más han aguantado ataques y más le han apoyado, algo que, en exceso, se vuelve contra él. Finalmente, la comunidad internacional no puede apoyar el autoritarismo actual. Al-Sisi necesita presentarse ante la comunidad no solo como una pieza defensiva del terrorismo, su principal baza, sino como creador de un estado realmente moderno, algo que no es tan sencillo. Ofrecer la versión de un islam abierto y moderado es esencial para vencer la resistencia de los inversores y lograr un apoyo amplio.


Lo sorprendente del caso es que esta disputa se produzca por un tema aparentemente menor y con parte de la sociedad en contra, como es el del divorcio rápido oral. Al-Sisi considera que hay muchos divorcios y esa es la peor forma de evitarlos. Solo camufla las cifras al poner trabas administrativas para que se produzcan. Pero esa es la mentalidad dominante hasta el momento: la prohibición, la sanción, etc. No se va a la raíz de los problemas sociales (matrimonios tempranos, dependencia de la mujer, violencia doméstica, etc.).
El final del artículo de Hassan es un cuestionamiento directo del papel de Al-Azhar y, por ello, de la Constitución misma que establece su función. Se concentra en el privilegio de los escolares religiosos sobre otro tipo de académicos. ¿Por qué solo los de Al-Azhar deben ser escuchados?:

How to become a mandate for a religious scholar or jurist, and not to be one for a scientist in medicine or atoms or electronics, as those have a knowledge-based discovery and innovation?
References and scientific references are many and varied, and the Senior Scholars are not the only clergymen. References of this type occupy their place in the community and can be organized by law into social, scientific, and religious bodies and institutions.
This is the modern nation-state. Nay, no modern nation-state can exist with a mentor!
We rejected the Muslim Brotherhood president as he has a mentor. And we rejected the Supreme Guide of the Muslim Brotherhood, but the miserable condition of the current political thought drove us with the constitution to a state whose mentor is Al-Azhar.**


En estas pocas líneas se acumulan problemas centenarios, discusiones encendidas que, sin embargo, solo ha conseguido que los clérigos no quieran abandonar sus prerrogativas escudándose en que la ciencia superior es la religiosa y las demás meros apéndices sujetos a error. Por lo mismo, el buen gobernante musulmán debe estar sujeto al cumplimiento de la ley y hacerla cumplir a todos.
Si la constitución hubiera separado la religión de los poderes terrenales y hubiera proclamado un estado aconfesional, al-Sisi no habría tenido los apoyos que tuvo el 30 de junio. No se trata de un islam moderado, como bien señala el autor, sino de quién controla a quién. Y aquí están las cosas claras.
Al-Sisi quiso controlar, como hizo Nasser, a la Universidad de Al-Azhar para ponerla al servicio del Estado. Hoy asistimos a una lucha abierta. Al-Azhar se ha resistido a las ideas de cambio.  Eso ha hecho que aumenten los delitos por impiedad, blasfemia o cualquier otra que consideran va destinada a debilitar la fuerza del islam dentro de Egipto y crear una sociedad más abierta, menos controlada por las instituciones.
El artículo plantea de si un estado moderno puede realmente tener un mentor, alguien por encima que decida qué está bien o mal. La respuesta del artículo es no. Lo que está por ver es si se trata de un artículo aislado o del comienzo de una serie de ataques para presionar a la Universidad. Pronto lo veremos.




* "Sisi praises Al-Azhar's role in disseminating Islamic moderate thought" Egypt Independent 18/02/2017 http://www.egyptindependent.com//news/sisi-praises-al-azhar-s-role-disseminating-islamic-moderate-thought

** "Why is Al-Azhar mentor of the state?" Egypt Independent 14/02/2017 http://www.egyptindependent.com//opinion/why-al-azhar-mentor-state



sábado, 18 de febrero de 2017

Los enemigos crecen y la regla Goldwater

Joaquín Mª Aguirre (UCM)
Me imagino que cualquier persona con sentido común se estará preguntando cuánto puede durar esto, a sabiendas de que no puede soportarse mucho tiempo. Por supuesto, no me refiero al propio Donald Trump que podría estar así eternamente, ya que es propio de su personalidad, sino al resto de los mortales, a los que carecen de ese sentido mesiánico propio y del apocalipsis ajeno.
Los primeros que están asustados son los que están más cerca de la bomba, lógicamente. Cada vez deben tener más claro que su jefe no es una fuerza controlable y que es problemático que una persona que no sabe la diferencia entre Hamas y Hezbollah, como señaló Donald Trump ("ya me enteraré cuando llegue el momento", vino a decir), esté decidiendo sobre el destino de Palestina e Israel, por poner solo un ejemplo de las situaciones delicadas en las que el presidente está poniendo sus pequeñas manazas.
El editorial de The New York Times hace chirriar las puertas y ventanas de la Casa Blanca:

It’s with a whiff of desperation that President Trump insists these days that he’s the chief executive Washington needs, the decisive dealmaker who, as he said during the campaign, “alone can fix it.” What America has seen so far is an inept White House led by a celebrity apprentice.*


No sé si se puede decir más claro. La presidencia norteamericana se ha convertido en un drama bufo. Han situado a un inepto en el despacho oval. El problema no es solo su falta de experiencia política, sino más bien su exceso de ideas. Es ahí donde falla todo estrepitosamente. El mundo podría aceptar a un inútil bien asesorado, pero es difícil que acepte a un loco que no se deja asesorar.
En su realidad restringida, el presidente Trump ha encontrado una excusa tradicional —ha heredado un desastre dentro y fuera de los Estados Unidos— y la culpa de todo lo tienen los medios que no hacen ver lo mal que está el mundo y que solo se centran en descalificar sus intentos de arreglarlo. ¡Tremenda injusticia!
Lo que el presidente Trump ha dicho de la administración anterior entra en contradicción con las cifras que le presentan. Trump necesita que el mundo sea un desastre enorme para sentirse el enviado que debe arreglarlo. Por eso se dirigió a los más miedosos de los votantes norteamericanos, los que perciben peligros y amenazas en todo, y se les ofreció como la solución definitiva, el hombre-milagro. Anteriormente tuvo hasta que reconocer —a su manera— que el presidente Obama era norteamericano, uno de los bulos que los amantes de las "falsas noticias verdaderas" llevaban tiempo haciendo correr para poder presentarle como "musulmán", otra "falsa noticia verdadera", que muchos han dado por buena porque necesitan creerla.


La preocupación por las "falsas noticias" surge cuando se han podido comprobar sus efectos en la práctica política. Pero eso no es más que lo visible e inmediato. Lo que no se ve es el largo proceso de configuración de esas suspicious minds que se han ido configurando mediante la técnica del goteo informativo, del sustrato de una realidad deformada y agresiva en la que poco a poco te van llevando hacia las posiciones adecuadas, las de la sospecha, las de la incredulidad, las de la paranoia. Como cantó Elvis, "We're caught in a trap / I can't walk out..."
La segunda víctima de los ataques de Trump es, como era de esperar, la prensa. Lo que ha dicho ayer es titular de todos los medios norteamericanos y mundiales, intensificando la brecha y tratando de subvertir el papel de la información y los medios. The Washington Post señala:

“Much of the media in Washington, D.C. — along with New York, Los Angeles, in particular — speaks not for the people but for the special interests and for those profiting off a very, very obviously broken system,” Trump said early in the news conference, which lasted over an hour and 15 minutes. “The press has become so dishonest that if we don't talk about, we are doing a tremendous disservice to the American people. Tremendous disservice. We have to talk to find out what's going on, because the press honestly is out of control. The level of dishonesty is out of control.”**


No creo que nadie recuerde una descalificación de tal tamaño en un país que tiene una prensa abierta a todas las tendencias. Tendrán que tener cuidado algunos medios de nos sumarse a esta locura porque acabarán lanzando piedras a su propio tejado.
Esta descripción de su visión de los medios se ha completado con un tuit que pasará a la Historia de la presidencia norteamericana, la de los Medios y se contará entre los atentados contra la libertad de información:

Donald J. Trump @realDonaldTrump
The FAKE NEWS media (failing @nytimes, @NBCNews, @ABC, @CBS, @CNN) is not my enemy, it is the enemy of the American People!
10:48 PM - 17 Feb 2017
  31,980 Retweets   98,217 likes**


La megalomanía de Trump adquiere dimensiones sorprendentes, dejando atrás cualquier comparación en un país democrático y solo comparándose con los líderes de países en los que se encierra periodistas y se cierran medios. Trump se ha puesto a la altura de Erdogan (y otros) en sus ataques a la prensa, culpable de engañar a la gente. ¡La prensa es el enemigo del pueblo! El presidente egipcio, Abdel Fattah al-Sisi, con su petición de que solo le escucharan a él y dejaran de atender a los medios fue más educado que Trump.
Trump ya no es tomado en serio por los propios comentaristas políticos, por los periodistas, etc. que han perdido el miedo. Su pretensión de convertir la Casa Blanca en la Torre Trump y los Estados Unidos en una franquicia de sus empresas muestran su incapacidad política, además de la mental, para asimilar dónde está, cuál es su función y la aceptación del mundo, de la realidad.
Hasta no hace mucho, la prensa especulaba con la vieja profecía de la llegada del "gran demagogo". Esa fase ha pasado y hemos entrado en la que se preguntan sin ambages sobre la salud mental del presidente. En The New York Times se publicaba ayer el artículo con la pregunta que muchos se hacen: "Is It Time to Call Trump Mentally Ill?" En el artículo, firmado por Richard A. Friedman —profesor de Psiquiatría Clínica en el Weill Cornell Medical College— se nos habla de la llamada "regla Goldwater":

[...] It says that psychiatrists can discuss mental health issues with the news media, but that it is unethical for them to diagnose mental illnesses in people they have not examined and whose consent they have not received.
Contrary to what many believe, this rule does not mean that professionals must remain silent about public figures. In fact, the guidelines specifically state that mental health experts should share their knowledge to educate the public.
So while it would be unethical for a psychiatrist to say that President Trump has narcissistic personality disorder, he or she could discuss common narcissistic character traits, like grandiosity and intolerance of criticism, and how they might explain Mr. Trump’s behavior. In other words, psychiatrists can talk about the psychology and symptoms of narcissism in general, and the public is free to decide whether the information could apply to the individual.***


El simple ejemplo dice lo que tiene que decir sin saltarse la "regla Goldwater", con la explicación de lo que no se debería decir es suficiente. Ya durante la campaña, algunos psiquiatras se aventuraron a diagnosticar a distancia a Trump, por lo que las asociaciones profesionales de Psiquiatría debieron recordar la "regla", cuyo nombre proviene del político Barry Goldwater, que hizo dudar de su estado mental a muchos.
Una enfermedad mental, nos recuerda Friedman no significa por sí misma que no se esté capacitado para la presidencia:

According to a study based on biographical data, 18 of America’s first 37 presidents met criteria suggesting they suffered from a psychiatric disorder during their lifetime: 24 percent from depression, 8 percent from anxiety, 8 percent from bipolar disorder and 8 percent from alcohol abuse or dependence. And 10 of those presidents showed signs of mental illness while they were in office.***



No sé si esto es tranquilizador o no. La cuestión es más complicada hoy porque la complejidad del mundo no admite que un señor situado en la Casa Blanca desbarate el precario equilibrio del mundo, deshaciéndose de sus tradicionales aliados en lo económico o en lo político, y se lance en brazos de su tradicional rival, Rusia, etc.
Ya sea por inexperiencia o por algún rasgo de su personalidad, Trump está creando un enorme desconcierto y destapando cajas que no se sabe muy bien cómo acabarán, echando por tierra muchos acuerdos que han sido laboriosamente desarrollados por los anteriores presidentes y la comunidad internacional. Si para Trump, el mundo heredado es un "lío", el que nos está creando es un absoluto caos.
The New York Times describe el estado actual de la Casa Blanca en el editorial citado anteriormente así:

The White House is a toxic mix of ideology, inexperience and rivalries; insiders say tantrums are nearly as common as the spelling errors in the press office’s news releases. Steve Bannon writes the president’s script, and Reince Priebus, the embattled chief of staff, crashes meetings to which he has not been invited.*

Los ataques a la prensa de Trump no van arreglar esto. Los papeles se han invertido y Trump parece no haberse dado cuenta. Durante la campaña, sus salidas de tono tenían el beneficio de erosionar a su rival, Hillary Clinton,  y tenerle en el centro del foco atrayendo todas las miradas. Los otros le hicieron la campaña.

Pero, por mucho que se repita, aunque Trump siga actuando como un candidato solo tiene enfrente a sí mismo. Lo que hace ahora solo le erosiona a él y, de paso, a los Estados Unidos en el exterior. Trump necesita dirigir sus diatribas contra alguien, necesita enmascarar su falta de ideas con estos combates con los que se alimenta en cada respuesta.
Lo que han estado haciendo sus portavoces ha caído en el ridículo de las parodias e imitaciones de los cómicos o los chistes gráficos, las descalificaciones periodísticas de sus mentiras. Eso es demasiado para Trump que cree que poniéndose en primer plano —como ha hecho en la rueda de prensa de 75 minutos él solo— podrá parar los golpes porque es "inmortal". No hay presidencia que pueda soportar tal nivel de desintegración mucho tiempo.
Su apoyo al Brexit y ataques a las políticas europeas, su apoyo a la solución de un solo estado en Palestina, la OTAN, las relaciones con México, la construcción del muro, la prohibición de la entrada a los 7 países musulmanes, etc. son casos abiertos que nadie en su sano juicio hubiera destapado en tres semanas, sin equipo todavía formado, sin experiencia política alguna.


No es solo la prensa. Ha atacado a los jueces, descalificándolos. Les ha "responsabilizado" de cualquier atentado que se produzca. Todo el que se le oponga recibirá la ira de sus tuits y el llamamiento al linchamiento popular. Cuanto más se le frene en sus decisiones, más irritable se volverá. Y no tiene límites.
Definir a la prensa como la "enemiga del pueblo americano" es un listón que deberá superar en su intenso (no sé si largo) camino a la destrucción. Ha puesto a la administración a cazar brujas por los departamentos, por los despachos, por todos aquellos lugares en donde le puedan "traicionar", una obsesión más.
La rueda de prensa era una especie de juego infantil en el que aprovechaba las peticiones de palabras de los periodistas para descalificarlos a ellos y a sus medios, para no dejarles hablar cuando quería o no responder a sus preguntas al grito de ¡fake news!


Hay que reflexionar mucho sobre lo que ha ocurrido en Estados Unidos. Aunque solo avancen medidas discretas, muchos países —especialmente los que tienen procesos electorales por delante— están intentado protegerse de las extrañas influencias que sobre la opinión pública de sus países pueden actuar en un momento preciso. Se establecen dispositivos de alerta rápida frente a la "falsas noticias" o a las "filtraciones" que aparecen en el momento adecuado, como está ocurriendo en Francia, en donde le han quitado de delante a Marine LePen un rival incómodo por la derecha que obligará a decidir electoralmente en segunda vuelta entre el candidato socialista y ella, su escenario más favorable. No serían sorprendentes nuevas "informaciones" que desequilibraran la balanza en favor de Marie LePen. Lo mismo temen en Alemania, Holanda, etc.
Jueces y medios de comunicación son ahora los enemigos del pueblo norteamericano, en la versión que Donald Trump tiene del mundo. Putin es un amigo; Le Pen, Farage, etc. son amigos también. Pronto ya no sabrá nadie quiénes son sus amigos y quienes sus enemigos.
La "regla Goldwater", como se nos ha explicado, no impide iniciativas populares que el presidente sea sometido a algún tipo de evaluación psicológica. Como escribía un psiquiatra en una carta a The New York Times, si el pueblo es el jefe de Trump, ¿por qué no hacerlo?
La distancia entre su rueda de prensa y las parodias de la misma, como habíamos temido, se reduce. Pronto dará igual ver una que otra. 


* "President Trump, White House Apprentice" The New York Times 17/02/2017 https://www.nytimes.com/2017/02/17/opinion/i-alone-can-fix-it-president-trump-white-house-apprentice.html?action=click&pgtype=Homepage&clickSource=story-heading&module=opinion-c-col-left-region&region=opinion-c-col-left-region&WT.nav=opinion-c-col-left-region&_r=0
** "Trump calls the media ‘the enemy of the American People’" The Washington Post 17/02/2017 https://www.washingtonpost.com/news/post-politics/wp/2017/02/17/trump-calls-the-media-the-enemy-of-the-american-people/?hpid=hp_hp-top-table-main_enemy-630pm%3Ahomepage%2Fstory&utm_term=.90c15c60ab5c

*** "Is It Time to Call Trump Mentally Ill?" The New York Times 17/02/2017 https://www.nytimes.com/2017/02/17/opinion/is-it-time-to-call-trump-mentally-ill.html?action=click&pgtype=Homepage&clickSource=story-heading&module=opinion-c-col-right-region&region=opinion-c-col-right-region&WT.nav=opinion-c-col-right-region&_r=0



viernes, 17 de febrero de 2017

Hijos de Egipto

Joaquín Mª Aguirre (UCM)
La fórmula retórica que define a Egipto como "el país árabe más poblado" transmite una visión errónea de la realidad. No hace mucho, los medios celebraban el crecimiento continuo de la población egipcia. "Hijos para Egipto", más fuerza, parece ser la consigna suicida de un país que se debate en una crisis económica que no es más que la actualización de un problema mucho más grave, como es la incapacidad de generar los recursos como para hacer que esa población tenga un mejor nivel de vida, algo que solo tiene sentido para los que se lo pueden permitir y que para la inmensa mayoría no son más que palabras sin sentido.
El dedo señalando al cielo significa encomendarse a la voluntad divina, en cuyas manos están todos los destinos, el del rico y el del pobre, ¿cómo luchar contra los designios divinos sin que parezca soberbia, desafío, blasfemia? El pobre aprende pronto que morirá pobre y el rico asimila rápido que no va a hacer él lo que Dios no hace, sacarlos de la pobreza. Con la limosna preceptiva es más que suficiente. La limosna misma, uno de los pilares islámicos, es una consagración de la pobreza por quienes la quieren entender como la ocasión para su propia piedad. Dios te da pobres para que tengas la ocasión de ser piadoso; no los hagas desaparecer.
Tras la celebración irracional del crecimiento de bocas que hay que alimentar, para las que hay que construir escuelas y hospitales, levantar fábricas para que trabajen, etc. las autoridades egipcias se dan cuenta de que es poco lo que hay que celebrar y que el crecimiento no es fruto de la potencia del pueblo egipcio sino de la pobreza y la ignorancia. Sin embargo, las soluciones a los problemas, como es frecuente, carecen de eficacia y muestran la misma falta de imaginación y exceso de autoritarismo. Egypt Independent nos trae información sobre lo dicho por la ministra de Solidaridad Social en el acto de celebración del aniversario de UNICEF y del nombramiento de varios artistas como embajadores de la Organización:

Social Solidarity Minister Ghada Wali on Monday indicated the necessity of imposing legal penalties on over-reproduction as a way to reduce its rates. Meanwhile, Immigration Minister Nabila Makram highlighted the important role of soft powers like arts and culture in facing terrorism.
[...]
Egypt has nine million children under the poverty line, which means they lack the most basic, minimum level of care, she said. These children are subject to several forms of violence, she added, indicating domestic violence, early marriage, and teenage pregnancy for girls.
The minister stressed the necessity of having a legal penalty against over-reproduction in a way that would reduce it; in addition to working toward additional social justice, in order to guarantee an opportunity of education, healthcare and development for every child.*


Creo que sería una buena idea que las dos ministras intercambiaran sus papeles y la de Solidaridad dejara de poner sanciones por tener hijos dejando esta solución en manos de los que tienen que  tratar con terroristas.
La obsesión egipcia con las sanciones como forma de corregir a la gente es una herencia de la mentalidad militar que ha gobernado al país desde los años 50 y que lo considera una especie de cuartel. Poner sanciones a los que tienen más hijos en vez de enseñarles a no tenerlos, explicarles sus consecuencias y tratar de seguir algo que se pueda llamar una "política" demográfica y reproductiva, con múltiples focos de trabajo, queda lejos de la mentalidad penalizadora, que es la más fácil.
Egipto es una especie de cuartel desasistido en el que solo cabe la sanción. La alegría irresponsable con la que se hablaba del crecimiento de la población en tres millones personas en el año deja entrever la desidia del problema de la población. Es parte de la mentalidad de la administración egipcia. No hay acción real sobre la pobreza, sino simplemente el subsidio, que sirve para mantenerla en niveles soportables para evitar la explosión social.
Esos nueve millones de niños por debajo del umbral de la pobreza es una parte, muy importante del problema. La población está creciendo de una forma que requiere muchas más escuelas, atención sanitaria específica para la infancia, etc. Al no hacerse esto, sus condiciones son muy negativas y, lo que es todavía peor, se extienden hacia el futuro con el crecimiento.
En 2014, el investigador Ahmed Wagih publicaba el artículo titulado "Population Growth in Egypt: More People, More Problems?" en The Tahrir Institute for Middle East Policy, en el que señalaba:

The statement read by General Abu Bakr al-Gindi, head of the Central Agency for Public Mobilization and Statistics (CAPMAS; Egypt’s equivalent of the U.S. Census Bureau), on March 24, 2014 revealed many worrying facts regarding Egypt’s demographic future. The Egyptian population has been growing at unsustainable rates for decades, but 2013 was a year of record growth, with the number of births reaching 2.6 million (compared to about 0.5 million deaths). This population boom comes at a time when the Egyptian government has struggled to provide even basic government services, and the authorities seem unprepared to deal with the additional stressors that emerge from the accelerating population growth rate seen in the country..
Common sense (and planning theory) tells us that there needs to be a balance between the providers of any service and the number of people benefiting from that service in order for there to be an acceptable level of performance. In Egypt, this balance has long been missing. The population boom that has overwhelmed the system results from improvement in medical care at both ends of the life spectrum—according to World Bank data, infant mortality has fallen from 113 per 1,000 births in 1980 to 17.9 per 1,000 in 2012, and life expectancy has grown from 48 years in 1960 to 71 in 2012. The boom is not yet over, either—Egypt’s current fertility rate of 2.87 children per woman (calculated in 2014), while not among the highest in the world, is still well above the world average of 2.45 (calculated in 2013).**


Wagih realiza la comparación entre Corea del Sur y Egipto, con poblaciones parecidas en los años 60: hoy la primera tiene menos de la mitad de la población egipcia. Las diferencias en el crecimiento están a la vista. No es necesario entrar en las diferencias de desarrollo. Las poblaciones actuales son completamente diferentes en su distribución. Mientras la egipcia tiene forma piramidal con un enorme crecimiento en la base, la surcoreana tiene forma de ánfora, con el grueso de la población en la zona productiva de edad. Eso significa que muchas personas producen para los que reciben (niños y jubilados), mientras que en la egipcia los que están en la zona de producción deben sostener a muchos más.
El artículo se cierra con este deseo:

Ultimately, Egypt needs to move away from piecemeal efforts to deal with the current and future concerns that emerge from its demographic realities. This will require cooperation between the authorities governing the health care system, the educational system, industry, housing, transportation, agriculture, and more. In short, solving Egypt’s demographic dilemma will require a government that can come together to enact a cohesive, multi-departmental plan of action. We can only hope that the next government proves up to the task.**


Tres años después sabemos que no ha sido así y que el problema sigue sin resolver. Y lo peor: la única respuesta es la penalización precisamente de los que menos tienen, que son aquellos a los que nadie ayuda a salir de la ignorancia y la pobreza. El desbordamiento social, además, hará que lo poco que reciban por ser tantos, esté por debajo de los mínimos que les ayuden a salir de esa situación, como es el caso de la educación, masificada y de baja calidad.
La acción social que se requiere, desde luego, no pasa por la sanción a quienes tienen hijos a falta de otra cosa. No deja de ser curioso que se plantee la educación —los "soft powers"— para evitar el radicalismo y el terrorismo, mientras que solo se plantee la multa para los que tienen hijos. La diferencia de tratamiento dice mucho de hoy... y de los problemas que seguirán mañana.


En este sentido, los efectos de la carencia de ideas y el exceso de pensamiento sancionador en vez de constructor, nos viene dado por el artículo publicado en Mada Masr por Mai Shams El-Din con el título "Discipline to what end: Egypt’s failing schools and a new Education Ministry initiative". El artículo puede leerse como una confirmación de la inutilidad de las sanciones, de la falta de imaginación política y de cómo siempre acaba siendo el autoritarismo el recurso que los gobiernos aplican como forma barata y, especialmente, para el aprendizaje de lo único que se aprende: quién manda.
Nos informa el artículo de la entrada en funcionamiento de los reglamentos de comportamiento con los que se trata de manejar a los estudiantes:

Students in Egyptian schools may see a series of disciplinary measures begin to come into effect this week, as the Education Ministry announced the launch of the Week of General Discipline initiative on Sunday.
The punitive measures have been tailored to address a wide range of student behavior, from unexcused and long-term absences and “moral deviance” to violence between members of the school community.
Researchers, administrators and teachers, however, question whether a focus on student behavior and this latest effort at implementation will be able to resolve the issues that have plagued the Education Ministry’s policy since it was rolled out. How the policy engages with violence in Egypt’s schools, existing resolution mechanisms and informal parallel forums for teaching, like reliance on private tutoring, may render it ineffective or, worse, cause it to exacerbate certain conditions.***


No deja de sorprender la incapacidad de los gobiernos para entender que el autoritarismo no soluciona problemas sino que es parte del problema. Está tan metido dentro de todos ellos este espíritu de la fuerza, de la orden, ya sea por el militarismo subyacente o por el patriarcado que permea la sociedad y ve en los jóvenes una forma de desafío que hay que domar, que solo surgen estas políticas represivas ya sea para evitar que tengan hijos como para controlar a los que tienen. No entienden que lo que ocurre en la sociedad es responsabilidad de sus errores durante décadas, de un sistema político ineficaz que no ha llevado a personas "capaces" a gobernar, sino solo a personas obedientes en lo político y ambiciosas en lo personal. Los mejores políticos duran poco porque sus ideas chocan con la visión oscura y despectiva que muchos tienen de su propio pueblo. Es la enorme distancia entre las élites y los que sufren el abandono y la ineficacia, sobreviviendo como pueden y aprendiendo las malas artes que ven en sus gobernantes.
Esta vez les toca a los estudiantes, cuya mala situación no se trata de arreglar mejorando la enseñanza y sus condiciones, sino solo se intenta poner cerco a lo que la misma mala educación provoca:

The regulations that Sherbiny is looking to put his weight behind with the new action plan introduce a three-part classification for student violations, each with their own “disciplinary therapy.”
The first category aims to address both unexcused and long-term absences, as well as the failure to submit assignments or homework, while the second encompasses vandalism and the destruction of school property. The third category focuses on aggression toward fellow students, parent and student disrespect and violence toward staff and faculty members, moral deviance, and acts that the ministry labels as “self-inflicted harm,” including smoking, consumption of alcohol, tattoos and illicit drug use.
Shaded with a more political hue are acts that intentionally tarnish Egypt’s image and inflammatory acts undermining national security, both of which are folded into the third category.
The ministry has outlined a series of policies to address violations of its regulations. School administrators are initially meant to issue warnings to students, conduct parent meetings and assign students to educational specialists for analysis. After these initial steps, educators may refer students to a disciplinary board or suspend or expel students found to have habitually violated regulations.
According to the ministerial decision, these behavioral policies are a means to strengthen the values of tolerance and respect in Egypt’s schools. “[The policies] provide a safe and supportive school environment so as to help students realize proper academic and social development, while helping them to develop positive relations on the basis of mutual respect with others, along with the reinforcement of positive behaviors so as to reduce negative behaviors which subject students to disciplinary actions.”***

Esa sorprendente que los valores de "tolerancia" y "respeto" que se trata de inculcar en los estudiantes, sean los que el propio gobierno egipcio (este y los anteriores) suelen pisotear mediante censuras de medios o artes, encarcelamientos, silenciamientos, prohibiciones de entrar o salir del país, etc. Este es el repertorio con el gobierno egipcio pretende transformar un país en tolerante y que un despistado ministro califico como "moderno estado civil". Ahora se traslada a las escuelas como una forma de control con un efecto parecido al de la "ley anti protestas" (otro ejemplo de tolerancia).
Por supuesto, al gobierno egipcio le da igual lo que opinen los expertos en educación; lleva años ignorándolos. La única decisión trascendente en la educación egipcia tomada desde un ministerio es la desaparición de los libros de texto de las figuras poco agradables (la tolerancia tiene un límite) para el gobierno, como el premio Nobel Mohamed El-Baradei o el asesor presidencial para la Ciencia, huido por vergüenza, Essam Heggy, al que se le ha anulado alguna conferencia por presiones gubernamentales.


En muchas escuelas egipcias, en las que se viven situaciones de abuso, aprenden —si no lo han aprendido ya en casa o en la calle— las primeras formas de autoritarismo:

“Discipline may be measured according to the efficiency of an educational institution’s functional performance,” the researcher says. If students’ abilities, skills and creative impulses were placed at the core of the educational system, “we would have no need for a list of regulations,” he asserts.
Ayman al-Bily, a teacher from Kafr el-Sheikh and a founder of the Independent Teachers Syndicate, believes that the list of regulations is of limited use to students, parents, teachers and administrators whose interactions are governed by other informal rules.
“The teacher-student relationship is based only on force,” he says. “On one hand, teachers resort to using violence against students. Students seek to respond to this violence with their own counter-violence. And in addition to this, parents also defend their children in a manner characterized by violence.”***

Pero la disciplina es el eje del modelo social egipcio: el cuartel. Allí se prende de forma dura cómo hay que obedecer y responder ante la autoridad. En la escuela solo se aprende otra más, que ahora el gobierno pretende reforzar.
No admite duda que lo amplio del reglamento tiene aspectos por los que se puede actuar sobre cualquier joven. Son aspectos preocupantes los relacionados con el tercer punto y que se han señalado anteriormente como "acts that intentionally tarnish Egypt’s image and inflammatory acts undermining national security". Evidentemente esto no tiene nada que ver con la educación; es otra cosa. Es la vigilancia y el control policial y político desde dentro de las escuelas.


Parte del problema educativo proviene del mismo profesorado en el que conviven personas esforzadas y voluntariosas y otras que ejercen la violencia y la presión sobre las personas que están a su cargo y cuyos destinos manejan en todo el sistema educativo, de la escuela primaria a la universidad. Cualquier desvío en el camino puede suponer encontrarse con muchos problemas. El mismo gobierno ha usado la pérdida de cursos, la detención imposibilitando asistir a exámenes o impedir la matriculación en la universidad a los que han considerado como peligrosos o molestos. No considero aquí otros métodos más violentos usados.
El artículo indica esta falta de atención a la jerarquía escolar, considerando un problema solo al alumnado:

The ministry’s list of regulations outlines students’ rights. However, it does not include any punitive measures for school administrator or teacher transgressions, a fact that is particularly important in cases involving violence against students.
Another fundamental problem in the ministry’s policy is its failure to deal with systemic issues underlying much of what it considers student behavior worthy of discipline.***

Quizá sea porque cuando se tiene el poder, las obligaciones parecen poca cosa. Lo que aprenden —y esta lección no se olvida— es que ellos llevan siempre las de perder cuando no sigan las indicaciones, órdenes, etc. de aquellos que está sobre ellos. Aprenden también que quien manda no necesita tener razón, con la autoridad es suficiente. Y, finalmente, aprenden que la palabra del que manda es más importante que la del que está situado por debajo. Un código que solo establece los deberes desde un lado y que ignora los múltiples casos de violencia contra los alumnos, las presiones, el acoso, etc. que sufre el alumnado—que la prensa egipcia denuncia con frecuencia— no sirve más que, como se ha señalado, crear sus propias formas de violencia para las respuestas.
El informe realizado en 2015 por UNICEF sobre la violencia en las aulas de las ciudades egipcias más importantes señalaba:
  • ·       Most of the children aged 13-17 interviewed; 61 to 67 per cent in Cairo, Alexandria and Assiut reported that they had been exposed to physical violence, in the year preceding the survey.
  • ·       Physical punishment is widely seen as a legitimate disciplinary method by children, parents and teachers and is used mainly for disciplinary purposes.
  • ·       In some cases, parents, teachers and children participating in the study recognised that stress may be a key contributing factor that leads to the use of physical violence.
  • ·       Boys were more likely to be exposed to physical violence: 78 per cent compared to 53 per cent of girls in the year preceding the survey.
  • ·       Most teachers denied using physical violence at school, but this contradicted the experiences reported by children.****


Los datos son claros. La violencia engendra violencia; la violencia en la escuela enseña violencia; la violencia en el hogar enseña violencia. La violencia y la represión no es el camino, pues crean un círculo vicioso. La violencia que se vive en las escuelas es reflejo de la violencia social, de la que se vive en las calles, casas e instituciones. No es diferente. Mientras la sociedad no cambie su forma de relaciones y se cambien  el acoso, la corrupción, la intolerancia, etc. la escuela seguirá reflejando esos desajustes y no la forma de resolverlos. Un plan que comprenda el funcionamiento social, sus limitaciones globales y sus puntos débiles específicos , sin un plan sistémico, como reclaman los expertos, difícilmente va a arreglar los problemas que van más allá de la población creciente. El crecimiento incontrolado agudiza los males y disminuye los recursos, pero no es el mal en sí.
El día que todo estalle de nuevo lo comprenderán.


* "Minister urges imposing legal penalty on ‘over-reproduction’" Egypt Independent 13/02/2017 http://www.egyptindependent.com//news/minister-urges-imposing-legal-penalty-%E2%80%98over-reproduction
** "Population Growth in Egypt: More People, More Problems?" The Tahrir Institute for Middle East Policy 4/23/2014 https://timep.org/commentary/population-growth-egypt-people-problems/
*** "Discipline to what end: Egypt’s failing schools and a new Education Ministry initiative" Mada Masr 14/07/2017 http://www.madamasr.com/en/2017/02/14/feature/politics/discipline-to-what-end-egypts-failing-schools-and-a-new-education-ministry-initiative/
**** "VIOLENCE AGAINST CHILDREN IN EGYPT. Quantitative Survey and Qualitative Study in Cairo, Alexandria and Assiut" UNICEF p.9 enero-2015 https://www.unicef.org/mena/Violence_Against_Children_in_Egypt_study_Eng-UNICEF_NCCM_1002015.pdf



jueves, 16 de febrero de 2017

Desde Washington con amor o nadie es inocente

Joaquín Mª Aguirre (UCM)
Las televisiones norteamericanas se han convertido en una especie de ring en el que se discute con distinto grado de irritación sobre lo que está pasando, que —sea lo que sea— no tiene por beneficiario a los Estados Unidos. Las consecuencias de lo que algunos llamaron "era Trump" sin especificar su duración —semanas o décadas— son destructivas para los Estados Unidos a corto, medio y largo plazo. Desde las reacciones al día siguiente a la toma de posesión (la marcha de las mujeres) a las iniciativas legales para hacer ineficaz de la prohibición de entrada en el país, de los movimientos en aeropuertos apoyando a los que tienen problemas legales a las marchas para evitar deportaciones de hispanos, todo ello está marcando el destino americano dejando en evidencia lo que muchos se temían desde hace tiempo; la existencia de dos grandes visiones enfrentadas, de dos Américas. Trump ha sido la mecha que se prende para que todo estalle, convirtiendo en un barril de pólvora su presidencia. La lucha es feroz.
La Fox ha desatado la artillería mediática y los titulares en el Watch Now de sus artilleros son claros y rotundos: "Mass hysteria over General Michael Flynn", "Hannity: Do not trust the alt-left propaganda media", "Chaffetz: We want inspector general to investigate leaks", "Dr. Sebastian Gorka responds to attacks on his credibility", "Krauthammer on Puzder withdrawal, Flynn, Mideast policy", "Bruce: Ivanka attacks show feminist movement now anti-woman", "Piers Morgan: Media fueling 'crazy hysteria' against Trump", "Gutfeld: Under Trump, media lapdogs rediscover their bark"...


La CNN, por su parte, nos ofrece titulares como "The irony of Trump whining about leaks (Paul Begala)", "Flynn scandal proves Trump is not immune to laws of gravity (John McTernan)", "For Trump, chaotic White House becomes the norm (Stephen Collinson, Sara Murray and Elizabeth Landers)", "Chaffetz, Goodlatte ask government watchdog to investigate leaks (Eli Watkins)", "Russia: The problem Trump can't escape (Angela Dewan)"...
La división está por todas partes y con una virulencia creciente. ¿Creía Donald Trump que todo volvería a su cauce tras la elección? Como en una película de zombis, los que creía muertos regresan muy vivos y con ganas de molestar. Y lo están consiguiendo, sobre todo si se han puesto a estudiar tus tácticas de combate. ¿Creía Trump que podrían dirigir el mundo indefinidamente a golpe de Tuit? Parece ser que sí.


La primera fractura y el indicio del camino se produjo con la invocación de una matanza inexistente por parte de la encumbrada y cada vez menos poderosa Kellyanne Conway. The Washington Post titula "‘Morning Joe’ has blacklisted Kellyanne Conway". And that’s not all". La noticia de la eliminación de los invitados de una asesora considerada hasta el momento como una de las piezas esenciales de la Casa Blanca tiene unos tintes humillantes:

MSNBC's Mika Brzezinski said Wednesday that she refuses to book Kellyanne Conway on “Morning Joe” — and that wasn't even the harshest thing Brzezinski and co-host Joe Scarborough said about the counselor to the president.
“We know for a fact she tries to book herself on this show,” Brzezinski said. “I won't do it, 'cuz I don't believe in fake news or information that is not true. And that is — every time I've ever seen her on television, something’s askew, off or incorrect.”
The declaration that Conway is not welcome on “Morning Joe” is not very surprising. When CNN refused to put the former Trump campaign manager on its Sunday political talk show earlier this month, Brzezinksi tweeted that CNN was “not the first.” Wednesday marked the first time that she revealed a blanket ban on appearances by Conway, however.
Even more damning than their blacklisting of Conway was the way the “Morning Joe” hosts characterized her — as an attention seeker who texts TV producers in a constant effort to get on air, so she can speak for a White House where she actually isn't in the know.
“She's in none of the key meetings,” Scarborough said. “She goes out and books herself often. … I don't even think she's saying something that she knows to be untrue. She's just saying things, just to get in front of the TV set and prove her relevance because behind the scenes — behind the scenes, she's not in these meetings.”*



Que se haga público que no se acoge en pantalla a una asesora presidencial por 1) "mentirosa", 2) "irrelevante" y 3) "autopromocionable" es un caso peculiar tanto en lo político como en lo mediático. De alguna forma es dar a entender que Conway ya no pinta nada en la Casa Blanca donde, como se especifica, no asiste a las reuniones importantes. Se plantea, en realidad, que la propia Conway trataría de volver a centro del que ha sido desplazada ganando un protagonismo que la hiciera útil al "jefe". Pero el jefe ha tenido una semana muy complicada y todo se le está complicando más todavía.
Las preguntas lanzadas por los periodistas a su paso y que no ha contestado cuando cerraba la rueda de prensa con Benjamin Netanyahu seguirán en el aire y en algún momento alguien tendrá que contestarlas. Y las preguntas son las que se resumen en uno de los titulares de la CNN, el de Angela Dewan: "Russia: The problem Trump can't escape". Y lo intenta.
La artillería de la Fox trata de cubrir el problema de las filtraciones tratando de atacar al mensajero, pero eso no anula la cuestión que es de suma gravedad: ya no se trata de que Kellyanne Conway haga publicidad de la marca de ropa de la hija del presidente. Se trata de dilucidar los contactos que van saliendo del equipo del presidente durante la campaña y la transición con agentes de inteligencia rusos. ¿Fueron las peticiones de intervención de Rusia un lapsus revelador, le traicionó una vez más la boca, su principal problema?


La dimisión de Michael Flynn diciendo que las tres semanas de Trump al frente de la Casa Blanca configuran una de las mejores presidencias de la Historia no creo que le haya hecho un favor al presidente. Por muy partidario de Trump que se pueda ser, por muy enviado divino que se le considere, por mucho que represente no se sabe muy bien qué, las dudas sobre qué es lo que ha pasado realmente durante la campaña electoral e incluso las primarias. Algunos zombis pueden empezar a quejarse de cómo se les pasó al otro mundo con malas artes.
Trump fue el candidato que dijo que si perdía las elecciones sería por un fraude electoral y que ya vería si reconocía la victoria de Clinton si, como pensaba, el sistema estaba actuando contra él. Como se vio, el sistema realmente trabajó en su favor, ya que con casi tres millones de votos más que él, Trump ganó las elecciones. Aunque no sea posible medir el efecto que tuvieron las investigaciones del FBI sobre Clinton, es indudable que algunos tuvieron. Bastó el anuncio de que se volvían a reabrir para que las dudas se sembraran de nuevo sobre algo que no ha salido a la luz pero que Trump aumentaba diciendo que cuando llegara a la Casa Blanca lo primero que haría sería encarcelar a Clinton. A mucha gente le bastó con escuchar esto para que, un asunto que no acababa de entender, se le clarificara.  De poco sirvió que el director del FBI firmara una carta final, a pocos días de la apertura de las urnas, diciendo que no se había encontrado nada.
Las sospechas sobre las actuaciones del FBI se complican ahora con las filtraciones que han dado lugar a la dimisión del asesor de Defensa Michael Flynn, militar para más escarnio. No se trata de un empresario de comida rápida, como el que acaba de renunciar a la cartera de Trabajo (rechazado por ser lo contrario que el cargo debería tener, un partidario de la desregulación laboral, de la inexistencia del salario mínimo, etc.)


De todas las cosas que Trump ha dicho y que pueden estar en la balanza en estos momentos, considero que la que más le ha perjudicado son las vertidas en la entrevista de la Fox News con O'Reilly. Me refiero a aquellas en la que cuando el entrevistador, preocupado por la cuestión rusa, le dice que "Putin es una asesino" y el presidente no solo no le defiende sino que lo hace diciendo que "nadie es inocente", una forma de descalificar a los propios Estados Unidos. Decir que "nadie es inocente puede" quedar muy bien en una libro de Tom Wolfe o en una película de Oliver Stone, pero no en boca del presidente de los Estados Unidos en una entrevista ante la audiencia de la Super Bowl.
La defensa de Putin no es la primera  vez que hacía esta defensa. En diciembre de 2015, en plenas Primarias, Time recogía:

Donald Trump doubled down on his defense of Vladimir Putin, saying on Sunday there’s no evidence the Russian president has had any political opponents and journalists killed.
"Nobody has proven that he's killed anyone,” the Republican presidential front-runner said on ABC’s “This Week,” according to the Washington Post. “He's always denied it. It's never been proven that he's killed anybody.”
“You're supposed to be innocent until proven guilty, at least in our country,” Trump added. “It has not been proven that he's killed reporters."**


Por delante estaba la larga campaña para cobrarse esta decidida defensa del presidente del mayor rival de los Estados Unidos, Rusia. Pero en la entrevista con O'Reilly, Donald Trump fue más lejos:

Washington (CNN) President Donald Trump appeared to equate US actions with the authoritarian regime of Russian President Vladimir Putin in an interview released Saturday, saying, "There are a lot of killers. You think our country's so innocent?"
Trump made the remark during an interview with Fox News' Bill O'Reilly, saying he respected his Russian counterpart.
"But he's a killer," O'Reilly said to Trump.
"There are a lot of killers. You think our country's so innocent?" Trump replied.
A clip of the exchange was released Saturday and the full interview aired Sunday before the Super Bowl.
It was an unusual assertion coming from the President of the United States. Trump himself, however, has made similar points before.
"He's running his country and at least he's a leader, unlike what we have in this country," Trump told MSNBC's "Morning Joe" in December 2015.***


Se trata, como se señala al principio del texto de que el presidente de los Estados Unidos "disculpa" a su rival señalando que si él asesina, ellos (los Estados Unidos) también lo hacen. Si se tiene en cuenta que las acusaciones se dirigía a la muerte de periodistas y opositores, no hay que entender las afirmaciones de Trump como una visión "realista" de la política internacional, sino una afirmación —sin fundamento, una vez más— de que la política norteamericana comparte el mismo tipo de "autoritarismo" que la Rusia de Putin, con los jueces, empresarios, opositores, etc. sometidos a la presión política del Kremlin, etc. Una vez más, Trump se muestra con sus visiones apocalípticas, describiendo escenarios tipo "Mad Max", que es el que ha ido dando en la campaña. El problema es que ahora es el presidente de los Estados Unidos. La visión de las fábricas destruidas, de las legiones de violadores y narcotraficantes mejicanos circulando, madres con hijos famélicos en sus brazos, políticos delincuentes, etc. tiene ahora un sentido diferente.
No deja de ser una ironía que quien haya sacado la peor declaración de Trump, la más peligrosa para él, haya sido Bill O'Reilly, un partidario ferviente. La confianza es muy mala en ocasiones y nos juega pasadas que nos pasan factura.

La respuesta de la administración Trump y de los medios que la apoyan, la Fox News, por ejemplo, ante las exigencias de aclaración es acusar de antiamericanos a los que cuestionan su presidencia (el cuestionó la de todos los demás), sembrar la paranoia sobre los servicios de inteligencia (espían al presidente y a su equipo) y maldecir a los medios (ahora son calificados como "alt left media"). El caos en las respuestas es total y muchos se pueden arrepentir pronto por lo que dicen ahora.
Hay muchas preguntas por hacer y contestar sobre este breve periodo de tiempo de presidencia y el más extenso de las primarias y la campaña. Hay muchos interrogantes sobre cómo un personaje como Donald Trump llega a ocupar el despacho oval de la Casa Blanca. Evidentemente no lo ha hecho solo ni por sus propios méritos. Ha tenido un grupo o grupos que han estudiado cómo colocarlo allí y cuál era la mejor estrategia para conseguirlo. Les funcionó. Pero no se pueden dejar tantos cadáveres por el camino, sobre todo en un camino tan tortuoso.
Que se le recrimine a Trump una defensa de Putin y la afirmación de "nadie es inocente" referida a su propio país puede parecernos exagerada pues la percepción exterior de los Estados Unidos no es precisamente la de la "inocencia". Desde muchos países se le atribuyen todo tipo de maldades y conspiraciones. Pero no se trata de eso. Se trata de la propia percepción y justificación de su propia historia. Y eso es lo que los norteamericanos no esperan escuchar de su propio Comandante en Jefe. De él se espera que termine sus intervenciones diciendo "¡Dios bendiga América!" y no alabando a Caín o a Judas.
Como se ha dicho muchas veces, el mayor enemigo de Trump es Trump. El problema para él es que no es el único enemigo. Y tampoco se puede fiar mucho de algunos amigos.


* "‘Morning Joe’ has blacklisted Kellyanne Conway. And that’s not all" The Washington Post 15/02/2017 https://www.washingtonpost.com/news/the-fix/wp/2017/02/15/morning-joe-has-blacklisted-kellyanne-conway-and-thats-not-all/?hpid=hp_hp-banner-main_morningjoe-fix-145pm%3Ahomepage%2Fstory&utm_term=.7ff2d8d99c8c
** "Donald Trump on Putin: 'Nobody Has Proven That He's Killed Anyone'" Time 20/12/2015 http://time.com/4156335/donald-trump-putin/

*** "Trump defends Putin: 'You think our country's so innocent?'" CNN 6/02/2017 http://edition.cnn.com/2017/02/04/politics/donald-trump-vladimir-putin/