miércoles, 23 de agosto de 2017

La conexión norcoreana

Joaquín Mª Aguirre (UCM)
Quizá haya que llegar al extremo, al último momento para comprender la dura realidad. Quizá es preferible vivir en un sueño o dentro de una burbuja hasta que estalle. En muchas ocasiones, el presidente egipcio Abdel Fattah al-Sisi ha responsabilizado a los medios por distorsionar y ha reclamado su voz y palabra como garantía de verdad. Igualmente, en muchas ocasiones he tenido que recoger las enormes distancias entre cómo se ve Egipto y la percepción exterior.
Los cantos victoriosos del gobierno, sus vistosas fotos con visitantes y de visita, esa idea del apoyo rendido a Egipto, no encajan con la realidad. Y la realidad llega en forma de titular de The New York Times anunciando lo que ya habían señalado el comité específico del Senado, cumpliendo en forma presupuestaria lo que consideraba  su obligación: "U.S. Slaps Egypt on Human Rights Record and Ties to North Korea"*
El presidente del comité, el republicano Lindsay Graham, calificó el informe de la situación de Egipto y de las ayudas como "descorazonador". Lo recogimos en su momento en el texto titulado "La descorazonadora audienciadel senado" el 28 de abril de este año.
La prensa egipcia se negó a verlo y acusó a los expertos que informaron ante el comité de ser miembros de la administración anterior, la de Obama. Poco faltó para que se les llamara miembros de la Hermandad.


El titular de The New York Times llega como un jarro de agua fría, pese a estar largo tiempo avisado. Pero el artículo introduce una novedad justificativa más allá de la cuestión de los derechos humanos, una cuestión en la sombra:

WASHINGTON — The Trump administration on Tuesday denied Egypt $96 million in aid and delayed $195 million in military funding because of concerns over Egypt’s human rights record and its cozy relationship with North Korea.
Analysts said they were surprised by the moves, which followed an Oval Office meeting in April between President Trump and President Abdel Fattah el-Sisi of Egypt, during which Mr. Trump lavished praise on the military strongman.
“I just want to let everybody know, in case there was any doubt, that we are very much behind President el-Sisi,” Mr. Trump said. “He’s done a fantastic job in a very difficult situation. We are very much behind Egypt and the people of Egypt. The United States has, believe me, backing, and we have strong backing.”
Egypt is among the largest recipients of United States aid. But on Tuesday, the State Department confirmed that it was curtailing its funding to the country because of its lack of progress in human rights and a new law restricting the activities of nongovernmental organizations.
Asked if Egypt’s robust relationship with North Korea played a role in Tuesday’s action, a State Department official would say only that issues of concern have been raised with Cairo, but refused to provide details about the talks.
While Mr. Sisi approved the new law almost two months after his meeting with Mr. Trump, concerns over Egypt’s human rights record and its relationship with North Korea have been percolating for years.*


Leer en el texto "Egypt’s robust relationship with North Korea" habrá sorprendido más que la cuestión de los derechos humanos, que ha estado constantemente en primer plano, incluido la prensa norteamericana. Pero la persistencia problemática de Corea del Norte desde la llegada de Trump ha convertido al "fantastic guy" y su "great job" en un país alineado con el enemigo. Y eso es bastante grave dentro del discurso belicista de Trump.
La prensa egipcia ignora o no ha querido dar difusión alguna a la conexión coreana de Egipto en estos meses. Egipto reconoció al régimen norcoreano en 1963, lo que le permitió tener una buena relación en el tiempo. Mubarak, incluso, los visitó cuatro veces en su largo mandato. Pero eso eran otros tiempos, antes de que el líder juvenil llegara al poder y pusiera al país en candelero. 


Los analistas dicen sorprenderse por la parte de los derechos humanos y los achacan a la política errática del presidente, que un día te pone por las nubes y otro te retira las ayudas. Pero, insisto, todo esto estaba cantado desde el Comité del Senado. Otra cosa es que se pensara que miraría para otro lado.
Es la cuestión coreana la que nos deja más sorprendidos por su estancia en la oscuridad:

Egypt has been close with North Korea since at least the 1970s. North Korean pilots trained Egyptian fighter pilots before the 1973 war with Israel, and Egypt was later accused of supplying Scud missiles to North Korea, said Daniel Leone of the Project on Middle East Democracy.
This year, United Nations investigators said they acquired evidence of North Korean trade in “hitherto unreported items such as encrypted military communications, man-portable air defense systems, air defense systems and satellite-guided missiles” in the Middle East and Africa, among other locations.
In 2015, a United Nations panel said that Egypt’s Port Said was being used by North Korean front companies and shipping agents engaged in weapons smuggling.
Successive American administrations have privately raised the issue of North Korea in talks with Cairo, but with little success. The United States may be pressuring Egypt over its civilian and military links to North Korea. One of Egypt’s richest men, Naguib Sawiris, owns Orascom Telecom Media and Technology, the telecommunications company that helped set up North Korea’s main cellular telephone network in 2008.**


No son tiempos lejanos, ni mucho menos. Naguib Sawiris es el actual propietario mayoritario de Euronews, lo que no deja de ser interesante en su conjunto, dadas sus buenas relaciones económicas con Corea del Norte en estos años. Muestra que el mundo de los negocios es un pañuelo y que se puede entrar en ciertos espacios si se llevan los avales necesarios. Por menos le están arruinando a algunos la estancia en la Casa Blanca.
El otro punto que ha servido para la drástica reducción de fondos es el que sanciona la ley que regulan las ONGs en Egipto, hecha para dejar fuera a todos aquellos que son críticos por la cuestión de los derechos humanos o realizan ayuda humanitaria. El régimen, como en otros campos, solo está tranquilo si tiene seguro el control absoluto.

noviembre 2013

La salida a la luz de la conexión norcoreana se produce, sin duda, por la escalada de tensión con el régimen. A Egipto no le ha interesado airearlo pensando, como hace algún otro régimen de la zona, que pueden jugar a dos barajas (o tres, incluso). Si hay algo que caracteriza a algunos regímenes árabes es el elevado concepto que tienen de su propia capacidad de simulación o de negación, si viene al caso.
En enero de 2016, el embajador norcoreano en El cairo dio una conferencia sobre las buenas intenciones del régimen y sus lanzamientos, junto a su declaración del uso pacífico de la energía nuclear.. A la misma asistieron diversas personalidades egipcias, con intervenciones en favor de Corea del Norte y de su derecho a tener sus misiles. El secretario general del Partido Naserista fue uno de los intervinientes, el otro fue Ahmed al-Fadaly, un político pro régimen al que se acusó en 2011 de haber participado en la llamada "batalla del camello", pero al que le gusta celebrar la del "30 de junio", es decir, el "no-coup" militar. Ambos hicieron loas del régimen norcoreano y de su derecho nuclear.
Esta vez no va a ser tan sencillo ocultar o reinterpretar las relaciones con Corea del Norte, que sitúan al régimen egipcio en un punto muy especial de las relaciones internacionales. Pero veremos cuál es la respuesta egipcia a este duro contratiempo. Por lo pronto, la portada de Ahram Online está dedicada a los quince helicópteros rusos que Egipto recibirá. ¡Qué casualidad!
Nunca dejamos de sorprendernos.


enero 2016
* "U.S. Slaps Egypt on Human Rights Record and Ties to North Korea" The New York Times 22/08/2017 https://www.nytimes.com/2017/08/22/us/politics/us-aid-egypt-human-rights-north-korea.html





Con tres palabras o una victoria en la India

Joaquín Mª Aguirre (UCM)
En estos días se están acumulando las noticias referidas a la situación de las mujeres bajo la ley islámica. Las propuestas del presidente tunecino, realizadas el día 13 de agosto, afectaban a las desigualdades entre hombres y mujeres en la herencia y a la posibilidad de que una mujer musulmana se pueda casar con un varón de otra (o ninguna) religión. De las reacciones hemos dado cuenta estos días por considerarlo de capital importancia. Los estamentos tradicionalistas han levantado sus voces con el argumento de siempre: es inamovible, todo está ya dado y solo se legisla aquello que no esté expresamente dicho y siempre desde lo dicho. La mujer y su aspiración a la igualdad de derechos y trato, pues, queda condicionada a la forma de verlo de hace más de mil años. Pero las mujeres siguen.
La noticia nos llegaba ayer de la India, con 170 millones de musulmanes, a través de Euronews:

Los tribunales dan la razón a las mujeres en la India. La justicia considera inconstitucional la controvertida ley de divorcio musulmán. La Corte Suprema ha fallado este martes en contra de una disposición que las mujeres que profesan la religión de Mahoma habían denunciado durante mucho tiempo por entender que violaba su derecho a la igualdad.
“Es un día histórico, muy feliz para nosotras. No diría que termina aquí sino que la batalla por la reforma social, por el poder de la sociedad, por el conocimiento y la educación tiene que ser abordada”, declaraba la cofundadora del Movimiento de Mujeres Musulmanas de la India, Zakia Soman.
La mayoría de los 170 millones de musulmanes que viven en el país son suníes. Están gobernados por leyes personales para asuntos familiares y disputas que permiten a los hombres divorciarse simplemente pronunciando tres veces la palabra talaq o divorcio en árabe, en cualquier momento, y por cualquier medio; incluso por teléfono, mensaje de texto o a través de las redes sociales.*


La respuesta de los tribunales indios abre una situación nueva para los musulmanes en un entorno minoritario. Aunque sean 170 millones de personas en la Indias (casi el doble de la población egipcia), la ley debe amparar los derechos de las mujeres por ser ciudadanas indias, dejando las leyes del estatus personal atrás en este punto.
La posibilidad del divorcio exprés o instantáneo simplemente repitiendo las tres palabras de las que la mujer es simple destinataria de la notificación les ha parecido, con razón, una terrible desigualdad que su sistema constitucional no puede amparar en nombre de ninguna religión.
En Egipto, el presidente Sisi, ante el elevado número de divorcios en el país, intentó frenar el divorcio exprés —como explicamos aquí en su momento en el artículo "Por cierto" 25/01/2017—, pero la respuesta de Al-Azhar es la de siempre: es acorde con la doctrina, es decir, se ajusta la Sharia.
Es importante que la petición de que se revisara su situación haya partido de las mujeres musulmanas indias porque se refleja así la voluntad de cambio desde el interior que es lo esencial. Es importante no olvidar que el islam reformista es importante, que es la única vía de cambio para ajustarse al presente y el futuro y que son las mujeres las que más están luchando por cambiar una situación que les es profundamente desfavorable, pese a lo que algunos digan o sostengan para evitar el cambio. Y esto se dice en Túnez y ahora en la India desde instancias oficiales, lo que significa un fuerte respaldo a los que luchan con poca esperanza y mucha resistencia.


La batalla de la reforma se va a decidir, parece, lejos del centro, cerca de los márgenes. En Túnez, en la mezquita liberal alemana, en la India, en el Paquistán de Malala... lejos de Arabia Saudí (con los desafíos de las mujeres conductoras), de Al-Azhar, etc. centros de resistencia ultraconservadores, reinos de la misoginia tradicionalista.
La batalla la están dando mujeres como Zakia Soman, artífice de la asociación de mujeres musulmanas de la India (BMMA), quienes han ido ganando poco a poco los desafíos impuestos. Soman combate en todas las esferas, especialmente las que afectan a derechos y límites, combate la pobreza y ve el camino de la educación de las mujeres.
En octubre pasado, el diario The Hindu la entrevistaba por los diez años de la fundación de la asociación:

Earlier that day, sitting in a cool, magenta-curtained room of her 10th-floor apartment, I had asked Soman what BMMA’s most significant achievement in these 10 years was. “For the first time since Independence, a progressive Muslim feminine voice has emerged,” she said. “For far too long, the Muslim community has relegated the right to speak to a limited, conservative, patriarchal set who don’t understand the times we are passing through; the challenges of liberalisation and technology.”
For women to wrest the Muslim pulpit is radical indeed. But Soman and BMMA have managed to do just that. Their latest victory came when the Supreme Court allowed women to enter the sanctum of Mumbai’s famous Haji Ali shrine. “Believe me,” says Soman, voice low and eyes shining, “on triple talaq too we will win. We will win not only because of the courts but because 50 to 60 per cent of the Muslim community supports us.”
She speaks with the confidence of a leader and an idea whose time has come. A confidence bolstered by the countless men who now support BMMA. Her tone filled with pride, she says, “They call us, mail us, tell us ‘we are with you’. They send us quotes from the Koran to support our views. I am inundated with mail.”**


Y tenía razón, han ganado contra el divorcio de la palabra repetida tres veces. Lo celebran como lo que es, una gran victoria. Los hombres que quieran divorciarse tendrán que decir algo más que la palabra "divorcio".
La referencia al apoyo popular es muy importante aunque está por ver en los momentos decisivos, que es cuando se verá la aceptación y cumplimiento. Pronto, los centros de conservadurismo se pondrán en marcha negando la validez de los tribunales. Pero las leyes estarán ahí, con su fuerza para quien no las cumpla.
En una de las imágenes que circulan por Twitter con una cita de Zakia Soman dice: no es la religión, es el patriarcado. Ella, como otras, tiene una visión del islam muy diferente al que ven trufado por elementos precoránicos mediante los que la desigualdad se ha ido manteniendo.
En otra entrevista realizada con motivo del décimo aniversario de la asociación respondía sobre lo conseguido a la publicación "Feminism in India":

AK: The Bhartiya Muslim Mahila Andolan was founded in the year 2007. What changes have been there in the way the position of Muslim women is viewed, both by the members of the organisation and outside?
ZS: First and foremost, the biggest change that we have been able to bring about is that we have highlighted to the Indian public that gender justice is a fundamental principle of Islam. The perception has been that if she is a Muslim woman then she will be a voiceless creature, confined to the four walls of the home, and behind a veil. We have been able to tell people that if a Muslim woman is not getting justice, it is not because of religion, but because of the prevalence of patriarchy. Gender justice is a fundamental principle of Islam.
Within the organisation too there have been many changes. When we had formed the organisation, we thought we will concentrate on broadly two areas, one—equal citizenship and rights of the Muslim women, and two—Quranic rights. In the initial years, we were more focused on education and economic empowerment of the women. But somewhere after 2-3 years, when we had got that kind of a membership base, and formed a relationship with the women in different states, that is when the whole issue of triple talaq came up.
Women started telling us about the kind of experiences that they undergo, when they are thrown out of their homes overnight, in the name of triple talaq. So then our focus became law reforms, and situating gender justice in Islam. The shift came but not so consciously, we were basically responding to the circumstances.***



Lo que reclama Zakia Soman es una religión habitable como mujer frente a la carrera de obstáculos que representa su estado actual. De todas las formas de reformismo, la que más resistencia puede tener pero también más futuro es la que implica a la mujer en el cambio, la que hace de ella el motor de transformación.
En otra de las preguntas realizadas, Soman muestra su estrategia de actuación:

ZS: It is important for us to always keep in mind that Indian Muslims are also citizens in a secular democracy, and the constitution entitles us to equal citizenship and equal participation in all spheres of life. The lack of understanding of Islam, and the dominance of religious clerics who have a male-dominated worldview, has led to the situation where a man has become superior to a woman. For women to become equal we have to draw strength from the Quran, from the constitution, from the democratic principles and from all the institutions around us.
In fact, we need to draw strength from the movements of other communities, whether the Dalit community or the other marginalised communities, and see how they have been able to find legal justice avenues. So we need to work in different areas, in different spheres. We need to work with the women, with the government, with the community leaders, with the media. No reform can happen in seclusion, it has to go hand in hand with all spheres of life. Legal reform is very important, but equally important is  social reform. The best of laws will become meaningless if there is no education, empowerment and social awareness.***


La importancia de trabajar dentro de una democracia secular es obvia. Los tribunales tienen la base legal para deshacer las desigualdades que chocan con los principios constitucionales de igualdad. No ocurre lo mismo allí donde, como en Túnez o Egipto, que pese a establecerlo sus constituciones, los opositores a las reformas en dirección a la igualdad invocan los principios islámicos. Muchos de esos principios son los que Zakia Soman considera como pre coránicos y anti musulmanes, en el sentido que ella entiende que el islam auténtico es igualitario en las cuestiones de género.
Lo establecido por los tribunales de la India ha sido posible precisamente por ser una democracia secular teniendo ambos términos igual importancia y necesitándose el uno al otro. El caso de la India será objeto de ataques desde fuera, pero no se podrá soslayar que son 170 millones de musulmanes los que están allí.


Se han ido modificando en distintos países musulmanes ciertas leyes que suponían graves ataques a las mujeres, como la del matrimonio "reparador" de la violación, las edades de los matrimonios, etc. Otros países están, por el contrario,  volviendo a las posiciones ultra conservadoras y patriarcales que son siempre en detrimento de las mujeres. La propuesta de los jueces egipcios al Consejo de Estado fue un colega que desestimó el acceso de las magistradas a la Audiencia por estimar que iba contra las moral que una mujer estuviera encerrada en una sala junto a dos hombres para deliberar. ¿Y tres juezas? "‘Egypt is not Tunisia’ when it comes to women’s rights" era el titular de ayer en Mada Masr recogiendo la soberbia (e insultante) respuesta de los clérigos de Al-Azhar a las propuestas presidenciales tunecinas. El patriarcado se resiste a cambiar, pero el avance de las mujeres, es imparable.
Por ello, los casos como el de Túnez deben de recibir apoyo y alegrarse por lo conseguido por las mujeres musulmanas en la India o en cualquier otro lugar porque nunca es fácil y siempre es importante.




* "La India veta la ley musulmana de divorcio" Euronews 22/08/2017 http://es.euronews.com/2017/08/22/la-india-veta-la-ley-musulmana-de-divorcio
** "Islam’s feminine voice" The Hindu - Magazine 01/10/2016 updt 1/11/2017 http://www.thehindu.com/features/magazine/Islam%E2%80%99s-feminine-voice/article15421213.ece

*** "In Conversation with Zakia Soman, Co-Founder Of Bharatiya Muslim Mahila Andolan (BMMA)" Feminism in India 21/06/2017 https://feminisminindia.com/2017/06/21/interview-zakia-soman-bmma/




martes, 22 de agosto de 2017

Tristes pancartas

Joaquín Mª Aguirre (UCM)
El presidente Sisi está perdiendo el liderazgo social. La sisimanía ha desaparecido pese al silenciamiento de los medios de comunicación que no pueden dejar de contar lo que ocurre. No se trata ya de las cuestiones económicas o de la seguridad, sus dos únicas apuestas, sino el abandono de las propuestas de liderar a una sociedad dejando claro cuáles son sus valores y sus objetivos de progreso.
No puede soslayarse que Abdel Fattah al-Sisi llegó al poder mediante un movimiento social de reacción contra los Hermanos Musulmanes que se canalizó hacia un  "no-coup". En un primer momento, el cambio social equidistaba del periodo que se cerraba del abandono de Mubarak y del breve periodo de ultraconservadurismo islamista de los Hermanos Musulmanes. Ni dictadura ni extremismo religioso parecían ser los límites del nuevo estado egipcio. Sin embargo, lejos de alejarse de esos dos extremos, el estado egipcio parece haberse ampliado para acoger a ambos en niveles distintos.
En el primer caso, la vieja clase del régimen de Mubarak y él mismo y su familia fueron exonerados discretamente de casi todos los cargos que le habían caído, quedan limpios. Lo mismo ocurría con muchos significativos miembros del régimen. Se sacrificaron las cabezas justas para aparentar un cambio. Sin embargo, nada cambió y todo fue volviendo rápidamente a su lugar, a la inercia del viejo régimen. La crítica desaparecía silenciada y las personalidades más significativas que habían creído que esta vez se podría iniciar un nuevo régimen fueron abandonando la nave ante la falta de libertades y la consideración de las críticas como traición. Algunos, como Alaa Al-Aswani, anunciaron públicamente su regreso al silencio.
La constitución enmendada —lo mejor, hecho en un momento de euforia— se fue convirtiendo en un obstáculo para las propias acciones del gobierno. Ahora —como hemos visto— se pretende enmendar desde el parlamento. Su objetivo, entre otros, la ampliación a seis años del periodo de la presidencia. El terror a enfrentarse a elecciones presidenciales el próximo año sin tener nada que ofrecer ante los ojos de los castigados económica y políticamente egipcios asusta al régimen. La idea de que el presidente "necesita" dos años más para completar su labor es una historia realmente sorprendente. No se hace en ninguna democracia; solo en las dictaduras en donde los controles parlamentarios permiten hacer estas cosas con el maquillaje suficiente. Si quiere terminar lo que empezó, es muy sencillo lo que debe hacer.
Sin embargo, lo más preocupante es el retroceso social que se produciendo con la intensificación del conservadurismo, en especial en lo referente a la mujer. La primera acción del presidente fue ir a llevar flores a una convaleciente, víctima de un ataque de acosadores. Hoy todo ha cambiado. Los cantos al número de mujeres (previsto) en el parlamento como signo de modernidad han quedado en el olvido en un parlamento cuyas propuestas hacen enrojecer a los egipcios con un mínimo de sentido común e indignarse a muchas egipcias ante su misoginia.
Ayer hablábamos de cómo se está canalizando la frustración hacia las mujeres, responsabilizándolas de los males sociales. Hoy es necesario hacerlo de nuevo ante las noticias que presenta la prensa egipcia.
Egyptian Streets, con el titular "Banners in Cairo Urge Men to Prevent Women from Wearing Tight Clothes", se hace eco de la campaña que puede verse en algunas calles de El Cairo. Nos cuentan:

Banners have appeared in Cairo streets urging men to prevent their daughters, wives, and sisters from wearing revealing and tight outfits.
The banners were spotted after multiple social media users in Egypt launched a campaign called “Man up and don’t let your daughters wear tight clothes” on Facebook.
Banners were reportedly seen in other governorates as well.
For people who are campaigning for the cause, they said that men should follow the teachings of religions, adding that men cannot enter heaven if they are not “jealous for their women”.
They also believe that they are promoting morals and social standards. However, several users opposed the campaign for promoting sexual harassment and objectifying women. They also believe that it is a clear violation of the rule of law that grants people the right to choose what to wear.
Opposers of the campaign also said that it should be “Man up and don’t harass her” or “Man up and stop catcalls”.
In Egypt, it is deemed common for men to be in control of what female members of their families wear, particularly depending on the social class.
According to a UN study, which was conducted in cooperation with Egyptian NGOs and officials, 99 percent of women in Egypt have witnessed some form of sexual harassment.*


La noticia muestra un avance en la visibilidad consentida del control de los hombres sobre las mujeres y, especialmente, lo hace en un contexto de debate sobre lo planteado en Túnez por su presidente al tratar de establecer la igualdad en la herencia y la posibilidad de que las mujeres musulmanas pudieran contraer matrimonio con varones de otra religión.
En este contexto, la afirmación de que los hombres no entrarán en el "cielo" si no se muestran "celosos de sus mujeres", es decir, vigilantes y responsables de lo que hagan, es claramente una muestra de retroceso social.
La misoginia vende. Y lo hace en el parlamento y en las calles. La mujer es el instrumento mediante el que el hombre muestra su piedad. Cuanto más la vigile, mejor será. Hubo parlamentarios que abrieron por primera vez la boca para asegurarse de que las mujeres elegidas para la cámara irían correctamente vestidas al parlamento. Hoy ese mensaje cuelga en las calles, en las calles de las ciudades egipcias y se repite por las redes sociales.
La noticia la recoge —con más fotografías— Al-Arabiya:

Photos of banners calling males in a family to subject their women to a modest dress code were reportedly spotted in a few Egyptian neighborhoods.
A campaign named “Estargel”, in what literally reads in English “to act manly,” signed its name on the banners. Pictures on Facebook showed long strips of cloth bearing a slogan that read: “Act manly, and do not let your daughters wear tight clothes.”
The banners sparked a lot of debate on social media, with many users expressing unhappiness with the message of the campaign.
Those against it said it was justifying harassment against women by holding them responsible for it on the premise of what they wear.
“I wish [those behind this campaign] called on men ‘to act manly’ by looking for jobs instead,” one Facebook user wrote.
Others suggested that the message of the campaign could be aiming to boost public morals and enforcing modesty standards.**


La intención es clara. Quien decide la "moral pública" son los hombres. Es mejor sentir que los ataques a las mujeres son una acción cívica que el resultado de una mentalidad enfermiza y reprimida que es incapaz de controlarse a sí misma.
Es el entorno de sumisión el que garantiza el poder de decidir a los que no tienen otro. En este sentido, el patriarcado es la socialización del poder sobre las mujeres al justificar en cada casa el dominio sobre las mujeres que la habitan varón. Este dominio, además, se extiende más allá de la mera familia y hace que todos se conviertan en jueces callejeros.
La llamada callejera se hace en el nombre de la "religión", ¿quién va a arriesgar su puesto en el paraíso? Los intentos del presidente Sisi de cambiar el discurso religioso han chocado desde el principio con los sectores más conservadores de la sociedad y en especial con la Universidad de Al-Azhar. La prensa de ayer recogía las declaraciones de su máximo responsable, Ahmed Al-Tayed, quien arremetía de nuevo contra la propuesta de la presidencia tunecina que igualaba los derechos de las mujeres en varios campos:

"Al-Azhar rejects categorically the intervention of any policy or regulations that affect/change the beliefs of the Muslims or the rulings of their Sharia or tamper with them," Al-Tayeb said in his statement.
The senior scholar said that some texts that are clear and direct in their meaning cannot be subjected to re-interpretation, such as those verses of the Quran relating to inheritance.
"There is no room for re-interpretation, and it is not accepted by the public or non-specialists, whatever their culture," the statement read.
Such rulings should not be changed, the imam said, adding that such ideas "provoke the Muslim masses who adhere to their religion, and endangers the stability of Muslim societies."
"It must be known to everyone that jurisprudential law is logical, as agreed scientists, and rational," the statement added.***


Obsérvese la visión apocalíptica de lo que puede ocurrir en el mundo si se deja de obedecer lo escrito. La mención a "otras culturas" implica que no es una cuestión musulmana sino "humana". Los demás no tienen otras costumbres, sino que están simplemente incumpliendo las normas universales. De los no creyentes se espera que vivan en el error;  para los creyentes, sencillamente, es intolerable. Y nadie debe permitirlo bajo la amenaza de desestabilización de las "Muslim masses" que cumplen su religión.
Se avecina pues una importante controversia entre los favorables a un concepto igualitario de ciudadanía, que no distinga entre hombres y mujeres en sus derechos, y aquellos cuyo argumento es que "ciudadano" es un concepto (occidental) opuesto al de "creyente", cuyos derechos y deberes les han sido expuestos y cuya observancia es obligatoria.
La aparición de esta campaña en Egipto es otra mala señal, otra señal de que el conservadurismo socio-religioso no tiene quien lo frene y eso va en detrimento de una democracia y un estado modernos como al que se dice aspirar.
La suma de la influencia saudí y la expulsión de los demócratas por el rumbo autoritario  tomado por el régimen dejan el campo libre a los ultraconservadores religiosos que se vuelven a hacer con la calle, como ocurrió en la época de Hosni Mubarak en los que la Hermandad se hizo con la base social por la desidia gubernamental. Los mensajes que salen de Al-Azhar como erudición se convierten en las calles en amenaza y fiscalización de las personas.
Más preocupado por silenciar las voces de los medios y las críticas exteriores, el régimen egipcio comete de nuevo el mismo error: dejar la calle a los ultraconservadores. Ellos sí han entendido que lo importante es seguir ahondando en el conservadurismo social a través del acoso, la vigilancia social y familiar y demás medios a su alcance.
Preocupados en encontrar de dónde les llega el dinero a los opositores y en cerrar periódicos, el gobierno no entiende que así sigue consolidando su base social. El papel de Al-Azhar es decisivo, como puede apreciarse, pues es el organismo en el que se ha fundamentado para "corregir el extremismo", sin comprender que eso no servirá de nada si se sigue reforzando una sociedad ultraconservadora y misógina, que hace de las mujeres las víctimas del acoso, la ablación y ahora la vestimenta.

El gobierno egipcio ha renunciado a sus ideales de modernidad. La mentalidad militar sigue pensando en términos de "seguridad", pero es el "soft power" el que le está haciendo perder la batalla a medio y largo plazo. Con un simulacro de parlamento que es caja de resonancia del poder y que no es tomado en serio por los propios egipcios, el poder está en la calle de nuevo en la calle, aprovechando el conservadurismo social. Va entrando por allí por donde le es más favorable, por donde hay menos resistencia: la mujer, víctima permanente de la misoginia egipcia, cuya traducción es el acoso omnipresente y el desprecio a las mujeres.
Egipto, lugar de nacimiento del feminismo árabe, lugar donde, hará pronto cien años, Huda Shaarawi se quitó su velo ante la multitud para mostrar su rostro. Lo hizo en la estación de tren de El Cairo, un lugar que representaba la modernidad, el primero del imperio otomano y de África. Huda Shaarawi fundó escuelas, periódicos y la Unión Feminista Egipcia, que todavía funciona. 
Hoy, en las calles, las mujeres egipcias pueden ver las llamadas a sus padres, maridos, hermanos y tíos a que vigilen sus vestidos si salen a las calles. Hasta la risa de Nasser cuando le dijeron que impusiera el velo ha quedado olvidada en el tiempo. Control y obediencia.


En julio, Al Arabiya titulaba "Egypt debate: Should divorced women get part of their ex-husband’s salary?". Daba cuentan entonces del debate producido por la propuesta de la profesora de Derecho Comparado Amina Nossair junto con un experto en derecho islámico. Su propuesta era algo tan "escandaloso" como una especie de "pensión" para las mujeres que se divorcian. Señalaba la profesora Nossair:

“Millions of women find themselves on the streets, with no fixed source of income after their husbands divorce them, and in the case of their death. These women deserve a clear law that secures their finances and future,” she said.
“How is this fair to women? Many Egyptian women spend all their life cooking, cleaning and raising kids at home and in one minute she is left stranded in the streets because she got divorced,” she continued.
Nossair is basing her argument on her understanding of Islamic teachings and writings, which their means provide women with the legal and social rights they need.
“One has to leave the door open for further education and diligence,” she argued.
“I acknowledge any new ideas related to women’s rights or their future, provided they don’t wander away from the fixed teachings of Islamic law, and my suggestion does not,” she added.
But her suggestion was not welcomed by Al Azhar, which expressed discontent over Nossair’s remarks in a statement to local media outlets.
“Diligence (Ejtehad) is open in Islam no doubt, but that is for issues that do not contain a clear text,” Omar Hamroush, Secretary General of the religious affairs committee said in the statement.
“The inheritance of women is stipulated by the Quran and Sunnah and is defined by Sharia law, there is no room for further diligence in this case,” he said.****



Da igual; la respuesta es contundente. Nada tiene aceptación aunque se ajuste a la ley islámica. Aquello que pueda dar autonomía o reducir la dependencia del hombre no tiene salida. Inmediatamente Al-Azhar lo corta, una estrategia eficaz para tener el apoyo social que le da la autoridad. Cuando no hay dudas, solo queda la parálisis.
La prohibición a las mujeres musulmanas del matrimonio con personas de otros credos o sin credos no es más que una estrategia de cierre, la forma de evitar salir de una sociedad machista que no tiene necesidad de encubrirse como tal. La desigualdad en la herencia trata de evitar la independencia económica de las mujeres, ser autosuficientes.
La presidencia ha perdido el pulso con Al-Azhar, que ha pasado a convertirse en la institución que controla Egipto en los aspectos que más les interesan. El terrorismo se seguirá produciendo porque se justificará, al igual que el acoso, en la virtud y la piedad.
Los que denuncian que la campaña promueve y justifica el acoso y la violencia contra las mujeres tienen razón. Son tristes pancartas.



* "Banners in Cairo Urge Men to Prevent Women from Wearing Tight Clothes" Egyptian Streets 21/08/2017 https://egyptianstreets.com/2017/08/21/banners-in-cairo-urge-men-to-prevent-women-from-wearing-tight-clothes/
** "Banners calling men to make women dress modestly spark outrage in Egypt" Al Arabiya 21/08/2017 https://english.alarabiya.net/en/variety/2017/08/21/Banners-calling-men-to-make-women-dress-modestly-spark-outrage-in-Egypt.html
*** "Egypt's Al-Azhar's grand imam says Islamic inheritance law is 'not up for reinterpretation'" Ahram Online 21/08/2017 http://english.ahram.org.eg/NewsContent/1/64/275762/Egypt/Politics-/Egypts-AlAzhars-grand-imam-says-Islamic-inheritanc.aspx





lunes, 21 de agosto de 2017

El terrorismo de género

Joaquín Mª Aguirre (UCM)
El atentado en Barcelona y lo ocurrido en otros puntos dentro de la misma trama ha hecho pasar bastante desapercibido al atentado, mediante apuñalamiento, en Finlandia al día siguiente. Como ocurrió en el caso de Egipto, en el que un joven se introdujo entre los turistas que tomaban el sol en la playa de Hurgada, el objetivo ha sido claro y definido: las mujeres.
Esta es la información que daba La Vanguardia sobre el atentado finés:

El yihadista marroquí de 18 años detenido tras el apuñalamiento masivo de ayer en Turku (suroeste de Finlandia) es un solicitante de asilo que llegó al país nórdico en 2016, siendo menor de edad, y cuyos principales objetivos fueron mujeres, informó hoy la Policía finesa. Estas son las conclusiones a las que han llegado, por el momento, las fuerzas de seguridad finlandesas, cuando las investigaciones se encuentran todavía en su fase inicial.
El agresor, que continúa ingresado en cuidados intensivos tras recibir un disparo en la pierna, atacó a los viandantes en pleno centro de la ciudad de forma aleatoria con un cuchillo de grandes dimensiones, aunque la Policía sospecha que eligió preferentemente a víctimas femeninas. “Creemos que las víctimas fueron elegidas al azar, pero su objetivo primordial fueron mujeres. De las diez víctimas, ocho son mujeres y los únicos dos hombres heridos fueron atacados por intentar ayudar a las mujeres o detener al agresor”, dijo en rueda de prensa la portavoz policial Krista Granroth.
Las dos víctimas mortales son una mujer de 67 años y una adolescente de 15, explicó la Policía, una de las cuales falleció de inmediato y la otra en el hospital. Dos de los ocho heridos continúan ingresados en cuidados intensivos, aunque no se teme por su vida, mientras que el resto sufre heridas menos graves y algunos han sido ya dados de alta.*


En el caso de Hurgada, igualmente el joven se dirigió contra mujeres, asesinando a puñaladas a dos y a una tercera que falleció pocos días después. No es una condición que se muestre en los ataques masivos (atropellos, explosiones, etc.) porque es imposible seleccionar las víctimas, pero se va repitiendo con mayor frecuencia este patrón anti mujeres como característico de.
A pesar de ello, recordamos haber recogido aquí que en una de las explosiones en un templo cristiano copto en diciembre en El Cairo, el asesino eligió para hacerse volar la zona reservada a las mujeres. Esto hizo que fueran las principales víctimas del ataque. Cuando pueden elegir, eligen matar mujeres.
¿Es patrón o casualidad? De los factores que pueden llevar a una persona a asesinar con saña mediante puñaladas a otras personas, la selección del sexo es indicativa porque actúa como un elemento claramente motivacional que puede, además, se usado en el adoctrinamiento dando lugar a la llamada radicalización.
El 28 de marzo de este año, Hadley Freeman escribió en The Guardian un artículo titulado "What do many lone attackers have in common? Domestic violence". En él se señalaba lo siguiente:

The reactions to Khalid Masood’s attack last week played out with script-like predictability: rightwing commentators tried desperately to blame the actions of this Kent native on immigration, while the media pored over whatever anecdotes they could find from neighbours and schoolmates. All The Day Today cliches were ticked off: he was “always polite”, he came from “a normal family”, he once “got drunk” as a teenager.
This kind of desperate profiling plays to people’s desire to believe we should be able to spot terrorists. But while rent-a-gobs flail around naming and shaming Kent and drunk teenagers, it is telling how rarely one feature common to many “lone wolf” attackers is called out: a history of domestic abuse.
A relative of Masood’s former wife Farzana Isaq told the Daily Mirror that Isaq had fled her ex-husband in terror after just three months of marriage: “He was very violent towards her, controlling in every aspect of her life – what she wore, where she went, everything.”
Mohamed Lahouaiej-Bouhlel, who killed more than 80 people after driving a truck into a crowd on Bastille Day in Nice last year, had a long history of domestic violence, as did Omar Mateen, who last summer killed 49 people in a Florida nightclub. “He would just come home and start beating me up because the laundry wasn’t finished, or something like that,” Mateen’s former wife Sitora Yusufiy told the Washington Post. Tamerlan Tsarnaev, one of the Boston Marathon bomber brothers, had previously been arrested for domestic assault and battery of a woman.
Before Katie Hopkins gets excited, this isn’t evidence of a misogyny unique to the Muslim culture, or Muslim killers. The stepmother of Dylann Roof, the white supremacist who killed nine people in Charleston in 2014, accused his father of abusing her, suggesting Roof was raised in a home where gendered control was normalised. Evangelical Christian Robert Lewis Dear was so pro-life that he not only killed three people in a Planned Parenthood clinic in Colorado in 2015, he also had an extensive history of violence against women and domestic abuse, and an arrest for rape. Seung-Hui Cho, a South Korean expatriate who shot and killed 32 people at the Virginia Polytechnic Institute in 2007, had previously been charged with stalking and harassing female students.**


Creo que la observación es correcta al establecer los vínculos. En un sentido profundo, la rebelión de las mujeres genera un rechazo, un odio patriarcal contra ellas que se traduce en esas formas de violencia.
Las propuestas realizadas el día 13 de este mes por el presidente de Túnez de avanzar en la igualdad de hombres y mujeres mediante la modificación de las leyes que regulan las herencias o darle la posibilidad —igual que tiene el varón musulmán— de casarse con una persona de otra religión ya había sido contestadas de forma airada por las instituciones más conservadoras, que ven en ello una violación del "orden divino". La rebeldía pecaminosa mostrada por la mujer al intentar ser igual que el varón sería castigada por la mano de los que justifican la violencia doméstica como una forma mantenimiento del "orden".
La violencia doméstica, que la autora ve como un patrón, representaría ese entrenamiento en la violencia, que tienden a justificar como forma de castigo o "corrección" para restituir el orden. Igual que el racista se ve "desafiado" por los que considera "inferiores", en el caso del machismo patriarcal es la mujer la que desafía, la que debe ser enseñada a ocupar su lugar.
Esto es lo que hemos visto en Egipto en determinadas propuestas de sus diputados. No es otro el sentido de proponer la reducción de la edad de la mujer para el matrimonio o, como se hizo, mostrar la necesidad de que se sometieran de buen grado (por el bien del hombre) a la mutilación genital. Era una forma, se decía, de reducir su furor ante la debilidad del hombre.
Una parte esencial en el proceso de radicalización terrorista es conseguir encontrar el "puesto cómodo" para ejercer la violencia. Nadie se considera a sí mismo un "asesino". Hay que encontrar la forma en que se sienta un "redentor", un "salvador" de los suyos, un "mártir". Para ello hay que convertir a las mujeres en un peligro desafiante de las que el mundo debe ser salvado dentro del modelo "edénico", es decir, de la "Eva" que arrastra al pecado y a la perdición a los hombres.


La convicción de que el mundo pierde sus valores y que el orden está siendo destruido comienza en la propia casa, en donde la violencia trata de mantener el orden interior. Radicalizar es crear una imagen del desorden, asignar unos responsables, para después establecer una acción de castigo. Son tres momentos diferentes y puede que el último que reservado al ámbito doméstico, sin llegar a dar el salto a gran escala. La violencia se ejerce entonces en la casa contra esposas e hijas a las que se trata de llevar al buen camino.
Si se produce la traducción "política" y se traslada hacia el exterior, la violencia puede dirigirse hacia las mujeres, como ha ocurrido en los casos señalados. Son ellas, según perciben, el caballo de Troya que exige los cambios que van contra la ley divina, contra las costumbres, etc. Esto se percibe con toda claridad cuando se dan ataques masivos o violaciones a mujeres por su forma de vestir, que es considerado una transgresión de las reglas y ellos ser convierten en los brazos ejecutores.
Sabemos del odio canalizado contra las mujeres desde el principio de la Primavera Árabe, cómo fueron el objeto de las mayores ataques por parte de todos. Desde los militares egipcios que comprobaban si eran vírgenes (acto heroicos a mayor gloria del Ejército) en Tahrir a los ataques a las mujeres en las calles. Otro diputado egipcio ha pedido que se exijan las pruebas de virginidad para entrar en la Universidad. Todo ello, es la parte esencial, se hace en nombre de las buenas costumbres. Por eso, cuando las familias de los terroristas dicen que eran "muy normales" hay que tener en cuenta que esa violencia se considera muchas veces como "correctiva", por su bien. En el fondo, es un adiestramiento en el odio hacia las mujeres que han decidido no someterse a las diferentes formas que unos llaman "tradición" y otros "opresión".


El diario El País incluía este fin de semana una entrevista de interés con la filósofa Agnes Heller. Junto a las cuestiones que se le plantean sobre la reducción de las democracias a las meras elecciones, se encuentran algunas preguntas sobre lo que tratamos:

De todos los cambios que ha vivido, ¿cuál es el más importante? ¿El cambio en la condición de la mujer? Es la única revolución que no considero problemática y es la mayor de nuestro tiempo, porque no es una movilización contra un periodo histórico, sino contra todos los periodos. La única totalmente positiva, tal vez junto al desarrollo de los derechos humanos. Aunque nunca se pongan en práctica totalmente, es esencial que se planteen.***

Apunta Heller también:

[...] La liberación de la mujer es la única revolución sin zonas oscuras. Ninguna otra se ha llevado adelante sin problemas. La igualdad de la mujer, que no está aquí todavía pero que va a ocurrir, también traerá nuevos problemas y también retrocesos.***


A diferencia de otras revoluciones (sociales, coloniales, etc.), la revolución de la igualdad entre los sexos debe nacer en el seno de las familias si se dan las condiciones suficientes para ello. Mucho de lo legislado se resiste a ser realidad porque choca con la considerada normalidad, como ocurre en Egipto donde se supone, por ejemplo, que la ablación está prohibida por las leyes, pero que sigue con cifras cercanas al 90%. Las leyes no sirven de nada si no se cumplen. Y muchas de las leyes en favor de la igualdad se quedan vacías por falta de aplicación y respaldo.
Los fundamentalistas islámicos han canalizado el odio hacia Occidente  ante lo que presentan como un ataque a las familias, cuyo centro son las mujeres. El feminismo pervierte a las mujeres, dicen, y estas destruyen las familias desde su interior. Es un argumento recurrente no en los yihadistas, sino en los "hombres de bien", que se preocupan por el estado de la sociedad, su moral sagrada. El mal llega con ellas y ellas lo absorben de fuera, de allí donde no se frena, de un mundo de ateos, infieles y pervertidos.
El odio a las mujeres que se ha visto en los atentados o el hecho de que entre los terroristas los antecedentes por maltrato familiar sean frecuentes es probablemente algo más que una casualidad.
Se puede argumentar que el que es violento lo es en todas las esferas, pero esas esferas necesitan unirse en un discurso coherente para el sujeto, en una narrativa plausible que justifique su acción. Y esa es la habilidad del manipulador que produce el salto de la radicalización doméstica (presentada como defensa del honor y las virtudes familiares) a la práctica del atentado terrorista (presentada como una forma de defensa frente al pecado que intenta destruir a la gran familia virtuosa).
Ante los ataques a la propuesta tunecina, escribí que la vía de los derechos de la mujer era la mejor forma de enfrentarse al radicalismo fundamentalista, potenciándola y amparándola frente a las críticas y ataques de todo tipo. El conservadurismo patriarcal es difícil de remover y reacciona como hemos visto.
La unanimidad que Agnes Heller ve en la revolución de la mujer es relativa. Ha llegado a unas partes del mundo, pero esa aspiración a la libertad y la igualdad se resiste fuertemente en otras. Lo vemos en las niñas secuestradas por Boko Haram, en los atentados contras las escuelas de Paquistán —como el que sufrió Malala—, en los pueblos que estaban y están bajo el dominio del Estado Islámico, lo vemos en los feminicidios impunes.


Si el terrorismo yihadista empieza a seleccionar sus víctimas entre las mujeres, deberá ser tenido en cuenta en discursos eficaces que contrarresten los argumentos de odio de género. Habrá que alzar las defensas contra esta forma de "terrorismo de género" que va más allá del ámbito de la violencia doméstica sacándolo hacia el exterior.
El odio a la mujer como forma de canalizar el odio terrorista es un estado que debe ser estudiado. En primer lugar, porque los antecedentes por violencia doméstica pueden ser un indicador personal y familiar para los sujetos. En segundo lugar, de comprobarse como un rasgo, se debe invertir en su vigilancia y un mayor apoyo a las mujeres en sus desafíos por la igualdad.
Ha sido el primer ataque terrorista en Finlandia. Han sido dos mujeres. Mis condolencias a los fineses y a las familias de las víctimas-
Esta no es una guerra por el territorio; es una guerra por las costumbres, por las normas sociales. Por tanto, será lenta.


* "El objetivo del terrorista de Turku eran las mujeres" La Vanguardia 19/08/2017 http://www.lavanguardia.com/internacional/20170819/43658263847/finlandia-turku-terrorismo-ataque.html
** Hadley Freeman "What do many lone attackers have in common? Domestic violence" The Guradian 28/03/2017 https://www.theguardian.com/commentisfree/2017/mar/28/lone-attackers-domestic-violence-khalid-masood-westminster-attacks-terrorism

*** "Agnes Heller: “Solo la razón puede matar a millones de personas”" El País - El País Semanal 21/08/2017 http://elpaissemanal.elpais.com/documentos/agnes-heller-entrevista/

domingo, 20 de agosto de 2017

Colau y la libertad o bolardos y maceteros

Joaquín Mª Aguirre (UCM)
Los acontecimientos de Barcelona, vistos a la luz de lo que vamos sabiendo, están llenos de despropósitos, de sin sentidos, coincidencias, errores, etc. que es el hilo con el que se fabrican estos hechos. No siempre hay buena preparación, sino chapuza infinita que sirve para causar igualmente muerte y dolor. Los terroristas pueden permitirse ser chapuceros; las autoridades, no.
Se le recrimina a la alcaldesa de Barcelona, señora Colau, haber desestimado cuando tuvo ocasión la colocación de los bolardos que otras ciudades han colocado en sus avenidas tras la repetición de los atentados con vehículos por todo el mundo. El argumento de la alcaldesa es que no quería que la ciudad perdiera "libertad", lo que no deja de ser un bonito argumento, unas hermosas palabras para decir en el homenaje a las víctimas.
El diario El Mundo recoge la recomendación de poner bolardos o maceteros. Aporta el documento original de la Policía en la que se advierte que puede ocurrir en la ciudad algo a lo que ocurría en Niza, Londres o Berlín:

La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, ha defendido esta mañana la decisión de no proteger la Rambla con bolardos, pese a la recomendación del Ministerio del Interior del pasado mes de diciembre. Colau ha asegurado que los expertos en seguridad sostienen que pese a poner barreras físicas en un lugar como el del atentado del jueves, una furgoneta pequeña podría haber entrado a la Rambla por un lateral desde la calzada sin mayores problemas.
También ha explicado que no se instalarán bolardos en puntos estratégicos de la ciudad o con mucha afluencia de personas porque "cortan nuestra libertad".*


No se me entienda mal: no juzgo a la señora Colau por no haber puesto bolardos o maceteros. Su error es visible después de que ocurriera el atentado. Critico el argumento mediante el que justifica no haberlo hecho, un sentido pedestre de la "libertad". Hasta ese momento, ella era una decida defensora de la libertad de la ciudad, aplaudida por muchos en su gesto de no poner opresores maceteros. Ahora es simplemente una señora equivocada porque los hechos le han quitado la razón y porque no convencen sus justificaciones. La pregunta clave ahora es: ¿ha aprendido algo la señora Colau o seguirá defendiendo la "libertad" de la ciudad? O en versión abreviada: ¿pondrá maceteros y bolardos?
La señora Colau confunde la "libertad" con los "bolardos". No hay que hacer demagogia con ello, sino aprender que no se deben confundir los términos. Uno de los mayores errores que puede cometer un político con responsabilidades es no distinguir bien las esferas de las que habla.
El haber confundido una cosa con la otra le trae críticas a la señora alcaldesa de Barcelona, sin que importe que no era ese el atentado preparado. Da igual. A las autoridades no se les pide que sean adivinas o tengan el conocimiento absoluto. Sus decisiones se toman ante incertidumbre, con información precaria y tendencias variables. Puede que después de poner bolardos los atentados sean con bombas,  puñales o cualquier otra forma en la que los bolardos no sirvieran para nada. Pero su decisión se ha tomado bajo criterios que no tienen nada que ver con la seguridad.
No, a ella no se le pide que sea adivina, sino que haga caso a los expertos y trate de tomar decisiones no por la "libertad", que es otra cosa —bien defendida—, sino en prevención de hechos posibles, cuya probabilidad debe ser jerarquizada.


El error de Colau es haber mezclado una cosa con otra para tomar su decisión. Nuestras libertades se basan en la Constitución, no en lo que opine la señora Colau sobre los maceteros y bolardos.
A la señora Colau se le ha recriminado anteriormente que fuera tibia contra otro tipo de ataques a la ciudad, el movimiento anti turismo que hasta hace unos días escribía en la paredes, con evidente desatino, "El turismo mata", tal como recoge la información del diario El País.
La solidaridad de millones de personas en todo el mundo para con la ciudad y sus víctimas, vecinos y turistas de cualquier parte, les habrá hecho ver con claridad la diferencia en cómo "mata" el turismo y cómo lo hacen otros. El verbo "matar" debe ser más respetado. Pero le das a un tonto un espray y pasan estas cosas. Esperemos que, después de lo ocurrido, encuentren otro juego con el que entretenerse que acosar turistas y gritar contra ellos en las calles. No debía afectar a su sentido de la libertad de las personas que visitan la ciudad que la eligió como alcaldesa.


La señora Colau se puede equivocar, como lo han hecho otros. Lo que no puede es justificar su error con la libertad como excusa. Decenas de capitales apuestan por utilizar inteligentemente el mobiliario urbano de diverso tipo (bancos, bolardos, jardineras, árboles, monumentos, etc.) para dificultar el paso y, sobre todo, evitar lo que es el mayor peligro, la velocidad alta de los vehículos en su carrera criminal. Seguro que encuentra diseñadores con buen gusto.
El atentado de Barcelona debe ser revisado inteligente, profesionalmente, como todos los atentados, para ver lo que ha funcionado y lo que no. Pero no se deben confundir los términos, no se debe hacer demagogia para justificar un error, porque es un mal síntoma para el futuro.
Hoy se multiplican las noticias de ciudades que sin problemas con el turismo ni la libertad instalan o reinstalan los bolardos y los maceteros en las zonas de riesgo. Puede que Ada Colau no haya aprendido nada, pero los demás pueden aprender mucho de sus errores, desgraciadamente.



* "Colau y los Mossos esquivaron el consejo policial de poner bolardos" El Mundo 19/08/2017 http://www.elmundo.es/cataluna/2017/08/18/5996adfae2704ea95f8b460d.html