martes, 27 de septiembre de 2016

Matar ideas o la paz es otra cosa

Joaquín Mª Aguirre (UCM)
Daily News Egypt incluye en su página digital un pequeño y sencillo vídeo titulado "Murdered ideas" en el que se recogen los nombres de tres prominentes autores asesinados por radicales. Lo hace con motivo del asesinato a tiros, en plena calle, del escritor jordano Nahed Hattar. Junto a este último crimen, el diario recoge el del egipcio Farad Foda, en 1992, y el del libanés Mahdi Amel, en 1987. Los tres eran críticos del islam político y los tres fueron asesinados.
Egyptian Streets recoge así el momento del crimen:

According to state news agency Petra, Nahed Hattar, a prominent 56-year-old writer, was shot three times in the head just outside the court.
Eyewitnesses cited by Petra say that the shooter, who was arrested at the scene, appeared to be in his 50s and was wearing traditional dress.
“He [the gunman] was standing at a short distance of about one meter (yard) in front of Nahed on the stairs of the Supreme Court,” said a witness in a statement to The Associated Press.
“Nahed was accompanied with two brothers and a friend when he was shot. The brothers and the friend chased the killer and caught him and handed him over to the police,” said Saad Hattar, the victim’s cousin, according to the Guardian.
After the killing, Saad Hattar blamed Jordan’s Prime Minister Hani al-Mulki.
“The prime minister was the first one who incited against Nahed when he ordered his arrest and put him on trial for sharing the cartoon, and that ignited the public against him and led to his killing,” said Saad Hattar.
Responding to the killing, the Jordanian government’s spokesperson said that the “heinous crime” would be punished strongly.*


Entre oleadas de muertes terribles en el mar, en ciudades sitiadas y bombardeadas, el asesinato de Nahed Hattar forma parte de un particular drama que se repite en el tiempo: la eliminación de los obstáculos por parte de los radicales islamistas. Es un acto más de intransigencia, pero de una forma selectiva de intransigencia que busca eliminar la oposición dentro de una cultura y mantenerla mediante el terror.
Las muertes de intelectuales, palabra que muchos desprecian en Occidente, es un terrible drama pues descabeza a aquellos que conocen desde dentro las debilidades del islam político, su intransigencia profunda, su fascismo social y su manipulación de la ignorancia.
Pese a lo que opinen Valls y demás de que son capaces de cambiar el mundo musulmán a golpe de opinión y decreto playero, lo cierto es que como todo proceso cultural, solo es posible hacerlo desde dentro. Nada hace más felices a los islamistas que las actitudes histéricas de gobernantes, que como ha mostrado este verano Manuel Valls con los pechos de la Mariane republicana, creen que unas cuantas multas van a solucionar los errores cometidos durante años.


Los islamistas disfrutan escuchando cómo se crean barreras que hacen más fácil su labor, que es la del aislamiento y la manipulación de la "islamofobia", palabra que les hace estremecerse de placer. Como un perro pastor, les dirigen el rebaño hacia el redil donde esperan tranquilos a que lleguen los ofendidos.
Cuando los islamistas asesinan selectivamente lo hacen con personas que saben pueden debilitar su control y prestigio. Asesinan a personas que los conocen bien y saben cómo manipulan y retuercen las ideas para seguir controlando a la gente.
Los únicos que pueden conseguir una mejora real son estas personas que pueden llegar mediante ideas y argumentos a dejar en evidencia la intransigencia profunda que se esconde tras piadosas barbas y tradicionales vestidos, tal como se describe al asesino. Son las cabezas capaces de liderar intelectualmente la resistencia al avance de esa minoría que acaba reclutando cada día más personas para luchas contra los que se le resisten dentro.


The Jordan Times reproduce la entrevista realizada al rey Abdullah de Jordania en el programa 60 minutes de la CBS norteamericana. En ella, el rey jordano señala que « that “misunderstanding” of Islam and the region among Western allies and communities has impeded progress in the anti-terror war and global cooperation.»** La lucha ha perdido eficacia ante la incomprensión cultural de los gobiernos, think tanks, etc. que han sido incapaces de comprender los procesos culturales.
Una parte esencial de esos procesos lo configuran los intelectuales: artistas, escritores, periodistas, etc. La presión brutal sobre ellos cuenta con el apoyo de los gobiernos que consiguen así creen mantener saciadas a las bestias del terrorismo y evitar que vayan a más.


La acusación del hermano del escritor jordano asesinado va contra el primer ministro jordano que es quien encendió la mecha al permitir que fuera acusado de "insultar al islam". The Washington Post señala, citando a Reuters que «Hattar has been arrested before, for insulting the monarch. He is also a strong supporter of Syrian President Bashar al-Assad».*** La complejidad de lo que ocurre allí es grande, las líneas se enmarañan con los entrecruzamientos de grupos, religiones, políticas y rivalidades. Hattar era de origen cristiano, ateo, izquierdista, crítico del poder y anti islamista. Eso le hacía tener pocos amigos en la zona. Y con ello te llegan las denuncias que, con tan pocos amigos, son siempre vistas con satisfacción, como una forma de mantenerte ocupado. Y finalmente, alguien te está esperando a la entrada o salida del juzgado con un arma en la mano.

Los sistemas de denuncias son los mismos practicados en Egipto, donde cualquiera puede ser llevado ante los tribunales por un denunciante piadoso que estime que se ha ofendido al islam. Egipto tiene encarceladas personas, como la escritora Fátima Naoot por compadecerse de los corderos sacrificados, compasión que es considerada como "insulto al islam". Es el argumento constante, en el que cabe todo.
En Jordania, los Hermanos Musulmanes se han "modernizado" después de ser reprimidos por el gobierno jordano durante tiempo. Jordania los acogió cuando Nasser los perseguía en Egipto. Hoy se han cambiado el nombre y han hecho promesas de ser buenos y modernos. En Egipto también lo hicieron y acabaron como acabaron.
La complejidad es grande. El rey Abdullah tiene razón en lo que señala sobre los efectos de la incomprensión occidental: alimenta el radicalismo. De la entrevista en la CBS, The Jordan Times recoge sus palabras:

Islamophobia is another striking example of misunderstanding the region’s culture in the West highlighted by King Abdullah in the CBS interview.
If pushed into the corner with Islamophobia, Muslims are going to feel isolated, victimised and marginalised, he said.  This is exactly what Daesh and Al Qaeda want, he warned.
He explained the difference between the sweeping majority of Muslims who reject violence and extremists who tend to label even Muslims as heretics.
“If you look at the spectrum and understand that 90 per cent of us are traditionalists and have an affinity for Christianity, Judaism, I mean we’re all the three monotheistic religions, us being the younger one, and that our faith decrees the understanding of Judaism and Christianity, then we understand where we all are. It’s that misperception with the takfiri jihadists, that’s where the fight is. And they represent probably 2 per cent of Sunni Islam. That’s where the problem is. And if we’re being pushed into the corner through Islamophobia, that’s where the danger is, where we as allies, are not understood.”**


Pero sería engañoso hacer recaer en la islamofobia el problema. La primera fobia existente es la que elimina de la sociedad a los que manifiestan diferencias de criterio o de cualquier otra índole. La islamofobia no surge de la nada, sino de la percepción de que ese 2% que señala el rey jordano tiene el poder suficiente como para que se note su peso dentro y fuera.
La muerte de Nahed Hattar es una doble mala noticia. La primera, obviamente, por su muerte; la segunda porque es un aviso, una amenaza para otros. Con su muerte se trata de mantener el silencio de la crítica. 
La queja de los familiares y amigos es que la denuncia por "insultar al islam" se basaba en la profunda incomprensión del mensaje que había compartido en su página de Facebook, una caricatura. Egyptian Streets señala:

Hattar, who was born a Christian but considered himself an atheist, was known for his controversial views in Jordan and had been charged after sharing a Facebook cartoon depicting a bearded man in heaven. The bearded man was shown smoking in bed with two women while asking God to bring him a wine and cashews.
Critics said that the cartoon mocked Islam, however Hattar said that the cartoon, entitled ‘The God of Daesh (ISIS)’, was meant to reveal ISIS’ hypocrisies and how it believes God and heaven to be.
Hattar was arrested but was released two weeks later on bail pending trial.*

Los que aceptaron la denuncia contra él tampoco lo entendieron o no quisieron entenderlo o lo usaron como una excusa para poder tenerlo un par de semanas encerrado a ver si se tranquilizaba un poco. Con ello, como se queja la familia, solo consiguieron ponerlo bajo el punto de mira del primer fanático que decidió esperarle en la entrada del juzgado.
Las reflexiones sobre la naturaleza común del judaísmo, cristianismo y el islam son ciertas. Pero la cuestión en el islam es qué se hace con los ateos como Hattar. La cuestión no son las raíces comunes de las religiones, sino el derecho de las personas a creer en ellas, a practicarlas o a vivir conforme a sus propias conciencias. Algunas religiones han conseguido no matar a quienes dejan de creer en ellas, incluso algunos rezan por sus almas inmortales. Decir que los creyentes quieren la paz se debe compensar con desear la paz igualmente a los no creyentes... a los que no creen en nada. Es ahí donde está la cuestión. Mientras no se acepte internamente la tolerancia y se siga enjuiciando y encarcelando a personas, como se sigue haciendo en países como Jordania, Marruecos, Egipto, etc., el conflicto se mantendrá. Es solo cuestión de grado el que alguien se tome la "justicia" por su mano, porque la intransigencia y el dogmatismo son los mismos.
La paz es otra cosa.



* "Jordanian Writer Shot Dead Outside Amman Court Ahead of Trial for Insulting Islam" Egyptian Streets 25/09/2016 http://egyptianstreets.com/2016/09/25/jordanian-writer-shot-dead-outside-amman-court-ahead-of-trial-for-insulting-islam/
** "Misunderstanding of region, Islam mars global anti-terror fight — King" The Jordan Times 26/09/2016 http://www.jordantimes.com/news/local/misunderstanding-region-islam-mars-global-anti-terror-fight-%E2%80%94-king

*** "Prominent Jordanian writer fatally shot after he shared cartoon said to offend Islam" The Washington Post 25/09/2016 https://www.washingtonpost.com/world/middle_east/prominent-jordanian-writer-fatally-shot-after-he-posted-cartoon-said-to-offend-islam/2016/09/25/68557a34-e3ce-46a9-a14b-b9ceec005288_story.html?tid=hybrid_collaborative_1_na



lunes, 26 de septiembre de 2016

La atmósfera pesimista y los malditos mensajeros

Joaquín Mª Aguirre (UCM)
La mayor parte de las cadenas de televisión se preocupan por el mantenimiento de las audiencias. La ERTU o cadena estatal egipcia tiene una preocupación añadida: mantener los índices de popularidad del presidente Sisi, labor necesaria cuando el mundo se les pone cuesta arriba. Y esto, por cierto, ocurre con frecuencia. Las noticias no son buenas y necesitan doble capa de maquillaje para ponerse bajo los focos. Cada vez es más difícil acallar las críticas.
En estos días las campañas de respaldo al presidente y de descrédito a los medios son constantes y aquí hemos dado cuenta de artículos y entrevistas en los que se pide que solo se atienda a lo que dicen los medios oficiales. El "pesimismo" es subversión; el "optimismo", propaganda. Daily News Egypt titula hoy mismo "National Security arrests members accused of spreading ‘pessimistic atmosphere’", tras contarnos la existencia de la "Crisis Cell", organización de los Hermanos Musulmanes dedicada a estas cosas, señala:

The accusations directed against the alleged members included the use of media to distort the state’s image and ability to solve crises. However, this contradicts with what has been happening in the Egyptian media, which bans opposing groups or figures from appearing on-screen, and highly supports and defends the regime’s performance and policies.
President Abdel Fattah Al-Sisi had previously warned in his speech during the first anniversary of the New Suez Canal that some groups are attempting to discredit the value of national projects and demoralise the population.*


Lo cierto es que, sin necesidad de "células" islamistas para airear las crisis, el pesimismo crece y la imagen se deteriora. Hay una gran diferencia entre que los precios suban y decir que los precios suben. A ·decir que los precios suben", el gobierno egipcio lo llama "atmósfera pesimista" y te encierran por ello.
La propaganda y promover la sisimanía se han convertido en un deber cívico y ahora asciende al rango de delito si se incumple. En este clima, los medios se convierten en esenciales.
Yo creo que la población no se desmoraliza cuando lee la prensa, sino cuando lee las facturas, las nóminas decrecientes, las recetas médicas, etc. Eso sí que deprime. Y Egipto tiene motivos para estar pesimista. Pero el presidente ha dicho que son los medios y nada más que los medios: no reflejan la verdad de lo que ocurre en el país. Y se lo ha dicho enérgicamente a los medios internacionales. Lo mejor es preguntarle a él directamente.


El otro día comentábamos de pasada la gigantesca metedura de pata cometida al confundir la entrevista que se le había realizado al presidente Sisi en los Estados Unidos y emitir una del año anterior. El asunto no se queda ahí.
La prensa recoge las noticias sobre las consecuencias el error. Al ser desacreditados públicamente por el presidente, los medios han decidido que esta vez van a ofrecer la realidad de lo que ocurre en Egipto.
Daily News Egypt recogió así los hechos:

Head of the Egyptian Radio and Television Union (ERTU) Safaa Hegazy ordered the dismissal of the head of the union’s News Department Mostafa Shehata on Tuesday evening for airing an old interview of President Abdel Fattah Al-Sisi, instead of a recent interview with American public broadcaster PBS, according to ERTU’s statement of apology.
The department’s deputy head Khaled Mehanna was promoted to take Shehata’s position until a new head is appointed. Hegazy also ordered the referral of all those involved in the error to the legal affairs department.
The recent interview with PBS took place on Tuesday during Al-Sisi’s presence in New York to attend the 71st session of the United Nations general assembly.
The interview was hosted by TV-host Charlie Rose who discussed various aspects of Egypt’s situation with the president.**


El enfado debió ser mayúsculo. Estas cosas ocurren, pero está muy mal que le ocurran al presidente. Cuesta mucho conseguir una tribuna internacional en la que poder explicarse frente a las informaciones mundiales negativas, como para que quede marcado por un error tan descomunal. Lo que se haya podido decir en la entrevista queda relegado frente a esta noticia de la noticia, que es lo peor que puede ocurrir en estos casos.
El error de la emisión, además, generó un efecto dominó. En Egypt Independent se señala:

Nehal Rizq, media officer at the US embassy in Cairo, posted on Facebook saying, “What a loss. It’s a scandal that you air the president’s interview with Margaret Warner of last year as if it’s the new interview made yesterday with Charlie Rose.”
She added,“The problem is that other websites took it from the Egyptian TV, making the scandal more complicated.”***


¿Complicado? Siempre metiendo el dedo en el ojo. Recordemos que hace unos días la escritora Azza Radky pedía desde Ahram Online que la gente no se dejara llevar por los rumores irresponsables y que solo atendieran lo que los "medios serios" contaban, señalando como ejemplo el propio medio estatal en el que escribía.
Chris Forrester, de Advanced Television, un medio dedicado a las noticias sobre el medio, señala en su información:

The situation was exacerbated by strong protests on Manhattan’s streets by opposition voices to the Al-Sisi presidency, and a voluntary black-out of Al-Sisi’s speech to the General Assembly by some Muslim opposition channels which focused instead on the protestors while ignoring President Al-Sisi’s supporters outside the UN.
During Al-Sisi’s interview with Charlie Rose, he said that Egypt’s media does not accurately present the issues and does not properly reflect reality in Egypt. Media outlets in Egypt report whatever they want as there is no media restriction or dictatorship in Egypt, he said. All the Egyptian government is trying to do is reach security and stability, the president argued.****


La guerra de los canales se perdió de forma absurda. Mientras los canales de la oposición, los próximos a los Hermanos Musulmanes boicoteaban la intervención del presidente egipcio y mostraban a sus detractores en las aceras, la propia televisión estatal boicoteaba a su presidente, presuntamente de forma involuntaria, arrancándolo del pasado y reemitiendo la vieja entrevista.
El viaje a la asamblea de Naciones Unidas es ya una especie de clásico del disparate que se ha ido devaluando. El primer viaje del presidente, en plena euforia de la sisimanía, fue espectacular: el mundo se iba a rendir a sus pies.
En octubre de 2014, con motivo de la primera visita como presidente, se produjo el primer escándalo. Al-Ahram —el diario recomendado como fiable— tuvo que pedir disculpas a The New York Times por la manipulación a que había sido sometido un artículo de su corresponsal para hacer creer que el mundo aclamaba a Sisi. Nosotros tratamos este tema insólito en la prensa mundial dedicándole una entrada entonces.
Mada Masr lo explicaba de esta manera:

The uneasy exchange between the state-owned daily newspaper Al-Ahram and the US-based paper the New York Times (NYT) continued into Friday, when Al-Ahram published one letter in its English edition apologizing for misquoting NYT correspondent David Kirkpatrick, but also published a counter statement in its Arabic edition attacking both Kirkpatrick and the publication.
The confusion began when Al-Ahram reported on a Kirkpatrick article published in the NYT on October 7.
Al-Ahram’s summary of the piece portrayed the American columnist as lavishly praising Egyptian President Abdel Fattah al-Sisi following his visit to New York to speak before the United Nations General Assembly (UNGA).
In reality, however, the article was actually questioning local media’s coverage of Sisi’s visit, which hailed “as a transformational moment, for the Egyptian president and even for the general assembly.”
Kirkpatrick went on to assert that Sisi had cemented his power and secured wide popularity without facing much dissent by capitalizing “on fears of the chaos that has engulfed surrounding countries.”
But Al-Ahram’s summary drew on specific passages from the Kirkpatrick piece, quoting them out of context to make it appear that Kirkpatrick himself was issuing the praise for Sisi, lauding the president for proving his worth and earning international respect for his UNGA speech.*****


Es probable que la sola mención de la Asamblea de Naciones Unidas desencadene en el presidente dolores de cabeza. Una persona que ha sido Jefe de la Inteligencia Militar sabe el valor de la información y los efectos desastrosos de estas meteduras de pata. De nuevo, noticia sobre noticia. Y la misma circunstancia: la repetición del "error" por los demás medios que lo expanden.
Lo de la emisión de una entrevista pasada puede considerarse un error, pero el artículo laudatorio sobre el presidente convirtiendo las críticas en loas es algo más que un error. Es pura manipulación informativa para hacer creer a los egipcios que el régimen recibe las bendiciones del mundo entero. Los titulares de hoy mismo reflejan los contactos sobre temas de seguridad con ministros de distintos países. Francia es el último y Ahram Online titulaba ayer "Egypt main pillar for security in MENA: French defence minister to Sisi", como si el mundo entero dependiera de Sisi para su supervivencia. Esto adula el ego egipcio y refuerza la imagen del presidente además de convertirse en el eje de sus discursos para no tener que abordar otros más complicados.
Las sospechas de algunos son que haya podido ser intencionado el error. De hecho, se ha iniciado una investigación. Hace un par de días, Ahram Online daba cuenta de ella en estos sorprendentes términos: «The airing of the wrong interview, according to the prosecution statement, “negatively affected the state’s prestige domestically and internationally and enraged Egyptians at home and abroad.”»****** ¿"Atmósfera pesimista"?"

El presidente ha señalado que los medios egipcios no reflejan la realidad. Y parece que algunos, obedientes, han querido darle la razón. La presión sobre los medios públicos y privados, como anticipábamos, es grande. El ciclo de deterioro, represión y propaganda se está acelerando. 
Ya algunos apuntan a que si la popularidad del presidente decrece, no debería presentarse, lo que implica otro candidato y el fin de la sisimanía. Y eso es abrir la caja de los truenos, hacer que la atmósfera no solo sea pesimista sino irrespirable.


* "National Security arrests members accused of spreading ‘pessimistic atmosphere’" Daily News Egypt 25/09/2016 http://www.dailynewsegypt.com/2016/09/25/national-security-arrests-members-accused-spreading-pessimistic-atmosphere/
** "Head of ERTU News Department dismissed for airing old interview of Al-Sisi with PBS" Daily Newsa Egypt 21/09/2016 http://www.dailynewsegypt.com/2016/09/21/head-ertu-news-department-dismissed-airing-old-interview-al-sisi-pbs/
*** "ERTU news chief dismissed for airing wrong Sisi interview" Egypt Independent 21/09/2016 http://www.egyptindependent.com/news/ertu-news-chief-dismissed-airing-wrong-sisi-interview
**** "ERTU News boss fired for US interview mix-up" Advanced Television 23/09/2016 http://advanced-television.com/2016/09/23/ertu-news-boss-fired-for-us-interview-mix-up/
***** "Al-Ahram apologizes in English for skewing NYT article, but takes it back in Arabic" 17/10/2014 http://www.madamasr.com/news/al-ahram-apologizes-english-skewing-nyt-article-takes-it-back-arabic

****** "Egypt’s administrative prosecution opens investigation into airing of wrong Sisi interview" Ahram Online 23/09/2016 http://english.ahram.org.eg/NewsContent/1/64/244513/Egypt/Politics-/Egypt%E2%80%99s-administrative-prosecution-opens-investiga.aspx





domingo, 25 de septiembre de 2016

Mujeres y hoteles o nunca crecerás bastante para estar sola

Joaquín Mª Aguirre (UCM)
¿Qué está ocurriendo realmente en Egipto? No me refiero a los movimientos políticos, a la crisis, a las relaciones internacionales, etc. que es de lo que habitualmente se ocupan las noticias. Me refiero a los cambios sutiles. Son los cambios sociales los que determinan las actitudes políticas posteriormente, los límites y sus direcciones.
Egipto es un país que hizo una revolución que llenó de esperanzas, con jóvenes pidiendo democracia y otros aires, con empeño en sacar adelante un país sumido durante más de 30 años en la desidia, la corrupción y la incompetencia. Los treinta años son un periodo que se asocian con Hosni Mubarak, pero quizá haya que entrar de lleno en el período de Sadat, incluso en la evolución del período de Nasser hasta que dejó el poder y los nasseristas fueron perseguidos por el piadoso Sadat, muerto a tiros por otros más piadosos que él.
Para muchos será difícil de entender que tras treinta años de quejarse de Mubarak, los egipcios votaran a los islamistas, Hermanos Musulmanes y salafistas, que se hicieron con el 70% del parlamento. Muchos otros entenderán menos todavía que un año después ese gobierno saltara por los aires en un golpe de estado, el "no-coup". Tampoco entendió nadie que el gobierno de los islamistas se convirtiera en autocrático asumiendo Morsi poderes que ni Mubarak había osado y situándose por encima de la ley mediante decreto. Esta vez se movilizaron millones contra ellos porque vieron rápidamente que imponían unas formas retrógradas, condicionando la vida de las personas.
El año de Morsi fue un año de demostración del autoritarismo islamista en todo tipo de manifestaciones: del diputado que exige en pleno vuelo que cambien la película porque consideraba que no era adecuada para los pasajeros a las quemas de iglesias, de niñas a las que se les cortaba el pelo en las calles a islamistas echados a escobazos de una peluquería femenina.


Podría entenderse que los egipcios rechazaron el ultraconservadurismo de los islamistas y por eso apoyaron el derrocamiento de Morsi. Pero los hechos que vemos van precisamente en la dirección contraria. Mientras que se persigue a muerte a los Hermanos Musulmanes, que han quedado estigmatizados, la sociedad "se ha vuelto" ultraconservadora. Cada día aparecen muestras de ello.
Hace unos días traíamos aquí el caso de los restaurantes en los que no se podía entrar con velo y lo mismo ocurría con los lujosos resorts con los burkinis u otras prendas. En la etapa de Morsi dimos cuenta aquí del primer café segregado por sexos en El Cairo, con una zona para hombres, otra para mujeres y otra para familias. La moda era la de Arabia Saudí, de las que muchos egipcios consideran hipócrita porque luego hacen fuera lo que no les dejan dentro.
En mayo de 2013, en la etapa final del mando de los islamistas, que acabaría con el derrocamiento de Morsi, la CNN nos traía una noticia, los hoteles con prohibición de alcohol:

Egypt's first 'dry' hotel has been unveiled in the popular Red Sea city of Hurghada, according to news site Al Bawaba.
Les Rois, a 183-room three-star hotel, has been voluntarily alcohol-free since Saturday when it held an official ceremony that involved pouring alcohol away and smashing bottles. A video posted on YouTube shows the event.
Earlier this year, the Egyptian government announced plans to curb alcohol licenses in parts of the country.
Hurghada, about 400 kilometers southeast of Cairo, is the second largest city on the Red Sea coast and is very popular with tourists.*


En el contexto de gobierno islamista, el acontecimiento forma parte de una especie de euforia puritana. Veo las imágenes que han quedado como huella en los noticiarios de la época. Las botellas son sacadas de las cajas y rotas una a una en una ceremonia meticulosa. No es un acto espontáneo, es un rito que significa la ruptura con una forma de vida: los hoteles occidentalizados.
El turismo es un arma de doble filo: si quieres que venga y deje dinero debes ofrecerle lo que muchos rechazan. A muchos no les importa, pero otros lo viven como una especie de humillación y de servilismo. No se puede enseñar la superioridad y después depender de vender lo que consideran debería estar prohibido. Los islamistas saben forzar bien esta contradicción y canalizarla contra los gobiernos. Así liberan la culpa que generan y la convierten en ira contra los rivales.


Cuando llegan al poder los islamistas esa tensión no se puede liberar y comienzan a volverla contra los que demandan lo prohibido, los occidentales en este caso. La ruptura de las botellas se plantea entonces como un acto liberador que excluye de realizar los actos humillantes de servirlo. Multiplique esta situación por todo aquello que se considera prohibido e inmoral y que el turismo exige para poder pasearse por el país y tendrá un cuadro sombrío pero eficaz para desarrollar la intransigencia islamista.
Esto además es un factor importante de división social, puesto que muchos no están de acuerdo, ya sea por motivos económicos o porque sencillamente les da igual. Pero lo público tiene una dimensión especial, ya que se ofrece como una muestra de virtud que debe ser imitado so pena de quedar en evidencia. Viene entonces la etapa de enfrentamiento social.


La noticia daba cuenta del impacto que esto podría tener en el turismo y se cerraba con las explicaciones de la dirección además de introducir algo nuevo, una planta para mujeres solas:

Les Rois' management hopes the hotel's new alcohol-free status will draw international visitors that are more in keeping with Egypt's Islamic values.
"The idea of launching a hotel without alcohol is not to adhere to any particular movement but rather to provide a new kind of tourism," Yasser Kamal, the owner of the hotel, told MENA (Middle Eastern New Agency).
Kamal added the hotel remains open to all visitors regardless of their religious affinity.
The hotel's website hasn't been updated to reflect the change, saying it still boasts two bars and an English pub.
In addition to the alcohol ban, the hotel has also designated the entire top floor, including a swimming pool, as a female-only area.
The top floor will be patrolled by female security officers.
The hotel has not responded to requests for additional comment.*

Es interesante ver en el tiempo estos hechos y razonamientos para entender qué es la reislamización y la velocidad con la que Egipto se llenó de dogmatismo y prohibiciones respecto a lo que había habido anteriormente. El Egipto que representa ese hotel del Mar Rojo es básicamente una transformación en territorio saudí, con su policía moral incluida. Es el avance del wahabismo que se trajo en los ochenta y que ha sido financiado para extenderse por todo el mundo musulmán desde diversos focos, incluido el saudí. Lo ocurrido en el hotel (prohibición del alcohol, piscinas separadas, vigilantes en las plantas femeninas, etc.) es una muestra del Egipto que los islamistas querían poner rápidamente en marcha.
Esto se puede trasladar a otras medidas que hicieron que los egipcios salieran a la calle de forma permanente para protestar por el asalto a las administraciones, en las que los Hermanos empezaron a ocupar puestos, y a cambiar las vidas de todos. El sectarismo religioso comenzó y trajo muy serios incidentes en zonas en las que fueron asaltados los cristianos coptos y quemadas iglesias. La mayor muestra de intransigencia la dieron en la redacción mano a mano con los salafistas y finalmente en el "decretazo" de Morsi atribuyéndose poderes y asegurándose de no tener responsabilidades. Lo demás era cuestión de tiempo.


El drama de la sociedad egipcia es que unos intentan avanzar y reformar mientras que otros son profundamente regresivos amparándose en un concepto represor y autoritario de la virtud, que se ha de imponer como ley férrea. Es este ultraconservadurismo el fondo del que acaba saliendo una parte importante del yihadismo posterior.
Pero en el aire queda una pregunta: ¿hasta qué punto esos movimientos son reales y no se encuentran entremezclados? Hemos dicho antes que el ejemplo del hotel segregado y sin alcohol era un ejemplo del Egipto de Morsi, pero desde hace algún tiempo las medidas similares se suceden en la etapa de El-Sisi. Ya hemos dado en estos dos años ejemplos de ello.
Cuando hemos analizado la personalidad del presidente lo hemos presentado como un intento de absorber los tres presidentes militares anteriores: hacia el exterior se intenta emular la personalidad carismática de Nasser que se intenta compensar con la del piadoso Sadat y el pragmatismo represor de Hosni Mubarak, el que más tiempo ha estado en el poder. El-Sisi es una síntesis de los tres en los aspectos que les permitieron mantenerse en el poder.
¿Cómo entender los movimientos que el régimen de El-Sisi está dando socialmente? Hace unos días, la publicación Mada Masr traía un reportaje con el título "There’s no room at this hotel if you’re a woman". En él la autora, Heba Afify, exponía sus vicisitudes para encontrar un hotel:

Last July, I set out to reserve a hotel room in the Upper Egyptian city of Minya for a work trip. A quick and easy task, I thought. However, the ensuing difficulties gave the impression that all the reports of Egypt’s retreating tourism industry are untrue and that the country is in the midst of an exceptional boom.
Over 10 hotels that I called told me they were fully booked. Minya is not exactly Egypt’s prime tourist destination and, what’s more, this was during a heat wave that made Upper Egypt less than ideal for leisure trips.
I tried hotels of varying standards from hostels to luxury five star hotels, and got the same answer from all of them, even when I inquired about a later date. A clue that these rejections were not due to a sudden boom in local tourism came when one of the receptionists asked first about the identity of the person staying in the room before acting busy for a couple of seconds then giving me the standard answer.
I faced the same problem a few weeks earlier when I was trying to book a hotel stay for another work trip in Mansoura. After several failed attempts, I managed to score a room. But I promptly gave it up when a colleague from Mansoura recounted that two years ago the manager had insisted on locking a woman alone in her room from 9 pm onwards and keeping the key.
Conservative customs mean that is unsurprising that women wanting to travel alone face resistance from families who consider it a breach of traditions and a dangerous endeavor. However, a growing practice in the hospitality business has added another layer that now requires women to convince not only their families but also hotel managers of their right to travel without chaperones.**


Lo que la CNN contaba en 2013, en el período islamista, se repetía ahora multiplicado, hotel tras hotel y ciudad tras ciudad. ¿No es una paradoja? ¿No parece desafiar toda lógica el hecho de que se dé un golpe de estado para derrocar a los ultraconservadores para después practicar (o permitir) una política igualmente regresiva? Los ejemplos, como hemos dicho, se multiplican. ¿Cómo entenderlo?
Podemos pensar que ante la pérdida del turismo extranjero, prácticamente desaparecido, el sector ha apostado por el turismo nacional y de los países musulmanes, un turismo que gusta de la segregación y de sentirse virtuoso a los ojos de todos. Es una opción en donde la virtud es un aspecto más del componente comercial, un factor añadido para atraer clientes. Habrá casos en los que sea así. De la misma forma que se aparentaba modernidad para atraer turismo occidental, se puede aparentar conservadurismo para atraer a los conservadores.
Podemos pensar que se trata de una forma defensiva para evitar atentados. Mostrándose tan piadosos y admitiendo un turismo musulmán, los terroristas escogerían otros blancos para sus ataques. El objetivo de los ataques a los centros turísticos esencialmente extranjeros trata de hacer daño turístico y económico. También se trata de mostrarse respetuosos con la orden de no matar a otros musulmanes, por lo que el rechazo es menor entre los sectores que creen que los extranjeros les invaden con su modo de vida escandaloso. Muchos los verán como héroes defensores de la fe y las buenas costumbres.


La autora del reportaje lo enfoca por el punto de vista de las costumbres conservadoras y machistas que se ceban en el control de las mujeres. Efectivamente, las mujeres son las primeras en padecer estas restricciones porque el orden social se basa en su control, ya sean esposas, hijas o hermanas.
Después de haber sufrido exámenes de virginidad, el acoso permanente en calles y trabajos, la mutilación genital, etc. ¿deben ahora salir las mujeres egipcias acompañadas de un varón responsable o de una "carabina" familiar?
En el reportaje se explica los motivos aducidos por algunos:

One hotel owner, explaining why he could not offer her a room, said, “I’m a respectable man and have a reputation to preserve.”
Miss Tahra, manager of Ikhnatoun Hotel in Minya, explains that the main concern is sexual affairs between hotel guests, which the hotel would be legally liable for charges such as prostitution if the police caught  an unmarried couple in a room.
“Girls tell their parents they’re travelling for work and then they set everything up and their boyfriends stay in another room and they do anything they want, and that can’t happen,” she says.
For that reason, the hotel asks women to present a letter from a family member or place of work or study to be her “sponsor.”
Several women recount being asked for such a letter as the hotels attempt to clear themselves from any liability. When Ahmed Ragab wanted to book a room for his female colleagues for a conference they were organizing in Minya in 2012, he made up an imaginary company and committed in its name to take responsibility for the women.
Tahra clarifies that these rules do not apply to foreign female guests: “For them, out-of-marriage relationships are normal. They can even stay in the same room — they don’t care and we don’t care either.”**

En estos escuetos párrafos está contenida prácticamente toda la doctrina patriarcal, desde la respetabilidad del propietario, que se verá afectada por la presencia de mujeres solas, al comportamiento de la Policía deteniendo como prostituta a la mujer que tenga relaciones fuera del matrimonio o simplemente esté acompañada de un hombre que no es de su familia.


Hace unos años una pareja de amigos visitó Egipto poco antes de casarse. Les pareció extraño que la persona que conocían no les invitara a comer a su casa ni les presentara a la familia. Los llevó a comer fuera. ¿Cómo iba a llevarlos a su casa si no estaban casados? Me imagino que, como el propietario de hotel citado, era una persona respetable con una reputación que mantener.
Lo que explicamos el otro día respecto a la prohibición de entrar en los restaurantes o bares con velo coincide con lo que se expresa aquí respecto a las extranjeras. Ellas pueden entrar con quien quiera como infieles que son. No son virtuosas ni tienen reputación alguna. Solo dinero que gastar. Como bien dicen, no les importan lo más mínimo.

El problema que se plantea aquí es la relación entre "ley" y "costumbre". Las leyes egipcias dicen unas cosas; las costumbres conservadoras otras. Forma parte de la hipocresía social, como las leyes debatidas contra la mutilación genital cuando se practica en un 91% de las mujeres. Eso significa que muchos de los parlamentarios que lo debaten o jueces que lo juzgan lo han hecho a sus hijas y lo han exigido a sus esposas. La ley no es nada, solo una forma de impostura para poder decir, como gusta a sus dirigentes, que la legislación egipcia no considera delito la homosexualidad o el ateísmo. Se buscan las vías paralelas para asegurarse —como considerar prostitutas a las mujeres que mantienen relaciones sin estar casadas— que acaben en la cárcel o peor. La costumbre es la que ha hecho que una mujer que abandonó a su marido hace unos días fuera ahorcada por su padre y hermano. Han sido detenidos, pero pronto encontrarán un juez similar a los que juzgan las niñas muertas en las mutilaciones, un juez comprensivo y conservador que comprende el valor de la costumbre. Es desde la costumbre también desde donde se trata de zanjar los asaltos sectarios a los cristianos para evitar que lleguen a los tribunales. Y así sucesivamente.
Muchos egipcios viven en una situación de considerar que sus vidas son arrastradas hacia el desastre por los vientos de las reformas. Los jóvenes han cambiado por la debilidad de sus padres, quieren locuras, absurdos que solo conseguirán destruir su orden social, un orden precario porque la debilidad humana es grande. Estos miedos se recogen en el reportaje:

A receptionist at the hotel, speaking to Mada Masr on condition of anonymity, explains the reasoning: “There’s no difference between girls and boys now. Imagine what would happen if a girl is staying on her own and the devil plays with her head?”
“Imagine a guy staying on his own, sees a family with a pretty girl and whistles at her, or a girl staying on her own, sees a family with a cute boy and does the same," the receptionist says. "We decided to avoid these situations completely and just accommodate families and married couples.”**

Es la inversión apocalíptica del mundo, el principio del fin. El desorden, el caos llega y se apodera de todo. Solo la virtud, el control virtuoso de aquellos que han enloquecido puede asegurar la salvación. Y los locos son los que quieren una vida, control sobre ella, decidir su futuro, dejar de ser una propiedad familiar, ser protegidos por la ley. El diablo metido en la cabeza, es simple pero descriptivo de los miedos a la mujer, que pretende ser igual que el hombre. La igualdad es la destrucción, el final, el triunfo del diablo confundiendo a los hombres.


Si el diputado Agina justificaba hace poco en el Parlamento la mutilación femenina para que los hombres no naufragaran en el caos del exceso, aquejados de impotencia, asaltados por mujeres turbulentas, las medidas de hoteles, restaurantes, etc. son defensivas, diques contra el mal. El recepcionista sabe que tras ello está el diablo. ¿De qué sirven las imperfectas leyes de los hombres frente a las costumbres que reflejan las palabras de Dios? De muy poco.
Pese a ello, muchos tratan de esconder sus motivos virtuosos si alguien les pide explicaciones. Y se inventan las legislaciones justificando sus actitudes:

A number of hotel managers told Mada that a clause in the tourism law specifies that women should not stay alone or that they received instructions from security disallowing it. But Nagy Eryan, member of the Hotels Chamber in the Tourism Chambers Union, asserts that there is no legal basis for this practice and that hotels act on their own accord. He adds that women denied service because of their gender have the right to file a report at the nearest police station. Eryan says he is surprised this is happening while the country is in the midst of a tourism crisis that has increased hotels' dependence on local customers for survival.**

Da igual que lleves la Ley de Turismo en la mano; si no existe, no existe. Puede que algunas mujeres se atrevan a ir a una comisaría donde tendrán que pasar un calvario de humillaciones y pueden ser acusadas incluso de prostitución por querer pasar la noche en un hotel solas. No hablemos si van acompañadas. Dudo mucho que haya muchas mujeres egipcias que se atrevan a llevar esa reclamación adelante. La prudencia no lo aconseja, desde luego. No será la primera vez que entras para poner una denuncia o como testigo y te quedas dentro como acusado de algo. El rosario de explicaciones que habría que dar debería ser muy convincente.


Pese a que los Hermanos Musulmanes salieron de mala manera del poder, no significa que no esté presente su espíritu conservador en los egipcios. El presidente y su gabinete  han abordado mal la situación. La represión de los liberales y demócratas, su encierro, exilio o silencio lo único que está haciendo es dejar el terreno libre a los ultraconservadores salafistas y Hermanos, que compiten y hacen competir en la carrera por la virtud, el gran deporte nacional. Mientras ellos son retirados de la circulación por el gobierno o trabajan en la sombra, están dejando trabajar libremente a los expertos en la manipulación del barrio.

La paradoja es que un gobierno que derrocó a otro por causa de su dogmatismo ha dejado en manos de los dogmáticos las calles. El gobierno se muestra contento con poder controlar los sermones de las mezquitas, pero esto no es sino una muestra de candor militar. Lo que se está creando es un movimiento ultraconservador que sigue retrocediendo y dando muestras de su poder. Quizá haya entrado miedo a que una liberalización excesiva sea utilizada para el reclutamiento yihadista y se canalice hacia el gobierno. Lo que sí es cierto es que nada bueno puede salir de esta situación: divide más a la sociedad, arrincona a las personas laicas y crea una situación de imposición dogmática sobre todos.
Las mujeres siguen teniendo por delante muchas batallas. Lo que puedan ganar, se desvanece pronto en este mundo de la costumbre, que siempre está contra ellas. Egipto se sigue aislando, sigue acorralando a los que representan la transformación social, cuya sola mención genera terror en los que quieren seguir controlando las masas egipcias haciéndoles ver que es un signo del apocalipsis el que las mujeres y los hombres sean iguales o tengan los mismos derechos.
Afortunadamente, no son silenciadas del todo y tienen reconocimiento internacional, como ha ocurrido con el Nazra for Feminst Studies. Una lucha lenta, pero necesaria. Algún día se lo agradecerán.


* "Egypt hotel goes alcohol-free, creates women-only floor" CNN 2/05/2013 http://travel.cnn.com/egypt-hotel-goes-alcohol-free-adds-women-only-floor-337026/

** "There’s no room at this hotel if you’re a woman" Mada Masr 20/09/2016 http://www.madamasr.com/sections/lifestyle/theres-no-room-hotel-if-youre-woman

sábado, 24 de septiembre de 2016

Entrevista sobre un mundo irreconocible o el veterano periodista

Joaquín Mª Aguirre (UCM)
El primer problema que plantea un problema es considerarlo un problema. Si no los reconocemos, difícilmente se podrán resolver. La cuestión es que los problemas, salvo contadas excepciones muy básicas, están sujetos a valoración por las diferentes partes y las discrepancias pueden ser muy grandes. Lo que para uno es un problema, pera otros puede ser invisible o incluso una ventaja. Por eso cuanto mayor es la cohesión social, más fácil es detectar los problemas ya que se perciben conjuntamente como tales y es más fácil ponerles solución. Por el mismo motivo, cuanto mayor sean las discrepancias es más fácil que muchos se queden sin resolver. Si hay un país en el que esto último ocurre es Egipto.
Un paseo diario por la prensa basta para ver la diversidad de opiniones sobre el estado del país, en términos determinables, y de la sociedad en términos de ansiedad. La deriva egipcia ha hecho que haya problemas que afectan a todos (que pueden ser negados por algunos)  problemas que se perciben según el color. Las variaciones sobre responsabilidades, por supuesto, son también grandes. Mientras unos acusan al poder tildándolo de inepto, a otros les faltas dedos para señalar culpables en el exterior.
El comienzo de la entrevista al veterano periodista egipcio Makram Mohamed Ahmed, ex presidente del Sindicato de Periodistas y antiguo Secretario General de  la Unión Árabe de Periodistas (AJU), los autores presentan un panorama global de los problemas:

The situation in Egypt is not so good. Danger bells are ringing at home and abroad, warning of the deteriorating situation in a country whose importance could have repercussions on both global and regional levels. Enemies do not want the state to fall, but they do not want it to rise either. The current situation in Egypt features an intense political scene amid various economic crises that have caused a wave of price hikes that have hit the already poorer classes hard, threatening unpredictable social and regional disturbances.
All these issues compounded makes it hard to fully and accurately analyse the situation, instead limiting the debate to the fate of President Abdel Fattah Al-Sisi and whether or not he will run for office again. Moreover, further questions arise about the leader’s responsibility for the problems spanning his two-year rule and if he would alter his policies to lead the country out of the bottleneck.*


Les habrá resultado extraña la forma de enfocar la situación. Existe una cierta tendencia en definir los problemas en términos de "guerra" —los enemigos—. Se transmite una sensación de que Egipto está en un alambre, haciendo equilibrios, mientras las fuerzas sádicas de la Historia, manipuladas por los de siempre (sean quienes sean), se entretienen jugando con el país. 
El marco creado para enfrentarse a los problemas es siempre el mismo y obedece a la larga dirección de Egipto por los militares. Estos han convertido la representación mental del país en una especie de fortín sometido a permanente asedio. Los "enemigos" no son la ignorancia, la economía, la corrupción, la desidia, la incompetencia de los gobiernos, etc. sino esas "fuerzas" que atacan al pueblo egipcio visto como si caminara por la Historia sujeto a la envidia del resto de los seres humanos y liderado por un caudillo. La frase "Enemies do not want the state to fall, but they do not want it to rise either" nos sitúa en una especie de escenario épico, de luchas del bien y del mal.
Los entrevistadores le piden rápidamente su opinión al periodista que ha vivido bajo todos los presidentes de Egipto:

What is your evaluation of the current scene in Egypt?
The scene in Egypt is currently characterised by a chain of economic crises and price hikes that grind the people down while a government that is indecisive in some things and hesitant in others stays still.
Still, the majority of Egyptians have confidence in President Al-Sisi. His popularity may have fallen by 19%, according to Baseera Centre for Public Opinion Research, yet most Egyptians are willing to give the president another chance—they are convinced that he could lead them out of the bottleneck.
If we look closely, Al-Sisi did not commit any serious mistakes throughout his two years in office. Some people, of course, have a different perspective regarding certain decisions or projects, such as the Suez Canal Development Project or the New Administrative Capital. But any shortcomings are related to feasibility and timing—the Suez Canal, for instance, did not realise its set goal due to reasons related to global trade. Similarly, the New Administrative Capital is a vast and crucial project, but it will consume much-needed money.
Furthermore, there are conflicting views over the sovereignty of the two Red Sea islands, Tiran and Sanafir, although geographical and historical facts prove the islands are Saudi. The latest Egyptian Geographical Society report confirmed this.
Thus, disagreements over Al-Sisi’s policies are not huge and most Egyptians still have trust in him.*


La lectura de estas respuestas nos muestra la condescendencia con la que se aceptan los problemas del país, puesto en manos de una persona, el presidente. Es "si miramos de cerca" es una forma de no ver, más que de ver con precisión. Si el presidente se ha equivocado no es su culpa, sino del comercio mundial que ha decidido reducir el tráfico marítimo. El hecho que los expertos lo avisaran no es relevante porque no son los expertos los que deben señalar qué se puede hacer o no, sino que es el presidente visionario quien debe exigirles que sus sueños se hagan realidad y funcionen. Igualmente, el conflicto de las islas de Tiran y Sanafir, no es presentado como un error político sino como un acto de justicia histórica, devolver a los saudíes sus tierras. 
Todo error es disculpado. Se explica la larga trayectoria del veterano periodista. No desafiando a los poderosos y reforzando sus palabras, se puede vivir mucho tiempo.
En abril, la CNN trató de explicar a sus lectores y espectadores la evolución de la situación egipcia.  La periodista Ashley Fantz publicó un  resumen de lo ocurrido con el título "Egypt's long, bloody road from Arab Spring hope to chaos". Su presentación de la situación actual dista mucho de la de Makram Mohamed Ahmed, entrevistado por Daily News Egypt:

For a moment in 2011, it appeared that the revolution worked. Thousands upon thousands of demonstrators who had massed in Cairo's Tahrir Square succeeded in toppling a dictator who had ruled for nearly 30 years.
But the euphoria faded as Egypt was whiplashed from one political extreme to another, from the oppressive government of the Muslim Brotherhood to the military regime that now rules. Five years after Egypt's Arab Spring, the country is on shaky ground financially, unemployment is rampant and the people are angry. And an ISIS-linked insurgency is growing, the terror attacks becoming more brazen and frequent. Nothing seems sure in Egypt today, except that there's bound to be more fitful change ahead.**


El reportaje de la CNN es coincidente con muchos otros, pero tiene poco que ver con la versión del periodista egipcio. Lo suyo es una versión oficial cuya función es convencer a todos de que el poder en Egipto nunca se equivoca, sino que es el mundo el que falla, conspira, el que no está a la altura.
Cuando se trata de analizar la situación internacional, la misma ceguera Makram Mohamed Ahmed hace ver que todos los problemas son malentendidos:

At the international level, there were reservations from some countries about Egypt post-June 30th. For instance, the United States, with its pragmatist stance, has begun reconsidering its outlook on Egypt. It now understands that Egypt is an important part of the Arab world—resumption of military relations serves as a proof of this. There is a state of coexistence now following a period of suspending arms and ammunition delivery.
In terms of relations with the European Union, we can say that it is good despite the Saudi-Egyptian dispute on Syria. Egypt stands with those who wish to unify Syria and are against its division. Arab aid to Egypt is not same as before, due to the economic problems facing the Gulf as a result of falling oil prices.
Egypt’s relations with Israel are good. The Israelis have played it smart with Al-Sisi—they haven’t objected to his efforts in countering terrorism and have allowed the entry of weapons into Sinai.
Hamas on the other hand, as part of Muslim Brotherhood, has antagonised Egypt, although Mubarak-era Egypt had dealt with them in Palestinian reconciliation talks and hosted them in Cairo. Hamas has made itself a defence mechanism for Qatar and Turkey—they did not play smart with Egypt. Hamas should have realised their size and stayed away from any dispute with Egypt.*


¿Reservas? ¡Más bien condenas! Con esta visión absolutamente oficialista del régimen, ¿es posible resolver o entender al menos algún problema de los muchos existentes en política exterior? 
Si prescindimos de los hechos que Italia tiene retirado a su embajador por el caso Regeni y el Parlamento Europeo ha condenado el régimen de Derechos Humanos existente en Egipto, que en las Naciones Unidas acaban se dejar en evidencia prácticamente todos los países europeos a Egipto, que en Estados Unidos ha llamado directamente "dictador" al presidente en los medios de comunicación que varios países europeos han suspendido sus vuelos a Egipto... y un larguísimo etcétera de problemas acumulados y sin resolver, podría considerarse que la situación no es demasiado desastrosa. Pero es prescindir de mucho. Es sumergirse en la burbuja fantástica en demasía.
Con el respaldo popular y el mirar hacia otro lado inicial tras el "no-coup", muchos egipcios esperaban realmente un camino hacia la democracia. Lo frustrante es que el presidente considera el momento actual como el final de hoja de ruta, todo está hecho. Y lo que existe actualmente no puede ser llamado así.
El régimen ha logrado desviar su responsabilidad hacia esos temidos enemigos interiores y exteriores, pero no puede —por mucho que lo intenté— cubrir su incompetencia en todos los niveles en una sociedad que necesita profundas reformas (económica, educativa, sanitaria, judicial...), creer en ellas con fundamento y desarrollar un sistema de libertades que permita convivir. Pero el lastre es profundo.


La responsabilidad es no haber dejado que creciera en el país una sociedad civil capaz de vertebrarse más allá de las opciones militarista e islamista, ambas autoritarias y excluyentes. Cuando algo intenta aparecer, ya sea como reforma religiosa, social o política, es rápidamente abortada por los que están interesados en que nada cambie. Son los que han hecho fortuna con un estado de cosas calamitoso o los miedosos que no quieren más aventuras y prefieren sobrevivir con lo malo conocido. Son muchos.
El tiro de gracia en la entrevista lo da a su propia profesión, la periodística, que se muestra devaluada:

Some journalists are anxious about freedom of the press. Al-Sisi’s comments on former president Gamal Abdel Nasser’s relationship with the press have been misunderstood. But no writers were banned and no papers were confiscated.
There are opposing voices and political parties. Real opposition is necessary. The security’s caution towards political parties is exaggerated. Security protects the system. Therefore its standards and cautious are exaggerated.*


¿Ceguera? Quizá el tiempo hace que nuestro concepto de la normalidad se vaya ajustando a nuestro deseo de ver y comprender. Puede que sea hasta sincero. Pero los hechos están ahí, con perversa solidez. Las denuncias constantes quedan reflejadas en las asociaciones internacionales para la defensa de los periodistas:

"Right after the 25 January Revolution, the power was in the streets, so the media had to follow suit," said Khaled el-Balshy. "Now the businessmen who run the media are back with the state and doing their work for them." El-Balshy, who has been editor-in-chief of the independent newspaper Al-Badil since 2008, said he believes the state has been "abusive" to journalism by dealing harshly with offending reporters through limits on information access and various legal procedures.***


El Egipto que del que habla Makram Mohamed Ahmed, veterano periodista, no es fácil de encontrar más allá de titulares bondadosos y loas televisivas. Cuanto más débil es el régimen, más propaganda necesita.
A sus ochenta años —próximo a Hosni Mubarak—, este antiguo presidente del Sindicato de Periodistas, es un producto de su propia historia y esta le hace ver lo que le rodea con ojos muy distintos a los que desean un país a la medida de las nuevas generaciones. Estas pedían que les dejaran liderar su futuro y no que les enviaran nuevos elegidos desde cuarteles, mezquitas o medios de comunicación. Pero no les han dejado. Se les condena a repetir los errores de las generaciones anteriores.


Creo se refleja la personalidad de Makram Mohamed Ahmed ,cuando estaba en el poder bajo el régimen de Hosni Mubarak, en un incidente durante un acto de 2008 que la prensa. El diario Al-Masry Al-Youm lo recogió así:

The symposium on carcinogenic pesticides organized by the Environment and Development Writers Association yesterday at the Press Syndicate witnessed sharp verbal altercations between Press Syndicate Chairman Makram Mohamed Ahmed and Law Professor Salah Sadek, when Makram objected to accusing Dr. Mustafa Kamal Tolba of rigging, describing such accusation as a silly conspiracy, which prompted Sadek shouting at him: "You are not qualified to be chairman of the Press Syndicate."
The symposium began with a speech by Dr. Tolba stating that Minister of Agriculture Amin Abaza had asked him to head the ministry's pesticides commission, thereby justifying that no one could accuse him of taking bribes.
Dr. Mohamed Abdel Razek, Director of the Institute of Pesticides, in his turn said the media has ignorantly turned to the issue of pesticides into a public opinion issue.
These two statements have provoked Mohsen Hashem, General Coordinator of the Egyptian Committee against Normalization, and Law Professor Salah Sadek, who accused the organizers of the symposium of aiming to defend former Minister of Agriculture Youssef Wali.
Makram Mohamed Ahmed interfered by saying: "I must refer the organization committee to investigation for allowing such mediocre people to attend."
Sadek replied: "Who are you? You are not qualified to be chairman of the Press Syndicate in the first place."
Makram answered: "My men would eat you alive if I launched them on you." The altercations lasted for an hour before security services switched off the lights to end the symposium.****


No sabemos con precisión quiénes eran "sus hombres" pero nos lo imaginamos. El altercado es un reflejo perfecto de un clima de la época de Mubarak: las acusaciones de amarillismo, los sobornos, la difamación y el matonismo. Se comprende que a Makram Mohamed Ahmed no le preocupe mucho la cuestión de la "libertad" de prensa. Lo suyo es defender al poder, que siempre le ha recompensado con su parte.
Hoy los directivos del Sindicato de la prensa han estado en la cárcel por defender a unos compañeros periodistas que discrepaban de la verdad oficial sobre las islas de Tiran y Sanafir, esas que el veterano periodista certifica que son saudíes, en la mejor tradición de servidumbre obediente al poder.
Que el régimen de El-Sisi necesite de periodistas de la vieja escuela  y el régimen anterior para intentar recuperar la confianza perdida en un 19% es significativo. Lo hace con un control enorme de medios públicos y privados. Pero todas las voces serán necesarias para calmar a los egipcios ante la crisis que les llegan. 
Decía el veterano periodista que El-Sisi "no había cometido errores serios"; serán los egipcios quienes lo decidan. 


* "Al-Sisi has not made serious mistakes, opposing his policies is a point of view: Makram Mohamed Ahmed" Daily News Egypt 21/09/2016 http://www.dailynewsegypt.com/2016/09/21/al-sisi-not-made-serious-mistakes-opposing-policies-point-view-makram-mohamed-ahmed/
** "Egypt's long, bloody road from Arab Spring hope to chaos" CNN 27/04/2016 http://edition.cnn.com/2016/04/27/middleeast/egypt-how-we-got-here/

*** "We completely agree: Egyptian media in the era of President el-Sisi" Committee to Protect Journalist CPJ  27/04/2016https://cpj.org/2015/04/attacks-on-the-press-egyptian-media-in-the-era-of-president-el-sisi.php
**** "Heated Argument Between Press Syndicate Chairman And A Professor Of Law Over Carcinogenic Pesticides" Al-Masry Al-Youm 25/01/ 2008 http://today.almasryalyoum.com/article2.aspx?ArticleID=91248