lunes, 23 de octubre de 2017

Angustia y tentación

Joaquín Mª Aguirre (UCM)
De nuevo le sale a Isabel Coixet la angustia. No es fácil —pese a estar presentando una película en Valladolid— abandonar lo que se siente hoy y que la entrevistadora define inicialmente como cansancio, tristeza y preocupación, un abanico de estados de ánimo que todos juntos equivalen casi a una depresión.
Nos centramos en Carlos Puigdemont y los agentes principales de toda esta locura, pero en algunos casos salen a la luz estos sentimientos personales por encima de los colectivos que tienen sus desahogos —cuando pueden o te dejan— en compañía de otros, los afectados por el mismo mal coyuntural.
La enfermedad del alma no es privativa de los catalanes que se ven sometidos a la presión y crudeza del independentismo. Conozco esos casos de amor y odio a la tierra que te trae dolor, te expulsa, pero a la que te sientes unido por la infancia, la familia y los amigos, hasta que descubres un día que son desconocidos agresivos con los que no puedes convivir más que como silente, que cualquier intento de expresarte acaba con una condena y señalarte con el dedo.
Cuenta Coixet en Valladolid que se siente tentada a irse. Es lo que muchos buscan y exilio que algunos aceptan para no ser convertidos en enemigos públicos, en enemigos del pueblo, desplazados por decir una verdad que no gusta, su rechazo de lo que ocurre.
El texto de El País sintetiza su estado de ánimo; es un ejemplo concentrado de lo que significa lo que está ocurriendo a muchos:

“Nos están echando de Cataluña. Por mi cabeza ronda muchas veces la idea de irme de Cataluña. Si uno se va es porque le echan. Quizás lo único que de una manera infantil me frena es la satisfacción que le voy a dar a algunos”, aseguraba Isabel Coixet (Barcelona, 1960) en una entrevista a este periódico, mientras resaltaba la “esquizofrenia extraña” en la que el movimiento independentista ha sumido a la sociedad catalana. “Pienso muchas veces que debo de estar más equilibrado de lo que creo porque todavía no me he desmoronado”, añade para, a continuación, pasar a relatar los insultos que recibe por la calle y, dos manzanas más allá, toparse con una pareja que la abraza llorando y le agradece sus palabras de denuncia de una situación. “Me afecta mucho todo, también a la salud. Tengo ataques de angustia, pero no soy la única. En este momento, hay mucha gente en un estado de angustia y tristeza muy profunda, en un estado de incertidumbre. Es muy difícil vivir así la vida cotidiana”, añade la realizadora, que después de la promoción de La librería irá a algún sitio en busca de la paz necesaria para continuar su trabajo y hablar de la vida, de los muertos en Somalia, de los incendios en Galicia y de tantas otras cosas. “En Barcelona, ahora mismo, es muy difícil respirar y pensar”, dice Coixet que denuncia y el acoso que ha sufrido ella y otras muchas personas por decir en voz alta lo que piensan. “Yo soy una persona de matices y lo que estamos viviendo ahora es una situación en la que parece que no caben los matices. Te meten en la categoría de gente non grata a pesar de que yo me manifieste contra la brutalidad policial del 1 de octubre. Pero no solo a mí. Nos están barriendo y no es cosa de ahora. Todo esto viene de hace mucho. Desde el momento en el que proclamas que el bilingüismo es un tesoro. En Cataluña ha habido mucho silencio durante muchos años, pero también una enorme desidia y falta de trabajo por parte del Gobierno del PP", sigue explicando la realizadora que dice que los únicos que van a sacar partido de la situación son los chinos con la venta de las banderas y los psiquiatras. En su familia, su hija adolescente vive también la situación con estupor y su madre, salmantina de alma y profundo orgullo catalán. Con su hermano, independentista, no ha roto relaciones porque respetan muy escrupulosamente y de manera mutua sus opiniones, pero con él ha dejado de hablar de Cataluña. “No pasa nada, hay tantas cosas que hablar en el mundo”, asegura aliviada. “Quiero hablar de libros, de películas, de comidas, de tiendas y de compras. Quiero hablar de las mariposas. Quiero hablar del mundo”.*


Es un intenso drama traducido a palabras y sintetizado apenas en un párrafo. Muestra el otro proceso, el intelectual y afectivo que niega el pensamiento único del independentismo.
En cada una de esas frases se esconden dramas extensos e intensos. Algunos han tenido un desarrollo de años; otros han sido incubados en el tiempo hasta eclosionar en el momento en que el secesionismo decidió dar el salto al vacío y eliminar las voces discrepantes en el interior, silenciar las conciencias que no están de acuerdo con lo que están haciendo.
Aunque se presenten como "víctimas", como cultura represaliada, el caso de Isabel Coixet y su defensa del bilingüismo —de la posibilidad de hablar catalán y castellano, como está estipulado por las ignoradas leyes— muestra claramente cómo hace mucho tiempo que el independentismo ha usado los poderes que la Constitución española concedía al gobiernos autonómico para atacar la convivencia a través de las proscripción de la lengua de todos.
Los que hoy se dicen un "pueblo oprimido" han estado oprimiendo a más de la mitad de su pueblo para desconectarse culturalmente del resto. Y lo han hecho premeditadamente, ante la impunidad que les daba la creencia de que nunca se llegaría a tanto, que los gobiernos catalanes siempre tiraban de la cuerda para conseguir más que los demás, pero que nunca la romperían. Pues bien, llegó el momento de romper la cuerda.
Hemos insistido estos días en la idea de que lo que lo ha precipitado es precisamente haber tocado techo, haber navegado por los peores escenarios de la crisis, sin haber conseguido su objetivo de separar a la mayoría del pueblo de España. Se han lanzado al abismo con mayoría parlamentaria (por eso no quieren oír hablar de elecciones) pero sin mayoría social (un 47% de los votantes, frente a un 52% no nacionalista).


También esa mayoría social ha tenido que aguantar mucho. Ha aguantado el acoso, la mayoría del tiempo desprotegida por los gobiernos centrales que trataban de evitar enfrentamientos directos de los que se beneficiaran terceros.
"Nos están barriendo y no es cosa de ahora. Todo esto viene de hace mucho", dice Isabel Coixet. Ocurre cuando se dice que "el bilingüismo es un tesoro", señala. Es cierto y el día que los no nacionalistas salieron a la calle a decir estamos aquí reivindicaron sus derechos, incluido el del bilingüismo. Pero ahora los que se quejaban de persecución son ahora perseguidores y no hay escapatoria. Cuando acudes a un colegio a pedir que tus hijos tenga las horas que les corresponden en castellano, ya has quedado marcado para toda la vida. Habrás de atenerte a las consecuencias. Lo mismo si te diriges en español a las instituciones; tú mismo te descubres. Y no te arriesgas.
El drama de Isabel Coixet es igual al de muchos otros: dolor porque no te dejan vivir una vida a la que tienes derecho y que te impiden desarrollar. Lo concretamos hace unos días, con la queja de la misma Coixet, del derecho a sacar al perro a la calle sin que te insulten o te agredan.
De todas las ideologías, el nacionalismo es de las más perversas porque se apropia de todo: de la tierra, del pueblo, de la historia, de la lengua... No te deja nada, solo la posibilidad de ser un alien en tu propio espacio.





* "Isabel Coixet: “Nos están echando de Cataluña”" El País 22/10/2017 https://elpais.com/cultura/2017/10/21/actualidad/1508592769_462091.html


domingo, 22 de octubre de 2017

Juego de trolas

Joaquín Mª Aguirre (UCM)
Que los partidos independentistas catalanes hagan lo que hace tiene su lógica, pero asombra hasta cierto punto la actitud del Podemos de Pablo Iglesias por su irresponsabilidad. Digo "hasta cierto" punto porque el tono medido y calculado de Iglesias de estos días, un recitado cuidadoso y teatral, cínico y calculador no deja demasiadas dudas de qué es lo que busca.
En estos momentos están los que buscan la independencia, los que buscan el caos y los que buscan ambas cosas. Por supuesto, al otro lado están los que han apartado sus diferencias en beneficio de la superación de un desafío que afecta a la totalidad de España y de igual forma a Europa en su conjunto, como bien han expresado, de forma rotunda, todas las autoridades e instituciones de la Unión.
Desde hace mucho tiempo está claro que el juego de los dirigentes de Podemos es dinamitar el Estado. Es un grupo que canalizó las fuerzas emergentes del 15-M y posteriormente se alió con todas las fuerzas antieuropeas del continente producidas desde la izquierda radical. El ejemplo de sus "amistades griegas" es revelador, aunque finalmente en Grecia el sentido común se impuso y el sacrificio se vio mejor que el suicidio. Incluso el coqueteo griego con Putin, como amenaza a las instituciones europeas, se tuvo que replegar porque no era más que un salto al vacío.
Pero Podemos ha pasado a través de la crisis económica, su principal argumentario político, sin conseguir lo que quería. Su intención ha estado perfectamente marcada en sus pasos. Dio un primero salto a Europa para adquirir protagonismo y hacer desde allí antieuropeísmo. Posteriormente dio el salto a los ayuntamientos con alianzas de grupos que habían perdido relevancia o locales y consiguió mediante pactos llegar a las ciudades más importantes. Su idea era utilizarlas como plataformas para sus operaciones locales, ir creando—como se ha hecho en Cataluña— un entramado subvencionado para ir introduciéndose en las zonas clave y creando sus recursos futuros. Poco a poco, se prepara el salto.


El objetivo siguiente era dinamitar la izquierda del bipartidismo para deshacer el estado que para ellos se identifica con la monarquía. Consiguieron arrinconar al PSOE con sus campañas de alta presión acusándolos, como hacen ahora, de alianza con el PP, sobre el que todos han ido tejiendo a su vez un estigma, casi una técnica conductista de nausea.
La traca final es su adhesión al independentismo y el nuevo ataque a las instituciones. Con ello se confirma que su objetivo no ha sido nunca la gobernación del estado sino la destrucción de las instituciones que garantizan la convivencia. Su obsesión con desmantelar la "transición" es constante y agresiva contra todos. Su estilo es ese. Lo mismo en Europa; no participan en su futuro sino en su desmantelamiento. No es casual que Iglesias desarrollara su voz en una televisión iraní, Hispan-TV, en donde fue acogido para sembrar sus mensajes atacando a todos. Desde allí fue creciendo. Ahora sus ataques siguen siendo contra todos (PP, Ciudadanos, PSOE) lo que considera obstáculos. Su labor, además, es la de encizañar a todos con sus ataques ingeniosos (decir que Pedro Sánchez es un "vicepresidente de Rajoy", por ejemplo).
El diario El País incluye una columna firmada por Teodoro León Gross con el título "Las mentiras de Podemos" en la que se explica:

Cuando ayer Echenique proclamó que “se ha suspendido la democracia”, descargaba la primera de las balas diseñadas ad hoc para el momento crítico del 155. Ese mantra atravesó las redes sociales como si fuera la tamborrada de Calanda. Sería inútil detenerse a razonar, como en el estudio de Swire-Thompson, que en una democracia suspendida Podemos no daría esas ruedas incendiarias, o que por la tarde no se habría convocado una manifestación de organizaciones lideradas por dos acusados de sedición, o que Puigdemont no tendría una comparecencia a su gusto en televisión, o no se respetarían escrupulosamente los plazos del 155 a riesgo de perder la iniciativa... Todo esto es sencillamente obvio. Podemos ha desplegado una batería de mentiras deliberadas, eslóganes de laboratorio perfectamente medidos, sin escrúpulos, para alcanzar sus objetivos. Irene Montero:: “PP-PSOE-Cs usan la C78 para romper los puentes”. Ramón Espinar: “Rajoy quiere humillar a Cataluña”. Echenique: “Felipe VI ha reiterado que se posiciona políticamente con el PP”. Es inútil perder el tiempo. Ellos saben que mienten, y a los suyos les vale así.
Podemos ha encontrado, en el procés, el combustible para volver a hacer carburar sus planes cada vez más gripados. Tras la trayectoria excitante desde las elecciones europeas de 2014 a las generales de 2016 sin sorpasso, la perspectiva de alcanzar sus objetivos en las urnas ha continuado desfalleciendo. De ahí su apuesta en Cataluña. Tiene sentido: si tu objetivo pasa por desacreditar el Régimen del 78, el procés es una oportunidad de oro. El 155 efectivamente puede ser el final del statu quo de los consensos del 78. Por eso se han lanzado a proclamar ese mensaje. En Podemos no sólo especulan con un Govern junto a ERC, sobre todo han entendido las oportunidades en este río revuelto. Y el fin justifica los medios., como dicta el leninismo elemental. Ellos no ocultan su objetivo, y de ahí su contribución decidida al nacionalpopulismo. No son idiotas. Los estudios de Yeling Yang o de Nobuhito Abe ya mostraban el alto nivel de conectividad cerebral en los mentirosos. Esto es una estrategia calculada que va más allá de mantras sectarios.*


En España sigue alentando el descrédito institucional y la presión callejero asamblearia de una política de diseminación de consignas para dinamitar el sistema. Se entiende claramente que para ellos está representado en la Constitución de 1978, nuestra vigente carta magna.
Se pueden escuchar muchas ideas diversas y contrarias, pero esa no es la definición de mentira. Una idea contraria no es una mentira. Sin embargo hay quien confunde una cosa con la otra. Con las ideas de otro signo se puede llegar a debatir; con las mentiras solo cabe rechazarlas. Es imposible discutir con un mentiroso, de la misma forma que no es fácil negociar con un tramposo. Y están empezando a abundar ambos.
A las mentiras del secesionismo se suman ahora las de Podemos. No era de esperar otra cosa, pero cabía un átomo de esperanza de que tuvieran un poco de respeto ante la gravedad de los hechos, de sentido del momento histórico. No ha sido posible, por lo que queda en evidencia su objetivo principal. Todo vale y de forma absolutamente irresponsable. Serán cómplices del caos que se está formando y de las terribles consecuencias que van a tener para todos.
El desafío no es al gobierno, es a la sociedad española en su conjunto, especialmente a los catalanes que han visto saboteada su convivencia y sus derechos. Es sorprendente el rasgado de vestiduras de algunos que han ignorado durante años los abusos cometidos contra las personas que no aceptaban el discurso único del nacionalismo secesionista catalán. Las quejas están ahí para recordar que los españoles no recibían el mismo trato según donde les tocara vivir.
La pregunta ahora es "¿dónde se supone que van?", con la ilegalidad por delante y las puertas cerradas en todas partes. ¿Hacia la "utopía"? Este salto al vacío solo llevará al desastre.


La estrategia que el otro día comentamos, la que se desprendía de las declaraciones de Raúl Romeva, es la amenaza a Europa con el contagio intencionado del secesionismo hacia una inexistente unión de repúblicas etno-socialistas, en la que se resuelva la contradicción entre los elementos románticos de distinción basados en lengua y raza y aquellos otros de carácter social asambleario.
El gobierno catalán ha estado actuando durante años preparando esto, como se ha hecho público. Es la señal más evidente de su mala fe. No ha querido nunca negociar nada a sabiendas de lo inaceptable de la sedición. Ha ido a hechos consumados. Dando un paso más hacia adelante cada vez para decir después que quería "negociar". Todo lo que ha ido saliendo a la luz evidencia que sus planes estaban trazados y sus objetivos claros.
Les han fallado los presupuestos falsos sobre los que habían convencido a los suyos: Europa les apoyaba, la desconexión legal estaba garantizada tras el referéndum, ellos son el "pueblo". Ahora Cataluña, al margen de cualquier otra circunstancia, va a sufrir un estigma internacional del que tardará mucho en recuperarse. Es el resultado de lo hecho por el mesianismo de Puigdemont, Forcadell y compañía.
A todos ellos hay que sumar a Podemos, cuyo escenario de río revuelto y de destruir la unidad de España y traer una república asamblearia y callejera, sienten más cerca. El desafío es a la democracia, a la sociedad española en su conjunto, a la propia Cataluña.


El origen de todo esto es la facilidad de crear discursos falaces como consecuencia de una crisis social y económica mal digerida y mal explicada. Se ha dejado durante este tiempo que reinaran los tópicos políticos más interesados sin contestarlos. Se ha atacado en este tiempo todo lo que de alguna forma sostenía el conjunto: la estabilidad del bipartidismo, el espíritu de acuerdo de la Transición, el respeto constitucional, la solidaridad social, etc. Todo ello se ha ido minando intencionadamente.
Ahora vemos las consecuencias de ello y la necesidad de partidos fuertes que permitan la estabilidad, con la posibilidad de llegar a acuerdos sin complejos, tanto nacionales como locales para superar el cáncer del secesionismo o cualquier otro desafío.
Hoy vemos los peligros de muy diferentes tipos por toda Europa. Alguien tiene apuntado en su agenda que debe ser así. Al igual que otros tenían apuntada dinamitar España y sus instituciones. Es el momento de contestar las mentiras y la demagogia antes de que crezcan y hagan más daño. Es la parte positiva la defensa firme de los valores que nos han permitido durante cuarenta años disfrutar de la convivencia y la transformación económica y cultural de España.
Hoy somos una democracia, digan lo que digan Iglesias, Echenique y los suyos, digan lo que diga Puigdemont o Junqueras, quienes han mentido constantemente a catalanes, españoles y europeos. Los insultos a la historia y a la inteligencia tienen que ser contestados con firmeza y serenidad en todo momento. Explicar cada mentira, contrarrestar la demagogia es tarea necesaria. No pueden seguir jugando a las mentiras de forma continuada.




* Teodoro León Gross "Las mentiras deliberadas de Podemos" El País 22/10/2017 https://elpais.com/elpais/2017/10/21/opinion/1508608410_870485.html

sábado, 21 de octubre de 2017

La sociedad estable o más allá del orden

Joaquín Mª Aguirre (UCM)
El principal argumento de defensa de los que no tienen defensa es la conspiración. La conspiración lo explica todo y además crea un fondo de autoafirmación: conspiran contra nosotros porque somos los mejores, los más sabios, los más virtuosos. ¿Qué otra explicación hay para que se ponga en marcha, si no fuera así? Tiene una segunda virtud: crea un sólido nosotros frente a lo exterior al grupo, estado, religión o cultura. Hay conspiraciones internas y externas, a veces las dos son simultáneas en función de la propia debilidad.
La resistencia al cambio social en el mundo islámico se muestra por las constantes apelaciones a la conspiración. La excusa para no cambiar nada y no acceder a muchas demandas sociales se centra en una gigantesca  conspiración contra ellos. Por supuesto, la conspiración se produce por la envidia al no soportar la perfección social, religiosa, política, etc. Tiene su lógica que cuando una parte de la gente pide cambios (lo que ocurrió durante la Primavera árabe) los encargados del control de los discursos religiosos, la ortodoxia, muestre resistencia al cambio. Y lo hace mediante el afianzamiento de sus principios. En vez de ceder, que en este caso implicaría menos poder, lo que se hace es reafirmarlo.

Se da así la paradoja de que la institución del control religioso, la universidad de Al-Azhar y sus satélites, se vuelva cada día más conservadora por efecto de las demandas de cambio. Esas han sido tanto las que el poder político —la presidencia de Abdel Fatah al-Sisi— ha reclamado como "renovación del discurso religioso", sin más precisión, como la de una sociedad más abierta que no reclama cambios pero también sabe que esto no ocurrirá y trata de luchar en otros escenarios sociales. La tercera fuente de presión sobre Al-Azhar es, obviamente, los radicales que les acusan de servilismo frente al poder y debilidad religiosa.
La idea central de Al-Azhar es que ella es la ortodoxia, la verdadera forma de entender el islam, y que necesitan un poder mayor para hacer efectivas sus doctrinas en la calle. De esta forma, lo que ocurre en una intensificación del discurso religioso sobre los ciudadanos que, quieran o no, se encuentran bajo la presión, con los intentos de controlar su vida desde las instituciones. Obligados a escoger entre oficialismo y radicalismo, los que desean mayores libertades y decidir sobre su vida son el verdadero blanco de unos y otros, de radicales y de las instituciones oficiales que usan la religión de forma impuesta alegando que han nacido donde han nacido y eso supone que son pertenencias de unos y otros.
Hace unos días, el diario Egypt Independent daba cuenta del discurso del Gran Jeque de la Universidad de Al-Azhar en un encuentro sobre una de las formas de discurso de control social más eficaces, la "fatwa", que junto a otras tienen por objeto regular la vida en todos sus rincones y ocurrencias. Nos contaba el diario:

Al-Azhar’s Grand Sheikh Ahmed al-Tayyeb said Tuesday that there have been vicious and systematic attacks against the institution and that it is a big conspiracy against Islamic civilization.
Tayyeb’s statements came during Egypt’s 3rd international Dar al-Ifta conference titled The Role of Fatwa in Creating a Stable Society, which is being held in Cairo with the participation of representatives from 60 countries.
Tayyeb added that it is not accidental that this attack coincides with the destruction of Arab and Islamic countries over the last few years, and dubious calls from now and then to destruct the prestige and respect of Azhar. He also said that the attacks are parallel to dubious plans to destroy the heritage of Muslims and ridicule its Sheikhs and renowned figures.
The Grand Sheikh said it is now common to see the condemnation of Azhar and its methods after any incident of terrorism, in a failed attempt to distort its history in the minds of Muslims.
“We now know the timing of this attack after we closely monitored it, and found that it occurs in two cases: the first after incidents of terrorism and the second whenever Azhar achieves success in delivering its message at home or abroad. And the plan in this case is to silence and hide its good deeds, or the search for the mistakes it makes and to broadcast and exaggerate them,” Tayyeb said.*


Lo primero que se percibe es la equiparación de la institución con la "civilización islámica"; atacar a la una es atacar a la otra. De esta forma sencilla, se blinda frente a las críticas que siempre se presentarán como distorsiones del mensaje original, del que se convierte en guardiana. De ahí el título del encuentro "The Role of Fatwa in Creating a Stable Society". La "fatwa" es la fuerza de Al-Azhar ya que supone una especie de fuerza que da forma a la sociedad estabilizándola. La idea de "estabilidad" es central como alternativa al caos reinante. La posibilidad de que el caos provenga de las propias directrices no se contempla por absurda. Las críticas a las fatwas recientes, que se han entendido como "anacrónicas", es un ejemplo de esto. Una de las últimas, comentada aquí, permite los tatuajes a las mujeres al categorizarlos como "adornos" y no como "alteración del cuerpo", algo prohibido (la ablación, en cambio, no se considera cambio). La fatwa excluye los tatuajes de los hombres porque se verían "adornados como mujeres", algo también prohibido, muestra el problema con claridad.


Bajo la excusa del "estabilizar", dice el texto, la sociedad a golpe de fatwa, la institución controla la vida en los mínimos detalles, estableciendo qué es objeto de repudio en las vidas de las personas. La sociedad no tiene "voz", solo debe escuchar lo que se le dice que debe hacer. Esa es la garantía de que la sociedad es estable. A nadie se le escapa que esto, llevado a su extremo, implica una forma de "despotismo religioso". Son los clérigos de Al-Azhar los que controlan el sentido y la acción, los que tienen la voz última. Como en todo caso, las orientaciones pueden ser más o menos agresivas según los temas.
Las explicaciones defensivas de las autoridades de Al-Azhar implican también una definición de enemigos y desafíos. Se establece entonces una lista de problemas que se conecta con la conspiración expresada anteriormente:

He claimed that the attack on Islamic civilization and Azhar coincides with collective demands to allow homosexuality to be considered as a human right, in disregard to the youth of the East, who know their “manhood.”
The sheikh also expressed his innate disgust with what he considers the “deviant” and “fatal ethical disease of homosexuality.”
This attack, according to Tayyeb, coincided with calls in the West for equality between women and men in inheritance, and the permission of Muslim women to marry non-Muslims. He says this is a new chapter of the Convention on the Elimination of all Forms of Discrimination Against Women — and that now the Arabs and Muslims are expected to abide by it and cancel their previous objections to equality.

Que la conspiración contra el mundo islámico provenga de la comunidad LGTB y del feminismo es realmente interesante y muestra la orientación de la propia institución y el modelo de sociedad previsto. Todo esto, además, proviene de Occidente. El principio de que "todo mal viene de Occidente" es un principio general que pueden expresarse de formas diferentes según las circunstancias. Pero tiene un efecto claro del que se sigue ignorando sus efectos: alienta la animadversión contra Occidente. El pensamiento oficial islámico sigue sosteniendo que el terrorismo del Estado Islámico no es fruto de la radicalización del pensamiento religioso sino un "invento" de Occidente para destruirles. El islam es perfecto y aquello que no lo es, como es el terrorismo y el yihadismo en general, es fruto de conspiraciones occidentales, incluso la Primavera Árabe, que comenzó siendo una petición de libertades frente a los dictadores sostenidos por las propias instituciones religiosas, se presenta como un intento de destruir la "perfección" social.


El mundo islámico es, sin duda, un mundo tutelado. Por eso la rivalidad es por la tutela, en la que Al-Azhar (en el mundo suní) se reivindica como faro. Los ataques se han producido contra la institución porque ese control no ha tenido una apertura social y sí un efecto paralizante.
El ideal de la "sociedad estable" presupone que no seguir sus instrucciones y órdenes implica la "inestabilidad", que en este caso se identifica con el terrorismo, como el peligro que destruye el orden. Sin embargo, para la institución la "estabilidad" es mucho más ya que mantiene sus propios ideales frente a los sociales. El argumento, evidentemente, es que la sociedad no puede cambiar lo que Dios ha establecido, cuyo mensaje es protegido. Cualquier evidencia de otro campo que cuestiones esto, las Ciencias o la Historia, son considerados ataques.


Ahora le toca a la institución atacar. Lo hace contra mujeres y gais porque de ahí viene algo que no se admite: la igualdad y la diferencia. Por el contrario, se ampara la desigualdad jerárquica patriarcal y la exclusión social considerando al otro como una abominación que hay que destruir.
Señala el artículo las intenciones de Al-Azhar:

The Grand Sheikh proposed to the conference the establishment of specialized scientific departments in the faculties of Islamic law or faculties of Islamic sciences in the name of Department of Fatwa and Sciences next year.*

Las ciencias, por supuesto, se mueven todas en el ámbito de la teología. Son formas de expansión y de control de la propia institución, que se inserta en todos los rincones.
No ha sido el Gran Jeque el único en intervenir. El gobierno de Al-Sisi también ha tomado control (incluso de la propia institución) a través de los discursos de las prédicas de los viernes en las mezquitas oficiales. Controla así a los islamistas que tienen sus propios textos.

The Minister of Religious Endowments Mohamed Mokhtar Gomaa said in his speech that the intrusion of non-specialists into the Fatwa field has opened the doors wide to the strife in the world. “Terrorism has no religion and no homeland, and poses a constant danger to societies and it needs the efforts of scientists to confront abnormal ideas that destroy societies,” Gomaa said.
Gomaa added that accurate Fatwa contributes to the security of nations and countries, and renewing the religious discourse is not an easy job and needs determination. He also pointed out that humanity must cooperate among all countries of the world to confront terrorism, and that scientists especially have to refute the opinions and ideas of militants.*

La idea de la "cooperación" entre países", de una "humanidad conjunta" casa difícilmente con el discurso de las conspiraciones, en el que es el otro lado de la humanidad el que trae esos "males" que intentan destruirles, la igualdad de género y los derechos de las personas en su forma de vivir la sexualidad. Unos días toca atacar y otro ponerse al frente de la Humanidad.


La "fatwa" es un discurso de "verdad" y "autoridad" y carece de sentido de diálogo social o comprensión de cualquier otro punto de vista posible. Ese es su fundamento y por eso se presenta como "estabilizadora", una guía para la acción en el presente a la luz de la doctrina. 
Se presentan además los anacronismos terribles que sirven para percibir la distancia entre lo que una vez se veía como "verdad" y hoy atenta contra el sentido común. El ejemplo más claro es el reciente y periódico escándalo por la respuesta sobre la posibilidad de mantener relaciones con el cadáver de la esposa. No sé si esto se puede considerar como parte de una sociedad estabilizada.
Hace diez años se plantearon serias crisis por la aparición de fatwas que hacían sonrojarse a los propios egipcios. The New York Times contaba:

CAIRO — First came the breast-feeding fatwa: It declared that the Islamic restriction on unmarried men and women being together could be lifted at work if the woman breast-fed her male colleagues five times. Then came the urine fatwa: It said that drinking the urine of the Prophet Muhammad was deemed a blessing.
For the past few weeks, the breast-feeding and urine fatwas have proved a source of national embarrassment in Egypt, not least because they were issued by representatives of the highest religious authorities in the land.
"We were very angered when we heard about the Danish cartoons concerning our Prophet," wrote Galal Amin in the newspaper Al Masry Al Yom, referring to the 2005 publication of cartoons of the Prophet Muhammad that caused an international uproar. "However, these two fatwas are harming our Islamic religion and our Prophet more than the cartoons."**



Este problema se repite cada cierto tiempo en cuanto salen a la luz fatwas que, como señala el articulista, pueden hacer sonrojar a los propios creyentes. Hay un límite. Pero más allá de la excentricidad del contenido, son peores aquellas que van al corazón de lo cotidiano, aquellas que condenan, como se ha hecho, las formas de vida de las personas o sus derechos individuales, que quedan supeditados a la intervención de las instituciones.
El tercero en intervenir en la conferencia ha sido el Muftí de Egipto, Shawki Allam, quien establece las diferencias entre las fatwas en función de quien las emita:

It is imperative for Muftis to lay the foundations for the control of the Fatwa, Al Gomaa explained.
“The growing phenomenon of terrorism and extremism is the result of the issuance of these misguided Fatwas that deviate from the correct and moderate approach. This has had the worst effect of the spread of violence and chaos, the destruction of security and peace and the threat of stability and tranquility, which are the rights of communities and individuals,” the Mufti of Egypt Shawki Allam, and president of the conference, said in his speech.*

Hay muchas personas cualificadas para las fatwas que han generado muchos actos conflictivos. Hasta el momento eso forma de la historia misma de las sociedades islámicas. Sin embargo, las consecuencias actuales son muy distintas porque hoy vivimos en una sociedad de la información. Lo que antes tenía un alcance local, hoy puede ser global e instantáneo. El mensaje puede recolectar adeptos, como ha ocurrido con el Estado Islámico que ha reclutado con sus mensajes a yihadistas de todo el mundo.


Lo más preocupante es que son dos guerras las que se mantienen: una sobre derechos humanos con el resto del mundo, por lo que se acusa a Occidente; y otra dentro del mundo islámico por el control de los mensajes y, con ellos, el control social. Las autoridades religiosas quieren el control y rivalizan con las civiles en mantener "estables" —se podría decir "obedientes"— a las personas. No hay "diálogo social", sino "consulta", que es lo que debe hacer el virtuoso: seguir las enseñanzas y preguntar si tiene dudas para actuar después según las indicaciones dadas.
No todo el mundo quiere vivir bajo este sistema. Pero intentarlo conlleva grandes riesgos. Los reformistas y personas que quieren otra vida lo saben y padecen. La exclusión social o algo peor puede ser el resultado. El concepto de "estabilidad" debe ser revisado y no aprovechado para meter en el mismo saco del terrorismo el conservadurismo más extremo y la inmovilidad social.



* "Vicious attack on Azhar suggests conspiracy on Islam, says Grand Sheikh" Egypt Independent 18/10/2017 http://www.egyptindependent.com/vicious-attack-azhar-suggests-conspiracy-islam-says-grand-sheikh/

 ** "A fatwa free-for-all in the Islamic world" The New York Times 11/06/2007 http://www.nytimes.com/2007/06/11/world/africa/11iht-fatwa.4.6098135.html



viernes, 20 de octubre de 2017

La peor ceguera

Joaquín Mª Aguirre (UCM)
En un sentido opuesto, tiene razón Carmen Forcadell: "Europa ya no puede mirar a otro lado". Y no va a hacerlo. Lo peor para ella es que no va a hacerlo como a ella le gustaría. El catalanismo secesionista, por el contrario, ha sido considerado como un ataque a la Unión Europea por todos aquellos que se han manifestado desde las instituciones comunitarias y desde los gobiernos de los países. Tanto han tirado de la cuerda y con tan poca inteligencia que al final han hundido sin remedio lo que llevaban décadas tramando y trabajando desde el poder. Efectivamente, Europa no puede dejar de ver lo que el secesionismo pretende en su alocada falta de sentido común, de la Historia europea y, especialmente, su odio a lo que España representa en su mentalidad.
La señora Forcadell ha dicho sus palabras tras considerar a los llamados "los Jordis" como "presos políticos". Un intento muy triste y que deja en evidencia de nuevo las estrategias de la "pena universal". Esos patéticos manifestantes con sus carteles de "Help!" resultarían cómicos de no ser por la seriedad de la situación.
Las cartas mismas de Puigdemont son un monumento ridículo a la falsedad, cuyas falacias son desmontadas una a una pocos minutos después de hacerse públicas. Con estos personajes, Cataluña no se desconecta de España, sino de la realidad, de la Historia y de Europa.
No solo es que estén errados en sus juicios, sino que tratan de convencer a otros de que lo que tienen ante sus ojos es otra cosa. Y TV3 no llega a todas partes, algo que se pierde el resto del mundo. El adoctrinamiento escolar y televisivo afecta a los que han crecido en este entorno cautivo, pero no más allá.
Intentar convencer al mundo de que son un país oprimido no solo es retorcer mucho la realidad sino convertirla en un chiste grueso. El Diario recoge las afirmaciones de Forcadell en el Frankfurter Allgemeine Zeitung:

"¿Cuánto tiempo esperarán las instituciones europeas ante la flagrante violación de los derechos fundamentales en uno de los Estados miembros de la Unión Europea?", se pregunta.
Asegura que el presidente de la ANC, Jordi Sánchez, y el de Òmnium Cultural, Jordi Cuixart, son "presos políticos", y defiende que se trata de una situación intolerable que no se puede seguir defendiendo como un asunto interno de España.
Forcadell también se refiere a las cargas policiales contra el referéndum del 1 de octubre como la "culminación de una espiral de opresión por parte del Estado español" que hace años que dura.*


Penoso y ridículo. Bastaría para ir a la hemeroteca para acumular testimonios de lo contrario. Intentar convertir a los "Jordis" en "presos políticos" es, como muchos han señalado, un insulto a los presos políticos que de verdad padecen esta situación. La felicidad con la que saludaban y levantaban pulgares no hace temer por su vida. Están donde están por las mismas decisiones que dejaron libre a Trapero, el Mayor de los Mozos. La desobediencia y la obstrucción a la ley son delitos. Para ellos no, porque no reconocen la "autoridad española", pero ahí se ve su pérdida de realidad.
El catalanismo separatista no ha podido superar que España entrara entera en la Unión Europea. Su sueño de una Cataluña independiente vetando la entrada de España en la Unión no se pudo producir, En décadas ellos fijaban la diferencia en el aspecto de la democracia: ellos eran "demócratas" y los demás eran "fascistas". Y así les hubiera gustado que siguiera porque tendrían el escenario perfecto para su entrada solitaria.
Por ello, todos sus intentos pasan por presentarse como "demócratas", "dialogantes" y "europeos". Enfrente proponen una imagen solanesca de "fascistas", "dogmáticos" y "retrógrados". Afortunadamente, la gran mayoría de voces europeas y así lo manifiestan respaldan la Constitución que nos dimos, la democracia que hemos construido entre todos, el estado de derecho que ha permitido que los secesionistas, por ejemplo, lleguen al poder. Pero estar en el poder sigue exigiendo cumplir las leyes que te han llevado hasta allí. Y es lo que no quieren.
Sigo pensando que el nacionalismo secesionista ha buscado una huida hacia adelante porque ha pensado que ha tocado techo, una vez que en las últimas elecciones no lograron obtener una mayoría social de más del 50%, solo un 47'7%. Solo los acuerdos electorales les dio la mayoría en el parlamento. Los intentos de fundamentar la decisión secesionista en un referéndum ilegal y manipulado, del que cada día salen noticias más raras, y en el que no salen las cuentas, pero tomado por el gobierno catalán como un mandato divino que el parlamento aceptará para declarar "otra vez" la independencia son ridículos a los ojos de cualquiera. El temor de los tradicionalistas de secesionismo a que les desborden por la izquierda antisistema es real.
Carmen Forcadell pide a Europa que mire a Cataluña, pero ¿mira Cataluña a Europa? Si lo hiciera se daría cuenta del profundo rechazo al proyecto secesionista. El diario El País publica un artículo de Joschka Fischer, el que fuera ministro de Exteriores del gobierno alemán, con el título "Atacar a Europa desde dentro", desde el cual ya se nos ofrece el cambio profundo de percepción. Se conecta el desafío secesionista catalán con el Brexit, como un desafío a la Unión en su conjunto. Se habla del Brexit como de un retroceso al siglo XIX. Tras esta introducción de los desafíos europeos se entra en la consideración de España y de lo que ocurre en ella:

En España, el Gobierno de la comunidad autónoma de Cataluña ahora pide soberanía también, aunque el actual Ejecutivo nacional no está enjuiciando, encarcelando, torturando ni ejecutando al pueblo catalán, como lo hiciera la dictadura del generalísimo Francisco Franco. España es una democracia estable y miembro de la Unión Europea, la eurozona y la OTAN. Durante décadas ha mantenido el Estado de derecho de acuerdo con una Constitución democrática negociada por todas las partes y regiones, incluida Cataluña.
El 1 de octubre, el Gobierno catalán celebró un referéndum de independencia en el que participó menos de la mitad (algunas estimaciones señalan que un tercio) de la población de esta comunidad. Según los estándares de la UE y la Organización para la Seguridad y Cooperación en Europa, la votación jamás habría podido aceptarse como “justa y libre”. Además de ser ilegal según la Constitución española, el referéndum ni siquiera contó con un padrón de votantes para determinar quién tenía derecho a votar.
El referéndum “alternativo” catalán causó medidas drásticas del Gobierno del primer ministro español Mariano Rajoy, que intervino para cerrar mesas electorales y evitar que la gente votara. Fue una tontería política mayúscula, porque las imágenes de la policía reprimiendo con porras a manifestantes catalanes desarmados otorgó una engañosa legitimidad a los secesionistas. Ninguna democracia puede ganar en este tipo de conflicto. Y en el caso de España la represión conjuró imágenes de la Guerra Civil de 1936-1939, su más profundo trauma histórico hasta la fecha.**


Que la encerrona (con los Mozos en retirada) del 1 de octubre se acabe calificando de "engañosa legitimidad" ya es una advertencia de que la "pena universal" de la mañana y las declaraciones emocionadas del presidente Puigdemont diciendo que "Cataluña se había ganado el respeto de Europa", son una clara muestra de que se vio rápidamente el burdo juego, la estrategia infantiloide del movimiento secesionista. La "engañosa legitimidad de los secesionistas" es una expresión lo bastante clara como para establecer dónde está la legitimidad real, en la Constitución y en quienes la respetan.
Pero los argumentos de Fischer van más allá:

Si Cataluña lograra la independencia, tendría que encontrar un camino hacia adelante sin España ni la UE. Con el apoyo de muchos otros Estados miembros preocupados por sus propios movimientos secesionistas, España bloquearía cualquier apuesta catalana por ser miembro de la eurozona o la UE. Y sin ser parte del mercado único europeo, Cataluña se enfrentaría a la oscura perspectiva de pasar rápidamente de ser un motor económico a un país pobre y aislado.
Además, la independencia de Cataluña plantearía un problema fundamental para Europa. Para comenzar, nadie quiere repetir una ruptura como la de Yugoslavia, por obvias razones. Pero, más concretamente, la UE no puede permitir la desintegración de sus Estados miembros, porque estos componen los cimientos mismos sobre los que está formada.
La UE es una asociación de naciones-Estado, no de regiones. Si bien estas pueden desempeñar un papel importante no pueden participar como alternativa a los Estados. Si Cataluña sentara un precedente de secesión, estimulando a otras regiones a imitarla, la UE entraría en una profunda crisis existencial. De hecho, se puede decir que en el caso de Cataluña hoy se juega nada menos que el futuro de la Unión Europea.
Más aún, el propósito original de la UE fue superar las deficiencias de las naciones-Estado mediante la integración, lo opuesto a la secesión. Se diseñó para trascender el sistema de Estados que tan desastroso demostró ser en la primera mitad del siglo XX.**


¿No es claro el argumento? Como el cristal. Lo que ocurre es que desmonta todas las falsedades sobre las que se ha construido el nacionalismo y el secesionismo. El problema real del catalanismo secesionista es su profundo anacronismo, como ideología surgida en el siglo XIX, romántica, uniendo lengua y tierra, sangre y sentimentalismo. Existen grandes trabajos fuera de España desmantelando las falacias románticas del nacionalismo de todos los colores. Pero se lee poco y lo poco que se lee es para reafirmar lo propio. La fuerza del nacionalismo secesionista es la fuerza de la exclusividad de mentiras y falacias sin posibilidad de contestación en un mundo adoctrinado. No conozco el caso de ningún español que se haya tenido que refugiar en Cataluña; pero todos conocemos catalanes a los que el nacionalismo ha hecho irse de Cataluña haciéndoles la vida imposible, acosándolos, impidiéndoles trabajar en cuanto que denunciaban el pensamiento único. Esos sí son, señora Forcadell, exiliados políticos. Los "Jordis" son los privilegiados de su régimen, los favorecidos por las instituciones públicas que fomentaban la expulsión de muchas voces discrepantes.
El nacionalismo marrullero volverá a rasgarse las vestiduras después de que la ley tenga que intervenir ante la desobediencia. Un parlamento en rebeldía queda fuera de la legalidad y, por utilizar la expresión de Joschka Fischer, en una "engañosa legitimidad".
Pero no hay que engañarse. Al igual que hay una parte del catalanismo secesionista que cree en la integración europea, están los sectores antieuropeísta cuyo interés es precisamente el contrario. Ese escenario caótico y destructivo para Europa es una feliz imagen para los grupos antisistema que han trabajado día a día en favor de su debilitamiento. Para ellos, la aspiración europea es ridícula porque Europa son bancos y empresas que reprimen a los pueblos. La descripción de la república catalana hecha por la diputada de la CUP, Ana Gabriel, era lo bastante clara como para ver que no había sentido europeista ni de la realidad, sino más bien una "república okupa". Hay que elegir los compañeros de viaje, porque hoy son estos grupos a los que temen y los que les controlan. Los tienen de "fuerza de choque", pero no es la primera vez que el perro muerde al amo. Igualmente, el único apoyo que han logrado es el de un patético Pablo Iglesias empeñado en robar votos al PSOE, con una teatralidad creciente y asombrosa. Sí, también Iglesias ha conseguido su puesto en el reparto del disparate, un papelito oscuro y monótono.


Teniendo la ley, la razón y el apoyo internacional en las manos, es importante atender las palabras de Fischer y no cometer errores que puedan ser aprovechados, tener cuidado con las zancadillas y los quejumbrosos. No se deben cometer errores políticos porque no hay margen de rectificación. Y uno de ellos sería no poner en su sitio a los intentos de la extrema derecha, arrinconada desde hace tiempo, por capitalizar una situación como esta creando más tensión en la calle. No solo Pablo Iglesias pretende sacar tajada.
Carmen Forcadell pide a Europa que mire a Cataluña. Creo que es Forcadell la que no está entendiendo o no quiere hacerlo el nítido mensaje que Europa le está mandando todos los días. El texto de Fischer, lo dicho por Juncker, Tusk, Macron, Merkel, etc. hacen ver que es el secesionismo lo que amenaza a la Unión Europea.
¿Más claro?

¨"Forcadell reclama la intervención de la UE: "Europa ya no puede mirar hacia otro lado"" El Diario 19/10/2017 http://www.eldiario.es/politica/Forcadell-reclama-intervencion-UE-Europa_0_698881173.html

** "Atacar a Europa desde dentro" El País 20/10/2017 https://elpais.com/elpais/2017/10/18/opinion/1508350313_648066.html

jueves, 19 de octubre de 2017

La nueva amenaza

Joaquín Mª Aguirre (UCM)
Resulta absolutamente incomprensible la estrategia secesionista alejándose con los hechos de todo lo que dice ser y pretender. Acabo de escucha las declaraciones "en Europa" de Raúl Romeva, ese político chic que les representa, que Euronews ha titulado "Cataluña se invita a Bruselas". Hasta el momento, los políticos secesionistas habían mantenido el lenguaje amenazante para España y el plañidero ante Bruselas, pero el tono ha cambiado a más en ambos casos. El desafío es total en España y se empieza a lanzar hacia la Unión Europea. La máscara comienza a resquebrajarse.
Euronews explica el contenido de las declaraciones:

El consejero de asuntos exteriores catalán, Raúl Romeva, ha viajado hasta la capital europea para decir que Madrid no está respetando los valores de la Unión Europea. Y afirma que eso tendrá repercusiones. “Hoy hay prisioneros políticos en la Unión Europea”, ha dicho. “Y lo que está sucediendo ahora en Cataluña tendrá repercusiones a largo plazo en todos los países europeos, en las sociedades europeas, en la economía europea y ante todo en la credibilidad europea”, ha insistido Romeva.
Se refería a Jordi Sánchez y Jordi Cuixart, los dos líderes separatista que se encuentran en prisión acusados de sedición, una medida que los independentistas consideran políticamente motivada.*


Se le olvida decir al señor Romeva que el secesionismo considera "intocables" a todos aquellos que delinquen en nombre de la patria futura, quebrando así el imperio de la ley y la igualdad de todos. Por muy heroicos que se vean ante el espejo, lo que han hecho —siempre bajo presunción de inocencia, como corresponde— tiene sus consecuencias legales, que es lo que la fiscalía y la Audiencia entienden, es decir, que han vulnerado claramente la ley. El hecho de que dentro de su mesianismo visionario ellos no le den reconocimiento a la ley por ser "española", es una cuestión trivial en estos momentos. Como cualquier hijo de vecino, les guste o no, están sujetos a ella. Los "Jordis" son como todos, mal que les pese.
Este ha sido un truco muy usado por los políticos secesionistas. Decir que se les perseguía en sus delitos y evasiones por ser "catalanes". Como bien recordaban algunos, el dinero que les han robado no está en Madrid, sino en Andorra y otros lugares de oscura fiscalidad. Algunos quieren pasar de chorizos a héroes sin apenas transición.


Pero lo más indignante de las palabras de Romeva es lo que de amenazante tienen para Europa. El sueño europeísta de una Cataluña independiente se ha esfumado en cada declaración, pero las declaraciones también pueden ofrecer nuevas líneas argumentativas. Cuanto más se miden los efectos negativos de la salida de Cataluña de España, más los utilizan como chantaje.
La inviabilidad del proyecto secesionista se puede explicar desde distintos planos. Parece que hoy los políticos solo tienden a usar los económicos, lo que me parece un error. La negativa del gobierno catalán a una convocatoria de elecciones en Cataluña es —como ya señalamos— que el bloque secesionista logró solo el 47'7% de los votos frente al 50'6% de los votos. Más allá de la Economía, está la realidad. Y esa realidad es que no se puede separar un país con esas cifras más que por la violencia y el secuestro político. 
Los verdaderos presos políticos no son los "Jordis" sino los millones de ciudadanos catalanes que se han resistido durante décadas a la manipulación nacionalista, al secuestro de sus voluntades. Esto ha sido favorecido, todo hay que decirlo, por la falta de miras de los políticos nacionales, que han sido incapaces de mostrar unidad ante el separatismo, que sí consiguió lo que quería. Igual que hubo un "Juntos por el sí", debería haber un "Juntos por seguir" que permitiera que la realidad catalana se manifestara también en el parlamento.
Las nuevas amenazas a Europa reflejan un paso más en su estrategia. De la "pena universal" hemos pasado a la amenaza del caos. El argumento se lo ha dado involuntariamente Jean-Claude Juncker al decir recientemente que no quiere una "UE de 98 estados"** Esa declaración ha abierto una línea de argumentación del miedo, es decir, del "miedo institucional europeo" a un abierto proceso de secesionismo múltiple.


La amenaza de Raúl Romeva tiene unas formas muy extrañas. Todas son amenazantes. El secesionismo amenaza con el neosecesionismo, es decir, extender el fenómeno por Europa. ¿Y si en vez de estar contenidos por su falta de futuro europeo, se amenazara a Europa con la disolución de la Unión? ¿Qué otra cosa se puede interpretar de esas "consecuencias" a largo plazo de Romeva? ¿Qué significa esa "credibilidad" final de la que habla sino la idea misma de Europa como espacio común?
El argumento de que con 98 sería ingobernable Europa se traslada a que con 98 sería "indeseable" abriendo nuevas perspectivas que quedan en el aire para dar mayor sensación de peligro. Romeva no dice lo que quiere; dice lo que podría pasar si no les dan lo que quieren. Ya iba siendo hora de que en Europa experimentaran las delicias del chantaje secesionista del que España ha disfrutado en exclusiva mucho tiempo.
Intentar convencer al mundo de que los "Jordis" están perdidos en alguna oscura celda, sufriendo por sus ideas, contrasta con la cara de felicidad con la que fueron a la Audiencia Nacional. Les estaban haciendo el favor de su vida. Ya habrá ayuntamientos que pongan sus nombres a plazas y colegios y los niños colorearán sus trajes de superhéroes poniéndoles la estrellita azul en el pecho.


Desde hace mucho, los políticos catalanes han ido a declarar ante los jueces rodeados de amigos y simpatizantes que les aplaudían y agitaban banderas al viento. Era una forma de presión a los jueces y demostración de que cualquier condena podría causar un alboroto. Daba igual por lo que fueran a declarar; allí estaban las banderas, los aplausos y hasta lo besos. Perfecta organización de este tipo de evento político-festivo.
Ahora les toca a los "Jordis". Ambos han sido cabezas de las instituciones civiles paralelas al gobierno catalán, los encargados de ir más allá de lo que las instituciones podrían asumir. Para ello han recibido cantidades millonarias que han ido saliendo a la luz. El diario ABC sacaba a la luz las cuentas de las subvenciones recibidas para fomentar el secesionismo y alimentar a la camada:

Los «motores» del desafío secesionista catalán en las calles gozan de una privilegiada situación económica. Las asociaciones ANC (Asamblea Nacional Catalana) y Òmnium suman casi 8,3 millones de euros en activos. Ambos presidentes, Jordi Sánchez y Jordi Cuixart, respectivamente, están siendo investigados por sedición en la Audiencia Nacional.
La más veterana, Òmnium Cultural, nacida en 1961, ha recibido desde 2005 más de 20 millones de euros en subvenciones públicas para incentivar el catalanismo, encargo de estudios y campañas de recaudación.**


Ya no se trata, desde las palabras de Romeva de desafiar al Estado. La nueva amenaza para España y para Europa es el caos. Se trata de hacer creer que España es un "estado represor y colonial", que tiene el amparo y defensa de la Unión Europea. Esto solo funciona si se crea el caos que haga que aumente la presión sobre Europa.
La locura secesionista ya tiene un nuevo objetivo en mente: la expulsión de España por no respetar lo valores de la Unión y la petición de ingreso —probablemente de rodillas— a Cataluña, un estado mártir, democrático y moderno. La fantasía da para esto y para mucho más.
José Ignacio Torreblanca es claro y conciso en su artículo en El País:

En la crisis catalana, primero murieron los hechos, falsificados por una máquina de propaganda tan deshonesta como eficaz.
Luego les tocó el turno a los adjetivos. Renunciar a poder describir una actuación como justa o injusta, una noticia como verdadera o falsa, o una decisión como democrática o autoritaria ya fue bastante doloroso.
Ahora llega la vez de los sustantivos. La banalización del fascismo o la dictadura por parte del independentismo es una gravísima ofensa para los millones de personas que lo han sufrido y que todavía hoy viven en regímenes no democráticos que detienen arbitrariamente, encarcelan sin juicio ni abogados e incluso liquidan físicamente a sus opositores. “Presos políticos”, nada menos. En la Unión Europea.***


Claras palabras para una profunda injusticia, la de los que disfrutan de riqueza, democracia, de un estado de derecho y pretenden equiparar sus situaciones, como señala Torreblanca, con Kosovo, un verdadero insulto al sufrimiento de muchos países. Vaticina Torreblanca que el próximo término en aparecer será el del "genocidio" catalán en su intento de seguir siendo víctimas, lo que no está mal observado. Muchos, en efecto, tienen que retorcer lenguaje y hechos los nacionalistas para que les funcionen los argumentos; muy ingenuos tienen que ser los que les escuchen para creerlo.
La ilusión de las dos banderas tras Romeva tendrá que esperar.



* "Cataluña se invita a Bruselas" EWuronews 18/10/2017 http://es.euronews.com/2017/10/18/cataluna-se-invita-a-bruselas
** "Òmnium ha recibido 20 millones para la secesión en subvenciones y ayudas" ABC 9/10/2017 http://www.abc.es/espana/catalunya/abci-omnium-recibido-20-millones-para-secesion-subvenciones-y-ayudas-201710092240_noticia.html
*** "Fascismo de andar por casa" El País 19/10/2017 https://elpais.com/elpais/2017/10/18/opinion/1508335523_248108.html