viernes, 15 de julio de 2016

El atentado de Niza y los valores del 14 de julio

Joaquín Mª Aguirre (UCM) 
El atentado de anoche en Niza abre una nueva línea sobre lo que resulta obvio. No hacen falta preguntas sobre infraestructuras, cómplices, suministros, planes, etc. Basta con alquilar un camión dos días antes y dirigirse a un lugar lo suficientemente lleno de gente. Los atentados que buscan mercados en Irak o Afganistán, mezquitas, etc. son más sofisticados que este de Niza.
No ha sido un inmigrante que se haya jugado la vida en Sicilia, Turquía, etc. camino de Europa. Ha sido un francés, de origen tunecino, que alquiló un camión hace dos días. Habrá decenas de franceses que hayan alquilado un camión hace dos días. Solo uno lo ha utilizado como arma para acabar con más de ochenta vidas, cifra en ascenso. No es la versión del terrorismo militarista, un ataque de comandos. Es el terrorismo de lo cotidiano, el del hecho común: el camión que has tenido delante unos cientos de metros con absoluta normalidad gira de repente y comienza a atropellar gente en una apocalíptica versión de Duel.
Ahram Online nos cuenta —con información de Reuters— la celebración en las redes sociales de atentado por los islamistas:

Supporters of Islamic State militant group celebrated on social media an attack in France by a truck that ran into crowds watching a fireworks display on the Bastille Day national holiday, killing at least 73 people and injuring 100.
"The number of those killed had reached 62 french crusaders and sinful infidels in Nice, France.. God is great, God is great," read one tweet.*


Los "cruzados", los "pecadores infieles"... somos nosotros, evidentemente. ¿Qué extraña mente piensa en estos términos? Evidentemente la que es alimentada en esa visión del mundo durante el tiempo suficiente. Y esa visión polar del mundo se extiende mucho más allá de escondidos refugios en Afganistán, Pakistán, Libia o el desierto del Sinaí. Esa visión se extiende a través de toda una serie de sencillas (y a la vista) fuentes, muchas de ellas oficiales. Se produce en países socios y aliados, que no amigos.
Pronto saldrán a la luz más detalles de los que ahora sabemos y se pondrán las mismas preguntas sobre la mesa. Con lo que se sabe hasta el momento, el perfil es el mismo de otros: delincuente de poca monta que decide dar el salto al paraíso. Regreso al buen camino.
Le Figaro recuerda las instrucciones del Estado Islámico:

Le choix du mode opératoire et de la date hautement symbolique évoque les consignes de groupes djihadistes comme al-Qaida ou l'État islamique. Dans un message audio diffusé en 2014, le porte-parole officiel de Daech, Abou Mohammed al-Adnani, encourageait ceux qu'il nomme «les soldats du califat» à utiliser n'importe quelle arme disponible. À l'image du djihadiste de Daech, Larossi Aballa, qui a assassiné avec un couteau le 13 juin un policier et sa femme à leur domicile dans la région parisienne. «Si vous ne pouvez pas faire sauter une bombe ou tirer une balle», leur disait-il, «débrouillez-vous (...) renversez-les avec votre voiture.»**


Es un terrorista de usar y tirar. Se produce el ataque de la forma más cotidiana y haciendo el mayor daño posible. El Estado Islámico tiene sus yihadista bien pagados y abastecidos de mujeres en las zonas en conflicto. Esos tienen poco o nada de suicidas. Su función es conquistar y decapitar en los vídeos promocionales, servir de protección a sus líderes, esencialmente cobardes, que gustan de refugiarse en escuelas y zonas llenas de civiles cuando tienen ocasión. Lo han demostrado por donde han ido.
Luego están estos delincuentes, frustrados, traumatizados, sacados de la culpa que sus familias les reprochan que, deseosos de encontrar el buen camino, deciden poner su inútil vida al servicio de Dios eliminando a cuantos "cruzados" occidentales puedan llevarse por delante. Es una pena que no puedan llevarse el desengaño y después volver a contarlo. El paraíso deja bastante que desear.


Es importante entender lo cotidiano de este terrorismo de la frustración —del pequeño delincuente, del que se siente marginal, frustrado...— porque este no necesita de un proceso de radicalización, sino simplemente de penitencia. Pensamos que se necesita asistir a escuelas especiales, leer a ideólogos específicos, etc. No. Basta con hacerles sentir culpables por el modo de vida que han llevado hasta el momento, avergonzarse de su pasado occidental, de fumar, de drogarse, beber, de ir con mujeres, por bailar, por gustarles el hip-hop, etc., es decir, de todas esas cosas que existen porque Occidente existe. Una vez en el buen camino —como ocurrió con el homófobo de Orlando— la decisión es clara. Matarse y llevarse por delante a los que se puedan. ¿Por qué esperar a que construyan el paraíso cuando tienes le genuino al otro lado?

Los que celebran en las redes sociales las muertes de "cruzados" franceses viven en su propia Edad Media. ¿Qué es el Estado Islámico sino la materialización del sueño medieval del regreso a la etapa perfecta, al mundo del Profeta? Es lo que el libanés Gilbert Achcar, profesor en París VIII, ha llamado la "utopía medieval reaccionaria": «[...] un proyecto de sociedad imaginaria y mítica que no mira hacia el futuro sino al pasado medieval. Todos quieren reinstaurar sobre la tierra la sociedad y el estado mitificados del islam de los primeros tiempos» (ACHCAR 41).*** Es el objetivo final; velocidades y métodos podrán ser distintos, pero la luz verde llama desde el horizonte.
El islam más reaccionario es el único que sobrevive ante la prohibición de muerte de interpretar lo escrito, de darle un sentido humano. Solo queda el literalismo y ese no tiene más salida que el pasado imposible destruyendo el presente, alejando los males de la tentación, del laicismo, de la democracia, del feminismo, de la igualdad... Ha hablado hoy Tusk en la cumbre Asia-Europa: «Resulta una trágica paradoja que el blanco de este ataque fuese gente reunida para celebrar la libertad, la igualdad y la fraternidad » (Euronews). Hay tragedia, sí, pero no paradoja. Se atenta contra la modernidad que representan los tres valores en su universalidad. Los que atentan representan lo que hizo odiosa a la Bastilla: el poder absoluto, la maldad hipócrita, la crueldad arbitraria. Son la imagen invertida de la revolución que transformó el mundo en modernidad: libertad, igualdad, fraternidad. Eliminando las dos primeras, la tercera no es más que una absurda caricatura de comunidad en la que se degüella al que discrepa, unos son más hermanos que otros.


Una vez que has comprendido que todos los males que ocurren es porque el mundo se aleja de esa utopía, solo queda frenarla. El siguiente paso es responsabilizar a Occidente de todo ello. Este punto es especialmente delicado porque esa "responsabilidad" se está pregonando todos los días desde fuentes que no se consideran a sí mismas como "terroristas", pero que sin embargo están contribuyendo al mensaje del odio hacia el mundo occidental y hacia todo lo que no entre en su mentalidad estrecha.
Es curioso que el mundo musulmán, que está tan preocupado por la existencia de la "islamofobia", no perciba sin embargo los constantes ataques que se hace a la idea de Occidente. Pero, le dirán, es normal que ocurra así porque es verdad. Los conflictos que llevan siglos son responsabilidad de Occidente; las demandas de las mujeres, el intento de destruir las familias; el Estado Islámico ha sido creado para desprestigiar al islam; los Derechos Humanos son un invento para colar las perversiones sexuales en países que son de por sí cien por cien viriles, etc. La lista se agranda cada día y es lo único que están casi todos de acuerdo.
The Washington Post publicó un amplio e interesante artículo sobre las experiencias en el Reino, en Arabia Saudí, un amigo entrañable:

Officials I spoke with were upset by the kingdom’s increasingly troubled reputation abroad and said over and over that they supported “moderate Islam.”
But what exactly did they mean by “moderate Islam”? Unpacking that term made it clear how wide the values gap is between Saudi Arabia and its American ally. The kingdom’s “moderate Islam” publicly beheads criminals, punishes apostates and prevents women from traveling abroad without the permission of a male “guardian.”
Don’t even ask about gay rights.
Instead of calls for jihad, what I heard were religious leaders insisting that the faithful obey the state. The Saudi royal family is terrified that the jihadist fervor inflaming the region will catch fire at home and threaten its control. So it has marshaled the state’s religious apparatus to condemn the jihadists and proclaim the religious duty of obedience to the rulers.****


Unos días toca llamar a la yihad y otros a la obediencia absoluta dependiendo de la situación en la que estén. Aquí todos se ven representantes de la "moderación", nadie piensa que esté mal cortar cabezas, manos o dar latigazos o pedradas. Es lo justo, la voluntad de Dios estrictamente interpretada por los más sabios eruditos que ratificarán la obediencia o la yihad y mandarán a la cárcel o a la tumba a los discrepantes.
La muerte de los ciudadanos de Niza, de los cruzados franceses, por usar la terminología de los celebrantes del Estado Islámico, es de nuevo un ejemplo de una situación muy compleja y de difícil solución. El Estado Islámico es solo una parte del problema. El fondo tiene mucha más profundidad de la que se piensa.
No hay aliados ideológicos: solo estratégicos, económicos, etc. No hay un solo país que realmente asuma los valores que se celebraban festivamente con fuegos artificiales en el Paseo de los Ingleses. El integrismo ha seguido su camino desde mediados de los 70, penetrando por las generosas fisuras que las dictaduras le dejaban para no complicarse la vida pensando que siempre habría cárceles en las que encerrar a sus líderes. Hicieron su labor de envenenamiento de la generación siguiente, tras el fracaso de la izquierda árabe, la que había llevado adelante la descolonización.
La tarea de los fundamentalistas era sencilla: extender su mensaje frente a la corrupción llegada del exterior y proclamarse virtuosos, y eliminar a todos aquellos que pudieran oponerse a su dominio desde dentro. Fueron llevando a los tribunales, a las cárceles o a la tumba a los que pudieran representar las aspiraciones de libertad y modernidad. Las listas de denuncias de intelectuales liberales, encarcelamientos, atentados, etc. es larga y sigue con asesinatos y denuncias, de Egipto a Pakistán e Indonesia.


Los avances no se piensan en términos de libertad, sino de poder. Más poder para poder retroceder más hacia esa utopía medieval reaccionaria que mencionaba Gilbert Achcar. Los atentados de ayer son sangrientas estrategias de quintacolumnismo. No son fáciles de detectar porque no tienen que ver con conexiones, sino con procesos. Estos pueden haber comenzado de antiguo o ser fruto del arrepentimiento personal por una vida depravada a la occidental.
El que convence de que matar es bueno, que es un mandato de Dios, primero tiene que deshumanizar y estigmatizar al otro. Se ha practicado con los judíos a los que se apuñala y atropella como una práctica cotidiana, justa y celebrada por todos. Ahora se extiende a un Occidente estigmatizado en su conjunto.
Es la brutal reacción a los intentos de modernización de la Primavera Árabe. La utopía medieval reaccionaria intenta evitar que se les escape una generación. La labor se hace en cada esquina, en el mercado, en cada aula, en cada pueblo, en cada red social... Se persigue a los discrepantes, se justifica el sectarismo. Todo es bueno, todo es moderación. Y siguen eliminando obstáculos y estableciendo distancias y barreras.


Cada atentado de este o de cualquier tipo nos debe reforzar en nuestros valores de convivencia, de libertades y de derechos de la persona, de su libertad individual. Cada muerte debe reafirmarnos en los principios de libertades, diferencias y valor de las personas. Lo que vemos este 14 de julio no es más que una caricatura de bestia humana, manipulado de la forma más grosera hasta llevarlo al fanatismo asesino.
La Bastilla era una cárcel odiosa que el pueblo asaltó. Para los que han atentado el día de esa conmemoración, el mundo estaría mejor dentro, encadenado y obediente. 



* "Islamic State group supporters celebrate deadly attack in France on social media" Ahram Online 15/2016 http://english.ahram.org.eg/NewsContent/2/9/233229/World/International/Islamic-State-group-supporters-celebrate-deadly-at.aspx
** "Ce que l'on sait sur l'attentat de Nice" Le Figaro 15/07/2016 http://www.lefigaro.fr/actualite-france/2016/07/15/01016-20160715ARTFIG00013-ce-que-l-on-sait-sur-l-attentat-de-nice.php
*** ACHCAR, Gilbert (2016)"Marxismo, orientalismo, cosmopolitismo" Edicions Bellaterra, Barcelona.

**** "A Saudi Morals Enforcer Called for a More Liberal Islam. Then the Death Threats Began" The Washington Post 10/07/2016 http://www.nytimes.com/2016/07/11/world/middleeast/saudi-arabia-islam-wahhabism-religious-police.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.