sábado, 5 de noviembre de 2016

La parálisis extensa

Joaquín Mª Aguirre (UCM)
Ayer incluíamos el recorte de una noticia en Mada Masr que es interesante desarrollar hoy: la suspensión de un profesor de la Universidad de Al-Azhar, Yousri Gaafar, denunciado por los alumnos por "promover el ateísmo" en sus clases.
En el contexto egipcio actual, la Universidad islámica juega un papel fundamental: es el refuerzo del régimen, el apoyo para muchas de sus acciones. La universidad y sus autoridades sirven como apoyo de las decisiones gubernamentales, que adquieren así un fondo "religioso" necesario para el mantenimiento de la imagen de al-Sisi, algo que se hace cada vez más difícil. Cuando el presidente habló de "reformar el islam", los clérigos de Al-Azhar le dijeron que de eso se encargaban ellos. Era una forma de ponerle en su lugar y repartir las funciones para evitar conflictos.
Los varios intentos de hablar de reformas, aperturas y suavizar el trato con los reformistas o incluso los secularistas no han tenido ninguna recepción favorable. La lógica es sencilla: cuanto más se abra el control y se relaje la presión, menor poder institucional sobre la sociedad. Moderar las posturas es renunciar al poder, lo que les haría innecesarios. La idea rectora es que si se abre la mano, lo que se producirá es un debilitamiento general y, por otro lado, el crecimiento de otras fuerzas que captarán la necesidad de reafirmación social en la religión.
Traducido políticamente, ha supuesto la detención de reformistas, como Islam Beheiry o de cualquiera que haya tenido la osadía de hacer cualquier comentario, como Fátima Naoot sobre los corderos y su sacrificio en el Eid. El sistema se ha vuelto más conservador y tradicionalista en lo social y lo religioso, que no se distinguen de nuevo, ya que se trata de controlar a las personas.


El régimen persigue a los islamistas como terroristas, haciéndole un favor a Al-Azhar, y a los críticos como desestabilizadores. Con el apoyo de Al-Azhar se encierra a los reformistas religiosos, dejando en manos de la institución el control del discurso religioso. Ha habido choques, de los que dimos ya cuenta, sobre el papel de la unificación de los sermones de las mezquitas oficiales por parte del Estado y que sufrieron como una humillación.
El caso, que nos cuenta Mada Masr, es una reacción a las propias reformas del pensamiento desde el interior de la institución:

Professor of religion and philosophy at Al-Azhar University, Yousri Gaafar, was suspended from his post for three months, following claims he was promoting atheism to students in his classes.
Gaafar told Mada Masr than an “unjust” internal investigation was conducted into his teaching. The investigation, he explains, was based on complaints from a student, who accused him of championing atheism and secular principles.
Such thinking, Gaafar added, is a “malignant growth that needs to be removed.”
Gaafar said he has been subjected to a slander campaign that has included personal threats, adding: “I had hoped the University would support me against such accusations. However, for the first time, action was taken against me. The University suspended me in contravention of the law, and without pay.”
Citing sources from Al-Azhar, the privately owned Al-Watan news portal reported Gaafar was suspended for attempting to revive the thoughts of reformers Mohamed Abdou and Taha Hussein, while attacking political Islam as being a “movement of darkness.”
Gaafar refuted these claims, saying, “I am a professor of Islamic philosophy, thus I teach and discuss ideas, while putting forth and debating divergent opinions. This involves critiquing and refuting ideas. So how is it that a professor from Al-Azhar is accused of atheism?”
The suspended professor expressed his support for Al-Azhar’s Grand Sheikh, Ahmed al-Tayyeb, calling on him to investigate “attempts to ruin Al-Azhar.”
Gaafar previously criticized a one-year prison sentence issued to Islam al-Beheiry, an Islamic researcher who was convicted of contempt of religion.
Gaafar has commented that there is no such thing as the renewal of religious discourse, as this “requires esteemed professors and fresh minds, which are not currently present.”*


La parte final de la noticia nos sitúa al profesor Gaafar en línea con los reformistas y da cuenta del tradicionalismo creciente de la Universidad. La "normalización" del país tras los diversos incidentes producidos después de 2011 parece que pasa por el tradicionalismo. No se trata pues de "reformar" sino de unificar los discursos y hacerse fuertes tras ellos. Abrir debates sobre las reformas o entre los reformistas supondría una situación incontrolable, que es lo que más asusta a ambas instituciones, la religiosa y la política y militar.
La incapacidad manifiesta para el diálogo condena a los que tienen algo que decir al silencio, el exilio o la cárcel. El alejarse de los discursos unificados se paga. Esto ocurre en lo religioso y en lo político, siempre teniendo en cuenta que para un sector es lo mismo, que se combate desde una misma consideración de los fenómenos o que se considera político el intento de renovar la religión.
En marzo  de 2013, en pleno conflicto entre el gobierno de la Hermandad Musulmana, con Morsi al frente y la sociedad, Ahram Online daba cuenta de un debate a través del titular "Future of religious thought 'no different from past': Egyptian philosopher"**. El filósofo citado no era otro que Hassan Hanafi, un pensador identificado con la llamada "izquierda del islam".


La entrada del filósofo en la sala donde se iba a celebrar el encuentro produjo impacto porque llegó en silla de ruedas debido a su estado de salud. Allí le esperaban para el debate un filósofo copto, Samir Morqos, y un jeque de Al-Azhar, el hoy sancionado profesor de Filosofía, Yousri Gaafar. La intervención de Hanafi copó la noticia:

Hanafi, who looked a little pale but still has a sharp-witted mind, told the audience that there was no difference between the future, present or past of religious thought in Egypt. He said the progress of this thought had been "very slow" over the past two centuries, which had seen the same religious currents and discourses.
"There will be no change unless a radical and enormous thing happens. Religious thought is developing very slowly; it's almost static," he said. "Over the past two centuries, there was always extreme orthodox religious thought, the reformists, and the innovators; always dominated by the first two, with the third often marginalised and accused of blasphemy."
"These three currents will control our religious thought for years to come, and I have no idea of how to transcend it," he added. "Let me today talk, neither as a Salafist nor a reformist nor a marginalised [person], but as a philosopher who reflects on the very essence of religious thought in general."
Historically, Islamic thought spanned between the Mutazilah, which was a rational theological school of thought, and the Asharis, which is static and sidelines rationality in regards to religion, according to Hanafi.
“As we know, the Ashari thought won out in the end and is now dominating the whole domain of religious thought, so when we speak of the future of religious thought, we're speaking of the future of the Ashari thought," Hanafi explained. "Ashari thought confers recipes on God; it describes Him as 'the Almighty' and the 'victory giver' and so on, and this is nonsense; we never saw God and so these recipes have no meaning."
Hanafi concluded that the Islamic "thought of belief" – and not belief itself – does not make sense. According to Hanafi, religious thought is "alienated from us" as it speaks of transcendental things that we cannot see or describe, and until we can change the subject of this thought to study things we can know, religious thought will not see any transformation.
For Hanafi, religious thought has long focused on the duties of believers, but not their rights. It tells them what is prohibited more than what they can do freely.**


Es interesante de nuevo recordar que este encuentro se está celebrando en los meses finales de la Hermandad en el poder. Poco tiempo después, la gente empezará a salir masivamente a pedir la renuncia de Morsi y la convocatoria de elecciones anticipadas. No se ha cumplido ni un año en el poder y la gente está ya harta de los Hermanos Musulmanes y de su asalto a la instituciones y sus intervenciones en la vida de la gente con sus pretensiones de control religioso.
Lo dicho por Hanafi, visto desde hoy, sigue teniendo sentido porque el pensamiento de Al-Azhar se sigue moviendo dentro de la fracción conservadora. Hanafi distingue entre corrientes ortodoxa, reformistas e innovadores. Hoy Al-Azhar se mueve en esa primera franja de la ortodoxia, la que no cambia, y trata de librarse de las otras dos, reformistas e innovadores. Reformistas como Islam Beheiry, acaban en la cárcel acusados de "insultar al islam" por discutir el origen de un hadiz, mostrando que la posibilidad de hablar está muerta y que cualquier discrepancia solo se resuelve en condenas con el apoyo de los jueces.


Sentado a su lado, en la mesa del encuentro, estaba Yousri Gafaar. Ahram Online recoge algunas de sus palabras el final de la noticia:

Sheikh Gaafar, for his part, criticised the distortions of religious teaching in Egypt and the mixture of Islamic currents that resulted in malformed texts of what he described as "myths."
"There are some religious currents that are interpreting the holy texts of Islam to suit their own interests, and every Islamic scholar and researcher knows this," he said.**

En plena época de los Hermanos, la intervención de Gafaar puede entenderse claramente. Pero ahora, ¿de dónde viene la acusación de "promover el ateísmo", lo que le deja directamente fuera del grupo de los "reformistas" y le sitúa fuera del pensamiento islámico?
A Gaafar se le acusa de revivir en las aulas el pensamiento de Mohamed Abdou y Taha Hussein, el primero de ellos es uno de los considerados padres del llamado "modernismo islámico", que se desarrolló en el siglo XIX, al igual que ocurrió en el cristianismo, un intento de renovación de los mensajes. El mensaje de Abdou sobre la razón como guía de la fe contrasta con las manipulaciones habituales; era partidario del diálogo como forma de encuentro. Taha Hussein es una figura bien conocida, uno de los intelectuales egipcios más importantes del siglo XX, una gloria además de sus letras y también defensor de la racionalidad.
La acusación de "promover el ateísmo" o la de "insultar al islam" son las usadas para dejar fuera al atacado, que estaría siendo molesto para algunos. La extrañeza de que haya sido suspendido de empleo y sueldo sin más, a falta de una investigación, parece querer tratar de evitar que la cuestión se aireé más de la cuenta.

Taha Hussein

Desgraciadamente, la corriente ortodoxa, por usar el término de Hanafi, sigue siendo la que maneja los hilos. Las palabras de Yousri Gaafar eran para lamentar que no existan mentes más abiertas, oídos más receptivos, que posibiliten la reforma, por lo que parece que lo dicho por el filósofo Hassan Hanafi, que el pensamiento estaba inmóvil, que no había diferencia entre pasado, presente y futuro del islam, se cumple dentro de los muros de Al-Azhar.
Taha Hussein contaba en su biografía la sensación de estrechez mental que le había producido el contacto con la Universidad de Al-Azhar. Encontró la amplitud de miras en los escritos de Mohamed Abdou. Hablar de ellos hoy le ha merecido un castigo a Gafaar. Más de cien años después, la parálisis sigue siendo la misma.
Es penoso que sean los estudiantes, los que representan el futuro, los que se escandalicen y denuncien a sus profesores. La parálisis avanza desechando toda esperanza de que se pueda salir de los problemas mediante soluciones racionales, dialogadas, inteligentes. Solo queda la obediencia y cualquier discrepancia se paga.



* "Al-Azhar University professor suspended on accusations of promoting atheism" Mada Masr 3/11/2016 http://www.madamasr.com/en/2016/11/03/news/u/al-azhar-university-professor-suspended-on-accusations-of-promoting-atheism/ 
** "Future of religious thought 'no different from past': Egyptian philosopher" Ahram Online 5/03/2013 http://english.ahram.org.eg/NewsContent/18/0/65963/Books/Future-of-religious-thought-no-different-from-past.aspx





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.