domingo, 28 de agosto de 2016

El picnic del ministro o mucho trigo y poco pan

Joaquín Mª Aguirre (UCM)
Como era de esperar, el escándalo del trigo se acaba de llevar por delante al ministro Khaled Hanafy. Camino del parlamento, donde deberán darse explicaciones desde los datos recogidos, el presidente ha preferido quitarse de encima al ministro y afrontar el escollo que supone la nueva situación. Algunos medios apuntan ya a que aprovechando la dimisión puede producirse el cambio de cuatro ministerios, incluido el Educación, cuya cabeza pedían hasta los estudiantes.
En varias ocasiones hemos hablado del "escándalo del trigo", pero siempre de forma tangencial. Egyptian Streets lo resume hoy mismo en dos párrafos:

A report issued by the commission last week concluded that up to 200,000 tonnes of wheat had gone “missing” at private storage sites. The commission called on officials, including the Minister, to be held responsible and contacted the Attorney-General.
It is estimated that the amount of corruption measures up to EGP 1 billion. Egypt’s prosecution believes that the 220,000 tonnes which were meant to be bought from local farmers was never actually purchased. Instead, ministerial officials are alleged to have taken the cash for themselves, falsely reporting that the purchases were made.*


Lo que hay no coincide con lo que debería haber que, sin embargo, ha sido pagado. Lo que está ahora por ver es si el ministro solo era un inútil o si era un listo. Eso servirá para permitir que los muchos implicados puedan tener un respiro. Hoy se debe discutir en el Parlamento egipcio.
La prensa recoge una frase del ex ministro Hanafy que deberá quedar para la posteridad: "Experience has proven that being in a position of authority is no longer a picnic"** (Reuters). Tiene algo de libro de autoayuda para dirigentes políticos y empresariales y un halo trágico que le da un tono de fatalismo romántico.


Si el ministro se refiere a su propia experiencia al frente del ministerio demuestra una ingenuidad pasmosa respecto a lo que se iba a encontrar. Si se refieren a los ministerios egipcios en general, el caso es peor. En Egipto cualquier iniciativa que se ha emprendido desde un ministerio ha acabado así: desde los cambios de placas de matrícula al gas con Israel, de las ventas de suelo estatal que luego es recalificado al escándalo del trigo actual. Los egipcios están acostumbrados a ello o deberían estarlo. Pero cuando al auditor general se le ocurrió cuantificar lo que le costaba a los egipcios la corrupción, lo metieron en la cárcel diciendo que era un traidor que quería desprestigiar al país y estaba al servicio de los Hermanos, Qatar, etc. Todavía está en la cárcel. Incluso despidieron a su hija. Y no se le ocurrió a nadie decir una palabra en su favor. Era un traidor; estaba claro.


No, la presunción naif del ministro no está justificada en absoluto. Son los riesgos de no haber desmontado el sistema existente, el que durante décadas permitió hacer lo que quisieran algunos en la más completa impunidad. Se paga no haber hecho la limpieza. Ya ocurrió con el ministro de Agricultura, que fue directamente a la cárcel según salía de la reunión del gobierno. Se está pagando también el actual clima de "reconciliación" con los delincuentes anteriores —los grandes defraudadores, corruptos y estafadores del país— a los que cada día se les recibe como héroes de tiempos de paz y orden, que es como se está presentando la era de Hosni Mubarak. ¡Frágil memoria! Pero estos ladrones suelen ser generosos, reparten comisiones y migajas que hace que muchos les besen las manos como a grandes benefactores. Y lo son, claro, a su manera.


El escándalo del trigo afecta mucho más que al grano. Para evitar el fraude del subsidio del pan a los más pobres (varias decenas de millones de personas), que reciben una ración diaria estipulada, se les dotó de una tarjeta inteligente para que llevara la contabilidad del pan que recibían. También ha sido objeto de fraude y todo ha caído sobre el ministro responsable amargándole el picnic. En marzo de este año, la publicación The Western Producer comenzaba contando el intento de asesinato, disparando a bocajarro desde una motocicleta, del abogado Ahmed Gad, que había empezado a mover el asunto de la corrupción del trigo, la harina y el pan. La publicación explicaba lo que había ocurrido con la "tarjetas inteligentes", cuya función era acabar con el fraude:

In 2014, his government introduced a system of Smart cards designed to stop unscrupulous bakeries from selling government subsidized flour on the black market.
Cairo says the system has been a success, saving millions of dollars in bread subsidies, reducing imports and ending shortages that once prompted long queues outside bakeries across the country.
Supplies minister Khaled Hanafi told Egyptian reporters in late 2014 that 50 percent of the country’s flour supply was stolen. In December, he said the new system had saved more than $1 billion worth of flour.
However, industry officials, traders and bakers say the reforms have failed and even made abuse of the system worse.
Eight sources in the wheat industry said the Smart card system could be hacked, allowing bakers to falsify receipts and request far more subsidized flour than they officially sold.
Critics said that instead of reducing the amount of flour the state paid for, the Smart card system actually increased it. This triggered a wave of fraud higher up the supply chain that the sources say cost the country hundreds of millions of dollars last year.
Internal statistics produced by the supplies ministry suggest the problems with the Smart card system were considerable.
The data shows that consumption of state-subsidized flour increased early last year in 12 of the 19 provinces where the Smart card system had been introduced. Consumption of subsidized flour was 955,000 tonnes in February 2015, up from 750,000 tonnes the previous February.***


Las ilusiones del ministro del picnic con las tarjetas solo ha servido para que el escándalo del trigo sea además el "escándalo de las tarjetas", con el que otros nuevos negocios se habrán desarrollado. Es imposible sanear el sistema en estas condiciones para poder recibir préstamos o desarrollar medidas que no afecten solo a los más indefensos, como ocurrirá ahora. El negocio está en que el Estado haga algo, libere dinero porque —como con las tuberías picadas— se irá perdiendo por el camino. Muchas iniciativas no son para resolver problemas sino para poner en marcha inversiones de las que algunos se benefician pagando el estado. Es el subsidio del rico.

2014 - Las tarjetas "funcionan"
Pero el caso del pan es especialmente sangrante por la cantidad de millones —sí, millones— de personas a las que afecta. Algunas cifras señalan que el fraude en el desavío de las cifras puede representar el 40%. ¿Quién resiste eso? Mientras el estado hace agua.
Señalaba Reuters:

From smart cards for bread distribution that were hacked, wasting millions of dollars in subsidized flour, to the ministry's failure to purchase rice last harvest -- an oversight that led to nationwide shortages of subsidized rice and price spikes that hit the country's poorest -- Hanafi has drawn a broad coalition of critics.
Criticism took an unexpected turn last week, when fiery media personality and MP Mostafa Bakry accused Hanafi on television of using 7 million Egyptian pounds ($788,300) in state funds to maintain a residency at a posh downtown Cairo hotel.**


Al fraude del trigo se le superpone el de la harina y a este el del pan consumido, por el que los vendedores reciben unas cantidades que no se corresponden con lo que han hecho llegar a los que se alimentan de él. De esta forma, los egipcios —¡esperemos que ninguno se sienta orgulloso de ello!— están comiendo probablemente el pan más caro del mundo, algo que no valoran los que lo reciben gratis ni, por supuesto, los que se quedan con el dinero.
Es desolador leer los artículos de 2014 sobre la introducción de las "smart cards" y de cómo se echaron las campanas al vuelo. Más todavía resulta leer las de 2015 que presumían del gran ahorro que había logrado para el Estado. Ahora todo queda en un fraude mayor cuyo respuesta hasta el momento es la producción de frases para la historia por parte del ministro. Veremos qué ocurre hoy en el parlamento.

2014 - El sistema acabará con la corrupción
Ahora Egipto se enfrenta a una brutal crisis económica y al despertador estridente de los recortes de subsidios, la forma en el que el Estado acallaba las protestas de los que menos tienen y permite hacerse rico a los que más quieren tener. Ese dinero que se ha perdido junto con el trigo, la harina y los panes ha servido para que algunos sean un poco más ricos mientras muchos tienen más hambre.
Al no tocar nada de la estructura que llevó a los egipcios a levantarse contra el poder corrupto y corruptor, el sistema sigue siendo eficaz para el enriquecimiento de unos y el empobrecimiento de casi todos. Esto no es ningún secreto y surge cada vez que se escarba en cualquier sector —trigo, medicamentos, automóviles....—. Es una perversión de la función del Estado, puesto al servicio de los ricos con los pobres como excusa.


El pobre ministro no se enteraba de nada en su suite principesca de 600 dólares diarios. La caída es dura, pero se hace sobre colchones de plumas. Quizá se consuela pensando que en realidad en Egipto se tiene envidia a los poderosos y por eso se les hace caer. 
No sé cuántos ministrables (como se decía en España) le quedan al presidente El-Sisi, pero no deben ser muchos y cada vez le duran menos. Gracias a Dios, la rehabilitación constante de los antiguos sinvergüenzas deja mayor margen para la elección. 
La noticia de ayer es que el gobierno va a desarrollar el gas natural, que será subsidiado para los más pobres. ¡Suerte, Egipto!


* "Egypt’s Minister of Supply Resigns as Corruption Investigation Grows" Egyptian Streets 26/08/2016 http://egyptianstreets.com/2016/08/26/egypts-minister-of-supply-resigns-as-corruption-investigation-grows/
** "Egypt's wheat corruption scandal takes down embattled supply minister" Reuters 25/08/2016 http://www.reuters.com/article/us-egypt-food-minister-idUSKCN1101IT
*** "Egypt struggles to end corruption in wheat" The Western Producer 24/03/216 http://www.producer.com/2016/03/egypt-struggles-to-end-corruption-in-wheat/ 

2014

2014

2014


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.