jueves, 5 de enero de 2017

Muerte de un comerciante copto

Joaquín Mª Aguirre (UCM)
Mientras el gobierno y el Ejército han tratado por todos los medios de restaurar lo que puede ser restaurado del atentado contra la catedral copta en El Cairo, teniendo como objetivo que se pudieran celebrar las fiestas de la navidad que les llegan ahora, un nuevo incidente, probablemente sectario, ha sacudido a la sociedad egipcia, esta vez en Alejandría.
Hace dos días, las páginas de los diarios egipcios mostraban el horror de un caso sangriento reproduciendo las imágenes de las cámaras de seguridad, testigos mudos de lo que acontecía ante ellas. Un hombre, sentado a la puerta de su negocio, fuma tranquilamente su pipa de agua cuando alguien se le acerca por detrás, saca un gran cuchillo de entre sus ropas y en dos tajos lo degüella. Nadie puede hacer nada por salvar al hombre caído en un enorme charco de sangre. Su hijo, presente, asiste horrorizado al asesinato de su padre. El asesino huye amenazando con el cuchillo a los que intentan detenerlo. Todo han sido unos pocos segundos. Múltiples cámaras registran el hecho.
Las fotografías del asesinato pronto salen a la luz y los periódicos las publican. La gran mancha roja resalta en el escenario. Es lo que queda como huella del crimen. Lo demás es un como una centella.
Nadie se atreve a hablar del crimen con el asesino huido. Los medios dicen no saber cuáles son los motivos y afirman que el propietario de la tienda, un copto, nunca tuvo problemas con nadie. El hijo afirma dos cosas: no conocer al asesino y que continuará con el negocio de su padre. Pronto se va deslizando en las informaciones, cautelosas todavía, la "barba" del atacante y la venta de alcohol en la tienda.
Cuando los testigos hablan de un "barbado" como un detalle relevante no se trata de que sea alguien con barba, sino con cierto tipo de barba. Las barbas son indicadores, según sean, de la ideología del que se la deja. Cualquiera que viva allí sabe identificar con gran aproximación lo que cada barba representa ideológicamente; es una marca de identidad porque se trata precisamente de exteriorizar la piedad, de hacerla visible a los ojos de todos. La fe no es una cuestión de la conciencia, sino de la presencia.


El otro dato que empezó a ganar presencia en los textos es la venta de alcohol, de vino, junto a otros elementos. En la enumeración de lo que se vendía, al final aparecía el alcohol. Pronto pasó de ser un dato más a formar parte de los titulares, como ocurría con el de Daily News Egypt de anoche, que daba cuenta de la detención del asesino: "Security forces arrest suspect of Coptic alcohol merchant murder". El periódico señalaba anoche:

The investigation is still ongoing and the motive behind Lamaei’s murder is still unknown. In the CCTV footage a bearded man wearing a yellow coat and carrying a knife can be seen walking up behind Lamaei. The assailant took the knife to Lamaei’s throat, at which point the victim attempted to escape before bleeding out.
According to eyewitness testimonies published by several local media outlets, Lamaei and his family had no known enemies or feuds. One of his sons had reportedly chased after the murderer, but was unable to catch him.
However, speculation on the motives behind the murder point to sectarianism.
“The family of the slaughtered Coptic citizen asserts that there are no disputes between him and the defendant, the Alexandria-based lawyer Joseph Malak told Daily News Egypt on Wednesday. “They had in fact never seen that man before, and we can assume that the motives behind the incident are tied to extremism.”
Lamaei’s son expressed his grief on Facebook, however did not speculate on the possible motives behind his father’s murder.*


Las sospechas, dada la falta de conflictos del vendedor, van pronto hacia el "sectarismo", tal como se apunta en el texto. Sin haber otra explicación particular, las miradas se dirigen hacia lo general, el sectarismo con contra los cristianos coptos y, en este caso, por la venta de alcohol en su establecimiento.
Sin embargo, este incidente no gusta demasiado "oficialmente". Tras el atentado contra la catedral, la queja de los coptos fue la falta de eficacia en la vigilancia de los lugares destinados al culto y de la facilidad con la que el asesino pudo pasar la bomba al interior de la iglesia, acceder a la zona de las mujeres y hacer estallar la bomba, con los trágicos resultados que ya conocemos, 27 muertos.
La rapidez con la que el Ejército se comprometió a reparar la iglesia, arreglando todos los daños, era una forma de hacer ver el apoyo del estado y del gobierno, en particular, contra el sectarismo que divide a los egipcios en función de la religión.


Una vez más, el concepto de "ciudadanía", el que hace a todos los egipcios iguales sea cual sea su religión, choca con el sectarismo que los quiere bien separados e identificados, alegando todo tipo de "razones", como se vio recientemente en el parlamento. La oposición a la indiferenciación documental de las personas tuvo sus voces señaladas. Hay mucho interés en que ambas comunidades estén distantes, pese a lo que se sostenga. Solo la revolución de 2011 y los que la mantienen reclaman esa ciudadanía en la que la religión quede relegada al ámbito particular y no sirva de identificador. Pero eso es difícil de aceptar en una sociedad que usa (y abusa en ocasiones) de las diferencias.


Sin embargo, el discurso oficial solo puede ser la negación del sectarismo. Pero una cosa es combatirlo y otra ocultarlo. Sorprende, en este sentido, la información aparecida en Egypt Independent en la que, tras recoger los testimonios del hijo, se señala:

Speaking on condition of anonymity, a security source said that the accident likely occurred due to financial disputes denying any sectarian conflicts.
The investigation team started checking all of the victim’s social and business relationships to discover the reason behind the accident.***

En el texto no se deja de usar el término "accident", una posibilidad muy remota teniendo en cuenta que se hizo en presencia de decenas de personas, en mitad de la calle, y con las cámaras grabándola. Creo que hay que retorcer mucho lo visto para usar el término "accidente" ante un crimen público. Pero lo más chocante es el interés de la "security source", es decir, una fuente oficial, en alejar las sospechas del crimen sectario y llevarlas al terreno financiero. Podría ser, en efecto, algo que se saliera a la luz en un caso oscuro, pero este ha sido escenificado públicamente, desarrollado como un ritual.
La insistencia del hijo en defender el trabajo de su padre, los testimonios de los propietarios de los negocios próximos, etc. hacen entender que el único delito del asesinado (de eso no hay duda) fue el vender alcohol en su tienda.


Todo quedaría en la duda de no ser por las informaciones que publica hoy mismo el diario Youm7, que habla en sus titulares ya de "sorpresas" en la investigación. Existía ya una denuncia contra el asesino por proferir amenazas en un taxi contra los coptos. Cuando Morsi regrese, le vino a decir, ya nos ocuparemos de los coptos, según señala Youm7 recogiendo el testimonio del testimonio del taxista que le había denuncado. El taxista ha reconocido inmediatamente al "barbudo" que resultó ser el asesino del tendero copto.
Hoy mismo Ahram Online da ya cuenta escueta de la resolución del hecho criminal, que en otros medios ha sido ampliamente tratado pues ha sacudido a la ciudad de Alejandría por lo que representa y por las imágenes del crimen, que se hicieron virales dentro del consumo morboso de este tipo de vídeos.

Investigators said the man confessed to killing Youssef Lamei after viewing surveillance footage from the crime scene, saying Lamei had continued to sell alcohol despite being warned against it multiple times by the suspect, Al-Ahram Arabic website reported. 
Egypt's police arrested the suspect early Wednesday morning. 
Alexandria's police investigations team was able to identify the 48-year-old suspect only 24 hours after the gruesome attack. 
The man was arrested while hiding in a building in the vicinity of Al-Montazah police station east of Alexandria.***



La eficacia con la que la Policía ha identificado al asesino confeso contrasta con esas "fuentes oficiales" que trataban de llevar el crimen hacia otros derroteros. No se hace ningún favor a la verdad ni a la sociedad tratando de camuflar un incidente sectario. En su anterior información, Ahram Online todavía escribía "It is not clear whether the attack was motivated by sectarianism."**** Sin embargo, todo apuntaba en esa dirección desde el principio. Bastaba con no afirmar, pero no es lo mismo que extender una duda señalando que no estaba claro.
En este sentido, sí son valiosos los testimonios que recoge Youm7 sobre las recriminaciones de los vecinos al detenido: "no representas al islam", le decían cuando se lo llevaban. Él, por su parte, acusaba de "infieles" a quienes le detenían. No entiende de qué es culpable. El asesino detenido afirma no pertenecer a ningún grupo religioso o político, ser solo un "obediente musulmán".
En efecto, así es como él se ve. Es un ejemplo característico del funcionamiento de la mente del radical, convertido en juez y ejecutor desde su óptica. El radicalismo fundamentalista es la creencia en que todos los demás están equivocados o incumplen deliberadamente lo que todos deberían aceptar y obedecer. Su lectura literal de los textos le convierte en un seguidor fiel, torturado por que otros incumplan lo que para él está claro y es obligado. El que impone una verdad por la fuerza ha sido ganado antes por la misma fuerza de la verdad, tal como él la percibe. No castigar es, según su visión, un incumplimiento imperdonable que le tortura y le va creando en su fondo una obsesión. No tiene que pertenecer a ningún grupo o facción. Basta con su relación obsesiva y literal con los textos. Es un mal intérprete.
Estos casos son los que alimentan el sectarismo. Los testimonios lo presentan como una persona obsesionada con restituir el orden divino. Su vida así se llena de autoridad y adquiere sentido con las nuevas metas. Se siente importante, pieza esencial del plan; puede decir a los otros cómo deben comportarse, pasa a ser juez... y verdugo. Y en ese plan sobraba el tendero asesinado y los que le desafíen.


Los coptos son "egipcios" y no personas a las que se "permite" vivir en el país. Mientras eso no se acepte, será difícil que no ocurran atentados o crímenes como el de la tienda. Pero muchos repiten esa versión desde las mezquitas o los cafés: los coptos quieran acabar con Egipto
La cuestión es entonces el cambio de las mentalidades, de las actitudes, algo muy complicado y a largo plazo. Es la educación la que se debe centrar en erradicar estas tendencias. El problema se plantea en la revisión honesta de la enseñanza. Aquí entre en conflicto el caos educativo, trufado de islamismo camuflado. Ya desde finales de la década anterior, hay estudios advirtiendo sobre la "talibanización" (es el término usado) de la educación en Egipto y de cómo se margina a los coptos enseñando desde una óptica que los presenta como intrusos aceptados a los que hay que vigilar. Los estudios denuncian esa falta de equidad en el tratamiento de la religión que se da en las aulas y en los textos, algo que habría que revisar y que no se hace por el miedo a provocar más atentados.

La desidia del régimen de Mubarak permitió que los islamistas ganaran terreno, como llevaban haciéndolo desde la época de Sadat, el verdadero introductor de los movimientos islámicos después de que Nasser los frenara. Se fueron colando en las instituciones, en los barrios, y modelando a la sociedad, aprovechando los resquicios para hacerse con la gente desde abajo. Ellos eran la autoridad frente a Mubarak, que era el poder.
En este tipo de casos, lo más preocupante es precisamente el clima social favorable. La revolución de 2011 hacía que coptos y musulmanes se vieran como parte de un mismo proyecto nacional. Pero los islamistas estaban al acecho y pronto crearon la nueva fisura ampliada por los múltiples incidentes sectarios (que pocos recuerdan) de la nefasta época de Morsi.
Desde entonces, ha sido parte de su estrategia el promover incidentes sectarios constantes, ya sean atentados como el de la catedral, ataques a personas (como el de Alejandría) o ataques de grupos contra las casas y pertenencias de los coptos. Buscan así una macabra "solidaridad", una simpatía en sectores conservadores de la sociedad egipcia, que siguen viendo la vida como una superioridad islámica sobre el mundo, lo que implica arrinconar  a los coptos. es su forma equivocada de entender la religión.
La forma de corregirlo no es negar el componente sectario (como alguien intentó) sino combatirlo desde la educación y los medios de comunicación, desde la cultura, desde el rechazo social. Por eso la respuesta de esos vecinos es valiosa y significa que se les contesta allí donde ellos proclaman su "verdad" propietaria: no sois el islam.
La verdadera lucha de Egipto no es solo contra el terrorismo,sino contra lo que lo modela y justifica. Solo existe un camino hacia la modernidad que algunos desean, el que pasa por la idea de ciudadanía. Los islamistas, por el contrario, viven en un mundo de divisiones sectarias, de negaciones de los otros y de justificaciones de la violencia. Para ellos no hay más mundo que el suyo. El objetivo es hacer un espacio para todos, en paz y armonía, con el que puedan identificarse los que se sientan egipcios. Lo demás es retroceso y jugar con fuego.

Tahrir, 2011

* "Security forces arrest suspect of Coptic alcohol merchant murder" Daily News Egypt 4/01/2017 http://www.dailynewsegypt.com/2017/01/04/security-forces-arrest-suspect-coptic-alcohol-merchant-murder/
** "Murderer of Alexandria wine store owner arrested" Egypt Independent 4/01/2017 http://www.egyptindependent.com//news/murderer-alexandria-wine-store-owner-arrested
*** "Suspected killer of Alexandria liquor store owner detained 15 days pending investigation" Ahram Online 5/01/2017 http://english.ahram.org.eg/NewsContent/1/64/254489/Egypt/Politics-/Suspected-killer-of-Alexandria-liquor-store-owner-.aspx

**** "Police arrest man suspected of slaughtering Alexandria liquor store owner" Ahram Online 4/01/2017 http://english.ahram.org.eg/NewsContent/1/64/254409/Egypt/Politics-/Police-arrest-man-suspected-of-slaughtering-Alexan.aspx

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.