lunes, 2 de enero de 2017

Menos voces críticas en Egipto

Joaquín Mª Aguirre (UCM)
El año mediático egipcio se abre como se cerró el anterior, con noticias de clausura de programas, de voces que prefieren retirarse discreta o ruidosamente ante las presiones que reciben ellos o sus empresas por las líneas críticas mantenidas.
La prensa de hoy nos trae la noticia de otro caso sonado, el del conocido periodista Ibrahim Eissa, presentador de su propio programa. Como en otros casos críticos con el sistema político y su poca eficacia, Eissa ha visto cortada su voz. Todo lo que se diga sobre la Ley de Medios egipcia, recientemente aprobada, no es más que una gigantesca broma ante las presiones políticas y empresariales que los críticos del régimen padecen para llevarlos al silencio.
Eissa había sido muy crítico y despectivo con el Parlamento en su último programa emitido el 18 de diciembre. Comenzaron a realizarse movimientos legales contra el presentador y el programa. Los dos siguientes programas, previstos para los días 19 y 20, no se emitieron, según señala Egypt Independent, que recoge la declaración realizada por el periodista:

Television host Ibrahim Eissa has issued a statement adressing the suspension of his talk show entitled “With Ibrahim Eissa,” aired on the privately-owned TV satellite channel Al-Qahera Wal Nas.
In his statement, Eissa thanked his audience, saying “The audience paid [the show] a great deal of attention; their amazing interaction, renewed controversial spirit and the wide discussions they contributed made the show gain high levels of influence that surpassed the effects of a regular TV show."
"This laid more burdens on the show and made it surrounded by pressures," the satement continued. "While the show contributed to the widening of minds [for some], it stirred the anger of others."
Eissa went on to say “I accept that this moment as a suitable one to stop presenting the show. I think that the facts at hand, time necessities and destiny are now leading me to leave off self-expression on television to find another stage.”
“Thus, I would like to offer deep thanks and pride to the media professional Tarek Nour for the wide-open space of "pure light" that he offered me through his TV channel, in which I used to express my own persuasions without any intervention nor participation from the channel, making therefore the responsibility [for the contents of the show] entirely mine..” he added.*


La declaración es una asunción de responsabilidades y una declaración de independencia con la que intenta exculpar al canal y a poyarse en el público. Las audiencias son las que respaldan al periodista y las que justifican su trabajo. En ellas se apoya como respaldo. De esta manera, Eissa deja claro que no es un problema de falta de atención, sino precisamente de lo contrario: a alguien no le gusta el éxito de su trabajo abriendo las mentes a través de la información.
Como hemos señalado repetidamente, el régimen de El-Sisi no se puede permitir las discrepancias críticas. Si pudiera defenderse con argumentos de eficacia, al menos tendría una línea de argumentar, pero no es el caso. Ibrahim Eissa precisamente se ha centrado en la inoperancia de ministros y parlamento, las críticas que más daño pueden hacer a un régimen como el egipcio.
Las falacias de la eficacia o de la democracia del régimen se caen solas cuando se percibe la ineptitud de quienes toman medidas en los ámbitos ministeriales y la falta de resultados de las acciones emprendidas, sostenidas tan solo por el voluntarismo del presidente, cuyas órdenes de que las situaciones críticas se arreglen no responden a ningún plan real sino simplemente a mantener visible la cadena de mando y hacer ver que es lo mismo una "orden" que una "acción" en la realidad. Simplemente recordar lo que no se cumple es ya un acto subversivo. De esta forma, los resultados se distancian a un momento futuro tras el cual el problema habrá desaparecido. Pero es más fácil hacer que el problema desaparezca de los titulares.


El hecho es que la noticia del cese del programa y el comunicado del periodista está presente en todas las selecciones de noticias de la prensa, lo que da medida de la trascendencia con que es visto el hecho. Cada vez que una voz se silencia, el espacio crítico egipcio se achica.
Daily News Egypt, otro periódico amenazado a través de las presiones a su CEO responsable, aprovecha la noticia sobre Ibrahim Eissa para hacer balance de lo que ha sido el año informativo en lo referido a los cierres y silencios:

During 2016, a number of TV presenters either decided to suspend their talk shows or were kicked off air by their channels for stating their views on political cases.
In October 2016, many prominent TV anchors were subjected to suspensions or restrictions by privately-run channels.
The first instance occurred when TV anchor Rania Badawy was suspended after just one episode of her talk show with renowned anchor Amr Adib. The show had aired on the privately-owned ONTV, which was recently bought out by business tycoon Ahmed Abou Hashima.
The suspension decision came from the channel’s administration, which said in a statement that Badawy lacked professionalism following her criticism of Investment Minister Dalia Khorshid’s performance. Badawy had said that Khorshid was the worst minister in the government.
Also in October, TV host Amr El-Leithy’s show was suspended from the privately-owned Al-Hayah channel, after he broadcasted a video in which a tuk-tuk driver harshly criticised the living conditions in Egypt.
Following the suspension, El-Leithy took to Twitter to deny that his TV show was suspended, but rather halted because of his annual vacation. However, the programme has not yet returned.
Also in October, TV presenter Moataz Al-Demerdash saw the first episode of his show, which featured former top auditor Hisham Geneina as a guest, banned from being aired.
The episode was slated to be the first for his new show on the privately-owned Mehwar channel after his long-term absence from the airwaves.
The channel issued a statement clarifying that the episode had been banned as the result of legal concerns that could have posed harm to the channel given that Geneina’s trial was still ongoing.
In June 2016, Lebanese TV host Liliane Daoud announced that her contract with ONTV would end, shortly after the channel was acquired by Abou Hashima.
A few hours following the announcement, Daoud’s house was raided and she was deported. According to her lawyer, Zeyad Elelaimy, eight men who claimed to be from the Egyptian Passport Control Authority raided her house and forcibly took her to the airport to be deported to Lebanon.
Daoud hosted a TV show called “The full picture” as a part of her contract with the channel; however, the TV show was deemed as opposing to the current regime.
In May 2016, TV presenter Azza El-Hennawy was suspended from state-owned TV over her comments that criticised President Abdel Fattah Al-Sisi. Al-Hennawy previously told Daily News Egypt that she was dismissed for “lacking neutrality” and “distorting the presidential image in front of the general public”.**


Como resumen no podría ser más desolador, aunque probablemente la realidad si lo sea. Lo que se publicita es lo más notorio, pero lo más abundante es el silencio de muchas firmas habituales en los medios y que han desaparecido de las páginas de opinión. Las ediciones digitales se pasan semanas sin cambiar los artículos de opinión que languidecen ante la falta de nuevos artículos.
Las informaciones críticas se van reduciendo mientras que se amplían las deportivas, con los éxitos en squash, el descubrimiento de nuevos hallazgos arqueológicos y las iniciativas para convencer al mundo de que Egipto es "seguro" entre la noticias de atentados a los militares. Estas últimas cumplen la función de mantener la idea de la necesidad del orden y la vigilancia. Sin el Ejército y la Policía, el caos, puede ser; pero el orden deja mucho que desear.
Egyptian Streets nos recuerda que «Eissa and another Egyptian television anchor, Lamees Al-Hadidi, were the first to interview Egyptian President Abdel Fattah Sisi after he was elected President in 2014.»*** Esto es importante porque representa la pérdida de confianza en el régimen tras los entusiastas apoyos iniciales. El-Sisi ha tenido tiempo más que suficiente para desarrollar las promesas, pero se ha visto que no es posible en estas condiciones. Se ha quedado en un gobierno represivo y sin ideas, en crisis permanente. La propaganda, arma esencial de los regímenes egipcios ha dejado de funcionar como antes. La sisimanía ha dejado de ser un valor en alza. Pronto comunicar las encuestas será también un acto subversivo.


Egipto se ha metido, además, en una serie de callejones sin salida. Las esperanzas puestas en que la presidencia de Donald Trump vuelva a necesitar de Egipto para su promoción internacional hacen mantener las esperanzas del régimen, que pese a su orgulloso nacionalismo, vuelve a reducir a Egipto a comparsa en Oriente Medio. Pero puede que lo que reciba ya no sea lo mismo y, además, le cree nuevos problemas —ya lo ha hecho— en la zona con sus vecinos. Trump no trae el acuerdo, sino la división.
De nuevo queda Egipto en la impotencia, sometido a los dictámenes de los Estados Unidos. El giro dado por Turquía hacia Rusia le beneficia, pero le perjudica también ya que durante un tiempo aspiró a ese papel. Sin embargo, ha sido dejado de lado de forma humillante en la fotografía de la "paz siria", por muy efímera y retórica que sea. Putin ha preferido a Erdogan, que es una pieza más suculenta en estos momentos y mucho más útil para sus futuros planes "europeos", como señala hoy mismo The New York Times con su artículo "Angela Merkel, Russia’s Next Target".**** Turquía tiene la llave para complicar la vida a los gobiernos europeos a través de la política de refugiados que adopte. Las reservas egipcias en Siria, su falta de compromiso real pese a la retórica, también han pasado factura a El-Sisi.
Son todas estas contradicciones e ineficacias, esta falta de soluciones, lo que pierde a Egipto. Todo queda en retórica porque el núcleo de los problemas sigue sin tocarse y seguirá sin hacerlo porque el poder es el problema. Es difícil que el sistema cambie desde dentro cuando precisamente El-Sisi fue puesto para que el sistema no cambiara.


Los periodistas que dan todavía la batalla crítica tienen mucho mérito. Mantienen la voz que dice lo que pocos están dispuestos a escuchar. El gobierno no admite críticas y las convierte en "conspiraciones", "intentos de desestabilización", "expansión de noticias falsas", etc. Pero cada vez que silencia una voz, los egipcios —los que quieren verlo— se dan cuenta de la ineficacia del régimen. Están haciendo "liberal" a Mubarak: más represión y aumento de la presión religiosa, caldo de cultivo para más extremismo.
El-Sisi se ha quedado prácticamente sin apoyos políticos internos y en el vacío, a la espera de Trump, exteriormente. A nadie es ya capaz de convencer; solo los convencidos asisten para asentir a los pomposos encuentros con los que se quiere escenificar la unanimidad junto al presidente. Los encuentros con "juventud", "mujeres", etc. son pura retórica. ¿Se acuerda alguien de los 100.000 jóvenes egipcios que se iba a mandar a Japón a estudiar para que arreglaran el país cuando volvieran? ¿No? ¡Cuántos planes descabellados, promesas fantásticas, han quedado por el camino!
La noticia del cierre del programa de televisión de Ibrahim Eissa es otra mala noticia porque es un indicador de que las críticas aciertan en lo que dicen. Todos los medios se hacen eco de ello con una resignada sensación de normalidad, de causalidad mecánica. Decir lo que se piensa es peligroso.



* "Egyptian journalist Ibrahim Eissa's TV show cancelled" Ahram Online 1/01/2017 http://english.ahram.org.eg/NewsContent/1/64/254275/Egypt/Politics-/Egyptian-journalist-Ibrahim-Eissas-TV-show-cancell.aspx
** "Renowned TV presenter Ibrahim Eissa suspends his talk show due to ambiguous ‘pressures’ " Daily News Egypt  1/01/2017 http://www.dailynewsegypt.com/2017/01/01/renowned-tv-presenter-ibrahim-eissa-suspends-talk-show-due-ambiguous-pressures/
*** "Ibrahim Eissa Ends Television Show After ‘Pressure’" Egytian Streets 2/01/2017 http://egyptianstreets.com/2017/01/02/ibrahim-eissa-ends-television-show-after-pressure/

***"Angela Merkel, Russia’s Next Target" The New York Times 1/12/2017 http://www.nytimes.com/2017/01/01/opinion/angela-merkel-russias-next-target.html





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.