martes, 3 de enero de 2017

Los lamentos del suicida corrupto

Joaquín Mª Aguirre (UCM)
En Egipto no se gana para sobresaltos. Los estallidos de la corrupción acaban convirtiéndose en estallidos melodramáticos. El régimen tiene que hacer ver que combate la corrupción algo que no es fácil cuando está instalada en los puntos más altos. Hasta el momento, el punto más melodramático en esto de la corrupción se había alcanzado con aquel ministro de Agricultura al que se le pidió la renuncia en el consejo de ministros y ya le estaban esperando para llevárselo a la salida. Desgraciadamente, esos momentos ejemplares no quedan colgados en los canales de YouTube, aunque no sabemos si hay constancia de ellos.
En estos días habían estallado tres casos de corrupción en las más altas esferas. De uno de los casos, el de  Gamal El-Laban (detenido el 27 pasado), se dio cuenta aquí hace unos días recogiendo la cantidad de millones —maletas llenas en diversos tipos de monedas (euros, dólares, libras egipcias, moneda saudí) y oro en el domicilio del detenido, además de caros coches, documentos de terrenos, etc. El caso se intentó llevar con cierta discreción, si bien el presidente lo mencionó como ejemplo de la lucha contra la corrupción.
Pero el domingo se precipitó todo con la muerte de uno de los detenidos, presuntamente por suicidio. Toda la prensa lo recogía con nombre y apellidos y algún medio hasta declaraciones del abogado del difunto. La fiscalía ha impuesto el silencio a los medios mientras se produce la investigación. Esta es la noticia tal como nos la daba Ahram Online:

Former Secretary-General of Egypt's State Council Wael Shalaby committed suicide while in custody on Monday, a judicial source at the State Security Prosecution told Ahram Online.
Shalaby had been arrested on Sunday and given a 44-day detention pending investigation on corruption charges.
Shalaby resigned from his post on Saturday, days after a procurement manager at the State Council, Gamal El-Laban, was arrested and charged with receiving bribes worth millions of Egyptian pounds.
Shalaby also faced accusations of receiving a bribe while in office.*


Los detenidos pertenecían a la misma alta institución, el Consejo de Estado. Cualquier político sabe que la corrupción se lleva especialmente mal por el pueblo cuando se le están pidiendo grandes sacrificios. El empobrecimiento del pueblo egipcio en este tiempo contrasta con las maletas llenas de millones encontradas en casa de El-Laban. Cuando falta dinero para escuelas, medicina, comida, leche infantil, etc. el espectáculo de los millones en sobornos resulta demoledor.


Pero no sería Egipto si la cosa se quedara ahí. La muerte de Wael Shalaby ha adquirido pronto unos tintes oscuros que van más allá de la vergüenza —¡a buenas horas!— del que ha sido sacado a la luz como delincuente de una especie despreciable.
Daily New Egypt trae información de interés por boca del abogado de Shalaby:

The State Council’s former secretary general Wael Shalaby was found dead on Sunday evening after allegedly committing suicide while in custody, sources inside the State Council told Daily News Egypt on Monday.
Sayed Behari, the lawyer of the State Council’s former secretary general, told Daily News Egypt that Shalaby was being held in the headquarters of the Administrative Control Authority (ACA) when he died. The reasons behind Shalaby’s death, the lawyer added, are still unknown; however, his client told him the night before his death that if he can commit suicide, he would.
“No one can at this point confirm the cause of death, whether it was suicide or murder,” Behari said, adding that he is waiting on the autopsy report and the prosecution’s investigation. Nevertheless, he said that there were many people who may have wanted Shalaby dead in order to hide evidence of corruption.
“On Saturday and following the resignation of Shalaby from his position as a secretary general of the State Council, he was arrested and brought to the ACA where he was subjected to heavy interrogations that deprived him of sleep for nearly 40 hours,” the lawyer said. “He was in a very poor psychological state.”
The night prior to his death Shalaby had complained to his lawyer about the way in which he was arrested. He said the arrest was illegal because the prosecution had not issued an arrest warrant. “Shalaby was depressed because his arrest was degrading, which is when he told me he would commit suicide if he could,” the lawyer said.
He told his lawyer that he wished he had the opportunity to turn himself in to the authorities, rather than being arrested in such a humiliating way.**


Ya lanzada la duda, el silencio impuesto al caso por la fiscalía provocará más especulaciones. Si había toda una trama de sobornos en la cúpula del Consejo de Estado, las investigaciones lo irán mostrando. Pero las sospechas sobre la causa de la muerte de Shalaby quedan ahí.
No deja de sorprender lo melindroso del caso por parte del muerto, quien esperaba algún tipo de deferencia en el caso no se sabe muy bien por qué. Si ha muerto asesinado es porque podía hablar y si se ha suicidado es que no quería hacerlo. En cualquier caso, el inocente trata de defenderse y no deja detrás de sí las dudas y una actitud ofendida por el desaire de ni haberle dejado hacer lo que quería a su gusto. Todo, como decíamos, muy melodramático. Pero el melodrama se acaba con las fotos de los millones en las maletas, bien apretados, de su compañero de institución, Gamal El-Laban.
Egypt Independent complementa la información explicando algunas circunstancias del arresto:

Shalaby was arrested early on Monday upon issuance of the arrest warrant from prosecution.
On Saturday, State Council declared accepting resignation by Shalaby who filed it. The council said it does not conceal corruption or illegal actions, adding that all documents related to contracts made by the council over the past five years are being checked to review if they were legal.
President Abdel Fattah al-Sisi said in a speech on Wednesday after the incident, that regulatory bodies alone cannot combat corruption.***


La fecha de los cinco años de revisión de documentos es importante porque nos lleva a la época post revolucionaria, incluido el mandato del presidente al-Sisi. Sigue levantándose la barrera de 2011 como un muro impenetrable.
Pero, ¿qué es el Consejo de Estado y cuáles sus funciones? The Cairo Post nos enseña que fue creado en 1946 y explica su trabajo:

Egyptian State Council is one of the three pillars that form the judicial authority in Egypt, including the Supreme Constitutional Court, the Court of Cassation, and the Supreme Administrative Court). They are within the five judicial bodies in Egypt; the Judicial Courts, headed by the Egyptian Court of Cassation; the Supreme Constitutional Court, which is made up of one court; the Administrative Court, represented by the Egyptian State Council; the Prosecution Administrative Authority; and the State Litigation Authority.
The Egyptian State Council was established based on the French State Council in 1946 and is responsible for administrative disputes between individuals and governing bodies in the state and canceling governmental decisions and compensation. It consists of three section, judiciary division, fatwa department, and the legislation department.****


Es fácil entender que es un área propicia a los sobornos y a la manipulación del estado en favor de los individuos en sus reclamaciones. Es una fuente perfecta para tener esos millones en las maletas. Si efectivamente se van a revisar esos cinco años de documentos, lo que puede salir de allí es la historia del Egipto actual, reflejando las redes de corrupción con el beneplácito de las instituciones, por no decir la iniciativa.
Insistimos en la idea que se confirma una y otra vez: no es posible arreglar un estado, la economía de un país, con esas pérdidas de dinero que se dejan de ingresar en el Estado y que se pierden en sobornos, compras ilegales de tierras recalificadas, importaciones fraudulentas, etc., que caracterizan el día a día egipcio. El edificio es defectuoso y las reformas no deben llegar a golpe de escándalo, sino de una renovación institucional. El problema gravísimo es que el sistema ha promocionado no a los más decentes sino a los que más fácilmente caen en la corrupción, por lo que la renovación desde dentro es muy complicada. Desde fuera tampoco es posible.

Los corruptos anteriores que han ido "arreglando" sus cuentas con el estado para salir de la cárcel o regresar a Egipto no se han "regenerado". Simplemente ha empezado a hacer negocios con los recién instalados en las instituciones. Los nuevos buitres se han incorporado al sistema y rondan los negocios sucios, como ocurrió con las nuevas tarjetas antifraude que sirvieron para cometer nuevos fraudes, que es el colmo.
Al presidente al-Sisi le viene bien ahora la lucha contra la corrupción. No tiene más remedio si quiere seguir con los planes de reducción de gastos. Solo con lo que se les ha incautado a los corruptos del fin de semana se pueden hacer muchas cosas en un Egipto que necesita fondos reales (no buenas intenciones) para poder socorrer las necesidades más básicas del país, incluidos los medicamentos, otra enorme preocupación en un país con un deterioro enorme del sistema sanitario y enfermedades crónicas con índices de escándalo, como la diabetes o la hepatitis C.
Esperemos que el caso, con suicidio provisional incluido, sirva para empezar a limpiar una institución básica en el funcionamiento de la vida egipcia. Son estas cosas las que espantan a los inversores y no los escritos periodísticos reclamando más libertades. Los lamentos del suicida son poco convincentes; esperaba un trato mejor del que él mismo le daba a la sociedad, una delicadeza que no practicaba. Si ha muerto por su mano, es una cierta confesión de culpabilidad, aunque él la convierta en algo que no tenía, vergüenza. Si, como insinúa el abogado de Wael Shalaby, había muchas personas interesadas en su muerte, quiere decir que queda mucho que investigar por delante.
La corrupción es siempre un hilo del que hay que tener el valor de tirar. El suicidio (o lo que sea) del corrupto es uno de los muchos hilos de los que hay que decidirse a tirar porque es mucho lo que Egipto pierde cada día, lo que supone de mal ejemplo en la vida diaria. Y, especialmente, la vergüenza para una clase dirigente a la que se les llena la boca con la palabra "patria" y no tienen pudor en esquilmarla. Los lamentos del suicida llegaron tarde. Su abogado dice que les había advertido de que lo haría. Puede que no les importara, no le creyeran, les viniera bien a a algunos o fuera un caso más de ineficacia. Uno de tantos.
A ver qué cuentan los que quedan.


* "Former secretary-general of Egypt's State Council commits suicide in custody: Judicial sources" Ahram Online 2/01/2017 http://english.ahram.org.eg/NewsContent/1/0/254304/Egypt/0/Former-secretarygeneral-of-Egypts-State-Council-co.aspx
** "If I can commit suicide, I will: former State Council secretary general told his lawyer" Daily News Egypt 2/01/2017 http://www.dailynewsegypt.com/2017/01/02/can-commit-suicide-will-former-state-council-secretary-general-told-lawyer/
*** "State Council top official commits suicide in prison" Egypt Independent 2/01/2016 http://www.egyptindependent.com//news/state-council-top-official-commits-suicide-prison

**** "Egyptian State Council" The Cairo Post 11/03/2014 http://thecairopost.youm7.com/news/101582/wiki/egyptian-state-council




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.