miércoles, 28 de diciembre de 2016

Otra mala ley de prensa

Joaquín Mª Aguirre (UCM)
El problema de los medios no es exclusivo de los Estados Unidos bajo Donald Trump. Las restricciones a la libertad de prensa van aumentando conforme el mundo se hace más inseguro y los gobiernos apuestan por la fuerza frente a las libertades.
Ayer citábamos las posturas de Donald Trump comparándolas con la visión negativa de su colega egipcio, el presidente Abdel Fattah al-Sisi, cuya ley de medios fue publicada el lunes tras su paso por el parlamento. Las denuncias no han tardado en aparecer. Egypt Independent comenta con información de la AFP:

Egyptian President Abdel Fattah al-Sisi has approved a law to set up a council headed by his appointees that oversees the media and ensures compliance with "national security" requirements.
The law, passed by parliament and published in the official gazette on Monday, mandates the council to investigate media funding and fine or revoke permits of those deemed in violation.
The council will be composed of a head picked by Sisi and 12 members recommended by parliament and other institutions, and also approved by the president.
The New York-based Committee to Protect Journalists has accused Egypt of placing restrictions on media and being a "leading jailer of journalists".
The law says the council would guarantee the right of citizens "to enjoy a free and honest media".
But it also tasks the council with "guaranteeing the compliance of media institutions to the requirements of national security".
Sisi has dismissed criticisms of media restrictions in Egypt, but he regularly complains of its performance and has suggested it occasionally harms the country with critical coverage.
The Egyptian Journalists Syndicate official Khaled Elbalshy said the law tightens government control on media.
"The new law entrenches the status quo including control over the media through a council picked by the executive branch," he told AFP.*


Como se puede apreciar, los conceptos que se manejan son todos de una retórica hueca y llenos de valores, lo que hace que sean pura interpretación de la autoridad, que tiene la capacidad de decidir qué medio es "honesto" o sobre su idea de defensa de la "seguridad nacional". Recordemos que los micromedios se han visto sacudidos con frecuencia con las mismas amenazas. En Egipto, por definición, el único garante de la verdad —como muchos padecido en sus carnes— es el gobierno. La verdad es "suya" y los demás no tienen más remedio que seguirla. Recordemos lo pasado con la cuestión de las islas, desencadenante de la acusación contra los que lo criticaban de "esparcir noticias con la finalidad de desestabilizar al régimen", algo en lo que caben casi todas las críticas con un régimen que solo basa su fuerza en la imposición de las verdades.
Las críticas al parlamento —donde se han escuchado auténticas vergüenzas— llevaron sanciones a los periódicos cuyas informaciones no les gustaban. El concepto de "seguridad nacional" es tan ambiguo que llevó a poner problemas al juego del Pokémon Go, como reflejaron los propios medios.
Tras su aprobación hace un par de semanas, Ahram Online recogía el entusiasmo del presidente de la cámara —el mismo que atacó a los periodistas y que no ha aprobado la retransmisión de las sesiones parlamentaria seguramente por seguridad nacional— ante la ley que era remitida al presidente. Sin embargo, la oposición no estaba tan contenta con el resultado:

Leftist MPs Haitham Al-Hariri and Khaled Youssef attacked the new law, expressing fears that it might be ruled unconstitutional.
"The fact that it was reviewed by the State Council does not mean that it will not be ruled unconstitutional," said Al-Hariri, arguing that "the State Council has revised the general law on the media, but it did not have a say on the three media regulatory bodies law."
Speaker Abdel-Aal said articles 211, 212, and 213 stipulate that three regulatory bodies should be formed first to give a say on press and media laws.
"So it is logical that we discuss first the law on the three media regulatory bodies," said Abdel-Aal.
Alaa Abed, the head of parliament's human rights committee, said the release of new media laws in Egypt have become a pressing need.
"The new law should come to impose some control on the Egyptian media to ensure that it toes the national line," said Abed, accusing "private television channels of covering national issues in an unprofessional way, with some of them having gone to the extent of inciting violence against the state."
"While military and police soldiers sacrifice their lives defending the country against terrorism, we see that some media people are doing their best to tarnish the image of the state," said Abed.
However Abdel-Aal stressed that press and media freedoms are guaranteed by the constitution.
"I know that some media outlets do a bad job, but I insist that, in general, the Egyptian media does a good job and defend the supreme interests of the country," said Abdel-Aal.
Independent MP Mostafa Bakri also launched a scathing attack against the Higher Press Council and the Press Syndicate, accusing members of their boards of doing their best to delay the release of new media laws.
"They want to stay in their positions without any legal grounds," Bakri complained.**


Con ley o sin ley, Egipto ya era uno de los países con más denuncias acumuladas contra la libertad de prensa, información y expresión. Todas las asociaciones internacionales de periodistas han coincidido en el recorte de la libertad de información y en el uso de los medios afines al gobierno para la difamación, acoso, descalificación, etc. de aquellas personas que critican al régimen de al-Sisi. De hecho, uno de los principales apoyos del régimen son los medios controlados o puestos a su servicio por diligentes empresarios y financieros admiradores del presidente.
Las palabras del presidente del comité de derechos humanos —¡qué papelón!— diciendo que hacía falta una ley para meter en vereda a los medios no deja de ser una burla a los Derechos Humanos, sobre los que ya conocemos sobradamente la opinión presidencial. El hecho de que los medios "desluzcan" (tarnish) la imagen del estado, según Alaa Abed, demuestra cuál es el papel de la ley: enderezar a los medios, eliminar las tendencias críticas.
Todo ello no es más que la expresión jurídica de la idea de que son los medios los que deben recrear y reforzar la imagen idílica de la presidencia y sus logros. Pero la realidad egipcia está rota ante el fracaso de las políticas gubernamentales. Necesita por ello del control de los medios para que sus visiones triunfalistas no sean contestadas.


Hemos dicho en muchas ocasiones que loe medios egipcios representan lo peor y lo mejor del país. Los hay que son pura propaganda y difamación constante al servicio del gobierno y los hay, pocos, que critican las posturas y resultados. La respuesta del gobierno a las críticas es la de siempre: están al servicio de potencias extranjeras y quieren extender una imagen distorsionada de Egipto para dañarle. Con esta excusa tiene la intención de quitarse responsabilidades por los fracasos y buscar culpables. La teoría de la conspiración mediática es un hecho que para ellos no admite dudas. Como se ha señalado en la información anterior, se trata de meter en cintura a todos los profesionales de la información y a los representantes de sus organizaciones para que se pueda mantener una voz única y triunfalista.
Con la ley, el gobierno ya tiene una excusa que utiliza en muchas ocasiones: responsabilizar a los jueces  diciendo que en Egipto se "cumple la ley". Lo que no se dice es que además de cumplirse se "hacen" a medida para poder silenciar o encerrar a las personas que molestan. La ley de medios, como se puede apreciar en las voces de los que lo han hecho, es una ley vengativa y vigilante. Parte del principio de que el estado es una entidad semidivina cuyos fines y actuaciones no pueden ser contestados. Es una mentalidad nada democrática y, por ello, se ocupa más del control social que de la independencia de las instituciones al servicio de la sociedad.
Reuters valoraba así la nueva ley (otras se preparan) de los medios:

Egyptian President Abdel Fattah al-Sisi will pick a chairman and members of a new media council under a law passed on Monday, giving the body the power to fine or suspend publications and broadcasters and give or revoke licences for foreign media.
The law, approved by parliament and signed into law by Sisi, creates the so-called Supreme Council for the Administration of the Media whose chairman will be picked by Sisi and whose remaining members will be appointed by him based on nominations from various bodies including the judiciary and parliament.
Human rights organisations and the New York-based Committee to Protect Journalists have repeatedly criticised media freedoms in Egypt, which jailed the second most journalists of any country in the world in 2015, according to the CPJ.
The new council is tasked with suing media organisations that violate its regulations, creating a list of penalties, fining media organisations that break licence terms, and can revoke or suspend the right to publish or broadcast.
It will also ensure fair competition between media groups as well as their independence and neutrality, adherence to journalistic ethics, and will make sure they do not compromise national security, the Official Gazette in which the law was published said.
Yehia Qalash, chief of the press syndicate, told Reuters that the law and the council were mostly concerned with administrative affairs and did not compromise media freedoms. Parliament was still debating other media legislation, he said.***


En un estado sumiso siempre al poder y dado a la arbitrariedad, que sea el presidente quien elija a aquellos que han de dirigir unas instituciones destinadas a vigilar la prensa, controlando el parlamento y sus comisiones, las mezquitas a través de los sermones, etc. Pronto Egipto al completo solo será un eco de la voz presidencial, que dará su visión del mundo y esparcirá el oscurantismo señalando que todos los discrepantes son enemigos de Egipto y su misión universal, sea esta la que sea.
La prensa comienza el camino del riesgo o de la autocensura si quiera mantenerse viva. Cualquier intento de disfrazar jurídica o políticamente lo que representan las nuevas leyes de medios egipcias se enfrentan con una triste realidad: es el segundo país del mundo con más periodistas encarcelados durante 2015. Un récord triste porque no puede haber una democracia real y una prosperidad cierta sin que haya una prensa que ayude a corregir los desajustes y denunciar los abusos.
El régimen egipcio, como los anteriores, solo ve la prensa como una forma de propaganda y control social. No ve su importante papel para la creación de una opinión pública y el robustecimiento de una sociedad civil activa. Egipto continúa con la tradición que ahora le hermana con aquellos "populistas" para los que los medios solo existen bajo control, como ha ocurrido con la denunciada ley polaca de medios. Para los autócratas del mundo —Erdogan, Trump, Orban, etc. y El-Sisi es buen amigo de todos ellos— la prensa es un hecho molesto e incompresible en cuanto que se alejan de la propaganda.


Dice la campaña de publicidad de The New York Times que el buen periodismo importa y es más necesario que nunca. Es cierto. La explosión mediática no debe engañarnos sobre la reducción del compromiso con la información y la necesidad de la ética profesional que sirva para defender el derecho de los ciudadanos a estar bien informados, a veces a su pesar. Sin él, difícilmente puede mejorar nada. Podrá haber malos periodistas, algo que no se duda, pero matar el periodismo, silenciarlo o escribirle la letra de las canciones es algo muy distinto. Es preferible que haya periodistas que se equivoquen a que todos digan lo mismo. Es otra mala ley de prensa.


* "Egypt sets up govt-picked council to oversee media" Egypt Independent 28/12/2016 http://www.egyptindependent.com//news/egypt-sets-govt-picked-council-oversee-media
** "Egypt's parliament provisionally approves media regulation law" Ahram Online 13/12/2016 http://english.ahram.org.eg/NewsContent/1/64/252006/Egypt/Politics-/Egypts-parliament-provisionally-approves-media-reg.aspx

*** "New Egyptian law establishes media regulator picked by president" Reuters 26/12/2016 http://www.reuters.com/article/us-egypt-media-idUSKBN14F11S


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.