lunes, 12 de diciembre de 2016

Muerte de una luchadora (2)

Joaquín Mª Aguirre (UCM)
Mientras Egipto sigue conmovido por el atentado de ayer en la catedral de los coptos, con sus veinticinco muertos y cuarenta heridos, se cuela entre las noticias, casi desapercibida una novedad importante en el caso de la muerte de la joven luchadora Reem Magdy, del que dábamos cuenta el otro día aquí.
Lo que inicialmente había sido un accidente con atropello, pasó a ser después una pelea en el interior del coche, del que la joven habría salido despedida. Las noticias que llegan ahora ensombrecen más todavía un caso que se presenta en toda su brutalidad. Egypt Independent señalaba la remisión del padre a juicio:

Ismailia appeals prosecution referred on Friday the father of the Egyptian wrestler Reem Magdy, known as Magdy Kaboria, to Ismailia Criminal Court, over beating his daughter to death.
The prosecution accused the suspect of beating her to death.
Investigations and forensic medicine reports showed that violent beating had caused bruises and internal bleeding in several parts of Reem Magdy's body, leading to her death.
The report denied that the death could be blamed on a car accident, as the father had first claimed in the police report.
In November, the police was notified by Kaboria that his daughter had been killed in a car accident.
However, investigations showed that no accidents had occurred in the area where he claimed it had.*


Desaparece cualquier posibilidad de achacar a la mala suerte, a la salida precipitada del coche, la muerte de la joven. La disputa pasa a ser una paliza hasta matarla. El padre de Reem había sido campeón de lucha en diversas competiciones africanas y mediterráneas. Simplemente la golpeó hasta matarla.
La publicación Albawaba, en su sección de deportes, daba una escueta explicación del caso: "According to the testimony of the mother, Kaboria beat Reem for neglecting her practice and wasting her time on Facebook."** Se queda uno sin palabras ante tal sencillez de explicación. ¿Qué se puede decir ante esa lógica absurda y perversa?
Reem Magdy era una verdadera campeona a sus 16 años. Había ganado en todo lo que había participado y se la consideraba una luchadora extraordinaria, un orgullo para Egipto. La brutalidad de su muerte, a manos de su padre, destrozada por dentro a causa de los golpes recibidos, solo puede indignar y conmover.
Las imágenes del vídeo, colgado orgullosamente por el padre, en el que se ve a Reem haciendo ejercicios abdominales con poco más de un año adquieren un sentido trágico de su vida, encaminada desde el principio por su padre. Oficialmente, Reem empezó a entrenar con su padre a los cuatro años. La versión oficial, al menos una de ellas, decía que su padre no quería que se dedicara a la lucha, pero que finalmente accedió a los deseos de su hija ¡con cuatro años! No es eso lo que las imágenes muestran, sino el control total de la vida de una persona desde el momento de su nacimiento. En el momento en que se produjo la discrepancia, Reem sufrió las iras de su padre. Perdía el tiempo en las redes sociales, dicen. Se ve la distancia entre ambos y, sobre todo, la incapacidad para comprende que su hija tenía 16 años, excepcionales, pero 16, una adolescente. Había ganado todo menos el derecho a perder un poco de su tiempo.
Hace falta una enorme violencia para matar a una luchadora de resultas de las lesiones internas. Lo que revela la autopsia es que se desangró interiormente. Y hace falta también una frialdad asombrosa para fingir el atropello de una hija a la que has matado a golpes. Hace falta mucha frialdad para participar en un funeral con el pueblo, la familia y hasta las autoridades locales presentes, como cuenta la prensa.
Quizá el padre se dio cuenta que estaba perdiendo el control sobre ella y que con 16 años y un brillante futuro por delante no le iba a ser fácil mantenerlo. Kaboria Magdy era un luchador profesional; es difícil pensar que no tuviera conciencia de los golpes que daba a su hija.
Un caso es siempre un caso. Pero este muestra a la hija como una forma de propiedad sometida a la brutalidad explosiva del padre. Y en eso no es único, sino una forma retrógrada y criminal de ver el mundo.
Todo lo que ella había conseguido y daba en cada campeonato, le pareció poco. No es difícil, desde fuera, hacerse un esquema del comportamiento del padre, persona controladora al máximo, incapaz de afrontar un desafío a su autoridad, un síntoma de leve desobediencia. Queda la duda de cómo percibe él lo ocurrido y si considera "natural" su brutal respuesta, si estaban dentro de las competencias paternas.
Hay muchas formas de violencia y Egipto, desgraciadamente, las está experimentando todas. Produce mucha tristeza un caso como este.



* "Father of killed Egyptian wrestler referred to trial Egypt Independent 10/12/2016 http://www.egyptindependent.com//news/father-killed-egyptian-wrestler-referred-trial

** "Egyptian wrestling medalist's father detained over beating her to death" Albawaba 23/11/2016 http://www.albawaba.com/sport/egyptian-wrestling-medalists-father-detained-over-beating-her-death-907896

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.