domingo, 2 de octubre de 2016

El locuaz portavoz de la mayoría silenciosa

Joaquín Mª Aguirre (UCM)
Primero pidió a sus compañeras parlamentarias que se vistieran decorosamente; después a todas las mujeres que se dejaran mutilar sexualmente para así no exigir demasiado a los hombres egipcios, impotentes según sus informaciones; más tarde dijo no sentir lástima ninguna por los 202 muertos ahogados mientras trataban de salir en barco del paraíso egipcio. La última estupidez de su señoría, el diputado Elhamy Agina sitúa ya el listón a alturas difíciles de igualar, aunque seguro que lo logrará: ahora pide que se hagan test de virginidad a las jóvenes que entran en las universidades egipcias.
Así nos lo cuenta Daily News Egypt:

Member of parliament Elhamy Agina continued his streak of controversial statements. In his latest statement, he said that all women should undergo “virginity tests” before being admitted to Egyptian universities.
In his statement to privately-owned Al-Youm Al-Sabee, Agina said that this should be an obligatory measure and that all women should supply a document proving their virginity. His statement received backlash from other MPs, media figures, and lawyers.
MP Margret Azer told the privately-owned Al-Masry Al-Youm that what Agina said should not be responded to. Instead, she will file a complaint to the parliamentary speaker, along with other MPs, to refer Agina to a disciplinary committee.*


En estos días que hemos debatido sobre la realidad e irrealidad mediática de Egipto, alguien debería hacerse responsable de porqué este señor se encuentra en el parlamento diciendo esta sarta de sandeces. Hay muchas preguntas que se quedan sin responder sobre su persona y que surgen espontáneamente al hilo de sus afirmaciones. ¿Por qué y por quién está allí?
Lo peor del señor Agina es que es un razonador y explica sus tonterías hasta el extremo de hacerlas ver naturales, por más que susciten reacciones en contra. El señor Agina es el portavoz bocazas de la mayoría silenciosa. Lo comentamos cuando dio su primer graznido: la mutilación. Agina se puso del lado de los mutiladores y no de las mutiladas, el 91% de las mujeres egipcias. Los mutiladores se cubren con el manto del silencio y se revisten con la tradición, pero piensan realmente lo mismo que el diputado Agina dice. A diferencia de otros más sibilinos, Agina tiene un defecto: incontinencia verbal. Allí donde los demás prudentemente callan pero actúan, Agina habla explicando lo que casi todos piensan.


En el segundo caso, el de los muertos emigrantes, Agina se convirtió en el portavoz del poder al decir que no sentía ninguna lástima por los muertos, por los que se habían marchado dejando aquí a los vivos, con la pérdida del dinero que se llevaron y que quedó en las mafias o en el fondo del mar. De nuevo, Agina no dijo nada que no pensaran o hicieran otros. El ministro religioso ya ha dicho que el islam acabó con la idea de emigración, frase interesante que deja como malos musulmanes a los que sale por la puerta trasera del paraíso de al-Sisi en la tierra, ahora que han subido el impuesto que se les cobra a los que quieren irse al extranjero a trabajar. Se les multa por irse, se pueda decir. Desde la perspectiva del poder (arropado religiosamente), marcharse del país es dejar en evidencia el fracaso económico y político de las promesas realizadas. Nadie se va del paraíso, luego irse es condenable.
La cuarta propuesta tiene también un gran interés porque abre otras puertas igualmente esclarecedoras. Egyptian Streets recoge más información sobre su entrevista:

“Any girl who enters university, we have to check her medical examination to prove that she is a Miss. Therefore, each girl must present an official document upon being admitted to university stating she’s a Miss,” said Agina, with ‘Miss’ being a censored way to refer to the woman as a virgin.
“No one should be upset by this decision,” said Agina in the interview, adding that the tests would help reduce the number or ‘urfi marriages’ in Egypt. “If you’re upset then that means you’re scared that your daughter is [or was] in an ‘urfi’ marriage behind your back.”
Urfi marriages, sometimes translated into English as customary marriages, involve a marriage without the public approval of the bride’s guardians. In other words, while the marriage contract may be officiated by a religious cleric or a state official, the marriage takes place in secret and only requires two other witnesses.
However, in recent years, there has been an increase in undocumented urfi marriages, leading some to criticize the practice. Conservative clerics have said that undocumented urfi marriages are a cover for pre-marital sex.
According to Agina, if a woman ‘fails’ the virginity test, then her parents will immediately be notified. Agina hopes that this will act as a deterrent for both men and women hoping to enter an undocumented urfi marriage.
Ending his statements, Agina called on Egypt’s Parliament, media, and university officials to support his initiative.
Responding to his statements, Egyptians on social media have ridiculed Agina, calling for him to face harsh discipline.**


Como se puede apreciar, todo tiene su lógica. Los test de virginidad egipcios se hicieron famosos en la época de la revolución en la Plaza de Tahrir porque eran una forma de disuadir a las jóvenes para que no se sumaran a las protestas. Como era una sentada permanente hasta que Mubarak saliera del poder, los bravos militares lanzaron a sus huestes médicas a someter a las jóvenes que se encontraran a exploraciones y toqueteos con la excusa patriarcal de que tenían que garantizar a las familias que sus hijas seguían siendo vírgenes y no que habían sido violadas por algún colega manifestante. El régimen y los militares como sus guardianes representaban la virtud frente a los manifestantes que eran el pecado y la vergüenza familiar.
Algunos nunca entenderemos el amor que los egipcios le profesan a los uniformes.
El matrimonio urfi es una forma de librarse de los matrimonios impuestos y de poder alegarlos cuando la familia ha tomado la decisión por encima de la voluntad de las jóvenes. Es una forma de resistencia frente al control de sus vidas. Como se señala en la información, son los clérigos conservadores los que denuncian al matrimonio urfi frente al oficial, pasado por la voluntad de las familias. Recordemos lo señalado hace unos días: una pareja puede ser detenida y ella acusada de prostitución si no están casados.


El diputado Agina es el controlador de la juventud que se resiste. Encarna con sus peticiones la fuerza represiva sobre la juventud egipcia, fuente de la discordancia. Es a las jóvenes a las que se mutila, son los jóvenes los que emigran y son las jóvenes las que van a la universidad (y protestan). El diputado Agina representa las fuerzas de la mentalidad ultraconservadora y retrógrada que recorre Egipto tras la llegada al poder de Abdel Fattah al-Sisi.
Lo que señalamos —y temíamos— desde hace mucho tiempo se está convirtiendo en una evidencia. Al-Sisi se apoya en estas fuerzas retrógradas para controlar a las fuerzas que pidieron el cambio de Egipto. Al final Egipto se encuentra entre el islamismo de los Hermanos musulmanes y el tradicionalismo retrógrado del régimen, apoyado por los clérigos que justifican en la religión sus decisiones. ¡Triste!


La posibilidad de que Elhemy Agina vaya por libre es cada vez más reducida y aumenta, en cambio, la de que se esté convirtiendo en el portavoz de un fuerza ultraconservadora que se limita a recoger las ideas tradicionales egipcias, que son las que lleva expresadas hasta el momento. Ninguna de sus "locuras" está desmotivada, todas responden a cuestiones sociales reales, que en última instancia refuerzan el poder de las familias, que es el centro del poder patriarcal, el mismo que encarna el Ejército simbólicamente. Agina da poder a las familias reforzando la idea de la mutilación genital, les da argumentos para evitar que los hijos se vayan y les da una forma de evitar los matrimonios urfis que les restan autoridad. Todo es coherente.
Se han levantado voces de protesta, claro, pero no creo que afecten mucho a Agina, que no ha tenido más que estos problemas hasta el momento. Egypt Independent recoge algunas reacciones:

Respondeing to Agena's call for virginity tests on university students, MP Saad al-Gammal said the comments are dishonorable, calling on him to apologize immediately.
MP Soliman Wahdan, meanwhile, apologized to all the Egyptian women for Agena’s “irresponsible” remarks against Egypt’s honorable women. Demanded that Agena retract his comments and apologize to society as a whole.
MP Jawaher al-Sherbiny called Agen's proposal an “insult.”
Other female MPs threatened to file a complaint with the speaker of parliament to refer Agena to Ethics Committee. They also called for his membership of parliament to be suspended.
Amna Nossair called on the speaker to take deterrent action against Agena. “I hope there will be tough measures to ensure his remarks will not be repeated,” she said.
Meanwhile, Hoda Badran, the chairperson of the Alliance for Arab Women, said that her Alliance is mulling a lawsuit against Agena. She said he can't be allowed to continue making such statements, because some people might become convinced by them.
Reda al-Danbouki, head of the Women's Center for Legal Aid and Counselling, said that Agena’s remarks are an affront to women’s dignity.
Maya Morsi, president of the National Council for Women, said that his remarks are unacceptable and irresponsible, adding that he is simply aiming to make a "media show".***


Son las voces previsibles y en términos previsibles. Todas son voces de mujeres. Hoda Badran sabe lo que dice cuando pide que le callen porque hay gente que podría convencerse. No es una tontería, por tanto. La cuestión está en saber si Agina es la vanguardia de lo retrógrado o su locuaz portavoz. Desgraciadamente, creo que es lo segundo.
No debe tomarse al diputado Elhamy Agina como a un loco. No lo es. Sabe perfectamente lo que dice y que quienes protestan por sus palabras son minoría, islas intelectuales. Son la inmensa mayoría los que mutilan a sus hijas para poder casarlas, ha dicho lo mismo que el poder sobre los emigrantes muertos y los exámenes de virginidad permitirían a las familias controlar a sus hijas, que comienzan a distanciarse del mundo retrógrado de sus padres.

Sería un ataque más a la generación que hizo la revolución de 2011, la de los jóvenes. Es una forma de domarla para evitar que se repitan los mismos casos. Si los médicos militares revisaron la virginidad de las manifestantes, ¿por qué no deberían hacerlo los rectores, representantes de la misma autoridad que gobierna Egipto?
Agina ya les ha planteado el chantaje: si no quieren hacerlo es que consienten que sus hijas tengan relaciones extraconyugales y así quedan en evidencia. Si los más piadosos lo hacen, los demás tendrían que ir detrás, luciendo los certificados.
Los test de virginidad no se acabaron en 2011. Es una práctica demasiado aterradora como para perderla de vista. Una cosa es prohibirla y otra abandonarla. En 2014, con la llegada de al-Sisi a la presidencia, la CNN titulaba "Virginity test allegations re-emerge in Egypt's 'climate of fear'" y señalaba:

The apparent resumption of forced "virginity tests" by security forces in Egypt has dashed activists' hopes for democratic reforms and fueled fears of a return to police brutality and abuse reminiscent of the Hosni Mubarak-era.
Four women arrested in recent months for taking part in anti-military protests have said they were subjected to virginity tests by the police whilst in custody.
First-hand accounts of their traumatic experience -- published by the social news website BuzzFeed last week -- prompted an outcry from local and international rights groups angered by what some groups have described as "atrocious crimes" committed by the state since the ouster of former Islamist President Mohamed Morsy in July.
The virginity checks allegedly performed on the female detainees signal the return of a practice aimed at humiliating and terrorizing women protesters.
One of the women who says she was forced to undergo a virginity test in January while she was in detention at Qanater Prison told Buzzfeed: "I thought the tests were history. I thought we had left them behind in the days of Mubarak."***


Eso era suponer mucho en 2014 y demasiado en 2016. La excusa de hoy es la misma, la tranquilidad de las familias.
Silenciadas las fuerzas del progreso en Egipto, solo cabe escuchar las voces de los portavoces del oscurantismo. Curiosamente, nadie ha acusado al diputado Elhamy Agina de desacreditar a Egipto.


* "MP criticised for demanding ‘virginity tests’ from women entering universities" Daily News Egypt 1/10/2016 http://www.dailynewsegypt.com/2016/10/01/mp-criticised-demanding-virginity-tests-women-entering-universities/
** "Egyptian MP Calls for Mandatory Virginity Tests for Admittance of Women to Universities" Egyptian Streets 30/09/2016 http://egyptianstreets.com/2016/09/30/egyptian-mp-calls-for-mandatory-virginity-tests-for-admittance-of-women-to-universities/

*** "MP Agena slammed for comments on virginity tests for university students" Egypt Independent 1/10/2016 http://www.egyptindependent.com//news/mp-agena-slammed-comments-virginity-tests-university-students
**** "Virginity test allegations re-emerge in Egypt's 'climate of fear'" CNN 21/02/2014 http://edition.cnn.com/2014/02/21/world/meast/egypt-virginity-testing-shahira-amin/


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.