viernes, 23 de septiembre de 2016

Rumores, verdades y lo que sea

Joaquín Mª Aguirre (UCM)
El rumor ha pasado al centro de la aldea global macluhaniana. El rumor asciende de los cotilleos a los grandes titulares y se usa para envenenar a las masas que, indefensas, se dejan arrastrar por la riada. ¿Indefensas? ¡No! Gracias a que todavía quedan personas que inician cruzadas para avisarnos de lo pernicioso de los rumores y los efectos terribles que pueden tener sobre... ¡prácticamente todo! Para ello es esencial distinguir el rumor de la verdad. ¿Cómo se hace? Sencillo: hágame caso a mí y solo a mí. En la aldea global, al final, solo queda la confianza. Y dar gracias por haber acertado.
El estatal Ahram Online ha publicado un artículo de la columnista Azza Radwan Sedky, titulado "The ramifications of rumours, hearsay, and gossip" que trata de frenar la pasión de los egipcios por los rumores. Tras poner ejemplos de cómo se compra agua embotellada porque se ha extendido el rumor de que han envenenado o de que un saudí ha sido apaleado frente a su familia en el aeropuerto de El Cairo o de que no van a dejar poner cruces en lo alto de las iglesias egipcias, etc. etc., todo ello rumores infundados pero repetidos por las redes sociales, medios poco profesionales, grupos políticos conspiradores, la escritora concluye:

Wars on Egypt take different shapes or forms. First came the vicious attacks on civilians and the security apparatus alike, bombs exploding in front of government buildings and embassies and amongst civilians, and execution style killings of soldiers. Then came the explosions of power towers and later arson attempts on buildings in the middle of Cairo. Now we have a new line of innovative practices: instilling fear in Egyptians, be it of shortages of goods or of impending crises. This is realised through rumours.
Spreading rumours is another method of warfare, another extremely effective means of destruction, its ripple effect horrendous.
How should Egypt authorities deal with such rumours? They must be proactive versus reactive. Think about it. All the above stories have damaging repercussions, if they are not dealt with fast enough. This is easier said than done I know, but being alert and ready to deal with a rumour the moment it begins is fundamental. At the same time, officials can halt the dissemination of such rumours by being transparent, accurate, and proactive.
How should you as an Egyptian deal with such rumours? You must ask yourself if such a rumour is possible or highly unlikely before you contemplate repeating it. More importantly, this practice utilises you, yourself, in propagating these rumours further.
In an environment of uncertainty, rumours go haywire. Defeat the uncertainty by going to trustworthy sources for verification. If you are on Facebook and Twitter, then you can google the topic to see if a credible publication, such as Ahram Online for instance, speaks about it, which would prove its authenticity.
The worst type of rumour is the bogey one, the one that plays on your fears and doubts. If a group collectively is worried and anxious, it is easier to start a rumour amongst it. You must rest assured that Egypt is in good hands and those in charge are doing their best. This will alleviate worry and anxiety.*


Se puede estar de acuerdo en que los rumores forman parte de los conflictos, pero que la forma de acabar con ellos sea "Egypt is in good hands and those in charge are doing their best" es un acto excesivo de fe. Los rumores se intensifican precisamente porque uno puede creerse cualquier cosas de un gobierno que no brilla por su eficacia. Creer que el gobierno egipcio funciona es también un "rumor", aunque se llamaría "propaganda" ya que se hace en favor del gobierno, desde un diario estatal (al que se toma como referencia de la verdad por serlo) y repitiendo las mismas consignas que su presidente, especialista en guerra psicológica —la famosa 4GW o guerra de cuarta generación—, y de la que previene a todos con el mismo argumento: solo hay que escucharle a él. ¿Y por qué? Porque él es algo más que un electo; es un elegido. Muchos se quedarán más tranquilos con esta respuesta, pero otros se sentirán más inquietos.
Que la forma de aliviar "worry and anxiety", como dice la autora, sea creerse lo que dice el gobierno egipcio no deja de ser una propuesta un tanto patética que demuestra que la eficacia es sustituida por el discurso sobre la eficacia. La primera la percibes y compruebas por ti mismos, en tu vida cotidiana; la otra te la cuentan, te la repiten... pero no la ves. Llamar "eficaz" al gobierno egipcio me parece un exceso que puede ser verificado en las mismas páginas de Ahram Online sin necesidad de escuchar rumores. Lo puedes ver en las informaciones de las crisis ministeriales, en los encierros de los ministros por corrupción, en los nombramientos de militares para cada vez más puestos, en la crisis del trigo, en la escasez de medicamentos, en las cifras de analfabetismo, en la represión de los discrepantes, en los juicios que no se celebran... No son rumores; están ahí en los titulares que rodean al artículo de Azza Radwan Sedky.
Las visitas del presidente a entornos hostiles exteriores (vamos a decirlo así) siempre suponen un reto a la capacidad de los medios egipcios para seguir viviendo de la fantasía del gobierno milagroso, el que calma la ansiedad con solo escucharlo. Se contraponen la imagen idealizada del elegido con la del mal electo (recordemos la ironía de la periodista de la MSNBC al hablar del 97% de votos en la elección presidencial), que es como se percibe desde el exterior y que los medios oficiales se empeñan en llamar campaña difamatoria, como decía la propia Azza Radwan Sedky.
La visita del presidente a Nueva York ha generado más noticias de otros medios. Veamos algunas que difieren de lo dicho oficialmente. "Egyptian media blackout on rallies opposing Al-Sisi in New York" es el titular de Daily News Egypt. Recogíamos ayer el malestar de los activistas coptos por la instrumentalización de las autoridades religiosas cristianas en favor del régimen movilizando manifestantes para neutralizar a esos que han desaparecido de los medios.

The protest itself is not unprecedented. Every year, since the ouster of former Muslim Brotherhood president Mohamed Morsi, Egyptians, both those who support and those who oppose Al-Sisi, assemble in front of the UN headquarters. The two groups are separated by a barricade in the same block.
The number of this year’s protestors, however, was significantly lower than last year.
Every year, Egyptian media outlets turn a blind eye to the opposition rally, and limit their footage and interviews to the supporters’ group.
Media trainer Khaled Baramawy told Daily News Egypt that this kind of one-sided coverage is simply not efficient. “If the media does not want to show a certain event, social media platforms will now cover this gap,” he said.**

Y añade:

“Ignoring one side of the story is unprofessional. However, there should always be a balance between both sides,” he said.
Generally speaking, Baramawy said that the main objective of any media outlet is to satisfy its target audience, and when it comes to news covering in particular, all sides should be covered.**


La respuesta al problema de la información fidedigna es más sensata. Hay que cubrir profesionalmente los sucesos y no ser sectario porque entonces los rumores se extienden con mucha facilidad. Es mejor decir que se manifestaron menos personas que el año pasado que ignorarlos y permitir que los rumores los cuenten por miles.
La fiabilidad es un elemento esencial en el freno de los rumores y esta se desprende, entre otras cosas, de la tradición de sinceridad que haya tenido el gobierno actual, que también usa también los rumores (no pueden ser llamados otra cosa) cuando le ha interesado para tapar su ineficacia. De hecho la argumentación habitual es que el fracaso de muchas de sus políticas, como señala la autora, se deben a los rumores esparcidos. Mientras haya rumores, hay excusas.
Como más aportaciones a las teorías sobre la verdad política, Egypt Independent reproduce un artículo centrado en lo que ha sido el tema estrella de la visita del presidente El-Sisi: su encuentro con Donald Trump. Es lógico que los medios norteamericanos asistieran con curiosidad a este hecho, como lo hicieron con el presidente de México, país directamente insultado y amenazado por Trump. Esta vez se trataba de ver las reacciones del presidente de un país musulmán, es decir, el otro grupo insultado y amenazado por Trump en su campaña. Los periodistas, en cambio, se llevaron una sorpresa. Egypt Independent recoge —con su propio titular "Egyptian president responds to Trump's Muslim ban"— el material de la CNN:

Egyptian President Abdel Fattah al-Sisi says that Donald Trump would "no doubt" make a strong leader.
The comments come as part of a sit-down interview with Erin Burnett, during which el-Sisi seemed to downplay a ban on Muslims entering the United States that, at times, served as a centerpiece to the Republican presidential nominee's political rise.
"During election campaigns, many statements are made and many things are said," noted el-Sisi, who has met with Trump. "However, afterward governing the country would be something different."
To this end, Burnett inquired Wednesday as to whether Trump's oft-outrageous rhetoric should be seen as simply a stump talking point.
"It sounds like you think Donald Trump is saying what he needs to say to be elected, but that he might not follow through with the plan," said CNN's "OutFront" host.
In response, the Egyptian leader elaborated on his initial point, noting the difference between a nominee and, ultimately, a president.
"During election campaigns there is a perception based on a certain vision and a point of view," he said, speaking through the aid of a translator. "Then that vision or point of view gets corrected and develops as a result of experience, reports and advice from experts."
During Burnett's conversation with el-Sisi, she inquired as to his feelings on Trump's opponent.
"Do you think Hillary Clinton would make a good president," she asked, referencing a woman that el-Sisi has met with on multiple occasions.
"Political parties in the United States would not allow candidates to reach that level unless they are qualified to lead a country the size of the United States of America," he said of the former secretary of state.
In the past, Clinton has referred to Egypt as "basically an army dictatorship," comments Burnett asked the nation's current president to respond to. 
"In Egypt there will not be a chance for any dictatorship because in Egypt there is a Constitution," el-Sisi said. "There is law, and there the will of the people which will refuse to allow any leader to stay in his position for any period longer than his term, which is four years."***


¿La "respuesta" a la prohibición de la entrada de musulmanes en Estados Unidos es decir que una cosa son las campañas y otra la presidencia? La verdad es que no es una respuesta demasiado contundente y sí un poco maquiavélica. La incredulidad del entrevistador no puede ser mayor: "It sounds like you think Donald Trump is saying what he needs to say to be elected, but that he might not follow through with the plan". Pues sí, a eso "suena". En un país en donde a la gente se le exige que cumpla sus promesas electorales, precisamente para que no puedan prometer cualquier cosa, ha debido sorprender mucho lo que más que una "contestación" en nombre de los musulmanes ofendidos, ha sido una disculpa de un candidato poco fiable.


El-Sisi ha perdido una oportunidad gloriosa de representar a los musulmanes ofendidos por Trump y, por el contrario, se ha sentido admirado por el "personaje". El titular de Egypt Independent se revela absurdo porque no ha hablado realmente de la prohibición a los musulmanes. No se ha dado cuenta de que dando una respuesta contundente a Trump, afeándole su conducta y haciéndole reconocer que la prohibición planeada es ofensiva e injusta, se habría ganado la simpatía o al menos el respeto de muchos medios que, sin ser musulmanes, han criticado a Trump por sus propuestas fascistoides. Es una oportunidad perdida: lanzar flores a Trump ha sido un error político y comunicativo más del gobierno egipcio con su presidente al frente. Hoy los titulares mundiales, sin necesidad de conspiración o rumores, recogen que el presidente de Egipto considera que Donald Trump será un "líder fuerte", un "strong man". No podía ser peor. ¿O sí?
Pero la actitud blanda ante Trump contrasta con la tomada ante Hillary Clinton, quien le recordó la cuestión de los derechos humanos en Egipto. El error esta vez —una vez más— es negarlo y poner como argumento una constitución que no se cumple, unos jueces que retrasan indefinidamente los juicios como castigo previo y el argumento de los cuatro años esgrimido por alguien que dijo no querer presentarse y al que ya le están haciendo campaña para seguir en el poder.


Egyptian Streets titula mostrando las loas de El-Sisi a Trump, "Donald Trump Would ‘No Doubt’ Be a Strong Leader says Egypt’s President Sisi". «During an interview with CNN’s Erin Burnett, Sisi was asked whether Trump, whom he met earlier this week at his place of residence in New York City, would make a strong leader. Responding simply, Sisi said “no doubt”»****. El "sin duda" no es un rumor; es un voto de confianza a alguien que ha dicho lo que ha dicho y al que le importa Egipto lo que un libro que tenga más de doscientas páginas y no hable de él. Pero eso del "apoyo a la lucha contra el terrorismo" le gusta al Presidente porque le asegura el flujo económico militar y el uso de la fuerza. Pero también condena a Egipto a una crisis constante visto como un parapeto cuya función es actuar de filtro para la seguridad y poco más. Es la misma política que mantuvo a Hosni Mubarak durante treinta años: haz lo que quieras dentro, pero elimíname los enemigos. Clinton, en cambio, le ofrece la ayuda pero lo dice que debe ser compatible con los derechos humanos. Luego unos tirarán más o menos de la cuerda.


En este mundo de rumores y noticias, de versiones de la historia desde uno o dos lados, Egipto siempre tiene que tener su propio "toque". Daily News Egypt nos deja anonadados con el titular "Head of ERTU News Department dismissed for airing old interview of Al-Sisi with PBS". La ERTU es la televisión estatal. Señala el diario:

Head of the Egyptian Radio and Television Union (ERTU) Safaa Hegazy ordered the dismissal of the head of the union’s News Department Mostafa Shehata on Tuesday evening for airing an old interview of President Abdel Fattah Al-Sisi, instead of a recent interview with American public broadcaster PBS, according to ERTU’s statement of apology.
The department’s deputy head Khaled Mehanna was promoted to take Shehata’s position until a new head is appointed. Hegazy also ordered the referral of all those involved in the error to the legal affairs department.
The recent interview with PBS took place on Tuesday during Al-Sisi’s presence in New York to attend the 71st session of the United Nations general assembly.
The interview was hosted by TV-host Charlie Rose who discussed various aspects of Egypt’s situation with the president.*****


¿Qué se puede decir después de esto? Se puede teorizar sobre el rumor, sobre la verdad, sobre los medios, sobre... pero siempre habrá alguien que destruya argumentos, razones y cualquier cosa tenga algo de lógica. En la época de Mohamed Morsi los egipcios (y el mundo) asistieron estupefactos a la retransmisión inesperada de una reunión secreta del presidente con políticos en la que se dijeron todo tipo de barbaridades sobre países vecinos y cómo sabotear las instalaciones de la presa Renacimiento del Nilo. Esta vez han asistido en ese medio fiable, como diría la bendita Azza Radwan Sedky, a una antigua entrevista, echando por tierra los cálculos y estrategias comunicativas y políticas. ¿Sabotaje, incompetencia, designio divino?
¿Así cómo vamos a ganar la 4GW?, se habrá preguntado el presidente a su regreso a casa. ¡Buena pregunta!




* "The ramifications of rumours, hearsay, and gossip" Ahram Online 22/09/2016 http://english.ahram.org.eg/NewsContentP/4/242315/Opinion/The-ramifications-of-rumours,-hearsay,-and-gossip.aspx
** "Egyptian media blackout on rallies opposing Al-Sisi in New York" Daily News Egypt 21/09/2016 http://www.dailynewsegypt.com/2016/09/21/550281/
*** "Egyptian president responds to Trump's Muslim ban" Egypt Independent 22/09/2016 http://www.egyptindependent.com//news/egyptian-president-responds-trump-s-muslim-ban

**** "Donald Trump Would ‘No Doubt’ Be a Strong Leader says Egypt’s President Sisi" Egyptian Streets 22/09/2106 http://egyptianstreets.com/2016/09/22/donald-trump-would-no-doubt-be-a-strong-leader-says-egypts-president-sisi/




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.