martes, 27 de septiembre de 2016

Matar ideas o la paz es otra cosa

Joaquín Mª Aguirre (UCM)
Daily News Egypt incluye en su página digital un pequeño y sencillo vídeo titulado "Murdered ideas" en el que se recogen los nombres de tres prominentes autores asesinados por radicales. Lo hace con motivo del asesinato a tiros, en plena calle, del escritor jordano Nahed Hattar. Junto a este último crimen, el diario recoge el del egipcio Farad Foda, en 1992, y el del libanés Mahdi Amel, en 1987. Los tres eran críticos del islam político y los tres fueron asesinados.
Egyptian Streets recoge así el momento del crimen:

According to state news agency Petra, Nahed Hattar, a prominent 56-year-old writer, was shot three times in the head just outside the court.
Eyewitnesses cited by Petra say that the shooter, who was arrested at the scene, appeared to be in his 50s and was wearing traditional dress.
“He [the gunman] was standing at a short distance of about one meter (yard) in front of Nahed on the stairs of the Supreme Court,” said a witness in a statement to The Associated Press.
“Nahed was accompanied with two brothers and a friend when he was shot. The brothers and the friend chased the killer and caught him and handed him over to the police,” said Saad Hattar, the victim’s cousin, according to the Guardian.
After the killing, Saad Hattar blamed Jordan’s Prime Minister Hani al-Mulki.
“The prime minister was the first one who incited against Nahed when he ordered his arrest and put him on trial for sharing the cartoon, and that ignited the public against him and led to his killing,” said Saad Hattar.
Responding to the killing, the Jordanian government’s spokesperson said that the “heinous crime” would be punished strongly.*


Entre oleadas de muertes terribles en el mar, en ciudades sitiadas y bombardeadas, el asesinato de Nahed Hattar forma parte de un particular drama que se repite en el tiempo: la eliminación de los obstáculos por parte de los radicales islamistas. Es un acto más de intransigencia, pero de una forma selectiva de intransigencia que busca eliminar la oposición dentro de una cultura y mantenerla mediante el terror.
Las muertes de intelectuales, palabra que muchos desprecian en Occidente, es un terrible drama pues descabeza a aquellos que conocen desde dentro las debilidades del islam político, su intransigencia profunda, su fascismo social y su manipulación de la ignorancia.
Pese a lo que opinen Valls y demás de que son capaces de cambiar el mundo musulmán a golpe de opinión y decreto playero, lo cierto es que como todo proceso cultural, solo es posible hacerlo desde dentro. Nada hace más felices a los islamistas que las actitudes histéricas de gobernantes, que como ha mostrado este verano Manuel Valls con los pechos de la Mariane republicana, creen que unas cuantas multas van a solucionar los errores cometidos durante años.


Los islamistas disfrutan escuchando cómo se crean barreras que hacen más fácil su labor, que es la del aislamiento y la manipulación de la "islamofobia", palabra que les hace estremecerse de placer. Como un perro pastor, les dirigen el rebaño hacia el redil donde esperan tranquilos a que lleguen los ofendidos.
Cuando los islamistas asesinan selectivamente lo hacen con personas que saben pueden debilitar su control y prestigio. Asesinan a personas que los conocen bien y saben cómo manipulan y retuercen las ideas para seguir controlando a la gente.
Los únicos que pueden conseguir una mejora real son estas personas que pueden llegar mediante ideas y argumentos a dejar en evidencia la intransigencia profunda que se esconde tras piadosas barbas y tradicionales vestidos, tal como se describe al asesino. Son las cabezas capaces de liderar intelectualmente la resistencia al avance de esa minoría que acaba reclutando cada día más personas para luchas contra los que se le resisten dentro.


The Jordan Times reproduce la entrevista realizada al rey Abdullah de Jordania en el programa 60 minutes de la CBS norteamericana. En ella, el rey jordano señala que « that “misunderstanding” of Islam and the region among Western allies and communities has impeded progress in the anti-terror war and global cooperation.»** La lucha ha perdido eficacia ante la incomprensión cultural de los gobiernos, think tanks, etc. que han sido incapaces de comprender los procesos culturales.
Una parte esencial de esos procesos lo configuran los intelectuales: artistas, escritores, periodistas, etc. La presión brutal sobre ellos cuenta con el apoyo de los gobiernos que consiguen así creen mantener saciadas a las bestias del terrorismo y evitar que vayan a más.


La acusación del hermano del escritor jordano asesinado va contra el primer ministro jordano que es quien encendió la mecha al permitir que fuera acusado de "insultar al islam". The Washington Post señala, citando a Reuters que «Hattar has been arrested before, for insulting the monarch. He is also a strong supporter of Syrian President Bashar al-Assad».*** La complejidad de lo que ocurre allí es grande, las líneas se enmarañan con los entrecruzamientos de grupos, religiones, políticas y rivalidades. Hattar era de origen cristiano, ateo, izquierdista, crítico del poder y anti islamista. Eso le hacía tener pocos amigos en la zona. Y con ello te llegan las denuncias que, con tan pocos amigos, son siempre vistas con satisfacción, como una forma de mantenerte ocupado. Y finalmente, alguien te está esperando a la entrada o salida del juzgado con un arma en la mano.

Los sistemas de denuncias son los mismos practicados en Egipto, donde cualquiera puede ser llevado ante los tribunales por un denunciante piadoso que estime que se ha ofendido al islam. Egipto tiene encarceladas personas, como la escritora Fátima Naoot por compadecerse de los corderos sacrificados, compasión que es considerada como "insulto al islam". Es el argumento constante, en el que cabe todo.
En Jordania, los Hermanos Musulmanes se han "modernizado" después de ser reprimidos por el gobierno jordano durante tiempo. Jordania los acogió cuando Nasser los perseguía en Egipto. Hoy se han cambiado el nombre y han hecho promesas de ser buenos y modernos. En Egipto también lo hicieron y acabaron como acabaron.
La complejidad es grande. El rey Abdullah tiene razón en lo que señala sobre los efectos de la incomprensión occidental: alimenta el radicalismo. De la entrevista en la CBS, The Jordan Times recoge sus palabras:

Islamophobia is another striking example of misunderstanding the region’s culture in the West highlighted by King Abdullah in the CBS interview.
If pushed into the corner with Islamophobia, Muslims are going to feel isolated, victimised and marginalised, he said.  This is exactly what Daesh and Al Qaeda want, he warned.
He explained the difference between the sweeping majority of Muslims who reject violence and extremists who tend to label even Muslims as heretics.
“If you look at the spectrum and understand that 90 per cent of us are traditionalists and have an affinity for Christianity, Judaism, I mean we’re all the three monotheistic religions, us being the younger one, and that our faith decrees the understanding of Judaism and Christianity, then we understand where we all are. It’s that misperception with the takfiri jihadists, that’s where the fight is. And they represent probably 2 per cent of Sunni Islam. That’s where the problem is. And if we’re being pushed into the corner through Islamophobia, that’s where the danger is, where we as allies, are not understood.”**


Pero sería engañoso hacer recaer en la islamofobia el problema. La primera fobia existente es la que elimina de la sociedad a los que manifiestan diferencias de criterio o de cualquier otra índole. La islamofobia no surge de la nada, sino de la percepción de que ese 2% que señala el rey jordano tiene el poder suficiente como para que se note su peso dentro y fuera.
La muerte de Nahed Hattar es una doble mala noticia. La primera, obviamente, por su muerte; la segunda porque es un aviso, una amenaza para otros. Con su muerte se trata de mantener el silencio de la crítica. 
La queja de los familiares y amigos es que la denuncia por "insultar al islam" se basaba en la profunda incomprensión del mensaje que había compartido en su página de Facebook, una caricatura. Egyptian Streets señala:

Hattar, who was born a Christian but considered himself an atheist, was known for his controversial views in Jordan and had been charged after sharing a Facebook cartoon depicting a bearded man in heaven. The bearded man was shown smoking in bed with two women while asking God to bring him a wine and cashews.
Critics said that the cartoon mocked Islam, however Hattar said that the cartoon, entitled ‘The God of Daesh (ISIS)’, was meant to reveal ISIS’ hypocrisies and how it believes God and heaven to be.
Hattar was arrested but was released two weeks later on bail pending trial.*

Los que aceptaron la denuncia contra él tampoco lo entendieron o no quisieron entenderlo o lo usaron como una excusa para poder tenerlo un par de semanas encerrado a ver si se tranquilizaba un poco. Con ello, como se queja la familia, solo consiguieron ponerlo bajo el punto de mira del primer fanático que decidió esperarle en la entrada del juzgado.
Las reflexiones sobre la naturaleza común del judaísmo, cristianismo y el islam son ciertas. Pero la cuestión en el islam es qué se hace con los ateos como Hattar. La cuestión no son las raíces comunes de las religiones, sino el derecho de las personas a creer en ellas, a practicarlas o a vivir conforme a sus propias conciencias. Algunas religiones han conseguido no matar a quienes dejan de creer en ellas, incluso algunos rezan por sus almas inmortales. Decir que los creyentes quieren la paz se debe compensar con desear la paz igualmente a los no creyentes... a los que no creen en nada. Es ahí donde está la cuestión. Mientras no se acepte internamente la tolerancia y se siga enjuiciando y encarcelando a personas, como se sigue haciendo en países como Jordania, Marruecos, Egipto, etc., el conflicto se mantendrá. Es solo cuestión de grado el que alguien se tome la "justicia" por su mano, porque la intransigencia y el dogmatismo son los mismos.
La paz es otra cosa.



* "Jordanian Writer Shot Dead Outside Amman Court Ahead of Trial for Insulting Islam" Egyptian Streets 25/09/2016 http://egyptianstreets.com/2016/09/25/jordanian-writer-shot-dead-outside-amman-court-ahead-of-trial-for-insulting-islam/
** "Misunderstanding of region, Islam mars global anti-terror fight — King" The Jordan Times 26/09/2016 http://www.jordantimes.com/news/local/misunderstanding-region-islam-mars-global-anti-terror-fight-%E2%80%94-king

*** "Prominent Jordanian writer fatally shot after he shared cartoon said to offend Islam" The Washington Post 25/09/2016 https://www.washingtonpost.com/world/middle_east/prominent-jordanian-writer-fatally-shot-after-he-posted-cartoon-said-to-offend-islam/2016/09/25/68557a34-e3ce-46a9-a14b-b9ceec005288_story.html?tid=hybrid_collaborative_1_na



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.