domingo, 18 de septiembre de 2016

La doctrina de la región turbulenta y los Derechos Humanos

Joaquín Mª Aguirre (UCM)
La poca fe —de palabra y hechos— en los Derechos Humanos manifestada por el presidente egipcio, Abdel Fattah El-Sisi, en distintos momentos de su trayectoria al frente del país hacía prever que las organizaciones dedicadas a su defensa lo iban a pasar mal. Y así ha sido hasta el momento. En los últimos días la situación se está deteriorando y los jueces aceleran sus casos contra los responsables de las organizaciones de derechos humanos y se critica el borrador filtrado de la nueva ley de ONG.
Que un régimen que se considera a sí mismo como democrático sea internacionalmente considerado más represivo que la dictadura a la que sucede, no deja de ser una triste realidad que da cuenta del problema político y social que se plantea en Egipto. 
El-Sisi ha hecho buena la dictadura de Hosni Mubarak. Triste, pero constatable. La cuestión no es ya el número de cárceles, sino las causas y el estado de los que se encuentran en ellas, las detenciones sin juicio —retrasados una y otra vez—, desapariciones, detenciones a reformistas religiosos, a artistas y periodistas, aumento del sectarismo, etc., sino las persecuciones directas a las personas que encabezan las organizaciones para la defensa de los Derechos Humanos.


El régimen ha conseguido construir un discurso negativo de los Derechos Humanos, convirtiendo a sus defensores en conspiradores de potencias extranjeras. A las disoluciones constantes de las organizaciones de derechos desde el año pasado, le siguen este los ataques a las ONG y las detenciones de sus representantes. Mada Masr titulaba ayer "Egyptian human rights defenders vow to continue work after asset freeze"* después de que las organizaciones se hubieran visto de nuevo atacadas a través de la congelación de sus fondos.
Los ataques del gobierno contra las ONG de defensa de los Derechos Humanos es una muestra clara de la naturaleza represiva del régimen y de su peculiar hermenéutica de la realidad. La identificación del régimen y de sus formas de actuación con el Estado conlleva la idea de que denunciar la desaparición de una persona, su muerte en una cárcel, las detenciones arbitrarias, etc. son formas de conspirar contra el propio Estado y no una forma de defender los derechos de los ciudadanos, los que se encuentran recogidos en su propia constitución.

Lo que hoy se hace contra ellas es la reapertura de un caso abierto en 2011, el año de la revolución egipcia, el llamado "caso 173", en el que se les acusa de "financiación extranjera", que es la forma de expresar que son agentes dedicados a la destrucción de Egipto. La acusación resulta sorprendente en un país cuyo ejército está pagado por los Estados Unidos desde hace décadas (el país que más recibe después de Israel) o que está financiado por los saudíes para evitar su hundimiento económico, algo para lo que no hay bastantes fondos ya.
El 15 de septiembre, las ONGs envueltas tenían ya evidencias suficientes de que el proceso judicial se aceleraba. Una de las ONG, la Egyptian Initiative for Personal Rights, publicaba en su página un texto informativo titulado "Imminent Risk of Prosecution of HRDs accused of committing human rights work-Further background on Case No. 173 – the case against human rights NGOs"**, en el que se señalaba:

The evidence of these “crimes against national security” is in fact the work of the human rights organizations. In the case of one organization, the relevant security agency official submitted 107 screenshots of the organization’s work online and testified before the judge that the organization’s work aimed at “harming national security, spreading instability in Egypt, encouraging a state of chaos and a security breakdown, encouraging rifts within Egyptian society and the failure of the Egyptian regime.”
In the reasoning of the June 15 verdict approving the asset freeze request against Al-Andalus Institute for Tolerance and Anti-Violence Studies, the judge relied on the report by National Security officer 3aqid (colonel) Mahmoud Ali Mahmoud stating that he was convinced that a crime had taken place and therefore ordered a freeze. The crime in question as set out in the National Security officer’s testimony was the receipt of foreign funding with the purpose of spreading false information with the purpose of harming Egypt’s image, spreading chaos, weakening state institution, causing divisions within Egyptian society in exchange for funding received from abroad. The acts in question committed by the organization were described as “spreading false allegations about the existence of discrimination against Coptic Christians and Bahais with the purpose of harming national security and tarnishing the image of the country abroad, and publishing false statements about the existence of sectarian strife in Egypt.”**


No se considera un crimen la desaparición de una persona, pero sí denunciarlo. Es entonces cuando se empieza a considerar a quienes lo denuncian como conspiradores, esparcidores de falsedades e intentar derribar el régimen. El gobierno egipcio echa las responsabilidades de sus propias culpas sobre los que denuncian o incluso sobre quienes lo padecen. Parece como si morir en una cárcel fuese un acto premeditado con el fin de desprestigiar al régimen.
El colmo de este círculo vicioso se ha producido en agosto pasado por el viaje de diputados egipcios a Ginebra, incluyendo al presidente del Comité de Derechos Humanos del Parlamento. Ahram Online, diario estatal, informaba entonces:

The head of the Egyptian parliament's Human Rights Committee Mohamed Anwar El-Sadat and other nine MPs are likely to be investigated for attending a conference in Geneva on human rights without getting prior parliamentary approval, parliament's deputy speaker Soliman Wahdan disclosed in a statement to reporters on Wednesday.
Wahdan said that parliament's internal bureau has received two complaints from a number of parliamentarians accusing El-Sadat and the MPs who accompanied him of violating parliament's internal bylaws, asking that they be investigated by the ethics committee.
"The bureau's rules in this respect state that if an MP receives an invitation that requires him or her to travel abroad to participate in an event, he or she should inform the bureau of this invitation in advance," he said, adding that the trip should be approved by parliament's speaker.***


El presidente de la cámara, por el que pasan múltiples decisiones muchas de ellas muy polémicas, se ha convertido en una auténtico filtro de la vida parlamentaria egipcia, controlando las actividades de los diputados. Nada parece más natural que la visita del presidente de la Comisión de Derechos Humanos a reuniones internacionales sobre esta cuestión. Pero el temor constante a que los diputados, políticos o ciudadanos puedan manifestar sus quejas por la situación en Egipto hace que se consideren traidores a todos los que muestren descontento. Es más, al igual que se ha hecho con la revolución del 25 de enero de 2011, se les responsabiliza del hundimiento de la economía egipcia, especialmente del turismo, caído en picado. Se trata así de mostrarlos como culpables ante la gente, que prefiere estas explicaciones simples a reconocer la situación en la que viven.
La falsedad de esto es palmaria, pues nunca recibió Egipto tantas muestras de afecto y solidaridad como cuando sus ciudadanos salieron a decir ¡basta! al gobierno de 30 años de Hosni Mubarak. Fueron las acciones represivas de los gobiernos siguientes —incluidos el islamista— los que fueron sembrando la desconfianza y el rechazo de instituciones y países.


Quince días después de la visita de los diputados del parlamento egipcio a Ginebra, se producía la dimisión del presidente de la Comisión de Derechos Humanos. El propio diario estatal señalaba:

Mohamed Anwar El-Sadat, ‎chairman of the Egyptian parliament's human rights committee, resigned on Tuesday shortly after parliament speaker Ali Abdel-Al disclosed ‎that a closed-door meeting would be held to ‎discuss a complaint filed by an MP against parliament with "an ‎international organisation.""This complaint was filed ‎by a high-profile MP and it was written in English," ‎said Abdel-Al, adding that "this is a dangerous ‎development and that I will not let it pass easily."‎
Abdel-Al declined to disclose the identity of the MP in question, though he said that "this is not the first ‎time for this MP to file complaints against Egypt’s ‎parliament; he has done this several times before ‎to tarnish the image of his country." ‎
Abdel-Al insisted that "the name of the MP who ‎filed the complaint against parliament will be revealed in a closed-door plenary session."‎
Speculation is rife that it was El-Sadat who filed the complaint cited by Abdel-Aal.
El-Sadat has extensive connections with international ‎organisations like Human Rights Watch and with ‎foreign diplomats in Cairo, especially those affiliated ‎with the US and British embassies. ‎
In a statement to reporters, El-Sadat said he is resigning "because of lack of cooperation from ‎parliament's speaker, secretariat-general, and the ‎government in responding to requests ‎and memorandums submitted by the [human rights] committee ‎aimed at addressing complaints raised by citizens about ‎injustices done to them."
El-Sadat's statement added ‎that his resignation is also due to parliament's refusal to communicate with the outside world in ‎terms of implementing Egypt's international ‎commitments and defending its image abroad."‎
El-Sadat complained last month that Abdel-Al's loyalty ‎to the government and the regime of President ‎Abdel-Fattah El-Sisi came at the expense of ‎parliament exercising its supervisory powers, ‎especially in the area of human rights.
He triggered ‎the anger of Abdel-Al when he decided to attend an ‎international conference on human rights in Geneva ‎early this month without getting his approval.‎****


La noticia de Ahram Online —que recojo íntegra— muestra los conflictos y el papel de control del parlamento que juega Ali Abdel-Al, el presidente de la cámara. El parlamento egipcio no se ha caracterizado precisamente por el juego limpio y las denuncias de unos contra otros abundan. parecen más pendientes de lo que hace cada uno que de los problemas del país.
Toda la preocupación gubernamental no es por el país en sí sino por las repercusiones mediáticas de lo que hace. Es su imagen la que preocupa, no los hechos. Esto es una constante del régimen de El-Sisi que controla ya la casi totalidad de los medios egipcios y cuyos aliados empresariales le compran los que se resisten. 
La obsesión por la imagen es absoluta. A diferencia de otros regímenes autoritarios que no se han preocupado tanto por la imagen exterior y han controlado la interna a través de la propaganda mediática a su servicio —medios estatales y privados—, El-Sisi quiere mantener una imagen exterior que atraiga a los inversores, algo que no ha logrado en ningún momento, pese a la parafernalia organizada para las reuniones internacionales. 


Las crisis en diversos sectores se suceden y con ello las protestas. Estas se intentan acallar con más represión, por lo que vuelven a aumentar. Cuando alguien protesta, se le acusa de querer convertir su caso en "político", como al padre del estudiante muerto hace unos días. Debía aceptar la versión oficial: su hijo había muerto al lanzarse por la ventana de un burdel. No aceptarlo es ya tratar de desprestigiar al régimen.
El intento de acallar a las ONG dedicadas a los Derechos Humanos es muy grave y supone intentar hacer desaparecer a demás de a las personas a la voces que lo denuncian. La gravedad de la dimisión de Mohamed Anwar El-Sadat es grande ya que supone que no hay nadie en Egipto ya que crea en la defensa de los derechos humanos.
Con el comité descabezado y las ONG cerradas y amenazados las personas que defienden a las víctimas de los abusos, el régimen quiere el silencio total. Un nuevo error de estrategia, además de un nuevo incumplimiento de la democracia egipcia proclamada triunfalmente y que todo están de acuerdo en señalar que está superando en represión al régimen de Mubarak.


La respuesta es represión y la extensión del aparato militar a las instituciones que en principio deberían ser civiles. La respuesta es el control mediático y la presencia constante ante los tribunales de los discrepantes en cualquier terreno.
Cuando el presidente El-Sisi visitó Francia y se entrevistó con François Hollande tenía todavía la creencia que podía ir por el mundo diciendo que los derechos humanos son útiles donde no hay represión e inútiles donde la hay, que es de forma resumida su paradójica e ingenua doctrina. La ingenuidad, por supuesto, es pensar que los demás la pueden aceptar. Radio Francia Internacional lo recogía así en marzo de este año:

French President François Hollande said human rights are not a constraint in the fight against terrorism on a visit to Cairo Sunday. Egyptian leader Abdel Fattah al-Sisi insisted that "European criteria" should not apply to countries such as his.
"Human rights are not a constraint but also a way to fight against terrorism," said Hollande at a press conference with Sisi.
Before he arrived in Cairo rights group Amnesty International slammed France's "deafening silence" on allegations of repression and abuses in Egypt.
Campaigners have also criticised limits on liberties imposed in the state of emergency introduced after last November's Paris attacks.
"The region we live in, President Hollande, is very turbulent," Sisi replied, adding that "European criteria" of human rights should not be applied to a country struggling with "an evil force" that is spreading a "false impression" of what is happening there.
Italy recently recalled its ambassador to Egypt for consultations following the murder of Italian doctoral student Giulio Regeni, whose body was found covered in torture marks in February in Cairo more than a week after he disappeared.
Hollande said he raised Regeni's case and that of Eric Lang, a French teacher who was murdered in an Egyptian jail in 2013, during his meeting with Sisi.
He said he intends to provide a list of personal cases of rights violations.*****


El despropósito que implica esta doctrina es doble. En primer lugar es un disparate por sí misma, pero en segundo lugar excluye señalar que el concepto de enemigos se va ampliando cada día a todos aquellos que cuestionan la primera cuestión. La acusación de intento de desestabilizar el estado o tratar de hacer caer al régimen acaba encontrando cada vez más sujetos a los que señalar con el dedo e incluyen a los que dicen que dos islas regaladas no son saudíes, los que dudan de la veracidad histórica de algún hadiz, se duelen por los corderos sacrificados o son mordidos por un tiburón, casos todos ellos por los que puedes dar con los huesos en la cárcel.
El presidente —que no quería serlo pero que por comunicación onírica y responsabilidad histórica aceptó su responsabilidad para alegría de todos— no ha entendido que sus discursos están devaluados y no tienen vigencia ninguna fuera del marco en que es posible convencer a la gente por la fuerza. Más allá de las fronteras, sus discursos no son más que demagogia con la que no ha convencido a nadie todavía.


Es una pena que no se le explicara al presidente, en el mismo sueño, el valor de los derechos humanos y que es precisamente allí donde se violan donde deben ser defendidos. Se lo ha dicho Hollande, desgraciadamente la firmeza de lo dicho contrasta con el final de la noticia. Los lamentos de El-Sisi encuentran el resultado que buscaba:

Although the European parliament has passed a motion demanding a halt to all military cooperation with Cairo, Hollande was due to sign deals worth 1.1 billion euros in arms sales, including fighter jets, military communications systems and navy vessels, making France Cairo's largest weapons supplier.*****

La prensa local se encargará después de mostrar las fotos y de decir que Francia está encantada con El-Sisi y que apoya a Egipto en su lucha contra sus enemigos, que son los de la Humanidad, algo que nunca se le agradece. Ya se encargarán allí de poner los nombres de la creciente lista de enemigos. Las palabras se las lleva el viento pero el material militar se queda.
Disueltas muchas ONG, cortada su financiación, juzgados sus miembros —acusados de sembrar mala imagen del país, de querer derribar el régimen— sin voz crítica en el parlamento, el régimen cree que logrará —¡por fin!— que solo le escuchen los cantos laudatorios. 
Está muy equivocado. Simplemente está sembrando más conflictos, más discordia y más injusticia hacia el futuro, imposibilitando el desarrollo y la convivencia, y aislando a Egipto. La doctrina de la región turbulenta excluye quién ha producido y produce mucha de esa turbulencia han sembrado la represión y acallando las voces. Los Derechos Humanos se respetan o no. Según señala su presidente con toda naturalidad, en Egipto no se respeta la "visión occidental" de los derechos humanos, lo que implica que la visión egipcia supone la tortura, la desaparición, la censura, etc., armas con las que se dice defender la democracia. Con esta doctrina no es posible diferenciar una dictadura de una democracia, algo que es evidente en el caso egipcio.
Acallando las voces dentro, las quejas fuera serán dobles. Los ataques contra las organizaciones de derechos humanos, las campañas de descrédito, el encarcelamiento de sus dirigentes no resolverán uno solo de los problemas egipcios. Ninguno.



* "Egyptian human rights defenders vow to continue work after asset freeze" Mada Masr 17/09/2016 http://www.madamasr.com/news/egyptian-human-rights-defenders-vow-continue-work-after-asset-freeze
** "Imminent Risk of Prosecution of HRDs accused of committing human rights work-Further background on Case No. 173 – the case against human rights NGOs" EIFPR 15/09/2016
*** "MP Sadat to be investigated by house for attending Geneva rights conference without approval" Ahram Online 17/08/2016 http://english.ahram.org.eg/NewsContent/1/64/239064/Egypt/Politics-/MP-Sadat-to-be-investigated-for-attending-Geneva-c.aspx
**** "Egypt MP Sadat resigns as head of ‎parliament's human rights committee" Ahram Online 30/08/2016 http://english.ahram.org.eg/NewsContent/1/64/242027/Egypt/Politics-/Egypt-MP-Sadat-resigns-as-head-of-%E2%80%8Eparliaments-hum.aspx
***** "Human rights help anti-terror fight, Hollande tells Sisi on Egypt visit" RFI-english 18/04/2016 http://en.rfi.fr/middle-east/20160418-human-rights-help-hollande-says-fight-hollande-tells-sisi-egypt-visit



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.