jueves, 18 de agosto de 2016

Traidores y devotos o la madre de todos los males

Joaquín Mª Aguirre (UCM)
Conforme la vida egipcia se complica más por el lado de la economía, "la madre de todos los males", la situación se vuelve más tensa en calles e instituciones. Los medios dan información sobre la caída de la popularidad del presidente en las encuestas. No pasa nada. Aunque François Hollande pueda gobernar Francia por debajo del 30%, los regímenes autoritarios necesitan vivir por encima del 90% para tratar de acallar las críticas. La última vez que las encuestas bajaron al 82% casi se produce un infarto y los encuestadores tuvieron que situar rápidamente en el 91% la popularidad del presidente.
Egypt Independent trae los resultados de las encuestas de primeros de agosto con nueva esa caída. Los motivos por los que se producen las percepciones de cómo van las cosas son los siguientes:

Among the key reasons given for approving of the president were the massive Suez Canal project, his efforts to improve the security situation and infrastructure projects, such as building bridges and roads.
Around 32 percent identified the Suez Canal project as a reason for approval; 16 percent believed that the security has been improved; 11 percent said that they are satisfied due to improvements in roads and bridges; while 21 percent of the respondents were unable to cite a reason for their approval.
Meanwhile, those respondents registering as dissatisfied gave numerous reasons, with 53 percent disappointed with high prices, while 20 percent are dissatisfied with youth unemployment. Moreover, 8 percent of respondents referred to the drop in the Egyptian pound relative to the US, while another 8 percent said they had been no overall improvement in the country.*


Si se piensa un poco en estos resultados lo que se percibe es que el apoyo es muy peculiar: la mayoría se basan en el Canal de Suez, el mayor acto propagandístico realizado hasta el momento por el régimen. Conocedores de que a los egipcios les motiva lo monumental, las obras públicas grandes son reflejo del empeño grande. El tramo de ampliación del Canal es lo más grande realizado por el régimen (es decir, el presidente en términos psicológicos, que para eso lo inauguró de uniforme) hasta el momento, seguido por la maqueta de la futura capital. Lo del "puente" puede que se deba a la promesa saudí de construir un puente entre ambos países como "pago" por la entrega de las islas de Tiran y Sanafir en el Mar Rojo, pero no sé cómo está la situación y si al rey Salman se le han quitado las ganas. Hay un 21%, nos dicen, que no sabe muy bien porqué pero está de acuerdo con el presidente.
Como contraste, las cuestiones por las que la gente manifiesta desaprobación son terriblemente reales: es 53% de los que manifiestan no estar de acuerdo señalan los altos precios y el 20% el desempleo juvenil. Ambos hechos son palpables, es decir, padecidos por cualquiera. Y aquí está el problema: aunque te guste el Canal y sueñes con un puente muy bonito, no estás a salvo de los altos precios y del desempleo, la pérdida de valor del dinero, etc. Eso lo padecen todos.


Las caídas de popularidad del presidente ponen nervioso al régimen porque saben que el apoyo se hace sobre ilusiones mientras que la desaprobación se basa en hechos tangibles, es decir, como se pierda la confianza o la ilusión, la caída puede ser en picado. Por eso se hace necesario crear un entorno de miedo, de enemigos exteriores que mantengan la confianza en que el presidente, un militar, defenderá a Egipto de sus agresores. El experto en guerra psicológica, recordemos, es el presidente El-Sisi, antiguo jefe de la Inteligencia Militar.
Pero la Economía, la madre de todos los males, es muy complicada de mantener firme a golpe de corneta. El desastre económico que el presidente no ha tenido más remedio que anunciar a los egipcios pasará factura. El presidente lo ha convertido en una alegato patriótico y sentimental, como ya lo hizo para sacar dinero a los egipcios mediante bonos. Más de uno habrá ido presumiendo de patriota enseñando los resguardos de sus bonos. No preguntes que puede hacer Egipto por ti, sino qué puedes tú hacer por Egipto.


Si todos donan unos céntimos diariamente, como les dijo, el Estado se salva. ¿El Estado o los corruptos que lo siguen vaciando, como el caso del trigo que escandaliza a Egipto? La caricatura de la gran Doaa Eladl, que incluimos aquí al inicio, representa muy bien la forma en que se siente muchos egipcios, especialmente, los más desfavorecidos. Sin fiscalidad real o justa, pedir más sacrificios al de abajo es ir al caos.
A la hora de explicar la crisis ha tenido un feo detalle, pero todo sea por mantener las encuestas donde deben y la confianza en su presidente. El día 14, Egypt Independent daba una noticia apenas trascendente pero con un gran valor político y psicológico. Nada dicen más de nosotros que nuestras excusas y El-Sisi tiene que mantener su imagen de líder triunfador para mantener la confianza. El titular era este: "Former PM Qandil was not transparent about the economic crisis: Sisi". La información que se recogía mostraba algunos aspectos interesantes:

In a speech marking the opening of a factory in Alexandria on Saturday, President Abdel Fattah al-Sisi said that former Prime Minister Hesham Qandil had ignored his recommendation for complete transparency with the public concerning Egypt's economic difficulties, whilst the two were serving in Morsi's government.
During Saturday's speech, in which Sisi spoke firmly about imminent austerity measures to tackle Egypt's struggling economy, the president said that Qandil had failed to clarify the extent of the crisis for fear of a backlash whilst in office, despite the advice of Sisi who was serving as defense minister at the time.
Sisi's remarks of Saturday sparked criticism of Qandil within the Irrigation Ministry and its affiliated National Water Research Center (NWRC), where the former PM works currently, as well as speculation over his future career with NWRC.
Official sources from the ministry said on Saturday that Qandil was a sympathizer with the ousted Muslim Brotherhood, but defending him against accusations of having compromised his professional integrity.**


Está bien que se recuerde —y que sea el propio El-Sisi quien lo haga— que él formaba parte del gobierno de Mohamed Moris como ministro de defensa. Echar la culpa de la situación económica actual a la falta de transparencia sobre la crisis económica egipcia después de llevar dos años en el poder no deja de ser una tremenda ironía y una cierta falta de pudor. La crisis de la que pudo o no informar Qandil venía de largo. El-Sisi podía haber informado de ella la primera semana en el poder, pero no lo hizo. Ahora lo hace ante las presiones internacionales de todo tipo y el recorte de los préstamos a los que todo el mundo pone condiciones en forma de sacrificios y recortes.
La única sabiduría económica que los regímenes egipcios han tenido ha sido las subvenciones en todos aquellos sectores por los que la gente podría levantarse cargada de ira y dirigirse hacia el palacio presidencial, como hicieron con Mubarak, es decir, cuando la propaganda ya no puede tapar la cruda realidad, las enormes diferencias sociales que hacen que unos vivan del régimen y otros sobrevivan con los que pueden.


El-Sisi les ha tenido que decir que los subsidios existentes de todo tipo —los precios políticos de los servicios, la energía, el pan, etc.— son solo la tapadera del desastre. Cuando les ha dicho el precio real del billete de metro o de la energía, los egipcios se llevan las manos a la cabeza. Antes se hacía para que vieran lo "bueno" que era el gobierno, que les mantenía los precios tan bajos, pero ahora lo dicen porque las medidas que van a tener que tomar, tras décadas de inoperancia absoluta y corrupción, van a ser terribles para un pueblo al límite. Y cuando los egipcios están al límite...


En esos precios reales está incluida la falta de competitividad, la obsolescencia, la desidia, la corrupción que el régimen de Mubarak —ese padre bondadoso— había acumulado. Los millones de personas metidos en la administración para colocar gente se convierten ahora en una losa confesada, porque "losa" lo ha sido siempre.
El régimen ha logrado que la "oposición" se vuelva contra el Fondo Monetario Internacional pensando que así se salva uno del desastre. Pero uno llama al FMI cuando ya ha ocurrido el desastre y la economía está comatosa. Las recetas del Fondo, por mucho que se debata, son las que son porque no se ha funcionado como debía.


Aquí no hay debate sobre si es mejor "crecimiento" que "austeridad" porque no hay dinero para crecer y la austeridad es un polvorín que se tiene que llevar por delante los cimientos corruptos que han sustentado el sistema durante décadas. Con las inevitables medidas que el gobierno tendrá que tomar será difícil que esas cifras de popularidad se mantengan. Eso quiere decir, en términos de futuro, que será necesario aumentar la sensación de peligro que justifique la permanencia en el poder y las medidas que se tomen.
Significará que el gobierno tendrá que esmerarse en la represión de los opositores y voces críticas que se atrevan a exponer la situación real. Es decir, el régimen se acabará volviendo más autoritario e intransigente para justificar su permanencia. 
Un ejemplo de ello lo tenemos ya en la cuestión planteada ayer ante el parlamento para la sanción de los diputados que han ido a Ginebra a unas sesiones sobre derechos humanos. Según informaba Ahram Online, Mohamed Anwar El-Sadat y otros nueve diputados han ido a una conferencia en Ginebra sobre Derechos Humanos. Esto ha traído las iras y denuncias de sus colegas en el parlamento. Lo interesante son los argumentos que se han esgrimido para la denuncia:

On Tuesday, Makhaleef, an independent MP representing the east Cairo district of Matariya, launched a scathing attack against El-Sadat, accusing him of "treason" for attending the conference, which was organised by the Geneva Centre for Human Rights Advancement and Global Dialogue.
Makhaleef insisted that the Geneva Centre receives much of its funding from the Gulf state of Qatar to support the outlawed group of Muslim Brotherhood.
He also accused El-Sadat of exploiting his position as head of parliament's Human Rights Committee to serve the agenda of the US embassy in Cairo and other international human rights forums that are hostile to the regime of President Abdel-Fattah El-Sisi and that aim to spread chaos in the Arab world.
The MP claimed that the US embassy contacted him over a month ago in a bid to encourage him to support El-Sadat's "radical pro-US agenda" on human rights.
Makhaleef argued that what he described as "this agenda" exploits false slogans like Arab dictatorships to spread chaos and disrupt the national security of Arab countries.
His remarks about the US embassy in Cairo stirred major controversy inside the Human Rights Committee, with some members, including deputy chairwoman Margaret Azer, dismissing claims that the US embassy is meddling in the internal affairs of the committee.
However, committee member MP Ilhami Agina agreed with Makhaleef that the US has an agenda aimed at disrupting Egypt's unity under the guise of defending human rights.
Agina said that "if what Makhaleef said about the US embassy in Cairo is true, it should be considered a dangerous precedent."
"[The US] ignited conflicts and civil wars in Libya, Iraq and Syria, and is trying its best to extend this agenda to Egypt," said Agina, adding that "the US should respect human rights on its land first before it gives lectures to other peoples on this issue."
El-Sadat dismissed these charges of "treason," insisting that he was in Geneva to defend Egypt's human rights record in coordination with the foreign ministry.***


La "alegría" con la que los diputados egipcios manejan las "teorías de la conspiración" y realizan acusaciones de tal gravedad solo es explicable en términos de consumo interno, de descalificación de las personas y de calentamiento de la opinión pública, que recibe nuevos nombres de "traidores" a Egipto y de los riesgos —este es un tema recurrente del discurso oficial "paralelo" a través de los medios o de políticos, como es el caso— de una guerra civil buscada por los Estados Unidos y Occidente para la destrucción de Oriente Medio. El discurso viene a decir, muy resumido, que solo gracias a un hombre providencial como el militar El-Sisi Egipto se ha salvado del acabar como Siria y Libia. Ambos países representan el "futuro" que le espera a Egipto sin un hombre fuerte, predestinado, que les salvará de los desastres y los guiará.

Este argumento —recordarán— es el que produjo el escándalo (uno de ellos) con la periodista Reham Saeed, la impresentable "presentadora patriótica" (ver entrada), que se dedicaba a mostrar a los refugiados sirios a sus espectadores peleándose por la comida que repartía y les venía a decir "¡dad gracias por no acabar así! ¡Menos mal que tenemos al presidente!".
Conforme los problemas se multipliquen habrá que buscar enemigos y cabezas de turco, como el presidente ha hecho con su jefe de gabinete, Qandil, acusándolo de no haber sido sincero con el pueblo sobre la crisis. Esa crisis, como los Derechos humanos, será siempre una maniobra de Qatar, USA o Disneyworld, según sea conveniente y servirá para ir redirigiendo la frustración y la ira hacia las personas que se quiera descalificar.


Ya ha empezado a ocurrir con los posibles candidatos a la presidencia, el nasserista Hamdeen Sabahi y el islamista moderado, distaciado de los Hermanos, Abdel-Moneim Abul-Fotouh. Ahram Online nos cuenta esta historia:

Egypt's prosecutor-general has ordered an investigation into a police report that accuses politicians Abdel-Moneim Abul-Fotouh and Hamdeen Sabahi of spying for Lebanon's Hezbollah and Iran's Revolutionary Guards, according to a prosecution statement on Monday.
The police complaint was filed by Ashraf Farahat, a lawyer and an international arbitration advisor, in his capacity as a citizen.
Farahat claims both Abul-Fotouh and Sabahi attended a conference in Lebanon called "The general Arab conference to support resistance and denounce it being labeled as terrorist."
The conference was held in mid-July in Beirut to celebrate the tenth anniversary of Hezbollah's victory against Israel in 2006.
It also aimed to denounce the Arab League's decision in March to declare Hezbollah a terrorist group.
During the conference opening, Abul-Fotouh, an Islamist who ran in Egypt's 2012 presidential elections, declared his support for any resistance against the "Zionist enemy."
"The official Arab regime can say what they may, but Hezbollah and its armed wing, the Islamic Resistance in Lebanon, is not a terrorist organisation but a popular resistance movement that fought for its country and regained its land," he added.
Sabahi, a leftist who ran for president in 2012 and was the only candidate to contest the 2014 elections besides Abdel-Fattah El-Sisi, also spoke in support of the group, saying: "We will continue to give our support and loyalty to those who hold the resistance flag and point their guns in the right direction, against the Zionist enemy."
The complaint alleged that the two politicians shouldn't have attended a conference that supports Hezbollah while an Egyptain court verdict has said the group "committed crimes against Egyptian national security."****


Otro personaje patriótico, decidido a que nadie se salve del dedo acusador. La facilidad de poner denuncias y de que prosperen según los intereses del poder son ya algo habitual en Egipto. Esta es una más, pero con un objetivo claro.
Si a los que fueron a Ginebra los llamaban "traidores" porque participan en reuniones financiadas por Qatar con la "agenda norteamericana" para destruir Egipto, a estos los llaman traidores por pasarse al otro otro lado, con los proiraníes Hizbollah. Si el presidente decía que las relaciones con Israel están mejor que nunca, Sabahi se va al Líbano a hacer profesión de fe antisionista, que es lo que hace ganar votos y aprovechar la corriente anti israelí. Como eso no se puede consentir, se les acusa también de "traidores" y de connivencia con el terrorismo y ¡arreglado! Con eso es suficiente para que ese egipcio que se cree lo que le dicen los gobiernos, uno tras otro, sienta el miedo necesario para seguir amando el orden y a quien lo mantiene. Su hay dudas, ya crecerá el caos.


Cuando empiecen a tomarse medidas económicas impopulares —y todas tendrán que serlo porque la situación es insostenible— aumentará el número de conspiraciones, de traidores y devotos.
No hace muchos días, Egypt Independent daba la noticia del lanzamiento de una campaña a cargo de un tal Yasser Al-Turkey, de cuarenta años, y un grupo de jóvenes  para recoger firmas de apoyo a la presentación del presidente El-Sisi en las próximas presidenciales. Cuatro años, dice, no son suficientes para tan ingente tarea. Oficialmente se dice no tener nada que ver con esta iniciativa. Lo más sorprendente (quizá no tanto) era el cierre de la noticia:

Meanwhile, some social media users have been puzzled by Al-Turkey's motives in pursuing his project, pointing to his previous efforts apparently in support of former president Mohamed Morsi. They shared a news story from 2013 according to which Al-Turkey called for a constitutional referendum to keep Morsi in power, while postponing parliamentary elections, with a view to keeping the country from chaos.*****


Yasser Al-Turkey es uno de esos personajes que en una comedia nos parecen excesivos, pero que la realidad nos regala para debilitar nuestra incredulidad. Como a muchos otros, parece que le da igual quien esté en el poder. Quiere que el que llegue —el que sea— se quede y, a ser posible, que sepa que él ha contribuido a ello. Esto de estar cambiando de presidente es una lata.
¡Egipto, siempre genio y figura! 
La batalla por la economía necesita de algo más que palabras o discursos y se compone de cientos de pequeñas y medianas batallas que no se han librado hasta el momento porque quienes estaban en el poder y sus aledaños se beneficiaban de esas derrotas. Desde el principio se planteó que no era posible hacer funcionar una economía si no se resolvía loa corrupción y la violencia. Ahora se pagan las consecuencias.
El dibujo de Doaa Eladel lo dice todo.


* "Sisi's approval rating drops to 9 percentage points in two months since June" Egypt Independent 15/08/2016 http://www.egyptindependent.com//news/sisi-s-approval-rating-drops-9-percentage-points-two-months-june
** "Former PM Qandil was not transparent about the economic crisis: Sisi" Egypt Independent 14/08/2016 http://www.egyptindependent.com//news/former-pm-qandil-was-not-transparent-about-economic-crisis-sisi
*** "MP Sadat to be investigated by house for attending Geneva rights conference without approval" Ahram Online 17/08/2016 http://english.ahram.org.eg/NewsContent/1/64/239064/Egypt/Politics-/MP-Sadat-to-be-investigated-by-house-for-attending.aspx
**** "Egypt's prosecution to investigate spying claims against politicians Sabahi, Abul-Fotouh" Ahram Online 15/08/2016 http://english.ahram.org.eg/NewsContent/1/64/238875/Egypt/Politics-/Egypts-prosecution-to-investigate-spying-claims-ag.aspx

***** "Pro-Sisi campaigners raise petition to extend president's term in office" Egypt Independent 10/08/2016 http://www.egyptindependent.com/news/pro-sisi-campaigners-raise-petition-extend-president-s-term-office







No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.