lunes, 22 de agosto de 2016

Medios, ministerios, medallas

Joaquín Mª Aguirre (UCM)
Los editores de la prensa estatal egipcia, a petición propia, han solicitado una reunión con el presidente. La escueta noticia nos la trae Daily News Egypt ("Al-Sisi meets with state-run newspaper editors-in-chief") y nos informa de la reunión de Al-Sisi con los tres editores de los diarios estatales: Al-Ahram, Al-Gomhuria y Akhbar Al-Youm.
El diario señala describe el encuentro sin entrar en demasiados detalles:

Before the meeting, the editors discussed with the president their newspapers’ internal issues and current administrative and economic conditions.
During the meeting, the president discussed with the three editors various internal and external issues, and recent developments of issues that concern the Egyptian public.
Both editors-in-chief of Akhbar Al-Youm newspaper Yasser Rezk and Mohamed Abdel Hady Allam had previously requested a meeting with the president to discuss their newspaper and get insights on certain topics.*


La distinción entre el "antes" y el "durante" del encuentro no nos queda demasiado clara más que por la aparente distinción de los temas. Resultan curioso que "antes" se discutan asuntos internos, administrativos y económicos y que "durante" se dé la impresión que se tocan temas de cuestiones editoriales, es decir, sobre la forma de abordar los temas. El presidente —ya sabemos— siempre está preocupado porque los egipcios no estén bien informados, de todo aquello que es importante y con la forma correcta de enfocarlo. Por eso estos encuentros que ya ha realizado en otras ocasiones, especialmente cuando hay tormentas en el horizonte.
En estos momentos en que la prensa egipcia se está haciendo eco del río de informaciones exteriores sobre la situación de la economía, aparecen artículos intentado desprestigiar a los medios extranjeros que han mostrado los datos y valoraciones. Aunque los datos están en todos los medios egipcios, se trata de centrar la atención en un futuro de mejor color, aunque no se explica cómo se llegará a él más que de forma nebulosa y como puro acto de fe.
En estos días, el parlamento egipcio está pidiendo la demisión de dos ministros por los escándalos que ha habido. Ahram Online nos dice:

As the end of the first session of Egypt's House of Representatives approaches, many MPs are wondering if their written motions (or interpellations) questioning the performance of the government of Prime Minister Sherif Ismail will be discussed or not.
Two cabinet ministers affiliated with Ismail's government – Minister of Supply Khaled Hanafi and Minister of Education Al-Hilali Al-Sherbini – face motions accusing them of corruption.
MPs seek in particular to direct their guns at Minister of Supply Hanafi. They say their motions, backed by documentation, aim to expose the depth of corruption and graft at the Ministry of Supply.
They also say they want to use a report by a parliamentary fact-finding committee on corruption in wheat supplies to support their argument against Minister Hanafi, and to force his resignation.
MP Magdi Malak, head of the fact-finding committee, told reporters Saturday that the report will be submitted to parliament Speaker Ali Abdel-Aal Sunday.
Malak, who has refused to disclose the contents of the report, had previously said that a lack of control over wheat supplies led to large quantities of grain finding their way into the black market without adequate oversight from the Ministry of Supply, with many of ministry officials illegally profiting.
MPs — primarily independent — and journalist Mostafa Bakri, also accuse Hanafi of misusing public funds. Bakri alleges that Hanafi cost the Ministry of Supply EGP 7 million for an expensive suite in a Nile-front five star hotel (the Semiramis Intercontinental) during the period between February 2014 and August 2016.
In a quick response, the ministry said in an official statement Saturday that Minister Hanafi did not cost the ministry any money and that the bill of his stay in the Semiramis Hotel was footed by him with private money.
Bakri said, "The corruption exposed by the fact-finding committee and Hanafi's shady practices should put the government before two choices: either Hanafi chooses to resign from office by his own free will, or parliament withdraws confidence from him."**


Con el país temiendo la llegada de las inminentes medidas de recortes de subsidios y teniendo por delante un camino más que duro, el parlamento se ha ido calentando porque sabe que dejar pasar o intentar disculpar los escándalos políticos será contraproducente. El escándalo de la corrupción del trigo, con desfases millonarios entre lo que hay y lo que se supone que debería haber, amenaza con llevarse por delante a  un ministerio. Todos saben que si hay un tema recurrente en los movimientos de protesta en Egipto es el pan. Es por el pan por lo que esa población se convierte en masa y sale a la calle. El fraude ha llegado a un punto clave que todos entienden muy bien sin necesidad de explicación. El informe que se espera deberá ser muy claro y apuntar a quienes sean los responsable si es que eso es posible y no se pierden los datos como se pierde el trigo, por el camino.
La gota que ha desbordado el vaso ha sido la noticia de que el ministro responsable ha estado viviendo durante dos años en una suite de lujo en un hotel de cinco estrellas. Deberá quedar muy claro que se la ha pagado de su bolsillo y no como dicen los acusadores, con cargo al ministerio. Con los 600 dólares diarios que dicen que es el coste de la suite pueden vivir muchas personas mucho tiempo. No está el país para aceptar este tipo de dispendios.

Lo del otro ministerio, el de Educación, del que se pide la cabeza del responsable se debe a su incapacidad para contener las filtraciones de los exámenes en las redes sociales, lo que no deja de ser ridículo. Es un escándalo que tapa otro de proporciones mayores pero en el que no se entra y denunciado hasta por los propios alumnos cuando se les deja: el fracaso del sistema educativo.
Entre las recomendaciones que instituciones sociales y económicas de todo el mundo están haciendo a Egipto (que nunca necesita consejos) es la inversión en educación y la reconversión del sistema en uno que permita realmente la formación para afrontar la transformación económica del país. El sistema educativo no funciona, algo que no es nuevo y que es denuncia constante desde hace muchos años.
Cuando el sistema falla, necesita cabezas que cortar. El gobierno egipcio ha ido prescindiendo de una cantidad de ministros muy por encima de lo que suele ser habitual en cualquier gobierno. Los queman las circunstancias o se queman ellos mismos. Los hay que han salido directamente a la cárcel, como aquel de agricultura o el blasfemo de Justicia; por ser incapaces de resolver los problemas de su ministerios o por crear otros nuevos donde no los había.
Los dos ministros en cuestión serán sacrificados, con toda probabilidad. De esta forma, se tiende a dar una impresión de eficacia donde no la hay. Es difícil hacerse con unos ministerios que no se han liberado ni de la ineficacia ni de la corrupción. Y sobre todo: no existe un plan real de nada para sacar adelante al país.


Los informes de los economistas e instituciones, hasta las redes sociales, dan recetas de cajón sobre lo que es necesario hacer en Egipto (lo que no se ha hecho en décadas) para intentar frenar la caída. La maquinaria faraónica e inoperante es la heredada y nadie se ha atrevido a desmontar lo que allí se había acumulado durante años y años.
La "extraña" economía egipcia, controlada en gran parte por los negocios militares, pese a no ser competitiva, es el soporte del régimen junto con la burocracia. Lo demás es un gran lío en el que tratan de sobrevivir, muchas veces con marcos jurídicos poco transparentes (otra queja de los inversores internacionales) o situaciones oscurantistas, como ha ocurrido con el trigo.
Los medios dan promesas y promesas, fotos del futuro, visitas de delegaciones de todo el mundo, que pasan unos días en El Cairo y de las que poco se sabe después. Los titulares los reciben como a Mr. Marshall y, con las mismas, se van a sus países. Todavía estamos esperando a ver quiénes son los elegidos para ir a estudiar a Japón y transformar lo que quede del país a su vuelta. Pero las promesas no se comen ni las fotos se cocinan.
Tras el encuentro del presidente con los directores de diarios oficiales, uno de ellos — Akhbar Al-Youm— daba una foto de su editor jefe y una lista de buenas noticias para abastecer la primera página. Hay de todo: la cuestión del agua del Nilo, apoyo a las iniciativas de paz norteamericanas en Palestina, la comprensión de los saudíes por el lío de las islas Tiran y Sanafir y el buen estado de las relaciones entre ambos países, el regreso de turistas británicos y rusos es inminente, quiere que se esclarezca el caso del asesinato de Giulio Regeni, el estado de las relaciones con Turquía y su próxima visita a Pekín.


Pero hay un tema destacado entre todo este listado de buenos deseos: la cuestión de un posible encuentro, auspiciado por Vladimir Putin entre Netanyahu y Abu Mazen, con El-Sisi como invitador. Es decir: una especie de "Camp David" a la rusa y con Putin en el papel de Jimmy Carter. Si esta foro se produce y tiene continuidad más allá de meter el dedo en el ojo a Washington, se habrá consumado una fase importante en la estrategia de Putin, que habrá logrado convertirse en el apadrinador de la paz o de algo que se le parezca. Tiempo habrá de ver qué ocurre, pero el hecho de que sea el presidente egipcio que lo diga en una entrevista ya es una baza propagandística importante.


Para que no se diga que no hay autocrítica, el presidente —según el mismo Akhbar Al-Youm— ha responsabilizado a los medios egipcios del desencuentro con Italia por el caso de Giulio Regeni. La capacidad de echar la culpa al mensajero es infinita: quizá fueron los periódicos los que dijeron tras autopsia había sido un accidente de coche (pese a la señas de tortura), quizá fueron los periódicos los que encontraron intactos los documentos de Regeni, quizá fueron los periódicos los que dijeron que aquellos cuatro delincuentes acribillados por la Policía eran una banda (desconocida por todos) dedicada a secuestrar y torturar extranjeros sin pedir rescate, etc. Quizá, sí, fueron ellos lo que lo contaron. Pero los hechos estaban y siguen estando ahí. Echar la culpa a los medios por informar y por no creerse las versiones oficiales es una forma de enfocar las comunicaciones cuanto menos peculiar.


Cada vez que el presidente habla a los medios, todo el mundo se queda más tranquilo. No hay como ir a la fuente. Todo se ve más claro. Y si no peor para ellos.

Para que se vea que el gobierno hace esa autocrítica tan necesaria, Akhbar Al-Youm recoge las declaraciones del Ministro de Deportes: los egipcios —dice— no están satisfechos por el número de medallas conseguidas, algo que se puede uno permitir desde la comodidad del despacho. No sé si es lo más adecuado que los ministros hablen mucho de defraudar las expectativas del pueblo egipcio. Deberían ser más prudentes. Invirtiendo en deporte lo que se ha gastado el ministro en suites de lujo durante dos años seguro que se había conseguido algo más.
Por nuestra parte, felicitamos a los tres medallistas, dos mujeres y un hombre, conseguidas dos en halterofilia y la otra en taekwondo. La prensa mundial ha resaltado especialmente que Sara Ahmed haya sido la primera mujer árabe en conseguir una medalla en halterofilia. Tiene mucho mérito conseguirlo con 18 años: "I hope it will encourage other girls to take up the sport. A new weightlifting generation can be born, a new beginning", ha dicho.*** Pocos deportes definen tanto el sacrificio solitario, el sufrimiento tragado día a día, como la halterofilia. Egipto tiene un espejo en ella ante lo que llegará y el esfuerzo necesario. 
Imitarla es mejor que usarla como propaganda.



* "Al-Sisi meets with state-run newspaper editors-in-chief" Daily News Egypt 21/08/2016 http://www.dailynewsegypt.com/2016/08/21/al-sisi-meets-state-run-newspaper-editors-chief/
** "Egypt MPs seek to withdraw confidence from minister of supply" Ahram Online 20/08/2016 http://english.ahram.org.eg/NewsContent/1/64/239293/Egypt/Politics-/Egypt-MPs-seek-to-withdraw-confidence-from-ministe.aspx

*** "Rio 2016: Egypt's Sara Ahmed becomes first Arab woman to win Olympic weightlifting medal" The Guardian 12/08/2016 http://www.independent.co.uk/sport/olympics/rio-2016-egypts-sara-ahmed-becomes-first-arab-woman-to-win-olympic-weightlifting-medal-a7186406.html


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.