lunes, 29 de agosto de 2016

La conformidad social

Joaquín Mª Aguirre (UCM)
Uno de los capítulos del programa "Brain Games" nos muestra el siguiente experimento sobre el comportamiento: una joven llega a una sala de espera de una clínica oftalmológica. Se sienta y suena un timbre. Todos los que esperan en la sala se van levantando y se vuelven a sentar ante la sorpresa de la joven. Trascurridos unos pocos pitidos, se incorpora al grupo y se levanta con ellos. No sabe que todos sus compañeros de sala están confabulados ni con que ella se está realizando un  experimento sobre "conformidad social". Todos van entrando y ella queda finalmente sola. El pitido suena y ella, libre de la mirada de los demás, se levanta de nuevo. Pronto entra otra persona. Ella continúa ante la mirada asombrada de su nuevo compañero que finalmente le pregunta qué está haciendo. La contestación de ella es que todos los hacía. Tras varios pitidos su nuevo compañero se incorpora al rito y ambos se levantan con cada nuevo pitido.


Nos explican que es mayor nuestro temor a ser excluidos del grupo que a realizar un acto cuyo sentido y finalidad desconocemos.  La idea se repite con varios experimentos que nos muestran el poder de la conformidad social: cambiamos para adaptarnos al grupo, para no oponernos y ser dejados fuera.
Ayer se aprobó en el consejo de ministro de Egipto el borrador para el endurecimiento de las penas contra la mutilación genital femenina. Nos dice Ahram Online:

Egypt’s cabinet approved on Sunday a draft bill designating the practice of female genital mutilation (FGM) a felony, raising prison terms for those convicted of performing the procedure, health minister Ahmed Emad announced.
Emad said that the new bill amends the law criminalising FGM, currently a misdemeanour, by stiffening penalties to between five and seven years in prison instead of the current three months to two years for practitioners who perform the procedure.
Those who "escort" victims to the procedure can also face jail sentences ranging from one to three years.
The bill, which has been sent to parliament for ratification, also carries a stiffened penalty of up to 15 years imprisonment if the practice leads to death or a "permanent deformity."
Although FGM by its very nature leads to deformity, Egyptian law does not consider the act in itself as leading to "permanent deformity."
The health minister said that the current FGM rate in Egypt is 91 percent, despite the law passed in 2008 criminalising the practice.
He added that the entrenched tradition can only be combated through laws criminalising the practice, especially since the procedure is often performed by people who are not licensed medical practitioners.
There is a widespread belief in Egypt that women who do not undergo FGM are unable to control their sexual urges.*


Yo empezaría por preguntar a los ministros, al presidente mismo, si sus esposas e hijas lo están. Parece razonable pensar que si el 91% de las mujeres egipcias lo están, los ministros, por ejemplo, no hayan escapado a esa práctica en sus familias. ¿Quiénes son ese 9% que se libra de la mutilación? Sería bueno una campaña ejemplar en este sentido, en el que las personalidades políticas del país, sus intelectuales, militares de alta graduación, jueces, médicos ilustres, etc. dijeran públicamente que ellos han defendido a sus hijas y las han librado de esta práctica horrenda y absurda, machista y retrógrada, una verdadera monstruosidad social que define a un país: el 91%.
La explicación no es coránica, por muy piadosos que se muestren cirujanos, padres y madres, hermanos y tíos. Nos la da Ahram Online en la última línea citada: «There is a widespread belief in Egypt that women who do not undergo FGM are unable to control their sexual urges.» En realidad eso no es más que la racionalización de una práctica para justificar su existencia. 

Como la joven del experimento del programa Brain Games, lo hacen porque todos lo hacen y quien no lo hace pasa a ser diferente y eso no se perdona socialmente en Egipto. Había en 2013 más de 27 millones de mujeres mutiladas en Egipto, el país con el número más elevado, un triste récord. Los datos los mostraba UNICEF en su informe de julio de 2013, titulado "Female Genital Mutilation/Cutting: A statistical overview and exploration of the dynamics of change" **.

Es justo decir que los cristianos coptos, como egipcios que son, no escapan a estas prácticas, si bien de forma algo menor: 9 de cada 10 entre musulmanas y 7 de cada 10 entre las cristianas. Mutilan a sus hijas como lo hacen los musulmanes porque la mujer no tiene religión: es una bestia sexual si no se realizan sobre ella esas mutilaciones, que son las que la "civilizan". La familia no se puede construir sobre una mujer sin mutilar. Es terreno pantanoso. Y muchas mujeres están convencidas de ello, el 35% de aceptación entre ellas. La mutilación en Egipto se realiza mayoritariamente entre los 9 y los 14 años, antes de que se produzcan los "problemas", por lo que siempre es posible justificar la bondad de la medida. Debe ser entregada mutilada y virgen. Es la norma social. Nadie está dispuesto al riesgo de escándalo por entregar así una hija a otra familia.


El documento de UNICEF se hace una pregunta en su gráfico resumen de los datos: "Why?" La respuesta general es clara: " Social acceptance is the most frequently cited reason for supporting the continuation of the practice"**. Es el mismo mecanismo que hacía levantarse a la joven en la consulta oftalmológica en Brain Games. Primero se realiza la acción porque los demás lo hacen, después se buscan explicaciones que la racionalicen. La teoría de la incontinencia femenina es absurda, pero no por ello puede dejar de ser compartida. Se refuerza con la idea del mandato religioso, aunque sea falso, pro ¿ a quién le importa? Encaja en el marco general del patriarcado y eso basta.


No necesitas que te den razones profundas para hacerlo; sin embargo, para dejar de hacerlo hace falta que haya un temor superior al castigo que está en juego: la aceptación social. Y eso no parece fácil que se vaya a producir. ¿Hay algo peor que ser excluido? La sociedad practica estas formas de exclusión social constantemente; la palabra "traidor", aplicada al que discrepa o es diferente, es una constante egipcia. La diferencia se paga con creces.


Mada Masr recoge la información del borrador aprobado y nos resume las anteriores iniciativas en la legislación egipcia y sus resultados:

Circumcision was first criminalized in Egypt in 2007, through a ministerial decree by former Minister of Health Hatem al-Gibaly. The decree banned the procedure in hospitals and other facilities following the death of a patient from a circumcision operation in the same year.
Months later an article was added to Egypt’s Penal Code, criminalizing circumcision and punishing those performing it with imprisonment of between three months and two years and a fine of LE1,000 to LE5,000
But in the eight years that have passed since this article was introduced, and after several deaths as a result of female circumcision, the judiciary has only penalized two defendants — a doctor and the father of Soheir al-Batea, who died in 2013. An appeals court sentenced the doctor to two years in prison for unintentional murder, but he didn’t serve the sentence. The father, meanwhile, was given a suspended three-month sentence. The appeal followed a misdemeanor court’s initial verdict finding both of them innocent.***


Contamos aquí esta historia cuando se produjo en 2013 y cómo quedó en nada mediante un acuerdo entre familia y médico. La muerte de la niña sí fue irreversible. No hay voluntad alguna ni jurídica ni policial de acabar con esta práctica por motivos evidentes: los policías, los jueces, los médicos... lo hacen a sus hijas. Por eso la pregunta de quiénes lo hacen y quiénes no es relevante.
Egipto es el país en donde la mutilación es mayoritariamente practicada por médicos, el 77%. Demuestra que realmente se considera socialmente peor no hacerlo que hacerlo. El médico vive también de esta práctica que por "escondida" es cara. Como buen hipócrita simulará estar haciendo un favor, arriesgándose por satisfacer la piedad de la familia que quiere que su hija no carezca de ninguno de los atributos exteriores e interiores que la definen como modelo estandarizado de mujer.
La ley de 2007 no ha servido de nada hasta el momento. Ha habido millones de mutilaciones desde entonces y solo han acabado en los tribunales —de forma ridícula— dos casos por la muerte de la chica. Los datos salen a relucir entonces y es necesario hacer algo para calmar el escándalo —no el egipcio— sino el internacional, la mala prensa que tanto asusta. Aquí no hay ninguna maniobra sino una realidad palpable.


Mada Masr recoge la opinión de los activistas sobre las nuevas medidas propuestas por el gobierno ayer:

Dalia Abdel Hamid, gender officer at the Egyptian Initiative for Personal Rights, says aggravating the punishment for female circumcision “is not the solution.”
“The government is generally inclined to aggravate the punishment in crimes related to gender and sexual conduct. This, in my opinion, overlooks the main reasons behind the fact that these crimes have become widespread, which is that people are not convinced they should be criminalized. This is why they are typically not reported,” she says.
“Rather than aggravating the punishment, without any guarantee that the state is able to pursue those who committed the crime, the head of the medical institution where the crime took place should be pursued instead, which gives them an incentive to report about the operations,” she adds.
Abdel Hamid would also rather see the parents being spared from punishment if they report the crime, which gives them an incentive to report a doctor if the patient is harmed. “This would at least guarantee some reporting of cases of circumcision that lead to permanent damage or death.”***

Si sirve de poco agravar las penas, intentar convencer a los médicos —el 77% de los practicantes— de que no lo hagan es ingenuo. Dejar de penalizar porque la gente cree que está bien hacerlo (lo que es evidente) aunque se le expliquen constantemente los males a cargo de activistas es tirar la toalla.

El argumento es que si se penaliza más, se dejarán de denunciar los casos por parte de la familia o los médicos, pero ¿cuántos casos se denuncian? Si se rebaja la pena, ¿se denunciarán más? No. Es absurdo, porque lo que se hace es restar importancia al hecho  al rebajar la pena y así será entendido por la gente.
Romper la dinámica del deseo de aceptación social, es decir, abandonar al 91% y pasar a formar parte del 9% escondido, no es algo fácil. Eso lo saben quienes trabajan en favor de los derechos de las mujeres, que reciben acusaciones de todo tipo.
Los que mutilan a las mujeres necesitan hacerlo en el nombre del orden social, de su buen funcionamiento. No van admitir nunca lo bárbaro de su práctica. Si lo hacen, será a escondidas. ¿Cómo puede ser un tabú social algo que afectaba en 2013 a 27,2 millones de mujeres en un solo país? Pasado cierto nivel, funciona la norma independientemente de su racionalidad. La joven de Brain Games se levantaba porque todos lo hacían, no solo unos pocos.


Cambiarlo supone aceptar que millones y millones de mujeres han sido mutiladas, torturadas por sus propias familias, por simpáticos y piadosos doctores y doctoras, bajo la mirada indulgente de jueces eminentes, de paternales policías, etc. bajo la amorosa mirada de familia, vecinos y amigos.
Los gritos de muchos millones de niñas se han escuchado y se escuchan tras puertas, dentro de habitaciones de hospitales, en las casas propias o ajenas. Al nerviosismo del momento le sigue una palmadita en el hombro y una sonrisa de tranquilidad: "¡hecho!"
Nada hay más barato y demagógico que hacer leyes que no se piensa cumplir, como ocurrió con la de 2007. Servirá para decir como en otras cosas, que la ley lo prohíbe. Pero la ley sin voluntad es, como en otros casos, papel mojado. Y hacerla cumplir, impopular. La presión con una nueva muerte en los titulares se diluye pronto y todo vuelve a la sangrienta normalidad de cada día.



* "New bill increases jail terms as FGM becomes a felony in Egypt" Ahram Online 28/08/2016 http://english.ahram.org.eg/NewsContent/1/64/241850/Egypt/Politics-/New-bill-increases-jail-terms-as-FGM-becomes-a-fel.aspx
** "Female Genital Mutilation/Cutting: A statistical overview and exploration of the dynamics of change" UNICEF julio 2013 http://www.unicef.org/media/files/UNICEF_FGM_report_July_2013_Hi_res.pdf
*** "Harsher penalties for female circumcision, but to what avail?" Mada Masr 28/08/2016 http://www.madamasr.com/sections/lifestyle/harsher-penalties-female-circumcision-what-avail



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.