domingo, 7 de agosto de 2016

El sacacorchos de Ockham o ¿tú también, Turquía?

Joaquín Mª Aguirre (UCM)
En estos días hemos dado importancia a la extensión en Medio Oriente —y ahora en Turquía— de la creencia que los Estados Unidos están detrás de todo lo que pase. Eso incluye un amplísimo repertorio de acciones que llegan hasta el extremo —no sé si hay alguna más allá— de considerar que el ataque a las torres gemelas fue orquestado por los propios Estados Unidos para tener una excusa e intervenir en Oriente Medio. Por extraño que parezca, pude escuchar esa versión pasadas apenas unas horas en una terraza madrileña. Cómo había llegado la persona que tenía frente a mí a esa conclusión solo es interpretable por el funcionamiento de unas increíbles redes de desinformación que se han ocupado de ir creando conspiraciones tras conspiraciones desde la guerra fría. Esto significa que el ascenso de los Estados Unidos al papel de primera potencia mundial ha estado conviviendo con un universo paralelo conspiratorio que se ha ido apoderando de las mentes de millones de personas que dan por buenas las más increíbles respuestas a los acontecimientos hasta convertir la navaja de Ockham en un verdadero sacacorchos. Pero funciona.

2015

No hay nada que no se dé por bueno: desde la conspiración contra JFK que el Informe Warren no logró acallar, hasta la falsa llegada de los norteamericanos a la Luna —de la que dudan millones de personas por todo el mundo—, por citar dos hitos de la década de los sesenta, que continuó en las décadas sucesivas con Watergate, que ayudó a comprender que lo que ocurría en los oscuros aparcamientos era más interesante que lo que sucedía en la superficie.
The New York Times se hace eco hoy del caso turco, un país aliado. Ya no es suficiente con tener en suelo americano al presunto cerebro del golpe; Estados Unidos, creen los turcos, es el origen de la conspiración:

ISTANBUL — A Turkish newspaper reported that an American academic and former State Department official had helped orchestrate a violent conspiracy to topple the Turkish government from a fancy hotel on an island in the Sea of Marmara, near Istanbul. The same newspaper, in a front-page headline, flat-out said the United States had tried to assassinate President Recep Tayyip Erdogan on the night of the failed coup.
When another pro-government newspaper asked Turks in a recent poll conducted on Twitter which part of the United States government had supported the coup plotters, the C.I.A. came in first, with 69 percent, and the White House was a distant second, with 20 percent.
These conspiracy theories are not the product of a few cranks on the fringes of Turkish society. Turkey may be a deeply polarized country, but one thing Turks across all segments of society — Islamists, secular people, liberals, nationalists — seem to have come together on is that the United States was somehow wrapped up in the failed coup, either directly or simply because the man widely suspected to be the leader of the conspiracy, the Muslim cleric Fethullah Gulen, lives in self-exile in the United States.
“Whenever something shocking and horrific happens in Turkey, the reflex is conspiracy,” said Akin Unver, an assistant professor of international relations at Kadir Has University in Istanbul.*


Lo mismo lo hemos dicho aquí de Oriente Medio, en donde una gran mayoría piensa que son los Estados Unidos lo que están detrás del Estado Islámico, cuya función sería desacreditar al Islam, meterlos en guerras y destruirles impidiéndoles recuperar el esplendor de antaño (y los jardines de la Alhambra, fijación de algunos).
El artículo da cuenta de la gravedad de esta batalla de la opinión pública que el país más poderoso del mundo va perdiendo por goleada. Da igual lo que tengas en el arsenal si no tienen una presencia pública, una imagen que mantener. Desgraciadamente no es el caso. Los Estados Unidos, además, han arrastrado su imagen hacia algo difuso llamado "Occidente" que vale lo mismo para un roto que para un descosido, según el dicho popular.
Ayer analizábamos los lamentos de Erdogan, forma lastimera y amenazante de chantajear a Occidente por la negativa a entregarle al clérigo Gulen. Da igual que hay usado la misma fórmula anteriormente para desprenderse de sus enemigos o, como parece el caso, de sus aliados. Las formas y discursos de Erdogan, como decíamos ayer, más parecen un intento de ruptura sentimental con Occidente mediante la fórmula de la supuesta infidelidad. Sobre el que hay serias sospechas, en cambio, es sobre Erdogan y sus manejos en Turquía y fuera de ella. Como hemos señalado, para Erdogan la mejor defensa suele ser un buen ataque. Y es lo que está haciendo.
Lo mismo que dijimos de Oriente Medio —que los mayores enemigos están de acuerdo en que la culpa la tiene estados Unidos— es lo que nos viene a decir, casi con las mismas palabras, The New York Times de Turquía: todos están de acuerdo, liberales, socialistas, islamistas y cualquier otro que quiera tener una oportunidad en el futuro.


¿Quién desea dar la cara por los Estados Unidos si es el discurso antiamericano es más eficaz? La verdad es que muy pocos. Hace años que comenzamos a señalar el problema del "amigo americano poco fiable". Frente a las estrategias americanas que pueden dejar colgados a los amigos (Hosni Mubarak, por ejemplo), se eleva lo contrario: la amistad eterna, "el true love", ofrecido por Vladimir Putin, un "valor refugio" en tiempos de zozobra. Contrasta lo hecho por los Estados Unidos, sus cambios sin rumbo, con lo hecho por Putin: apuesta fija a Bashar Al-Assad. Al-Assad saldrá victorioso de la guerra de Siria porque recibió la promesa de apoyo hasta el final y es lo que ha hecho Putin. La inversión rusa en Siria es una garantía para los cambiantes países de la zona. ¡Y además le importan un bledo los derechos humanos!, lo que siempre es un aliciente por lo que pueda ocurrir.
Lo más sorprendente de todo esto es cómo no se han dado cuenta los analistas antes, cómo no se ha puesto ninguna medida para asegurarse las alianzas y la confianza. Sin embargo así ha sido, como se puede apreciar. Turquía, la última pieza del tablero, la que quedaba más o menos anclada por sus pretensiones de entrar en Europa y su pertenencia a la OTAN, también empantanada y antiamericana.


Los Estados Unidos se están quedando sin interlocutores reales en la zona. La política hacia Irán ha acabado de complicar las cosas tanto con los saudíes como con los israelíes, cuyo primer ministro se plantó ante el congreso norteamericano a decirles que aquello era una locura. El tiempo lo dirá.
Los articulistas plantean la entrega de Gulen a Erdogan. Si Erdogan tuviera pruebas estarían en todas partes, pero solo tiene acusaciones para deshacerse de todos los que se le oponen:

Turks, in their exasperation that the United States has not turned over Mr. Gulen, have made this analogy: What if Turkey, in 2001, had harbored Osama bin Laden?
Given the widespread sentiment that Mr. Gulen was behind the coup, a failure to extradite him would probably provoke a popular backlash in Turkey against the United States, and would confirm for many that the Americans had conspired against Turkey.*

De nuevo una interpretación absurda. La entrega de Gulen solo significaría dos cosas: la confirmación de que Estados Unidos le amparó (¿cómo pudo hacerlo sin que se enteraran?) y de nuevo ser un "amigo americano" poco fiable, esta vez al someterse al chantaje de Erdogan. Entregarle sin pruebas es aceptar que es culpable, juzgarle en los Estados Unidos, algo que solo servirá para que Erdogan lo use en su provecho y los retuerza hasta que la teoría se acabe volviendo contra los Estados Unidos. Habrán hecho a Erdogan, además, más fuerte ante los que ven resurgir un nuevo imperio otomano y a Erdogan como sultán. El palacio ya se lo ha hecho.
En 2014, el periódico New York Daily News mostraba los datos de una encuesta sobre los países más antiamericanos del mundo. La lista la encabezaban tres "amigos": Egipto, Jordania y Turquía**. ¿Alguna sorpresa? No había entonces "golpe" ni nada por el estilo. Solo estaba creciendo lo que se ha sembrado y se ha dejado crecer interesadamente por aquellos que querían tener ese as en la manga por si fuera necesario. Hoy Turrquía lo saca.


El antiamericanismo es un estado cada vez más frecuente por ser muy útil. No sabemos la política exterior que se abrirá tras las elecciones de la Casa Blanca. Obama ha estado más preocupado por intentar hacer un país más habitable (el resultado es Donald Trump como "gran esperanza blanca"), ocupándose de la sanidad, del control de armas, etc. con los republicanos de frente obstruyéndole.
En la política exterior, los resultados los vemos cada día. Le hemos llamado en ocasiones, el presidente peor informado del mundo, pero hay que decir en su descargo que se ha enfrentado no solo a los errores americanos sino a un cambio en la zona nacido de las revueltas que tampoco supo entender.


Lo malo es que Europa tampoco tiene una política exterior comprensiva de lo que está ocurriendo en una parte del mundo. La señora baronesa Catherine Ashton no hizo mucho en los tiempos convulsos que le tocó vivir. Federica Mogherini, en cambio, parece tiene planteamientos más activos. Veremos lo que pueden dar de sí en una Europa en crisis de identidad y de las otras también, necesitada de ideas claras y principios firmes. La cesión ante Erdogan es peor para Europa que para los Estados Unidos; es la Unión Europea la que tiene que demostrar más y tratar de salirse del arrastre del descrédito americano. Debe dejar de ser un socio de segunda y tener sus planteamientos críticos.
Europa debería aprender para no cometer los errores que han llevado a que Estados Unidos pierda su papel en la zona. O sencillamente que pierda los papeles.




* Tim Arango y Ceylan Yeginsu "Turks Can Agree on One Thing: U.S. Was Behind Failed Coup" The New York Times 2/08/2016 http://www.nytimes.com/2016/08/03/world/europe/turkey-coup-erdogan-fethullah-gulen-united-states.html
** "Egypt, Jordan, Turkey top list of countries that dislike the U.S. the most: survey" New York Daily News 15/07/2014  http://www.nydailynews.com/news/politics/egypt-jordan-turkey-top-list-countries-dislike-u-s-survey-article-1.1868199

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.