domingo, 10 de julio de 2016

Piel negra, piel azul

Joaquín Mª Aguirre (UCM)
Como señalábamos ayer, el asesinato de los cinco policías blancos en Dallas ha desencadenado un choque de sentimientos que dificulta la aparición de la racionalidad para encontrar el punto de encuentro. Hoy toda la prensa norteamericana consultada incide en ese mismo punto, en lo contradictorio de los sentimientos del "Black Lives Matter!" o el nuevo "Blue Lives Matter!" en referencia a las muertes de policías. ¡Tremendo error! Así solo se consigue ahondar en el enfrentamiento que está en la base del conflicto, en las separaciones. Afortunadamente mucha gente lo ha entendido.
Las muertes injustas de los que han sido víctimas de la brutalidad policial no se corrigen con muertes de policías. Todas las vidas son importantes. La cuestión está en la exculpación de los responsables, que es lo que levanta indignación. La gente quiere "justicia", pero es fácil acabar pidiendo "venganza" por los muertos propios. Una vez más, la polarización —en vez de la convergencia hacia un punto común— acaba arruinando las posibilidades de acuerdo y soluciones a los conflictos.


Lamentar la muerte de los policías no puede ser justificar la violencia policial; lamentar la violencia policial no puede ser justificar al tirador asesino. Por esos caminos no se va a ninguna parte o, sí, quizá a un aumento de la violencia y del dolor común. Es el camino de la separación. Pero no es fácil separar los estados de ánimo y cambiar el objeto de la ira.
Existe un personaje, el ofendido, aquel que considera que el dolor del otro es un insulto a su propio dolor, que se mueve por todas partes. Su preocupación principal es hacer ver que solo existe su injusticia y su dolor. El ofendido se escandaliza cuando alguien hace ver su dolor y lo reivindica. No tiene, piensa, derecho.


El ejemplo del Jefe de Policía de Dallas es claro. Es negro y le han matado a un hermano y a un hijo. ¿No debe sentir dolor por las muertes de sus compañeros? ¿Ofende a alguien al hacerlo? En el dolor solo hay dolor; es lo contrario del orgullo y menos de la soberbia.
The New York Times titula "In Week of Emotional Swings, Police Face a Dual Role: Villain and Victim" y trata de acercarse al punto de vista de distintos oficiales de Policía en estos momentos:

Officer Pedro Serrano, a 12-year veteran of the New York Police Department, said that as a Hispanic he could sympathize with the anger felt by members of minority groups after shootings like those in Louisiana and Minnesota.
“Growing up, I hated the police,” he said. “They abused me for no reason. It’s just because I was in the neighborhood and a person of color.”
It was in the break room at his precinct house on Friday that officers debated what was on the videos.
“I work with people who are afraid of people of color, they jump with conclusions,” Officer Serrano said in an interview. “When you take that mind-set into policing you can make very bad decisions.”
At the same time, he said that he worried, particularly in light of the killing of the five officers in Dallas, that anger at the police could push some people to take things too far.
“Everything that happened recently is not going to be good for us because they’re going to basically say all cops are bad,” he said. “I know that they, the people who go over the top with the protesting, I know they don’t see me for who I am. They see my uniform.”*


Para muchos es difícil ver más allá del uniforme y todos los uniformes son iguales. La piel es otro uniforme. "Negro" contra "azul". Los uniformes son la primera forma de despersonalización; su función es reducir las diferencias, que desaparezca la persona y que solo quede la función que realiza. Pero la muerte es personal y el dolor también.
Se escucha la expresión militarización de la Policía en casi todas las quejas. Para algunos es la respuesta a las armas en las calles y a la guerra abierta frente al narcotráfico. Esa situación hace que se viva de forma dramática una espiral de violencia en la que los policías disparan primer y buscan el arma después al mínimo movimiento o resistencia. Asusta escuchar las cifras de armas existentes en los Estados Unidos; asusta pensar en ellas. Pero los Estados Unidos, una mayoría al menos, no quiere desprenderse de ellas, Se consideran más seguros.


El agente entrevistado, Pedro Serrano, apunta una de las claves del comportamiento: el miedo. Sus compañeros viven en una situación de miedo y eso es siempre malo porque se toman las respuestas incorrectas en las situaciones más cotidianas.
No es el único, la CNN recoge otro testimonio de otro agente de Policía afroamericano:

Anwar Sanders is a police officer in Santa Fe, New Mexico. He's also a young black man.
And, Sanders says, after a week where the world saw two videos of African-American men shot by police, followed by a sniper attack in Dallas that left five police officers dead, he feels "like a victim of both sides."
"I feel for the families. I live both those lives," an emotional Sanders said in an interview Friday with Don Lemon on CNN's Newsroom.
For Sanders, it doesn't matter if he's in or out of uniform. He doesn't feel safe.
"This morning, I woke up and I was afraid for my safety ... jumping into my patrol car to go to work. I was afraid," he said.
But when he's off-duty, he emphasized, he is fearful of the very profession for which he works.**


El agente vive el miedo por partida doble. Dentro y fuera del uniforme, con piel negra o azul, el miedo es una sensación de la que no se puede desprender. ¿Cuánto tiempo se puede vivir en condiciones "normales" en ese estado?
En los momentos en los que debe estar más unida, la sociedad norteamericana se sigue dividiendo. Con cada división, aumenta la dimensión del problema porque habrá menos probabilidad de solucionar algo.


* "In Week of Emotional Swings, Police Face a Dual Role: Villain and Victim" The New York Times 9/07/2016 http://www.nytimes.com/2016/07/10/nyregion/in-week-of-emotional-swings-police-face-a-dual-role-villain-and-victim.html
** "'I live both those lives': Black officer's emotional response to Dallas" CNN  8/07/2016 http://edition.cnn.com/2016/07/08/us/anwar-sanders-interview-newsroom/index.html?iid=ob_lockedrail_topeditorial




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.