lunes, 18 de julio de 2016

Pasos de esperanza

Joaquín Mª Aguirre (UCM)
En un mundo lleno de dolor y locura, de enfrentamientos y de odios, me decido hoy por la esperanza de un futuro que siempre comienza con un presente pequeño, mínimo, pero que en algún instante debe comenzar. La noticia que me trae algo de esperanza —tras una hora de revisar odio y muertes— llega de la mano de Egytian Streets (que la recoge de Daily News Egypt). En Minya, la capital de la zona del Alto Egipto en la que se producen tantos enfrentamientos sectarios, conflictos sociales, etc., ha surgido un ballet infantil:

In a close-minded society where dancing is not a preferred art form, a group of young people decided to challenge customs and traditions and launch the first ballet school in Upper Egypt.
The Alwanat initiative was established in Minya to promote the belief that every person has the right to taste different types of art and engage in various cultural initiatives to build a more open and intellectual personality.
“Alwanat is a non-governmental self-funded organization that is interested in leading artistic and cultural initiatives in Upper Egypt,” said Marco Adel, the main founder of the initiative.
“It was founded by a group of young people with the aim of spreading different kinds of arts and raising awareness about the role of the arts in changing society. We wanted to overcome the centralization of all the artistic schools in Cairo and Alexandria and provide the residents of Minya and other governorates in Upper Egypt area with a chance to taste the arts and engage in cultural events,” he added.
Supporting filmmakers in Upper Egypt and providing them with an opportunity to present their work to a large audience is another main goal of the organization.
Although the organization provides training sessions for different kinds of art such as painting, music, acting, singing, handicrafts, photography, and others, the ballet school is one of its biggest achievements until now. A lot of residents in Upper Egypt have been deprived of pursuing their dreams of joining a ballet school because they could not find appropriate facilities and instruction.
“We wanted to provide people in Upper Egypt governorates with a way of learning arts that were not available before. We wanted to make their dream come true and provide new generations with a chance to taste this kind of art instead of watching it on television screens,” he added.*


Lo que en muchas partes del mundo parecería digno de las noticias de los boletines escolares merece aquí gran atención. Y se la merece con alegría. De las muchas maneras de contribuir a luchar contra la ignorancia que es manipulada por la violencia, el Arte —en cualquiera de sus formas— es una de las más eficaces pues nos enseña a ver el mundo desde una perspectiva distinta y cambiante, lo contrario del fanatismo.
Capital del Alto Egipto, Minya está a doscientos cincuenta kilómetros al sur de El Cairo y es zona frecuente de conflictos. Pero de allí salieron también Taha Hussein y Hora Shaarawi, dos piezas claves del Egipto intelectual, un intelectual ilustrado y una feminista. Durante décadas muchos han tenido que salir de allí para poder alcanzar algún sueño. Pero para llegar a ese punto es necesario primero tenerlos, tener el deseo de algo diferente a lo que te ofrecen, algo difícil allí donde te repiten que el mundo ya está cerrado, que todo está dicho y que solo hay que repetirlo hasta el fin.


No será fácil para los niños de ese ballet y cuanto mayor sea su éxito, más dificultades les podrán aquellos que no quieren competencia sobre las mentes. Verán en sus actividades libres un peligro y les acosarán. Esto ya ha ocurrido, nos señala la publicación:

However, the founders of the initiative were attacked by a large number of extremists who started threatening them on their official Facebook page, accusing them of destroying ethics and morals of the conservative society and spreading values that are strange to Upper Egypt.
“Some people advised us to start building hospitals or schools for teaching Quran and religious lessons instead of introducing ballet dancing. However, we didn’t let such attitudes prevent us from achieving the dream of dozens of children in Minya and other surrounding governorates. We currently have about 150 students and most of them are girls who range from 4 to 20 years old,” he added.*


Unos pasos de ballet pueden tener algo de heroico cuando suponen un desafío a fuerzas superiores. Esos 150 estudiantes son realmente un oasis en mitad de un árido desierto intelectual. Hay que agradecérselo a los que tienen el valor de crear un espacio así. Hay que valorar el compromiso de los que no eligen el camino fácil y se enfrentan a algo más que el éxito o el fracaso de un negocio.
Lo que Egipto se juega con estas iniciativas es realmente su futuro, es decir, algo diferente a un presente repetitivo que ve el fracaso constante de sus iniciativas. Egipto necesita creer en algo más que en lo que tiene delante, en algo más que en una clase política que ha fracasado después de años de corrupción e ineficacia, que está aislándola del mundo con sus constantes errores.
En Mada Masr se publica un artículo de Gamal Eid, parafraseando el título de la novela de Gabriel García Márquez ("Chronicle of a civil society, chronicle of a death foretold"), hablando de la muerte anunciada de las ONG de Derechos Civiles en Egipto. «What matters is that Sisi’s regime has decided to eliminate the last bastions of independent thinking and freedom of expression»**, escribe Eid. 
Pero las iniciativas modestas se multiplican por Egipto de mano de sus jóvenes y mujeres, que abren nuevas puertas. La política activa se transforma en cambio social a través de la acción sobre las mentes. El arte  por delante. ¿Despolitización? La política ha sido lucha por el poder, pero con mentes sin cambio, nacidas muchas de ellas del mismo sistema mental que decían combatir.


La iniciativa de Minya espera ofrecer a esos niños y niñas la capacidad de pensar de otra manera y expresarlo a través del arte. Lo que logren lo harán con mucho esfuerzo, pero también con la gran alegría de ir haciendo crecer sus sueños. Aprenderán que es necesario el trabajo duro para poder cambiarse ellos y que cambiando ellos podrán cambiar el mundo, una tarea mucho más dura.
Hay esperanza. Lo grande comienza pequeño. Primeros pasos, pasos de esperanza.



* "First Ballet School in Upper Egypt Breaks Into Society’s Conservatism" Egyptian Streets 17/07/2016 http://egyptianstreets.com/2016/07/17/first-ballet-school-in-upper-egypt-breaks-into-societys-conservatism/

** "Chronicle of a civil society, chronicle of a death foretold" Mada Masr 17/07/2016 http://www.madamasr.com/opinion/chronicle-civil-society-chronicle-death-foretold

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.