sábado, 30 de julio de 2016

Metiendo el dedo egipcio en el ojo de Erdogan

Joaquín Mª Aguirre (UCM)
La enemistad entre los gobiernos de Turquía y Egipto es manifiesta. Tiene su lógica, desde luego, teniendo en cuenta que Recep Tayyip Erdogan —ese liberal— acogió en su territorio a los exiliados forzosos Hermanos Musulmanes tras el "no-coup" egipcio de 2013  y se dedicó a despotricar contra el presidente, se negó a sentarse en la misma mesa que él en una cena de Naciones Unidas (¡se cubrió de gloria el del protocolo!) y le dio por hacerse fotos haciendo el signo que los islamistas usaban —copiado de Los Juegos del hambre— para representar las matanzas en las sentadas posteriores al golpe. Erdogan, al que está claro que no le gusta que le lleven la contraria, no ha desperdiciado ocasión ni foro para tirar contra el gobierno egipcio y viceversa.
El peculiar —en fondo y forma— parlamento egipcio ha decidido, tras el intento de golpe en Turquía y las purgas políticas que Erdogan está realizando, meterle un poco el dedo en el ojo, es decir, molestarlo en todo aquello que fastidie a sultán otomano.


Son dos las iniciativas que se han planteado, una en serio y la otra poco seria pero eficaz para molestar, que es de los que se trata. Estos gestos encantan a la gente y sirven para cubrir el afán de protagonismo de algunos y el trabajo relativo —por los resultados— del parlamento egipcio.
La primera de las iniciativas tiene visos de llevarse a cabo. Es la petición de reconocimiento del parlamento del genocidio armenio, tema que, como es sabido, hace irritarse profundamente a los turcos islamistas de Erdogan, que consideran que los cientos de miles de muertos armenios, por encima del millón, fueron efectos colaterales, cosas de entonces. Ahram Online señala:

Independent Egyptian MP Mostafa Bakri said that ‎he and 336 MPs have called on parliament ‎to approve a draft resolution in favour of ‎recognising the death of 1.5 ‎million Armenians at the hands of the Ottoman state in 1915 as a ‎‎"genocide."
‎"Parliament must hold a special session on ‎this subject because it was a crime of mass ‎extermination that should be ‎condemned by all world parliaments," said ‎Bakri.‎
"New historical evidence has ‎exposed the slaughter of 1.5 million ‎Armenians at the hands of Ottoman Turks ‎between 1915 and 1922," Bakri said, adding that his proposal “comes after the German ‎parliament voted last month in favour of ‎recognising the 1915 massacre as ‎a genocide, and many other countries ‎are expected to follow suit.”
Turkey does not officially recognise that the Armenian genocide took place. Following Germany's recent recognition of the genocide, Turkish President Recep Tayyip Erdogan recalled Turkey's ambassador to Germany for "consultation," with the Turkish government saying that the move by Berlin was "null and void."
Bakri concluded that "while the Ottomans ‎committed the 1915 massacre, the Erdogan regime is now moving to commit ‎another crime against his political ‎opponents and minorities that seek ‎independence."*


‎Después de los precedentes del Parlamento europeo y algunos nacionales, la excusa es perfecta. Le permite al gobierno y parlamento egipcios hacer ejercicios retóricos sobre Turquía para después condenar el genocidio e irritar más a Erdogan, que es la finalidad principal.
Más complicada es la otra intentona que ha tenido como objetivo el clérigo Fethullah Gulen, la bestia negra de Erdogan y a quien responsabiliza del intento de golpe de estado. Erdogan, con pruebas que solo él ha visto hasta el momento, ha solicitado la extradición del Gulen de forma inmediata y con muy malos modos, como suele ser característico de él. Si no le entregan al enemigo en bandeja amenaza con no se sabe muy bien qué y acusa de que son las fuerzas internacionales las que quieren destruir Turquía.


Uno de los diputados egipcios, Emad Mahrous, pidió el domingo pasado que se ofreciera asilo a Gulen. Es fácil entender lo barato que sale provocar a Erdogan después de tantos momentos en los que el turco aprovechó para atacar al régimen egipcio. La cuestión podría parecer una broma, pero Ahram Online nos cuenta que el gobierno ha declarado no haber recibido una petición formal de asilo, lo que da ciertos visos de seriedad al terma:

Egypt says it has not received any request for political asylum from Turkish cleric Fethullah Gulen, who has been accused of masterminding the failed coup attempt in Turkey earlier this month.
Egyptian Prime Minister Sherif Ismail said that if Gulen submitted any such request, Egyptian authorities would consider it.
Earlier this week, an Egyptian MP demanded that the Egyptian government grant asylum to the Turkish opposition leader, who is in self-imposed exile in the United States since 1999.
The cleric, once an ally of Turkish President Recep Tayyip Erdogan, condemned the failed coup and said that he played no role in it, suggesting that the putsch may have been orchestrated by Erdogan himself.**


No sé si Gulen finalmente se quedará en Estados Unidos, será extraditado si se asilará en Egipto, pero el material de propaganda está servido.
Turquía está presionando a los Estados Unidos para que le envíen al clérigo. Se lo manden o no, la reclamación contante y airada es la cobertura para la purga. Cuanta más gente encierre, más periódicos clausure o más jueces, funcionarios y profesores despida, más necesidad tendrá de reclamar a Gulen. Por supuesto que a Erdogan le gustaría tenerlo en sus piadosas manos, pero le resulta más importante el desmantelar todo lo que pueda en nombre del intento de golpe de Estado.
Es dudoso que Erdogan pueda aportar pruebas. No las necesita, por lo que se ve, para encarcelar a miles de personas y deshacerse de otras cuantas. Las cifras que se dan de la purga son auténticamente escandalosas. ¡Y todo se ha hechos sin una sola prueba sobre la mesa!

Se llega con ello a una conclusión obvia desde el inicio: a Erdogan le sobran las pruebas. Lo que quiere es desmantelar cualquier oposición futura. El intento de golpe  de Estado (que en Egipto la prensa entrecomilla como "regalo de Dios") le servirá para mantenerse en el poder por décadas y siempre que alguien se queje (si es que queda alguien para hacerlo) podrá sacar el "golpe" como argumento. Si no le entregan a Gulen —algo probable, excepto si es Trump el próximo presidente que puede ocurrir cualquier cosa—, podrá alimentar la idea de la conspiración internacional en sus discursos y soflamas públicas.
Gracias a una situación internacional compleja —entre otras cosas gracias a la política turca—, Erdogan ha conseguido lo que parecía que estaba a punto de ocurrir: su pérdida del poder. La sociedad turca no estaba —según las encuestas— por la reforma constitucional que le permitiera languidecer en el poder por décadas y había perdido la mayoría. Gracias al "regalo del cielo", como dicen los egipcios, Recep Tayyip Erdogan ha limpiado la sociedad turca de elemento que le perturbaban sus planes.

Se ha creado un monstruo imprevisible en Turquía. No sabemos cuánto tiempo podrá resistir la sociedad turca el autoritarismo de Erdogan, algo de lo que todo el mundo es consciente pero que nadie se atreve a desarrollar como perspectiva de futuro. Pero habrá que tener un plan B, más allá de condenas y advertencias, porque Erdogan y sus aspiraciones van a tener la zona patas arriba mientras le interese. Erdogan no es de fiar. No lo es ni para sus socios, que creen controlarle, pero que son meros instrumentos en sus planes, cuyo punto primero es la permanencia en el poder. Los siguientes puntos del programa los estamos viendo: la desaparición de la sociedad civil turca y la islamización intensa del país. Igual que acogió a los Hermanos Musulmanes, puede acoger cualquier tipo de grupos —el Estado Islámico ha estado circulando por la frontera como ha querido— para desestabilizar la zona más de lo que lo está.


Algunos analistas barajan la posibilidad de que el enfriamiento lógico de las relaciones con sus socios occidental actuales le llevara a sentar algún tipo de relación más cordial con Rusia. Uno de los detalles que muestran la capacidad de Erdogan de dar la vuelta a las situaciones sin el menor pudor se ve ahora con el grave incidente del avión ruso derribado por el Ejército. Como se recordará ha sido uno de los incidentes más graves entre Rusia y los países de la OTAN. Le sirvió a Erdogan para conseguir el respaldo de la organización y de los países integrantes, que hicieron suya la versión de que el avión ruso derribado, que atacaba al Estado islámico, había invadido el espacio aéreo turco —que fue definido, ante la irritación rusa, como "espacio aéreo de la OTAN"—.
Pero esta situación es redefinida tras el golpe con la detención de los militares turcos:

The Turkish deputy prime minister says pilots involved in the downing of a Russian jet last November had a role in the recent failed coup in Turkey. 
“I would like to make it clear for the Russian public opinion that the pilots who downed the Russian aircraft were later involved in the military coup attempt. Thus, we have faced a certain secret plan,” Mehmet Simsek said on Saturday.
The remarks suggesting that the downing of the Russian jet was part of “a secret plan” come even as the Turkish government vehemently defended the downing of the Sukhoi Su-24 bomber back in November 2015.
It insisted at the time that the Turkish military was justified in shooting down the plane because it had “violated” Turkish airspace.
Then-Turkish Prime Minister Ahmet Davutoglu said back then that the military’s downing of the Russian plane was “fully in line with Turkey’s rules of engagement.”
Simsek further said the downing of the Russian aircraft “was not political.”
“We are happy that friendly relations between Russia and Turkey are restoring. Russia is a major neighbor and trade partner. We pay special attention to all-out Russo-Turkish relations, not just trade, mutual investment and tourism,” Simsek said.***


El maquiavelismo —otra palabra frecuente cuando se habla de Erdogan— es notable. La detención de los militares le permite hacer la maniobra de acercamiento a Rusia al alejarse de la OTAN si no se le da lo que quiere: la cabeza de Gulen y el silencio ante las purgas brutales, el desmantelamiento de la prensa opositora y las torturas que ya está denunciando Amnistía Internacional. El incidente del avión derribado pasa a formar parte de la trama del golpe y Erdogan está deseando encontrarse con Putin para darse un fraternal abrazo que muestre al mundo que Turquía solo es socio fiable de Turquía, que puede hacer cuanto quiera y cuando quiera. Está por ver la respuesta de Putin, que sabe realmente todo lo que pasa en el mundo, como acaban de descubrir los demócratas norteamericanos. A lo mejor, hasta le divierte.
Lo armenios se merecen el reconocimiento del genocidio por pura justicia. Pero desde que el mundo sabe lo que le molesta a Erdogan, tiene un aliciente más. Todo el que pueda le meterá el dedo en el ojo. Los egipcios están dispuestos,



* "Egypt MPs call on parliament to ‎recognise Armenian genocide" Ahram Online 26/07/2016
** "Egypt has not received political asylum request from Turkish cleric Gulen: PM" Ahram Online 28/07/2016 http://english.ahram.org.eg/NewsContent/1/64/235117/Egypt/Politics-/Egypt-MPs-call-on-parliament-to-%E2%80%8Erecognise-Armenia.aspxhttp://english.ahram.org.eg/NewsContent/1/64/236257/Egypt/Politics-/Egypt-has-not-received-political-asylum-request-fr.aspx

*** "Turks who shot Russia jet involved in recent coup: Turkish deputy PM" PressTV 24/7/2016 http://www.presstv.ir/Detail/2016/07/24/476644/Turkey-failed-coup-Russia-jet-downing



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.