miércoles, 1 de junio de 2016

La Bella, la cabra y la bestia

Joaquín Mª Aguirre (UCM)
Una de las características de los líderes islamistas es la carencia del sentido del humor. No digo que no lo tengan en su casa y entre allegados, sino que tienen un concepto perverso de la crítica, especialmente de la humorística, debido a la concepción mesiánica que tienen de sí mismos. Reírse de ellos, por decirlo así, es pecado. Si están ahí, sea por la vía que sea, es por designio divino. No por menos, ya el voto puede ser un instrumento divino si te favorece y satánico si te perjudica.
Acostumbrados al lenguaje apocalíptico y a revestirse de solemnidad, llevan muy mal el humor y el que se rían de ellos en especial. El aura con la que se rodean necesita ser protegida de la risa, instrumento diabólico en las religiones monoteístas, que carecen de de alguna línea en sus textos que diga "... y al séptimo día se rió", algo que no es incompatible con el descanso y que hubiera aclarado muchos malentendidos en los milenios posteriores.


La risa es peor que cualquier conspiración porque una vez que un chiste, una caricatura, etc. están en marcha son difíciles de parar. Cuando te ríes de alguien, piensan ellos, se pierde el respeto y necesitan de todo el que puedan pues asumen las dignidades divinas y nacionales en acogida. Es propio del pensamiento fundamentalista y autoritario creer que cuanto se diga o critique se dirige contra un Dios que ellos encarnan en la tierra, por lo que reírse es gran afrenta y por consiguiente delito grave.
Euronews nos trae la enésima comprobación de este principio:

La ex Miss Turquía Merve Buyuksarac ha sido sentenciada a un año y dos meses de cárcel por insultar al presidente, Tayyip Recep Erdogan, a través de un poema que compartió en Instagram. No lo escribió ella. Pero el tribunal ha suspendido la sentencia con la condición de que no se repita el acto durante los próximos cinco años.
Insultar al presidente se castiga en Turquía, aunque la ley se aplicaba rara vez hasta la llegada de Erdogan a la presidencia en 2014. Desde entonces, los fiscales manejan más de un millar de casos como el la modelo. Son generalmente dibujantes, periodistas o adolescentes.
La reina de la belleza turca 2006 publicó en su cuenta de Instagram un poema satírico sobre Tayyip Recep Erdogan, el llamado “El poema del maestro”. El ataque contra los derechos personales del Presidente es el mismo argumento utilizado para perseguir judicialmente a un cómico fuera de Turquía, en Alemania. La canciller Ángela Merkel aprobó autorizar la persecución judicial contra el humorista, Jan Böhmermann.*


Erdogan es una fortaleza inexpugnable porque por la vía satírica les protegen las leyes que usa con profusión, como se señala. En realidad habría que escribir contra él tratados teológicos, pero entonces te acusarían de atacar a Dios, apóstata, etc. por lo que también acabarías mal.
Hay casos realmente interesantes entre los que han recibido condenas por reírse de Erdogan. En la parte que me interesa de investigador en cosas de la cultura, los chistes y caricaturas dicen mucho sobre la forma de ver el poder y los límites de los discursos, que son los de la tolerancia. Esos límites dicen mucho del estado real de la sociedad y del comportamiento político, del grado de apropiación de leyes e instituciones, etc. A través del humor se canaliza una energía que no se deja salir por otros lados por la represión existente.


Hasta el momento, el control de los medios tradicionales —los mecanismos de censura— aseguraban que la imagen pública de los dictadores no se manifestara. Esta queda reducida dentro de las fronteras, pero tenía su representación en los espacios exteriores, sin control. La prensa internacional podía realizar chistes y caricaturas que eran imposibles de publicar intramuros. Erdogan va más allá y se ha dedicado a presentar denuncias contra aquellos que se ríen de él fuera de las fronteras. La aparición de las redes sociales hace que esas fronteras se diluyan y por eso intentan acabar con ellas. Aquí ya hemos tratado varias veces de sus intentos de prohibiciones y recortes de YouTube, Twitter o Facebook, redes que han dejado al descubierto sus miserias y sacado a la luz aspectos conflictivos de sus negocios y los de su familia. La condena a la antigua Miss Turquía y actual modelo ha sido por compartir en Instagram.


Es un pésimo precedente la concesión de Angela Merkel ante el caso citado porque extiende el poder de Erdogan fuera de su propio país, que ya es bastante. Y sobre todo porque dejan sin la compensación a los que les gustaría poder hacer eso mismo en su país. El caso alemán es muy grave en varios sentidos, pero el principal de todos ellos es que le ha servido a Erdogan para demostrar a sus enemigos que es intocable y poderoso más allá de las fronteras. La falta de comprensión del caso por parte de las autoridades alemanas al aceptar los argumentos del presidente turco es realmente penosa. Se le condene o no, él ha demostrado ante todos su poder, que es de lo que se trata. Luego no tiene más que exhibirse ante los suyos y ser temido por sus enemigos. Solimán el magnífico cabalga de nuevo.


Pero hay más: el caso le ha permitido a Boris Johnson —el ex alcalde de Londres— ganar un concurso con poemas anti Erdogan. El hecho de que en Londres haya resultado elegido democráticamente como alcalde un musulmán, hace que la lectura de su gesto sea doble: es antieuropeo (hace lo contrario que Angela Merkel) y anti Erdogan extendiendo el desafío  en clave interna de la política británica y de su campaña por la salida de Gran Bretaña de la Unión Europea. En The Guardian podemos leer el poema, su origen e implicaciones:

“If somebody wants to make a joke about the love that flowers between the Turkish president and a goat, he should be able to do so, in any European country, including Turkey,” Johnson told interviewer Nicholas Farrell, who then challenged him to enter the Spectator’s poetry prize.
Johnson then offered the limerick: “There was a young fellow from Ankara, Who was a terrific wankerer.
“Till he sowed his wild oats, With the help of a goat, But he didn’t even stop to thankera.”
The former mayor is reported to be surprised that his efforts were officially entered into the competition.
In awarding Johnson the prize, Murray appeared to contradict his own rule that “wankerer” was not a word, despite rhyming with the Turkish capital, but defended his choice in a blogpost, saying the prize was “entirely anti-meritocratic”.
“Certainly there were better poems,” he wrote on the Spectator website. “For sure there were filthier ones … For myself, I think it a wonderful thing that a British political leader has shown that Britain will not bow before the putative caliph in Ankara.
“Erdoğan may imprison his opponents in Turkey. Chancellor Merkel may imprison Erdoğan’s critics in Germany. But in Britain we still live and breathe free. We need no foreign potentate to tell us what we may think or say. And we need no judge, especially no German judge, to instruct us over what we may find funny.”**


No existe esteticismo de la risa, el chiste por el chiste. Más allá de Freud, nada deja de ser político en la política y menos el chiste político. Si la risa es sana es porque nos libera de muchas cosas que puede que no podemos decir de otra manera o que disfrutemos más contando de esta.
Como se aprecia en el párrafo final de Johnson, le importan más los ataques a la tríada Alemania, Merkel y Europa, que al mismo Erdogan que es más la excusa del chiste en plena campaña antieuropea. 
Johnson mete retóricamente a Erdogan en Europa por el amparo de Merkel a su persecución del humorista alemán que inició la polémica de las críticas. Por eso es importante que se midan muy bien los efectos de las cosas. Por querer contentar a Erdogan en plena crisis con los refugiados por un lado y el Estado Islámico por otro, Merkel le ha dado argumentos a Boris Johnson para hacer sus propios chistes antieuropeos e islámicos. Dos por uno.



Pero de todos los casos en los que alguien ha sido atacado por reírse de Erdogan —¿para cuándo una antología, una exposición internacional?—, mi favorito es literario, cinematográfico y fotográfico y gracias a su complejidad hermenéutica el acusado se pudo librar con mejor suerte que la antigua Miss Turquía, que ha sido condenada.
Se recogía así en Middle East Eye en diciembre de 2015:

Filmmaker Peter Jackson has commented on criminal charges a doctor faces in Turkey for comparing President Recep Tayyip Erdogan to Gollum.
A court in Turkey has been deliberating the nature of the character Gollum, who features in the novels and film adaptations of J.R.R. Tolkien’s The Hobbit and Lord of the Rings, after a defence was offered on behalf of Bilgin Ciftci claiming that his comparison was not defamatory of the president - a punishable crime in Turkey - as Gollum was not necessarily evil.
Jackson has pointed out, in a joint statement with filmmakers Fran Walsh and Philippa Boyens given to the Wrap entertainment site, that the character depicted in the photos was not even Gollum, but Smeagol, the other half of the character’s split personality.
"If the images below are in fact the ones forming the basis of this Turkish lawsuit, we can state categorically: none of them feature the character known as Gollum,” it read.
“All of them are images of the character called Smeagol, Smeagol is a joyful, sweet character. Smeagol does not lie, deceive, or attempt to manipulate others. He is not evil, conniving, or malicious — these personality traits belong to Gollum, who should never be confused with Smeagol."
Ciftci was sacked from his job in a hospital in October sharing an array of photos showing Erdogan pulling various faces in comparison with Gollum.***



Hay que reconocer que el ingenio sarcástico y el legal han logrado su objetivo, la impunidad. Que los jueces no hayan podido encontrar una fisura en la defensa porque el personaje elegido para comparar con Erdogan tenga doble personalidad —mala y buena, Gollum y Smeagol— es una sutileza que necesitó de la confirmación del director Peter Jackson y expertos de la crítica cinematográfica y literaria, varios psicólogos, etc. A Tolkien seguro que le hubiera encantado ofrecer su testimonio en el mismo sentido solo por fastidiar a Erdogan y dejarle con dos palmos de narices.
Según este argumento, no solo no debería ser condenado, sino que debería ser invitado a tomar un café turco con el presidente Erdogan en su colosal palacio, pues sería una de las pocas personas que le conocen bien saben que en el fondo de su otra personalidad habita el bien y la bondad. Por cierto, decir que los baños del palacio construido para el presidente son de oro, también es motivo de denuncia. Fue el centro de una agria polémica en el parlamento. 


El palacio tiene más de 1.100 habitaciones y cuadriplica el de Versalles, según informa la prensa, El ego de Luis XIV, que fue quien amplió el palacio inicial de su padre, no es nada en comparación con el ego del presidente turco. El propio Erdogan ha ofrecido material para chistes y sátiras sobre esta cuestión palaciega al decir que fueron las "cucarachas" las que le hicieron pensar en la necesidad de un nuevo palacio presidencial. ¡Qué pena que Erdogan no viviera en tiempos de Moliere!


Por cada humorista que se condena, por cada persona a la que se penaliza o acosa por repetir un meme en cualquier red social, se producen cientos de nuevos chistes y el fondo de risas sobre su persona va en aumento.
En ocasiones será con bromas sobre cabras complacientes, comunidades del añillo o los retretes dorados de palacio. En otras, lo chistes afectan a aspectos mucho más serios como los negocios de su familia, las relaciones con los que ocurre al otro lado de la frontera o lo que sucede cuando pierde la mayoría parlamentaria.
A todos los autócratas les gusta esa seriedad solemne que Erdogan practica como equivocada señal de grandeza. Es más sano estar del lado de la risa, aunque sea más peligroso. Erdogan no pasa la prueba del humor, clara muestra de su espíritu dictatorial.
Nuestra solidaridad con Merve Buyuksarac y los que padecen la falta de sentido del humor y la democracia del presidente turco y nuestras risas indignadas para Recep Tayyip Erdogan.



* "Miss Turquía condenada por compartir un poema satírico sobre Erdogan en Instagram" Euronews 1/06/2016 http://es.euronews.com/2016/06/01/miss-turquia-condenada-por-compartir-un-poema-satirico-sobre-erdogan-en/
** "Boris Johnson wins 'most offensive Erdoğan poem' competition" The Guardian 19/05/2016 http://www.theguardian.com/politics/2016/may/19/boris-johnson-wins-most-offensive-erdogan-poem-competition

*** "Erdogan-Gollum comparisons not defamatory, says director" Middle East Eye 3/12/2015  http://www.middleeasteye.net/news/erdogan-gollum-comparisons-not-defamatory-pictures-are-smeagol-says-hobbit-director-956690209#sthash.mVmWfRH7.dpuf"









No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.