domingo, 12 de junio de 2016

Egipto y los exámenes filtrados

Joaquín Mª Aguirre (UCM)
¿Qué no se convierte en un problema en Egipto? Esta es una pregunta de muy difícil contestación. La tentación política de exhibir los pequeños problemas como grandes retos y los grandes problemas como inmensos desafíos hace que todo se eleve a potencias insospechadas con soluciones apocalípticas. En esta autoespiral problemática, estos días los titulares se los han dejado de ganar el terrorismo o la crisis económica desplazados por el filtrado de los exámenes de acceso a la Universidad.
Todavía están frescas las propuestas del presidente El-Sisi de enviar estudiantes a Japón con la pretensión de obtener samuráis del conocimiento, kamikazes del estudio (mientras no vuelvan yakuzas) al servicio de la sociedad que necesita esa regeneración moral que es el objetivo máximo pretendido. Japón solo le ha permitido unos poquitos frente a las pretensiones presidenciales, pero con ellos debería bastar y tras una generación formada en Japón, Egipto podría enfrentarse a su futuro regenerado. Eso es al menos el planteamiento.
El caso de las filtraciones de los exámenes tiene todos los requisitos para ser un tema estrella en estos días y competir con las series de Ramadán. Egypt Independent recoge algunas reacciones parlamentarias ante el problema:

In a statement to Al-Masry Al-Youm on Friday, Education Committee member Magda Nasr described the leakage of Thanaweya Amma exams (final high school exams) as a "catastrophe".
She stated, however, that she will not consider the dismissal or resignation of the Education Minister, despite the demand of some MPs for his dismissal over his alleged mismanagement of the crisis.
"The problem is not the [minister] but the education system itself, which is rotten to the core with corruption and must be purged by the revision of the examination process and the whole education system," she said.
The dismissal of the current minister could possibly cause his successor to be indecisive and hesitant, she opined.
"If we do come to suspect negligence on the part of the Minister of Education though, we will not hesitate to withdraw our support for him," she added.
According to Nasr, the House of Representatives has tasked a number of committees with following up investigations into the exam paper leakage, including committees for education, defense and national security, and communications and information technology.*


A ver si lo que no se ha conseguido con otras instituciones —limpiarlas— se puede conseguir con la educación, que parece más asequible o, por decirlo de otra manera, con menos poder detrás. Tiene razón la diputada Magda Nasr, pero debe tener cuidado no sea que en vez de intentar arreglarlo sea acusada de intentar hundir el Estado o desprestigiar al país.
El filtrado de exámenes está ahora en manos, pues, de comités de educación, defensa, seguridad nacional y tecnologías de la información. Seguro que los egipcios están mucho más tranquilos. Por lo pronto hubo detenciones de funcionarios del ministerio, doce según los últimos datos, y después algunos responsables de páginas de Facebook que sacaban fotos de los exámenes. También han sido detenidos alumnos.


Al ministro de Educación, hombre de grandes remedios, se le ocurrieron soluciones, pero algunas de las que planteó ante el parlamento no han sido consideradas viables, tal como señala Ahram Online:

Egypt’s education minister told parliament Saturday that he requested the Internet be disconnected in the country an hour before high school exams, to prevent online cheating, but his request was denied.
Minister El-Hilali El-Sherbini said his request was deemed against the law and the constitution, and thus the education ministry attempted to find other methods to prevent cheating, state news agency MENA reported.
These methods include using cell phone jammers to disrupt cell phone signals inside classrooms. But officials found it unfeasible, as it would cost around EGP150 million.
The minister was speaking in front of parliament after the test papers for several subjects of the Thanaweya Amma (General Secondary) high school exams were leaked online last week.
The leaks prompted officials to cancel the religious studies exam Sunday as well as to investigate possible leaks from within the ministry.
El-Sherbini defended his ministry, saying they have been making efforts since February to prevent exam leaks.
The ministry conducted a study, according to the minister, with finding stating that it is hard to completely eliminate online cheating.
He added that the ministry cancelled a number of examination venues known for group cheating in the past year, and instead referred students to other secure locations to sit their exams.
The minister also said that exam papers have been transported to a number of governorates using military aircraft and that the interior ministry have been securing the transfer of exam papers by road.**


Hay que tener cuidado con un ministro que propone dejar a Egipto —particulares, empresas, instituciones, etc.— sin comunicaciones para solucionar el problema del filtrado o cualquier otro problema.
El despliegue no ha servido de mucho, lo que explica las enérgicas soluciones que el ministro de Educación plantea. La justificación para desconectar en Egipto los servicios de redes una hora antes de que comiencen los exámenes para evitar que se difundan las preguntas es como usar la bomba atómica para matar mosquitos. Las movilizaciones militares para transportar los exámenes bajo vigilancia, la participación del ministerio del Interior, etc. no han conseguido nada y, probablemente, sean hasta contraproducentes y pronto haya que empezar a detener a funcionarios por los que hayan pasado los exámenes en ese trasiego.


Como el fenómeno se sigue repitiendo todos los cursos pese a todo, el año pasado se dieron algunas interpretaciones interesantes recogidas en el artículo de Al-Monitor titulado expresivamente "Helicopters, scanners no match for Egypt's exam cheats ":

For his part, head of the Education Committee in the former Egyptian parliament Shaaban Abdel-Alim attributed the spread of mass cheating and exam leaks to the fact that some students are able to intimidate exam proctors.
He told Al-Monitor, “This is one of the negatives after the January 25 Revolution, which, although it was a revolution against injustice, resulted in [weaker control over the citizens] because of the lack of security for a while. … The phenomenon of leaking exams can be chalked up partly to psychological motives. But the most dangerous factor is the collapse of the education system in Egypt, which has been hit by backwardness.”***


¡Acabáramos! La culpa de la corrupción en el sistema educativo egipcio, en los ministerios, en las universidades y escuelas... ¡la tiene la Revolución del 25 de enero de 2011! No hay como una buena dictadura para garantizar que los ciudadanos respetan las leyes, mientras que los intentos de democracia tienen esa falta de control y que lleva a faltar al respeto a la autoridad. ¿Con Mubarak no pasaba?
Menos mal que se reconoce el colapso general de la educación en Egipto, algo cuyas causas, por supuesto, no tiene nada que ver con los largos años de dictadura e indiferencia hacia la corrupción, falta de recursos, etc. que han hecho rentables las filtraciones en diversos sentidos.


El año pasado hubo otro escándalo con motivo de los exámenes: una brillante alumna copta, Mariam Malak, salió a los medios a denunciar que le habían suspendido un examen con un cero cuando ella lo había hecho bien, como lo había hecho anteriormente, con 97% de aciertos. El asunto llegó hasta la presidencia del país. La sospecha fue que alguien había cambiado su examen brillante por el de otro alumno "necesitado de ayuda" ya que estaba en blanco. Ella se había quedado con la nota negativa mientras que otro —bien relacionado, se supone— había pasado con la suya, la positiva. Hasta circuló un hashtag con “I believe Mariam Malak” por todo Egipto en su apoyo. ¿Está Mariam estudiando medicina como ella quería, al igual que sus hermanos? No lo sabemos.


En Daily News Egypt, hace unos días, Moataz Bellah Abdel-Fattah lo planteaba en términos queridos por el presidente Sisi, como una parte de la "4GW", de la "guerra psicológica":

What about Egypt?
I remember what the president said during his interview about monitoring attempts to demolish state institutions gradually. The demolition here does not mean the demolition of buildings, burning files, or killing staff, but the destruction of people’s confidence in them. This is a psychological war against Egypt and Egyptians. The negligence and/or corruption of one or some of those in charge of exams led to such a crime. The existence of that crime in more than one country does not justify it, but it means two things:
First, we should not lose confidence in the “institution,” even if some of its employees made mistakes.
Second, we need to benefit from the experiences of other countries in how to cope with this crime that offends the principles of allowing equal opportunities on the one hand and makes people lose confidence in the efficiency of state institutions. As long as the state itself has built these institutions, it will be also suspicious.****


El artículo comenzaba con la explicación de casos de corrupción en Argelia. La invocación al presidente y sus advertencias de que Egipto está en guerra con no se sabe muy bien qué o quién que quiere su destrucción es cada vez menos creíble. Ya el antiguo responsable le echaba la culpa a la Revolución, ahora habrá que preguntarle al presidente quiénes son los que están haciendo estas cosas para que la gente filtre y copie los exámenes. La teoría del articulista es que quieren destruir la confianza de los egipcios en las instituciones. Y lo dice en serio.
Como en casi todo, Egipto se plantea en términos de conspiración lo que le ocurre. Nadie se hace responsable de nada; se buscan culpables y no soluciones. Si te muerde un tiburón y te quita la pierna, es mejor condenar al atacado que al atacante, que está Dios sabe dónde. Es la mentalidad: hay vigilar con más intensidad, penalizar con mayores castigos, etc. Pero no se arregla nada.


Esta mentalidad represiva es la que impide cambiar nada y que año tras año se pida la intervención del Ejército y Policía, más leyes, más dureza, etc. con tal de no afrontar dos cuestiones claves: la corrupción educativa es una parte de la corrupción general (la que hizo sublevarse en 2011) que no se ha tocado y sigue habitando desde la cabeza del ministerio al último despacho; y, en segundo lugar, el propio sistema de enseñanza que facilita la copia porque se basa en la repetición memorística y no en la creatividad individual.
Cuanto peor es el sistema educativo, más fácil son las copias de los exámenes, filtraciones, etc. Lo único en lo que se vigila (y mal) es en la cuestión de la custodia y transmisión de los exámenes; no se contempla su contenido. Todo se enfoca al hecho del examen y no  en lo que ocurre en los años previos de educación.
La resistencia a cambiar el sistema educativo tiene sus explicaciones. No es la pérdida de autoridad la causa de los fraudes, sino precisamente lo contrario. El mal profesorado tiende a imponer la autoridad como forma de evitar que se vean sus carencias. Y en un sistema corrupto es más fácil que el mal profesor se mantenga durante años haciendo destrozos en la educación.


El poco respeto a la educación y su instrumentalización lo han demostrado los ministerios sucesivos cuando han retirado, como hicieron los islamistas, los retratos de las mujeres progresistas de los libros de texto, o como lo hicieron los actuales al retirar las menciones a Mohamed El-Baradei de los mismos libros. ¿Cómo modernizar un sistema de educación que quiere tener el control de los alumnos en vez de buscar su autonomía como personas?
Habrá muchas explicaciones "psicológicas" o "sociológicas" para que ocurra ahora lo que ha ocurrido otros años. Pero, por ejemplo, e l anterior Ministro de Justicia —cesado por blasfemia narcisista— sostenía públicamente que solo los hijos de los jueces debían ser jueces; pero no se le cesó por eso.
Sin una reforma educativa de verdad, real, con objetivos pedagógicos y no políticos o religiosos como prioridad, no se acabarán con este tipo de problemas. Tampoco con los otros. Un mal sistema educativo es garantía de una ignorancia que hace caer fácilmente en manos de la demagogia.


El sistema educativo egipcio —según todos sus críticos— sigue siendo el foco de muchos males de los cuales el filtrado de exámenes no es más que un síntoma. La necesidad de pagar una educación paralela a la que reciben, que consideran inútil, la ausencia de sentido crítico y creativo frente a un profesorado autoritario, endogámico y mal pagado, la falta absoluta de recursos en muchas zonas, etc., son muchas de las cuestiones que Egipto debería afrontar antes que criminalizar el sistema educativo e intensificar la vía de la represión. Pero los críticos del sistema no están bien vistos y se les supone, como siempre, agentes de alguna potencia.
Cada año se repetirán las mismas circunstancias dejando en evidencia al sistema educativo y la incapacidad del resto del sistema para resolver un problema. Mientras no se vaya a las raíces del problema difícilmente se arreglará nada.


* "Culprit of high school exam cheat Facebook page arrested" Egypt Independent 11/06/2016 http://www.egyptindependent.com//news/culprit-high-school-exam-cheat-facebook-page-arrested
** "Egypt's education minister stands before parliament after high school exam leaks" Ahram Online 11/06/2016 http://english.ahram.org.eg/NewsContent/1/64/222777/Egypt/Politics-/Egypts-education-minister-stands-before-parliament.aspx
**** "Helicopters, scanners no match for Egypt's exam cheats" Al-Monitor 18/06/2015 http://www.al-monitor.com/pulse/originals/2015/06/egypt-high-school-exams-cheating-shaw-ming-social-media.html#ixzz4BM46RoMu
*** Moataz Bellah Abdel-Fattah "Leaked exams and the demolition of institutions" Daily News Egypt  05/06/2017 http://www.dailynewsegypt.com/2016/06/05/leaked-exams-demolition-institutions/



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.