martes, 31 de mayo de 2016

Más consecuencias del hecho sin precedentes y solo ha empezado

Joaquín Mª Aguirre (UCM)
De nuevo el régimen egipcio opta por el camino más complicado en un nuevo, otro más, ejercicio de obcecación y falta de sentido de la realidad. Cuando lo que eliges hacer tiene por seguro consecuencias contra ti, es poco inteligente hacerlo. Normalmente, cuando la gente se golpea un dedo con el martillo no sigue clavando; el régimen de El-Sisi, por el contrario, sigue golpeándose orgullosamente en el mismo pulgar una y otra vez.
Nos referimos, claro está, a la ya célebre "situación sin precedentes" que le enfrenta con los periodistas. Sin precedentes, sí, pero como ya señalamos en su día "con consecuencias. La cúpula del Sindicato de Periodistas ha sido detenida y acusada de "proteger a perseguidos" y de "difundir noticias falsas". Se entenderá rápidamente el absurdo al que se enfrentan ya que las "protección" dada fue que participaban en una sentada en el Sindicato y las "noticias falsas" decir que la Policía había entrado en los locales sindicales ("la situación sin precedentes" que llevó a pedir la dimisión del Ministro del Interior) para llevárselos.
Lo malo de este asunto es que la falta de sentido común unido al autoritarismo galopante solo puede traer más pérdida de credibilidad del régimen. Los ataques contra la prensa son ataques contra la libertad de información y solo sirven para que el régimen se encuentre cada vez más solo, dentro y fuera del país. Un régimen que llena autobuses de sus seguidores para ir a jalear a los periodistas que están defendiendo las libertades de expresión e información ha perdido el sentido de la realidad. Esto no tiene nada de particular porque, obsesionado con la propaganda de los manuales, cree que la "realidad" es lo que el poder decide que es; que controlando los medios y a los periodistas puede mantenerse al mando con el apoyo de los miembros adictos, como se dedujo del memorándum del Ministerio del Interior enviado por error a la prensa. En él se detallaba la estrategia de desprestigio contra los periodistas y la necesidad de fomentar desde los acanales afectos al régimen la presencia de expertos que atacaran las posiciones de los discrepantes. Hace tiempo que no se ve algo tan burdo, pero no son genios precisamente.
Daily News Egypt informa de la nueva etapa de la situación con la detención el lunes de los tres líderes del sindicato:

Syndicate board member Hanan Fekry detailed to Daily News Egypt on Monday the length of investigations with the leaders of the syndicate.
“The first investigation began around 2pm with El-Balshy, and it ran for four hours then almost two and half hours with Abdelrahim, then the investigation with the head of the syndicate started at about 9pm and lasted until 3.15am or 3.30am,” Fekry said.
“I attended the investigations with the head of the syndicate and I haven’t seen this amount of false testimonies in my life in one case,” she added.
Fekry revealed that the testimonies used against the syndicate leaders included, in addition to testimonies from security, a testimony from one of the syndicate’s board members.
The prosecution ordered the release of the three leaders on bail of EGP 10,000 each. The three journalists refused to pay the bail.
“Leaders of the Press Syndicate don’t pay bail, especially when the case is about innocent people and considering the false testimonies … it wouldn’t be possible for them to accept [to pay bail for release] this was their opinion.”
“We let them in on our opinion and we told them that we don’t want them to be detained, because one of the scenarios is that they will be detained for four days pending investigations.”
Defence lawyer Amr Imam told Daily News Egypt: “We are now waiting for the general attorney’s decision on whether the prosecution will summon them for further investigations, release them, or detain them for four days pending investigations.”
The investigations only focused on reports filed against the syndicate. The detained leaders demanded that the reports filed by the syndicate, which accuse security forces of illegally storming the syndicate headquarters, be added to the case.*


La pretensión del régimen era detenerlos, interrogarlos y mandarlos a la calle con el pago de una multa. Los periodistas se han negado a pagar y había noticias contradictorias sobre si alguien había pagado la fianza de forma anónima. Lo que han hecho es dejar en evidencia a la Fiscalía y obligarla a mostrar sus cartas en el caso. Lo que pretendía ser un ejercicio de intimidación se vuelve contra quien la inicia pues son ahora los periodistas los que quieren que todo vaya ante los tribunales y se escuchados aportando las pruebas de que dispongan. Hasta el momento quien ha llevado la voz cantante y solo se ha visto lo que ha querido que se viera ha sido el fiscal. Si se va a juicio podrán defenderse. Como dice el abogado del Sindicato, en su vida ha visto tal cantidad de falsos testimonios. Está, además, la cuestión señalada del testimonio de un miembro del Sindicato, dado los intentos de romper su unidad desde los grupos afectos al régimen. Era parte de la estrategia de división de los periodistas emprendida por el gobierno. Otra decisión tomada desde otra mala decisión anterior.
Respecto a esto último, Mada Masr añade nueva información:

On Sunday, the prosecution rejected the board members’ request to have a judge supervise the interrogations. Prosecutors then confronted the defendants with testimony from their fellow board member, Hatem Zakareya, who claimed that Qallash was aware of the arrest warrant for Badr and Saqqa, yet allowed them to continue their sit-in, a source on the syndicate board told Mada Masr.
However, Zakareya released a statement on Monday asserting that he stands in solidarity with his colleagues and that his testimony was in line with theirs.
During Sunday’s questioning, Balshy argued that the syndicate did not try to hide Saqqa and Badr, board member Mahmoud Kamel told Mada Masr. Kamel was present during the interrogation.
According to Kamel, Balshy maintained that Saqqa and Badr had announced the location of their sit-in publicly and stayed in the syndicate until there was a confirmation of the arrest warrant. The syndicate tried to confirm the warrant had been issued by contacting the Ministry of Interior before preparing the journalists to hand themselves over in the presence of Qallash to ensure their safety.
Following an emergency meeting on Monday, the Journalists Syndicate board issued a statement condemning the interrogation, calling it an “unprecedented escalation." The syndicate voiced support for its leaders’ decision to reject bail, and announced that it was considering calling for an emergency general assembly in order to plan the appropriate action to take next.**


Los frentes que el gobierno tiene abiertos en estos momentos son muchos, demasiados para meterse de lleno en un conflicto con la prensa. La creencia en que puede gobernar el país silenciando desde jueces y fiscales, con órdenes, lo que ocurre o lo que no le gusta que se diga es un suicidio político y además una fuente de desestabilización permanente.
Lo peor de todo esto son los constantes intentos de desacreditar la prensa. Hemos dicho muchas veces que Egipto tiene grandes periodistas y periodistas deleznables como resultado de una alianza perversa con el poder a lo largo de las décadas. Muchos periodistas jóvenes ven en el tratamiento crítico de la información la base de la formación de la opinión pública, pero el régimen —como los anteriores— lo ve más como un ejercicio de propaganda para transmitir su visión de los acontecimientos e imponerla cuando hay dudas a través de los ataques a los discrepantes.


La persecución emprendida contra la prensa desde las informaciones críticas sobre la entrega inexplicada e inexplicable de la islas de Tiran y Sanafir a Arabia Saudí ha tenido ese efecto en cadena del que hablamos muchas veces y que no parece tener en cuenta el gobierno. Si informabas sobre las discrepancias o los discrepantes, eras acusado formalmente de intento de desestabilizar al gobierno o buscar su derrocamiento, difundir noticias falsas, etc., toda una sarta ridícula de acusaciones intimidatorias. De una cosa se pasa a la otra y así tenemos este conflicto en el que —muy a la egipcia— se pierde el origen y se acaba discutiendo sobre el número de policías que entraron.
Y el origen es el carácter autoritario del régimen de El-Sisi que ha ido desplazando las voces discrepantes y difamando a los que discrepaban usan las armas oficiales y extraoficiales de que dispone, que intenta hacerse con el control de los diferentes sindicatos que se le enfrentan en un intento de seguir recortando las diferentes instancias de la sociedad civil.



* "Journalists to protest their detention, fate of press syndicate leaders remain unknown" Daily News Egypt 30/05/2016  http://www.dailynewsegypt.com/2016/05/30/journalists-protest-detention-fate-press-syndicate-leaders-remain-unknown/

** "Journalists Syndicate head, board members referred to trial for 'harboring fugitives'"  Mada Masr 30/05/2016 http://www.madamasr.com/news/journalists-syndicate-head-board-members-referred-trial-harboring-fugitives

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.