sábado, 28 de mayo de 2016

La puerta de la infamia o Ada y Carlos

Joaquín Mª Aguirre (UCM)
Mientras la "leyenda barcelonista" (así es calificado con justicia) Carlos Puyol saluda confiado desde lo alto de un camello con el fondo de las pirámides de Giza, mientras las autoridades de los museos le cuentan los detalles de sarcófagos y estatuas milenarios, una ciudadana norteamericana, de nombre Ada Petiwala, es retenida, humillada y expulsada de Egipto. La consideran, dice la versión oficial, una amenaza para la seguridad nacional.
El aeropuerto de El Cairo se ha convertido en la puerta de la infamia. Los hechos vergonzosos se acumulan allí, en entradas y salidas. Si ayer era a un periodista francés que regresaba a su trabajo después de unos días de vacaciones, hoy es una ciudadana norteamericana que acompañaba a su marido. La historia increíble, pero cada vez más frecuente, de Ada Petiwala nos la cuenta Mada Masr:

US citizen Ada Petiwala was refused entry to Egypt on Tuesday, after being detained and interrogated at Cairo International Airport, and has been told she is banned from entering the country again as she is considered a problem for national security. 
In a Facebook post published on Friday, Petiwala explained that she was detained and her passport was confiscated after it was initially stamped by the passport control office. Petiwala and her husband, who is an Egyptian national and was accompanying her on a flight from France, were subsequently interrogated. Airport security asked Petiwala about her many previous visits to Egypt. She explained that had been a Center for Arabic Study Abroad scholarship recipient from 2013 to 2014 and had later worked at Townhouse gallery.
When Petiwala stated that she is a New York University master’s student with a focus on media studies and Indian culture in Egypt, airport officials laughed at her in disbelief.
"I repeated again and again that the primary reason for my trip to Egypt was to spend time with my husband, whom I only can now see during my breaks from school. He does not have an American visa. I told these truths knowing full well that there is sensitivity and surveillance surrounding every single one of the institutions I have been affiliated with," she explained.
At 6:00 am, after several hours of interrogation, Petiwala said that authorities decided to ban her from entering Egypt, citing national security concerns.
“Leave her here and go home and sleep because she’s not going to enter Egypt again," airport security told her husband, according to Petiwala.
Petiwala went on to describe the "humiliating treatment" she was subjected to by airport security officials. Despite having recently undergone a medical procedure that induces bleeding – of which she claims security officials were aware – Petiwala was mocked by security officials, was forced to carry her luggage to several detention centers throughout the airport and was denied access to food, water and the bathroom as she waited to board a flight to Berlin.
When she was finally allowed to enter a bathroom before boarding her flight, she yelled at an officer who, in return, spat in her face.*


No se trata ya de que se deje entrar o no entrar a las personas en el país con la arbitrariedad, sino del centro de humillaciones en que se ha convertido el aeropuerto. Todas las personas a las que se les ha prohibido la entrada en Egipto por los motivos más peregrinos coinciden en lo mismo: el trato humillante, vejatorio y cobarde al que son sometidos las personas.
Se les retira el teléfono, se les traslada de un lado a otro cargando los equipajes, no se les explica qué ocurre, se les somete a interrogatorios agresivos e insultantes, se les impide usar los servicios, se burlan de ellos y, una novedad, como cuenta Ada Petiwala, se les escupe en la cara.


Uno mira una y otra vez la foto de Ada Petiwala y no ve la amenaza a la seguridad nacional. Es una simple estudiante. No tiene la suerte de ser una leyenda futbolística y que todos la sonrían, le pidan autógrafos y la fotografíen junto a antigüedades y egipcios serviciales y correctos. Las fuerzas de seguridad no vigilan que no le ocurra nada sino que, por el contrario, son su fuente primera de inseguridad y agresión. Allí donde protegen a Puyol la leyenda, protegen a la sociedad egipcia de Ada, la amenaza. En Puyol ven el futuro turístico a lomos de camello; en Ada Petiwala la amenaza de la inestabilidad. ¡Estúpido, pero cierto!
Busco el currículum de Ada Petiwala en su centro de Nueva York —el Hagop Kevorkian Centre — y es el siguiente:

Ada Petiwala
Email: xxxxxxxxxxxx
1st year student
Bio:
Ada Petiwala is a pop culture enthusiast from New York. At the Kevorkian Center, her work focuses on the historic and contemporary connections between Bollywood and Arab music video production. She is a graduate of the Bard College Political Studies and Middle Eastern Studies programs. In 2012, she moved to the West Bank as a Post-Baccalaureate Fellow at Al-Quds University/Bard College, where she fell in love with contemporary Palestinian cultural production. She has studied Arabic in Morocco (Critical Language Scholarship), Palestine, and most recently as a 2013-2014 Center for Arabic Study Abroad (CASA) Fellow in Cairo, Egypt. During her tenure as Archivist and Librarian for the Townhouse Gallery in Cairo, she launched and curated the Townhouse Salon Series. Her research interests include: labor migration patterns in the GCC; Middle Eastern and South Asian music and television; stardom and celebrity; and contemporary Egyptian art.**


¿Hay algo que permita convertirla en una amenaza para la "seguridad nacional egipcia"? Para usted y para mí probablemente no, ¿qué peligro podría haber en una persona que se dedica a estudiar las relaciones entre la música de Bollywood y la de Oriente Medio, en una bibliotecaria?
Pero eso es lo que usted y yo —ciudadanos ingenuos del mundo— percibimos y no las bases de datos en las que usted no (yo probablemente sí) nos encontremos registrados por el gobierno o las embajadas egipcias repartidas por el mundo. Aparece unas palabras que habrá hecho saltar las alarmas paranoicas egipcias: Townhouse Gallery, en donde Ada Petiwala trabajó de bibliotecaria.
En diciembre de 2015 escribimos aquí un post titulado "El arte egipcio, camino del silencio" (30/21/2015). Dábamos cuenta de la redada y registro realizado por varias agencias de seguridad, según informaba la propia prensa egipcia. Townhouse Gallery era uno de los centros de arte de vanguardia egipcia, junto con una editorial. Comentábamos entonces que se estaban produciendo cierres de los centros intelectuales que es lo único que le queda a la sociedad civil egipcia para poder desarrollar algún tipo de actividad. Con las calles prohibidas, los centros de arte eran la única posibilidad de desarrollar algo de actividad más allá del sisismo, forma de pensamiento único y de muy poca calidad, por no decir inexistente.

No hay otra "amenaza a la seguridad nacional" que el hecho de que esta estudiante neoyorquina  haya estado al cargo de algunas exposiciones en el tiempo en que estuvo trabajando allí de bibliotecaria del centro. Carlos Puyol ha realizado entradas en su carrera futbolística mucho más peligrosas que eso y ahí lo tenemos, tan fresco sobre el camello, sin que nadie le considere una amenaza para Egipto.
Pero la puerta de la infamia no solo se cierra para entrar. Igualmente funciona en las prohibiciones de salida, que se multiplican en el país. La estrategia es no dejar entrar y no dejar salir. A unos por darse el gusto de escupirles a la cara como a la pobre Ada Petiwala; a otros para que sientan el miedo en el cuerpo, que sientan que son una posesión del gobierno egipcio que en cualquier momento —pese a lo que afirma el ministro— pueden desaparecer una temporada o ser detenidos durante años posponiendo su juicio hasta que un día, en un gesto de generosidad inigualable, decidan ponerlos en la calle. Las cárceles están llenas y se siguen construyendo más porque no caben.


Los que han protestado por la entrega de dos islas por parte del presidente El-Sisi a Arabia Saudí sin contar con nadie, son condenados de 3 a 5 años. A los que no tienen las 100.000 libras para pagar las multas en un solo pago se le impide pagarlas a plazos, como suele ser frecuente. Así están controlados en las cárceles.
El panorama egipcio se oscurece cada día. El descontento genera descontento y por ello más represión en un ciclo de pérdida de confianza y aumento de la violencia. El gobierno egipcio no tiene más argumentos ni más maneras.


Las prohibiciones son cada vez más absurdas porque la paranoia y el aislamiento crecen. El régimen necesita alentar el miedo, aumentar la sensación de que están en el objetivo de todos los países del mundo en una misma conjura. Por eso lo trabajadores de las ONG, de las asociaciones de derechos, de cualquier iniciativa que no pueda ser controlada y sea una alternativa están en el punto de mira de los servicios de seguridad.

En este último año se han producido incidentes similares: activistas retenidos en el aeropuerto notificándoles que tienen prohibido salir de Egipto. Los motivos son esa cacareada "seguridad nacional" que resulta ridícula y ofensiva. Nos recuerda aquella grulla detenida por espía y cuyo delito era llevar en la pata un dispositivo para el control de las migraciones. La Policía la detuvo y la entregó con diligencia a los superiores para su interrogatorio. No sé si creyeron lo que la grulla contó sobre los motivos de su viaje a Egipto desde tierras más frías y no sé si alguien la escupió a la cara o eso se reservan para gente como Ada.
 Cada vez es más evidente la degeneración del régimen egipcio a lo que un periodista del que nunca más se supo llamo "fascismo social". Se trata de crear un clima contra todos aquellos que intentan dar una versión distinta o que tienen el sueño de un país moderno y democrático. Eso implica a las ONG, las feministas, los periodistas, profesores, etc.


Alejados de islamistas y militares, aquellos egipcios que quieren un futuro de libertades, un mañana que no viva entre desapariciones, prohibiciones, condenas, etc. se trata de evitar que puedan tener fuerza suficiente algún día. La estrategia del poder es anularlos y estigmatizarlos ante una opinión pública acostumbrada a que le hablen del apocalipsis y de las conspiraciones.
No ha habido bastante, según parece, con la experiencia de Giulio Regeni. Están poniendo en práctica lo dicho por el presidente El-Sisi: encarcelar poco y expulsar o impedir la entrada mucho. Si detienes a las gentes, el escándalo es mayor. Dales una lección, mételes miedo en el aeropuerto y ya verás cómo hay menos lío. Los que están dentro tienen la amenaza de no salir; los que llegan de fuera son retenidos en el aeropuerto y humillados, intimidados por los corteses funcionarios que escupen a la cara, quitan teléfonos e impiden ir al baño.

Mientras tanto, Carlos Puyol cabalga sonriente a lomos de un camello, se hace selfies en las pirámides sin ser consciente de la manipulación política de su imagen. 
Puyol, por supuesto, no tiene más culpa que la de ir donde le mandan como embajador cervecero del patrocinador de la Champions. Menos suerte tuvo, recordemos, Lionel Messi al donar sus botas para subastarlas para proyectos humanitarios; fue por los medios en un mal entendido ataque de orgullo egipcio. 
Las puertas de Egipto están abiertas para algunos; para otros en cambio, el riesgo es grande. Ya sea por la vigilancia desde las embajadas de las actividades que realizas fuera del país o por las que observen dentro, la puerta se abre o se cierra e incluso te puede pillar los dedos o darte en las narices si te descuidas. 
Lo que es intolerable en todo esto son las humillaciones que los funcionarios egipcios hacen pasar a las personas que llegan y no les gustan.
Algún día Egipto deberá pedir disculpas a las personas que por querer un futuro mejor que el presente, por ser solidarios con ellos reciben salivazos en la cara o cosas peores. La lista de humillados en el aeropuerto, en la puerta infame, sigue creciendo.
  

* "US citizen barred entry to Egypt due to ‘national security’ concerns" Mada Masr 27/05/2016 http://www.madamasr.com/news/us-citizen-barred-entry-egypt-due-%E2%80%98national-security%E2%80%99-concerns
** HK Hagop Kevorkian Center - Near Eastern Studies NYU http://neareaststudies.as.nyu.edu/object/Petiwala_Ada.html








No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.