lunes, 16 de mayo de 2016

El desacuerdo del gobierno mejicano

Joaquín Mª Aguirre (UCM)
En su momento señalamos que el caso de los turistas mejicanos bombardeados y ametrallados por el Ejército egipcio se había cerrado en falso. 
Una pregunta retórica hecha por la portavoz mejicana hizo que el gobierno egipcio acelerara diciendo que el gobierno mejicano aceptaba sus versiones de los hechos, es decir, que toda la responsabilidad de lo ocurrido es de los turistas y de quienes los guiaban, dejando libre de culpa al Estado. A todo esto se le dio cobertura mediática para hacer ver que no ocurriría nada cpn el sector turístico. Otro error estratégico de comunicación que ahora se vuelve contra él.


Con el caso Giulio Regeni y los turistas rusos derribados por la explosión de una bomba del Estado Islámico, el caso de los turistas mejicanos abría otra peligrosa brecha en la imagen de Egipto en el exterior, en especial en el manejo del sector turístico. No vamos a repetir aquí las vicisitudes de los dos casos y cómo han dañado al país por la obcecación de sus gobernantes y la sensación de poca o nada colaboración.
En este contexto, poder decir que el gobierno de Méjico aceptaba las interpretaciones del gobierno egipcia y asumía que sus ciudadanos eran los "culpables" de su propia muerte, suponía una novedad. Por una vez, alguien decía compartir la visión del gobierno egipcio. Lo malo es que no era así exactamente.

La noticia acaba de saltar de nuevo a la prensa en la forma esperada. No se trata solo de compensar a los familiares de las víctimas, sino de esclarecer lo ocurrido para que, entre otras cosas, no vuelva a pasar. Sin embargo eso es lo que no parece interesar al gobierno egipcio, cuyas versiones —según parece y tristemente— nadie acepta.
En Mada Masr hacen la siguiente revisión del caso:

In an official statement posted on its website on Thursday, the ministry reiterated its call for victims' families to receive full financial compensation and for those responsible for the incident to be held accountable. Negotiations with the families of those affected, which have been reported by Egyptian media, have been conducted without the knowledge of the Mexican Embassy in Cairo, according to the statement. 
In September 2015, Egypt’s military conducted an aerial strike on a tourist convoy camping in the Western Desert. Twelve people were killed in the attack, including eight Mexican nationals and four Egyptians, while six other Mexican tourists were injured.
Following the attack, Egyptian authorities stated that the military had mistakenly identified the tourist convey as a militant group. An official investigation conducted by Egyptian investigators determined that the tourism company that had organized the convoy was financially liable, as it had taken the tourists into a restricted military zone without security permission.
In September 2015, Mexico’s foreign affairs ministry demanded that Egypt pay compensation for the deaths and injuries inflicted upon its nationals.
The privately owned Egyptian Tourism Federation announced on Monday that it had begun dispersing compensatory payments to the victims' families in the absence of state-issued compensation. So far, three Mexican families have been paid US$140,000 each in compensation over the accidental deaths of their relatives.
In a statement published on Tuesday, the Egyptian Tourism Federation disclosed that, “Compensations provided to the families of the three victims have reached US$420,000, with US$140,000 being paid to each of the three victims’ families. There are ongoing negotiations with the remaining five families in order to finally close this case.”
A report published by French news agency Agence France-Presse on Tuesday indicated that the tourism federation was making compensatory payments on the condition that the families refrain from pursuing further legal action.*


El intento de que todo quede discreto, sin más escándalos, de que los pagos se hagan directamente a las familias desde a Federación Turística y no desde el Estado —cuyo Ejército fue quien bombardeó a los turistas y a sus acompañantes— parece que se está frenando por la intervención del gobierno mejicano que quiere luz y taquígrafos en la muerte de sus ciudadanos.
Esto es de pura lógica. Sin que se conozcan los hechos con claridad difícilmente podrá establecer unos responsables de las muertes. El gobierno egipcio, como dijimos en su momento, malinterpretó (interesadamente) las declaraciones de la responsable de Asuntos Exteriores dando a entender que México aceptaba la versión egipcia.

La versión egipcia hasta el momento es que los turistas no tenían que estar allí, que sus coches 4x4 eran iguales a los que usan los terroristas. No explica por qué los "terroristas" hacen barbacoas en mitad del desierto y no se refugian o defienden cuando les atacan. Los testimonios de los familiares insisten en que algunos llevaban visitando ese lugar más de diez años, con dos visitas anuales. Es difícil que se perdieran con los medios de hoy en día y con su experiencia.
Lo que no le ha gustado al gobierno mejicano es esa forma de dejarlos de lado y que se dé por descontado que se aceptan las versiones oficiales, muy deficientes. Oficialmente se sigue investigando, es decir, no se avanza.
En la nota publicada por EFE unos días después del ataque a los turistas se señalaba:

El Gobierno de México exigió hoy a las autoridades egipcias las garantías necesarias para que las víctimas del ataque del pasado 13 de septiembre "reciban la reparación integral del daño, incluyendo la indemnización", informó la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE).
La SRE indicó en un comunicado que por instrucciones de la canciller Claudia Ruiz Massieu, el subsecretario Carlos de Icaza convocó al embajador de Egipto, Yasser Shaban, para entregarle una nueva nota diplomática.
En la nota, el Gobierno mexicano "exige las garantías necesarias para que las víctimas del trágico y lamentable ataque perpetrado el pasado 13 de septiembre, todas ellas civiles inocentes y sus familiares, reciban la reparación integral del daño, incluyendo la indemnización".
"Asimismo, se le reitera al Gobierno egipcio la exigencia de que lleve a cabo una investigación exhaustiva, transparente y a fondo que proporcione, sin dilación, una explicación objetiva que esclarezca los hechos y que deslinde responsabilidad para sancionar a quien corresponda conforme a los estándares internacionales aplicables", añadió la SRE.
Por último, la nota pide "que se mantenga puntual y oportunamente informado al Gobierno de México, a través de su embajador en El Cairo, sobre los avances que registre la comisión especial para investigar el ataque y que fue establecida por el Gobierno de Egipto".**


Este último punto es el que enlaza con la información de ayer en la que la embajada de México en Egipto se queja de haber sido apartada de la investigación para tramitar de forma privada la indemnización. Es aquí donde no se ha producido "avance" ninguno. Cerrado en banda el Ejército y el Estado, los pagos los están haciendo —de su bolsillo o financiados por otros— los responsables del sector turístico (Egyptian Tourism Federation), de carácter privado, como se señala en la noticia de Mada Masr.
En la nota de Reuters se recoge la filtración de las negociaciones con las familias y las indemnizaciones que se han pactado:

En un comunicado, la Secretaría de Relaciones Exteriores de México dijo que desde que se enteró de lo sucedido pidió al Gobierno de ese país que realice una investigación y castigue a los responsables.
Además reiteró su exigencia de que las víctimas y sus familiares sean indemnizados conforme a los estándares internacionales.
"La Secretaría de Relaciones Exteriores informa que ha hecho llegar una nota diplomática a la Embajada de Egipto en la que expresa su extrañeza e insatisfacción por la falta de respuesta oficial a los requerimientos antes citados", detalló.
La cancillería también dijo que no tiene conocimiento sobre unas negociaciones con familiares de una de las víctimas reportadas recientemente por la prensa en Egipto.
El Ministerio de Asuntos Exteriores egipcio no pudo ser contactado para hacer comentarios.
Esta semana el diario estadounidense New York Times reportó que familiares de tres de los turistas mexicanos fallecidos serían compensados por la federación de turismo de Egipto y que el resto estaba negociando.
La federación está integrada por las cámaras locales de turismo y representa al sector, pero no es oficialmente parte del Gobierno egipcio. ***


El caso mexicano es otro mal cerrado, que puede regresar en cualquier momento ante la falta de soluciones y eficacia del estado egipcio en estos casos. Parece que existe una extraña incompatibilidad institucional con el reconocimiento de errores.
A diferencia del caso de Giulio Regeni, tanto el caso del avión de turistas rusos como el bombardeo de los turistas mejicanos, se deben a profundas deficiencias en seguridad y coordinación, algo que no debería extrañar a nadie, pero que el gobierno nunca asumirá, pues la perfección es su lema.

La incapacidad de dar respuestas coherentes más allá del "sigue abierta la investigación", que solo contribuye a crear más irritación en los afectados, es notoria. La duda es si es una estrategia, una incapacidad real o una mezcla de ambas haciendo de la necesidad virtud.
Hasta el momento, los familiares de los muertos rusos y mejicanos no han tenido una explicación del Estado egipcio en cualquiera de sus versiones. Quizá sea porque el Gobierno egipcio ha asumido que no tiene porqué dar explicaciones a nadie, como ocurre en el caso de la entrega de las islas de Tiran y Sanafir a Arabia Saudí y que tanta irritación ha causado.
Los problemas se acumulan y aumenta el nivel de inquietud porque están pesando sobre la parte de su vida que el egipcio entiende mejor: la crisis turística.
En el artículo publicado el día 9 en The New York Times, se señalaba los pagos y se mostraba la actitud e intención en ellos:

CAIRO — The families of three Mexican tourists mistakenly killed in Egypt in September when military helicopters fired on them will be paid $140,000 each, an official said on Monday.
The official, Elhamy ElZayat, the chairman of Egypt’s tourism federation, said the payments were not “an admission of guilt” by the government of President Abdel Fattah el-Sisi, but rather an attempt to revive Egypt’s flagging tourism industry.
“We need the tourists to come back. We are doing this for the country,” Mr. ElZayat said. The tourism federation licenses travel companies and, though not formally part of the government, is partly run by government appointees.****


Pagar indemnizaciones sin "admisión de culpabilidad" es un hecho bastante insólito. Muestra la desesperación del sector ante la falta de soluciones reales del gobierno. Pueden pagar a las víctimas, aunque no haya sido responsabilidad suya, pero no pueden pedir disculpas en nombre del país porque el gobierno no lo admite. La cuestión es que solo servirá para poner algo de reparación en las familias, pero no satisface a nadie más: ni al gobierno mejicano ni al posible turismo que esté a la espera de soluciones al problema tanto de la inestabilidad y violencia como la ineficacia del gobierno egipcio. La decisión resultante es global, tiene en cuenta todos esos factores juntos. Desde una perspectiva exterior, te da igual quién te haga volar por los aires. Esto, tan sencillo, el gobierno egipcio no lo acaba de entender.
Uno se puede solidarizar con un país que es atacado, como ha ocurrido en Túnez. Pero difícilmente se puede uno solidarizar con un gobierno (sí, en cambio con el país y sus ciudadanos, que es diferente) cuyas acciones y silencios desprecian a los muertos causados negándoles la verdad. El gobierno egipcio lo ha negado todo —algo absurdo, que nadie entiende— y ahora paga las consecuencias. Para ser más precisos: lo paga el importante y esencial sector turístico, los que tienen que vivir de él y sus familias.


La falta de tino, de tacto y de acierto en este caso de mostraron desde el primer momento. En el diario La Razón, de la capital de México, publicó Francisco Cárdenas Cruz dos breves párrafos referidos al primer encuentro entre el ministro de Asuntos Exteriores egipcio y la canciller mejicana. Lo hizo con el título "México-Egipto: primer desacuerdo", anticipando ya lo que sería este último:

El primer encuentro de la secretaria de Relaciones Exteriores, Claudia Ruiz Massieu, con su homólogo de Egipto, Sameh Shoukry, en El Cairo, originó el primer desacuerdo cuando éste, en una carta abierta a los mexicanos, compara la guerra de su país contra el terrorismo con el combate al narcotráfico en México, lo que de inmediato fue calificado de “de-safortunado” por la propia canciller y el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, quien dijo que lo que debe hacer aquel país es investigar a fondo el ataque aéreo a turistas mexicanos, ocho de los cuales murieron.
Ella viajó a la capital egipcia para demandar personalmente, a nombre del gobierno federal, al de Egipto y al presidente Abdelfatah Al-Sisi, una investigación transparente, exhaustiva y rápida sobre el hecho y que los responsables del mismo, que según las autoridades de ese país fue por un “error” al confundirlos con terroristas, sean castigados.*****



No se puede empezar peor, desde luego, pero sí terminar. Pasado el tiempo, es lo que tenemos ante nosotros. No ha habido un solo acuerdo: ni con México, ni con Rusia, ni con Italia. 
¿Qué ocurrirá con el caso de los turistas mejicanos? Los intentos de silenciar mediante indemnizaciones paralelas a las familias de las víctimas obligándolas a renunciar a cualquier otra reclamación pueden funcionar en el plano personal, pero no en el oficial, como ya ha advertido México. Tampoco le beneficia para atraer el turismo, que ha aprendido lo que ocurre, con o sin versión oficial.
Cualquier movimiento internacional se convierte en noticia periodística prometiendo la llegada de viajeros que vuelvan a llenar los centros turísticos. Pero el principal obstáculo son las decisiones osadas del propio gobierno, como cuando decidió poner en marcha la campaña del turismo en Italia mientras que los enviados oficiales eran enviados a tomar el pelo a los investigadores italianos que esperaban la colaboración en el caso Regeni. Como consecuencia, la retirada del embajador de El Cairo. ¡Otro éxito! ¡Y todo esto se vende como conspiración internacional!
¿Es la forma de arreglar el turismo? Creo que no. Es de una ingenuidad pasmosa pretender que no ocurre nada por la sencilla acción de negarlo, algo que aumenta la desconfianza todavía más.



* "Mexico ‘dissatisfied, surprised’ with Egypt's response to Mexican nationals killed in military airstrike" Mada Masr 13/05/2016 http://www.madamasr.com/news/mexico-%E2%80%98dissatisfied-surprised%E2%80%99-egypts-response-mexican-nationals-killed-military-airstrike
** "México exige a Egipto indemnización para víctimas de ataque a turistas" EFE 17/10/2015 http://www.efe.com/efe/america/mexico/mexico-exige-a-egipto-indemnizacion-para-victimas-de-ataque-turistas/50000545-2715282
*** "ACTUALIZA 1-México, insatisfecho por la falta de respuesta de Egipto tras ataque a turistas" Reuters-México 13/05/2016 http://mx.reuters.com/article/topNews/idMXL2N18A10B

**** "Egypt to Pay Families of 3 Mexican Tourists Killed by Military" The New York Times 9/05/2016 http://www.nytimes.com/2016/05/10/world/middleeast/egypt-mexican-tourists-killed.html?_r=0
***** "México-Egipto: primer desacuerdo" La Razón (México) 17/10/2015 http://www.razon.com.mx/spip.php?page=columnista&id_article=276899





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.