miércoles, 6 de abril de 2016

Un caso italiano

Joaquín Mª Aguirre (UCM)
Mientras se siguen enviando desde Italia mensajes de advertencia y se toman medidas concretas, reales, visibles, el presidente egipcio Abdel Fattah El-Sisi sigue afirmando lo contrario. Pese a la nota de la Asociación Italiana de Turismo Responsable, de la que dábamos cuenta hace dos días, suspendiendo todas las actividades con Egipto porque —decía— el turismo es una actividad que no puede disfrutarse en un contexto de dolor e indignación ("un viaggio ed una vacanza non sono possibili in un contesto di dolore e di indignazione").


Ahram Online nos lo cuenta en una noticia cuyo texto haría las delicias de cualquier comentarista porque refleja un estado peculiar de las cosas y sus relaciones, Tras el contundente y afirmativo titular "Regeni murder will not affect Egypt-Italy relations: Sisi" que muestra la firmeza del que tiene el timón de la Historia en sus manos, el texto es otra cosa:

President Abdel-Fattah El-Sisi said on Wednesday that the murder of Italian student Giulio Regeni earlier this year will not affect Egypt's relations with Italy.
El-Sisi's statement came hours after Italian foreign minister Paolo Gentiloni said that his government was ready to adopt "immediate and proportionate" measures if Cairo does not fully cooperate in uncovering the truth surrounding the murder of Regeni.
Many have speculated that Regeni – whose body was found in Cairo in January with signs of torture – was murdered by security forces, a charge the Egyptian government has strongly denied.
In a meeting with a delegation from the NATO Parliamentary Assembly in Cairo, El-Sisi stated that Egypt was committed to "full and transparent cooperation with Italy to reveal the truth and bring the perpetrators to justice."
"Egypt is also concerned with the disappearance of Egyptian citizen Adel Mowad in Italy in October 2015," he added.
The Egyptian president also expressed his confidence in the strong Egyptian-Italian relations, adding that these "individual incidents" will not affect this relationship.*


Mientras en el primer párrafo se repite la idea del titular, en el segundo se desmiente por parte de quien realmente puede hablar en nombre de los italianos, que no es el presidente El-Sisi —que ya tiene bastante con hablar en nombre de los egipcios—, sino, como se señala, Paolo Gentiloni, el primer ministro italiano.
En esos dos párrafos iniciales se percibe ya la imprudencia y la osadía del comportamiento de El-Sisi. Lo que hace realmente es un desplante a Italia al hablar en su nombre. El-Sisi puede concederse el derecho de hablar en nombre de Egipto, aunque no todos compartan sus palabras, pero lo que no puede hacer es hablar en nombre de Italia cuando los italianos le están diciendo lo contrario.

La cita del segundo párrafo —de soberanía italiana— dice claramente que Italia tomará medidas proporcionadas. Puede que el presidente ya dé por descontado que sus cinco hombres —dos funcionarios ministeriales y tres policías—, los portadores de las 2.000 páginas sobre el caso del que no se sabía nada lo saben todo. Una vez más, la autoridades egipcias siguen pensando que el mundo fuera de sus fronteras se comporta de la misma manera que dentro de sus fronteras, en donde existe la obligación de creerse lo que el presidente dice. Nadie en Italia ha tenido sueños en los que se les ordene creer lo que dice El-Sisi. Eso es un problema.
Pero hay otro elemento que debe ser tenido en cuenta y que el presidente egipcio, junto con la prensa oficialista, ha puesto en marcha. Hasta el momento no recordamos que él lo haya hecho directamente, pero en la noticia se pone en su boca. Se trata del intento de "fabricar" un "caso italiano" con la desaparición en Italia de un tal Adel Mowad.
Decir que "Egypt is also concerned with the disappearance of Egyptian citizen Adel Mowad in Italy in October 2015", como se señala en la noticias es quedarse un poco cortos. Creo que por lo que Egipto está realmente preocupado es por la desaparición de sus ciudadanos en Egipto, en donde los casos son bastante más frecuentes.


Lo que ayer recogíamos, la denuncia de los 533 casos de desapariciones de egipcios en su propio país solo en los últimos ocho meses convierte en un sarcasmo las palabras del presidente, que solo manifestaría preocupación por el que desaparece fuera, pero no por los miles que desaparecen dentro. El argumento, claro, es que esas desapariciones —documentadas, todas con nombres y apellidos— no existen y son una conspiración.
La fabricación del caso italiano es parecida a la fabricación de la "banda de criminales que se disfrazan de agentes policías para secuestrar y asesinar a los extranjeros y que la Policía mata en tiroteo": surge de la prensa, de los periódicos progubernamentales que se dedican a calentar al pueblo egipcio para distraerles de lo que no pueden ignorar, su propia situación. Mada Masr señalaba hace unos días:

Other newspapers have veered away from the Regeni case to report on an Egyptian citizen who allegedly went missing in Italy five months ago. The privately owned Youm7 newspaper wrote on Monday that while Italian newspapers have attacked Egypt for Regeni’s murder, they have not been directing similar criticisms to the Italian police for failing to provide information on Adel Mowad, who “disappeared under mysterious circumstances.”**


La sola insinuación es ya una burla y sigue diciendo poco —o mucho, según se mire— sobre la prensa egipcia que mantiene la creencia sobre los "ataques a Egipto". Menos mal que algunos ya están actuando como mediadores para explicar que nadie ataca al pueblo egipcio, sino todo lo contrario. Por eso Il Corriere della Sera ha recogido los desaparecidos egipcios suministrados por las propias instituciones que se dedican a los derechos humanos en Egipto; por eso algunos han publicado artículos explicando el sentido de la condena del Parlamento Europeo y evitar más manipulaciones.
Amenazar a Italia con echar encima a la prensa egipcia preocupándose por la desaparición de alguien llamado Adel Mowad es mostrar realmente el poco sentido del ridículo que queda. Demuestra la carencia absoluta de principios —si creen que realmente es el caso, deberían hacerlo— y sobre todo la falta de saber estar en el panorama internacional, algo que con las pretensiones egipcias de liderazgo no se pueden permitir. Tras los casos de los turistas mejicanos bombardeados, el atentado del avión ruso y ahora el caso de Giulio Regeni —cada uno es muy distinto—, lo que queda en evidencia precisamente es esa incapacidad internacional, esa falta de saber estar que haría enrojecer a la diplomacia si no fuera partícipe de esa comedia delirante que no mueve a la risa.


Desconozco, como le pasará a la mayoría del mundo, quién es el ciudadano Adel Mowad. Solo sé que no se dedicaba a realizar una investigación doctoral sobre la situación de los sindicatos egipcios después del 25 de enero de 2011, fecha de la revolución transformada en conspiración contra el pueblo egipcio —que fue el que salió a la calle— y sus participantes en peligrosos agentes infiltrados a los que en otro momento consideró sus mártires y de los que ahora reniega. Solo sabemos que su cuerpo no ha aparecido torturado, arrojado en una zanja de una carretera en el desierto, después de que el gobierno italiano exigiera la aclaración. Solo sabemos que el gobierno italiano no ha salido diciendo que el ciudadano egipcio desaparecido ha sido atropellado, ni ha intentado convertirlo en espía, drogadicto y hasta homosexual. Solo sabemos que el egipcio desaparecido en Italia no escribía con pseudónimo artículos críticos con el gobierno de Renzi en ningún periódico egipcio porque se sintiera amenazado o en peligro. Todas esas cosas las sabemos aunque no sepamos quién es Adel Mowad.
Deseamos la pronta aparición, si es que ha desaparecido, de un ciudadano egipcio llamado Adel Mowad —por cierto, existió un Mowad Adel en coma con dos tiros en la cabeza durante las manifestaciones en Mohammed Mahmoud en el aniversario del 25 de enero, ¡qué curiosa es la vida!—, pero no creo que el estado italiano tenga el mismo historial en estos momentos de desapariciones y torturas sistemáticas, denuncias nacionales e internacionales por ir contra los derechos humanos y las libertades de los ciudadanos que el egipcio. El estado italiano, con todos sus defectos, no ha sido denunciado y condenadas sus actuaciones ante el Parlamento Europeo de forma prácticamente unánime como lo ha sido el egipcio.

El intento de fabricar un caso italiano es un insulto al pueblo egipcio, a su inteligencia y a la propia historia, que siempre acaba pasando cuentas pendientes. 
El caso de Regeni no es un problema de Italia; es un problema que padece Egipto porque por cada Regeni hay miles egipcios en el mismo riesgo y algunos, muchos, en las mismas condiciones de desaparición, tortura y muerte.
Los egipcios que quieren creer que existe una conspiración universal contra ellos desde que Moisés salió de allí, pueden creerlo. Pero no son todos y cada vez son menos. Si realmente quieren manifestar preocupación por un ciudadano egipcio desaparecido en Italia, háganlo pero, por favor, comiencen antes por los miles que han desaparecido en estos tiempos; comiencen a preocuparse por los que mueren en las cárceles y calles, ya sea porque se atragantan con una espina del pescado, peligrosas olas de calor, enfermedades mal diagnosticadas, pusieron la cabeza donde no debían o porque lo ponía su horóscopo.
Comiencen a hacerlo ya, antes de que sea demasiado tarde. El ministro de Asuntos Exteriores ya ha comenzado a echar balones fuera y a amenazar por la advertencia de Italia, que tiene todo el derecho a exigir explicaciones. Es un paso más en el error.




* "Regeni murder will not affect Egypt-Italy relations: Sisi" Ahram Online 5/04/2016 http://english.ahram.org.eg/NewsContent/1/64/198853/Egypt/Politics-/Regeni-murder-will-not-affect-EgyptItaly-relations.aspx

** "Italian FM: Immediate measures will be taken if Egypt uncooperative in Regeni investigations" Mada Masr 5/04/2016 http://www.madamasr.com/news/italian-fm-immediate-measures-will-be-taken-if-egypt-uncooperative-regeni-investigations






No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.