lunes, 18 de abril de 2016

Nashville y la Biblia

Joaquín Mª Aguirre (UCM)
Además de ser el centro nacional de la música Country, Nashville parece ser un importante centro impresor de Biblias. Tan importante como para que se haya puesto en marcha una iniciativa legislativa para declarar a la Biblia como el "libro oficial" en Tennessee. La iniciativa fue frenada por el veto del gobernador del Estado, Bill Haslam. The Washington Post señalaba que los argumentos del gobernador para el veto eran que si se trataba de reconocerlo como "libro sagrado", se estaba violando los principios de la constitución al solicitar convertirlo en "libro oficial" del Estado.
En cualquier caso, aunque no están claras las implicaciones o qué significa realmente "libro oficial" del estado, la base esta clara para el gobernador:

“If we believe that the Bible is the inspired word of God, then we shouldn’t be recognizing it only as a book of historical and economic significance,” continued Haslam. “If we are recognizing the Bible as a sacred text, then we are violating the Constitution of the United States and the Constitution of the State of Tennessee by designating it as the official state book.”*

El sistema norteamericano de libertad religiosa permite que cada cual mantenga sus creencias, pero exige la más absoluta distancia al Estado. Pero los que han propuesto esta medida no se han frenado por ello:

Lawmakers can still override Haslam’s veto by a simple majority, according to the Tennessean.
Backers of the measure have emphasized the historical, religious and economic importance of the Bible for the state; the bill asserts “printing the Bible is a multimillion dollar industry for the state with many top Bible publishers headquartered in Nashville.”
Earlier this month, the bill’s sponsor — Republican Sen. Steve Southerland, an ordained minister — responded to questions on whether he considered the Bible a historical or religious book.
“It’s about a lot of different things,” Southerland said, according to the Associated Press. “But what we’re doing here is recognizing it for its historical and cultural contribution to the state of Tennessee.”
Haslam and State Attorney General Herbert Slatery had previously expressed reservations about the constitutionality of declaring the Bible as the state’s official book.*


La presencia en la vida política americana de los diferentes grupos bíblicos es cada vez más manifiesta. La petición del pastor Steve Southerland es una muestra de esa presencia en la vida política norteamericana en la que han ido penetrando. Que Nashville sea un centro editor importante y que allí se produzcan Biblias no es motivo suficiente para declararla libro oficial de Estado.
El integrismo religioso ha ido avanzando en los Estados Unidos contribuyendo al aumento de la intransigencia en el mundo. Cuando se realizan encuestas, cada vez más se percibe un retroceso de la mentalidad liberal y científica. Utilizo estos dos términos como delimitadores del respeto a los demás, el primero, y del mantenimiento de la separación y distinción entre conocimiento y creencia, el segundo.


La mentalidad fundamentalista e integrista no es ni liberal —no respeta a los demás— y quiere convertir en "conocimiento" lo que no es más que creencia. Los siglos de avance hacia unas mentes más abiertas y respetuosas, la ilustración en sí, parecen desperdiciados ante esta oleada en pleno "cinturón bíblico".
Los ideales de autonomía de la persona predicados por el modelo de ilustración encarnado por Kant son despreciados en beneficio de un modelo beligerante e intransigente que mezcla de nuevo lo religioso con lo político, pese a las experiencias desastrosas.
Empeñados en la "ciudad de Dios", los nuevos integristas tienen muchas batallas abiertas, la primera de ellas, la de la educación. Al igual que hacen los islamistas, en vez de permitir que las personas avancen hacia su autonomía personal, buscan cargar el peso en la infancia, a la que tratan de moldear antes de que otros puedan hacerlo, convirtiendo el proceso educativo en una entrada en el fanatismo del que no se sale fácilmente.


Amparándose en las libertades, lo que hacen es tejer una cárcel ideológica alrededor de las personas. La campaña camino a las elecciones presidenciales de Donald Trump está mostrando este submundo que sale a la luz mediante exhibiciones de racismo, xenofobia e intolerancia. Los candidatos republicanos alientan estas conductas porque saben que son votantes fieles y, especialmente, contribuyentes generosos si colocan sus piezas en los lugares adecuados.
Otro de los artículos de The Washington Post entra en la trastienda de la alternativa peligrosa a Donald Trump, el senador Ted Cruz para ver que sus camarillas están llenas de radicales ultraconservadores, fundamentalistas y anti musulmanes, que es un motor nuevo y atractivo para muchos. Con el titular "Meet the radical anti-Islam conspiracy theorists advising Ted Cruz", el periódico hace un recorrido por los nombres de la campaña de Cruz y sus creencias:

Gaffney’s views (including the suspicion that Obama is a secret Muslim) are well known. He runs the Center for Security Policy, which specializes in dire warnings about the imminent danger that Muslims will impose sharia law on the United States. A few months ago, for instance, he declared that sharia adherents are conducting operations “aimed at penetrating and subverting of our civil society institutions and governmental policy-making.” This was, he wrote, part of “collective effort of sharia-adherent Muslims and their enablers around the world to force ‘non-believers’ to submit to that toxic ideology.” Sharia, he wrote, not only obliges observant Muslims “to engage in jihad or holy war” but that “where practicable, sharia dictates they must do so through terrifying violence.” Previously, the author suggested that Muslims who observe sharia should be prosecuted for sedition. He wants to stop all immigration not just from Syria and Iraq but also from Pakistan, Saudi Arabia, Somalia, Libya and Afghanistan.
The radical views on Cruz’s team do not stop there. Retired Lt. Gen. William “Jerry” Boykin also was named an adviser after having said things such as “Islam is evil. Islam is an evil concept.” As he puts it, “Islam is not a religion and does not deserve First Amendment protections,” because “those following the dictates of the Quran are under an obligation to destroy our Constitution and replace it with sharia law.” He’s also declared that Christians should “go on the offensive” to prevent Muslims in America from building any more mosques. (Boykin also preached a couple of years ago that when Jesus returns, he will be carrying an AR-15 assault rifle.)**


En las actitudes no hay muchas diferencias entre los islamistas y estos "guerreros de la fe" que predican el exterminio del otro, el miedo y la intransigencia. Son sus armas para avanzar e ir haciéndose con espacios e instituciones desde los que ir moviendo los hilos. Asemás de lo que consiguen está lo que provocan, ya que son utilizados por los islamistas para crear un clima de victimismo persecutorio. ¿Cómo evitar el radicalismo intransigente si surge ante tu cara?
Una vez que llegan a los lugares de decisión, sus propuestas caen en cascada, como ocurre con la idea de proclamar la Biblia "libro oficial" en Tennessee. Más allá de las creencias de cada cual, estos grupos pretenden imponer limitaciones en la educación, restricciones en lo que se enseña y que entra en contradicción con la realidad que la Ciencia pueda aportar como conocimiento.


Son tiempos complicados en los que hay que mantener cada cosa en su sitio. Hay gente que hace de su sentido de la religión un acto de servicio humilde y generoso y otros que buscan el poder para imponer puntos de vista y frenar todo aquello que los deje en evidencia. 


Lo que están consiguiendo —ya comenzó en la época de Bush y sus apoyos en el Tea Party— es una profunda división en la sociedad norteamericana, partida en dos. Esas actitudes son nefastas para un pueblo e implican un profundo retroceso en la Historia. No es el único lugar en el que está ocurriendo. Es producto de una forma de educación volcada hacia la eficiencia en el trabajo y no hacia la construcción crítica de la persona que dé ciudadanos con criterio propio. Es una variable social fácilmente manipulable, conectada con el nacionalismo y en el caso de los Estados Unidos con el llamado "destino manifiesto", en el que Dios les lleva de la mano como pueblo único.
El gobernador Haslam va a necesitar algo más que su veto para mantener a Tennessee en el lado de la Constitución.
En enero de este año, la UPI daba la noticia de que un hombre había asaltado un banco armado solamente con una Biblia. Fue en Nashville, Tennessee.



* "Tennessee governor vetoes bill making Bible the official state book" The Washington Post 14/04/2016 https://www.washingtonpost.com/news/post-nation/wp/2016/04/14/tennessee-governor-vetoes-bill-making-bible-the-official-state-book/?hpid=hp_hp-more-top-stories_tennessee-bible-7pm:homepage/story
** "Meet the radical anti-Islam conspiracy theorists advising Ted Cruz" The Washington Post 14/04/2016 https://www.washingtonpost.com/posteverything/wp/2016/04/14/meet-the-radical-anti-islam-conspiracy-theorists-advising-ted-cruz/?hpid=hp_hp-cards_hp-card-posteverything%3Ahomepage%2Fcard




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.