sábado, 16 de abril de 2016

El amigo estúpido

Joaquín Mª Aguirre (UCM)
La jornada de ayer en Egipto, con las protestas convocadas por la propuesta de entrega de las islas de Tiran y Sanafir, se ha saldado con detenidos y gases pero, afortunadamente, sin víctimas que se sepa. El aviso de participación de los Hermanos Musulmanes en las manifestaciones convocadas hizo que se tuviera especial cuidado en tratar de desligarse de ellos y rechazar su presencia por los grupos convocantes. Ya hay algunas propuestas de volver a manifestarse.
En perfecta encarnación de una figura patriarcal, El-Sisi ha tomado una línea discursiva en la que halaga y critica al propio pueblo egipcio. Esta forma expositiva le sitúa como el padre que debe corregir a sus "hijos" pero a la vez debe alentarlos con promesas de futuro, además de insistir en que solo a él deben escuchar. De esta forma, que han usado todos los presidentes egipcios—aunque quizá sin tanta intensidad—, se afianza como figura patriarcal, reservando para quien le escucha un puesto de sumisión. Sabe que una figura patriarcal no debe ofrecer fisuras ni dudas, sino reafirmarse en su sabiduría y estrategias para mantener la base del respeto que supone la aceptación. En este sentido, El-Sisi encarna la institución unipersonal que se sitúa psicológicamente por encima de los que deben obedecer sus esforzados planes correctores como si de un pueblo inmaduro se tratara. La base de la idea patriarcal precisamente la "inmadurez" de los que deben estar bajo el manto protector del patriarca. Se forma así un círculo vicioso —una variante del "Catch 21"— porque cuando el "inmaduro" se rebela contra la tiranía patriarcal se descalifica como una pretensión que da muestras de su inmadurez y ratifica la necesidad de la custodia. El hecho de reclamar tu autonomía, derechos o discrepar se toma como muestra de la inmadurez que necesita de la protección de sí mismo.


Es la misma actitud de Mubarak dirigiéndose al pueblo que se rebela contra él como a sus "hijos". El-Sisi está empezando a tomar esta actitud y no muestra otro tipo de recurso, lo que es mala señal.
Hace un par de días, Emad El-Sayed, periodista y editor jefe de Daily News Egypt, publicó un duro artículo — titulado "Regeni, Tiran and the idiotic regime"—  en el que hacía el repaso de los errores presidenciales y de la actitud mostrada tras ellos. De los diferentes errores mencionados, el del asesinato de Giulio Regeni era uno de los que merecían mayor crítica:

You are committing acts that are only committed by imbeciles, and you are managing all matters with destructive ignorance, while confronting enemies of utmost vigilance. We have, in our heritage, a notion that a smart enemy is better than a stupid friend, and your government represents that friend all too well.
Regeni’s case is the best testament of your inherited idiocy. You have committed so many unjustifiable mistakes that we have all become convinced—after a few of us may have had some doubts—that your security authorities were behind this crime, which has tied a European noose around Egypt’s neck. You killed the men who you claimed were behind his murder, you left no witnesses, and you tried to convince us of this narrative with the utmost naivety.
But the idiocy was clear on your faces, as you provided explanations that were implausible to the simplest of minds. You went to the Italian security authorities and the Italian prosecutors and came back with failure and disappointment, and you know, as we know, that the Italian demands are very much in their place.
What if recordings in the vicinity of Regeni’s residence revealed the true perpetrators? It is certain that there was communication between the killers, who followed him in the vicinity of his residence. It is not a matter of constitutionality or an issue of the privacy of innocent people. Either you know what happened and you do not want anyone else to know, which condemns you, or you do not want to conclude the case yet for a particular reason, in which case we ought to know that reason.  We already know you have no respect for either the Constitution or personal freedoms.*


Este lenguaje es impensable hasta hace muy poco tiempo y hace ver perfectamente que El-Sisi no está calculando bien sus fuerzas y acciones. La idea del "amigo estúpido" que nos causa más daño que bien es una forma de expresarlo que se encuentra en las antípodas de la Sisimanía, movimiento creado y fomentando a través de los medios proclives dentro del peculiar panorama mediático egipcio. La cuestión está en saber hasta qué momento se mantendrá la presunción de buena voluntad, el punto en que se dejará de hablar de "errores".
El diseño de la revolución del "30 de junio", el golpe que catapultó al poder a El-Sisi, incluía un militar al frente —quien daba el golpe—, el máximo de fuerzas políticas y sociales de respaldo, y la estigmatización de los salientes Hermanos Musulmanes. La promesa era la democracia y el obstáculo la Hermandad. También —esto es importante— la promesa de que no sería un militar quien estuviera al frente del país, algo que el propio El-Sisi se encargó de corroborar hasta que alguien se le apareció en sueños a decirle lo contrario.


Lo que había contado con un gran apoyo social e institucional se fue quedando reducido por la estrategia brutal del régimen y por el regreso de los únicos que no tenía problema en aceptarlo, los que habían sido desplazados con la Revolución del 25 de enero de 2011 y estaban agazapados. Las elecciones parlamentarias recientes, tal como señaló la prensa egipcia, han estado marcadas por la vuelta al poder de los políticos y magnates vinculados con el régimen anterior, en el que Mubarak no era un ideólogo sino el que permitía los negocios y los hacía, como acaban de mostrar las filtraciones de Panamá, en las que aparecen sus hijos.
La sisimanía se produce como un movimiento combinado de crear una figura salvadora, patriarcal —encarnada por un militar, por supuesto— y la doble condena de la Hermanad y la Revolución. A los que consideran que la Revolución ha sido secuestrada y traicionada por los militares se les se acusa primero de causar inestabilidad y espantar a turistas e inversores con sus protestas y después de ser agentes internacionales con el objetivo de destruir Egipto. Para que esto se produzca han tenido que regresar como "víctimas" los acólitos y sicarios de Mubarak. La Hermandad, por su parte, pasará a ser la instigadora de todas las críticas a Egipto desde el exterior. Lo cierto es que esto solo se cumple en el caso de los islamistas, como Erdogan. Todo son ya conspiraciones contra Egipto y su pueblo.


El artículo de Emad El-Sayed se cierra de forma muy dura para con el presidente después de hablar de más errores en el tratamiento de la presa Renacimiento —el conflicto con Sudán— que afecta a algo crucial para Egipto, el Nilo. Las palabras últimas son de advertencia:

Mr President, you have not managed matters cryptically; rather all the complex matter were managed with stupidity, including the Russian plane crash. You have failed to provide any justifications, as the lack of confidence in your capacities grows, along with the gap between your regime and the people. The path ahead of you is not smooth, and the stupidity exhibited by your regime continued to be the main actor on the stage
You must reconsider your actions and positions before you find yourself alone in confrontation with the Egyptian people.*

Cuando se llegue a esa soledad solo quedan dos posibilidades: la renovación o el aumento de la represión. Parece claro que la institución que manda en Egipto, la militar, no renunciará a su control. La vía democrática les trajo a los islamistas quienes, poco inteligentes, en vez de emplear su estrategia del gradualismo —como hace Erdogan en Turquía— intentaron aprovechar las circunstancias favorables nacidas de las extrañas elecciones y lanzarse a la toma del Estado. No duraron más de un año, tiempo suficiente para mostrar su incapacidad y mala fe. También ellos, como El-Sisi incumplieron sus promesas de gobernar para todos puesto que muchos de los que les votaron lo hicieron para evitar que el candidato de los militares —Ahmed Shafiq, ahora arrepentido de haber criticado la entrega de las islas— ganara y volvieran al poder para demostrar al mundo que la Revolución había sido un error.


Pero las críticas no llegan solo desde las elites del país. Egypt Independent publicó ayer un artículo con el título "Sharm El Sheikh tourism workers lament loss of Tiran and Sanafir islands"**. El vínculo de proximidad y actividades del centro de turismo —hoy desierto— con las islas ha hecho reaccionar a aquellos que esperaban una solución para el desastre provocado por la explosión terrorista en el avión ruso. La estupidez —de nuevo— de negarse a reconocer los fallos de seguridad por parte de las autoridades ha hecho que Putin exija el control de la seguridad para seguir mandando turistas a la zona, algo completamente lógico. No ha sido el único puesto que todos, menos el gobierno egipcio —tímidamente comienza a aceptar la versión universal del atentado— ha podido comprobar que se trataba de un atentado.
En el artículo se recoge una carta enviada al periódico por un joven trabajado de la zona que muestra su profunda frustración por la entrega de las islas a Arabia Saudí:

Ibrahim said he woke up on April 9 to find that the two islands belonged to Saudi Arabia, in accordance with a recent agreement for the demarcation of maritime borders between Egypt and Saudi Arabia.
Ibrahim said the agreement will have a negative impact on tourism in Sharm El Sheikh, due to the impact on diving centers.
"Tiran island was a main attraction in Sharm El Sheikh for diving and snorkeling trips," he said.
According to Ibrahim, many diving centers in Sharm El Sheikh depended on the island.
"Then suddenly, in a day and a night, we find it under Saudi control!" he wrote.
Ibrahim said that workers in the tourism sector have been frustrated since the January 25 uprising, but after the demarcation agreement was signed, they completely lost hope.
"This time it's different. Despair controls and most of the people are against compromising on the two islands. For the first time, I see supporters of the president against him."
Ibrahim continued: "How could we give up our land that easily? How could we abandon a land irrigated with the blood of our soldiers?
"Tiran was a very popular destination for tourists. People will not forget that our government has been negotiating for months over the [islands], while the people who are the owners of that land were the last to know about it," he continued.
"How come Mr President doesn't want us to speak about the topic again? As if we we are guests in the country or students in class who should only listen and obey!" said Ibrahim, referring to recent comments from President Abdel Fattah al-Sisi, suggesting that the topic was now closed for discussion.
"We hope the president will reconsider the decision and put the people into his consideration," Ibrahim concluded his message.**


Si las esperanzas de la zona estaban puestas en el turismo y el principal atractivo turístico, dicen, eran las islas que se le acaban regalar, devolver, vender, etc. a Arabia Saudí, la acción es otra muestra de estupidez. La historia del puente no compensa, sobre todo si como ya señalan algunos se trata de favorecer la ruta el peregrinaje hacia el interior. Las quejas surgen de todos los sectores porque ¿qué sentido tiene devolverle a ahora a Arabia Saudí una islas que seguro que no necesitaban para mañana? Quedarse con el turismo, ir a La Meca, salida sin obstáculos de Israel por el Estrecho de Tiran... cada uno maneja su historia.
Habrá interpretaciones para todos los gustos y algunos estarán examinando la genealogía del presidente no vaya a tener alguna filiación extraña que lo explique todo. Si Hassan El-Banna, el fundador de los Hermanos, podía ser sionista, ¿por qué no los demás?
A las críticas intelectuales, históricas, etc. se suman, pues, otro tipo de frustraciones. Este sentimiento se acompaña ahora de críticas y acusaciones contra el presidente. El mandar callar a la gente, que no se discuta nada y que solo se le haga caso a él es un mandamiento que está siendo objeto de ridículo y caricatura.
El presidente ya no necesita buscar enemigos fuera. Se ha dado cuenta que los tiene dentro: los egipcios. En su discurso de hace unos días, del que siguen apareciendo detalles, les dijo:

“Think well… Do you really think that the way you handled the issue of the Renaissance Dam was in our interest? Never. But you are in Egypt… in this situation you Egyptians… you do not know the extent of the harm that is being inflicted upon us as a result of the limitless discussion of any topic, and without restraints. We talk without limits and without restraints. You are harming yourselves and are harming your own country. I swear.”
‘You are the ones who created the crisis’***


El silencio es la única forma aceptable, según parece, de que Egipto vaya bien. Ese silencio que el otro día resaltábamos con el título "Trabaja y calla". Todo debe ser aceptado porque el error no proviene nunca del gobernante perfecto, envidia de los demás países, sino de sus imperfectos conciudadanos, que no saben la suerte que tienen. Egipto paga la sisimanía. Cada vez es más frecuente que le hablen de los seguidores que está perdiendo con sus actos y decisiones.


Pero la cháchara peligrosa, por supuesto, es la que propician los medios hablando de lo que no deben. En el caso de Giulio Regeni:

Al-Sisi brushed away the responsibility of the state’s security apparatuses in the murder of Italian student Giulio Regeni and accused Egyptians, in particular the journalists among them, of fuelling the crisis. He said that when it was announced that a young Italian man had been killed, many Egyptians speculated that those responsible for his murder were the security agencies.
He added: “It is we, the media people, who do this to ourselves… it is we who created the problem… bring here all that was published… there are among us and within us evil people who are just sitting doing this kind of work… we announce a project or a decision and then they cast doubt on it and they accuse the state.”
‘The allegations come from within us, Egyptians’
Reading from a piece of paper, he went on to say: “We should be aware of the lies and the allegations made by people from within us, and from among us, we Egyptians then, we go on by means of reiterating these allegations and lies… we simply exchange them and propagate them… so, we are the ones who do this to ourselves… we are the ones who created the problem for Egypt… we are the ones who created for Egypt the problem of the murder of the Italian young man.”***

Si son los egipcios los que crean la crisis de la presa Renacimiento, si son los medios los que inventan la crisis del asesinato de Regeni, ¿qué responsabilidad tiene el presidente? Obviamente ninguna según esta interpretación. Él hace lo que puede, pero con este pueblo y estos medios, ¿qué esperanza hay? Intentó mandar a cien mil a estudiar a Japón para que aprendieran disciplina, pero Japón no estaba por la labor y solo aceptó a un par de miles, algo muy insuficiente para el país árabe más poblado, como señala el tópico.
El presidente El-Sisi hizo su propio retrato con la Historia como fondo en ese discurso ante todos:

“I am not a Muslim Brotherhood (member) and I shall never be. I am not a Salafist and I shall never be… I am just a Muslim human being.”
He claimed that he told ousted President Mohamed Morsi: “I am only a Muslim, and the army represents the Egyptians, not the Salafists and not the Muslim Brotherhood.”
“I told him the people have chosen you and we shall assist you for the sake of the people and for the sake of the country, not like they are doing hurting the country and destroying it.”
“I trust in our Lord… I am introducing myself so that you know, I am an honest Egyptian who can neither be sold nor bought.”***


En estas sencillas palabras está contenida toda la doctrina, todo el sentido de "sisismo", término que habrá que introducir al igual que la "sisimanía". Este hombre sencillo, egipcio, musulmán y militar, un hijo ascendido a padre que acepta su carga, su responsabilidad histórica, algo que los demás no hacen al perder el tiempo en habladurías en vez de en trabajar. El pueblo egipcio —es la conclusión— es su propio enemigo y necesita ser alejado de sus vicios, corregido en sus errores. El presidente está en ello.
Todo cabe ya en la mente egipcia. Todo menos las explicaciones que el presidente da, que se han vuelto insatisfactorias e incoherentes para la mayoría. ¿Son ellos los culpables por decir lo que no les gusta o no están de acuerdo con lo que él decide? ¿Son los egipcios los que crean las crisis por discutir después? ¿Son culpables por creer que a Regeni no lo atropelló un coche ni lo secuestraron los delincuentes muertos por la Policía? ¿Son culpables los medios por no dedicarse a la propaganda y sí en cambio a la "política", como les ha dicho? 
La respuesta a todas estas preguntas y muchas otras más es "sí". Siempre ha sido un drama ser el único en ver claras las cosas.


* "Regeni, Tiran and the idiotic regime" Daily News Egypt 11/04/2016 http://www.dailynewsegypt.com/2016/04/11/regeni-tiran-idiotic-regime/
** "Sharm El Sheikh tourism workers lament loss of Tiran and Sanafir islands" Egypt Independent 15/04/2016 http://www.egyptindependent.com//news/sharm-el-sheikh-tourism-workers-lament-loss-tiran-and-sanafir-islands

*** "Sisi praises himself and accuses Egyptians of harming themselves" Middle East Monitor MEMO 14/04/20916 https://www.middleeastmonitor.com/20160414-sisi-praises-himself-and-accuses-egyptians-of-harming-themselves/


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.