martes, 29 de marzo de 2016

Messi y Egipto o del malentendido a la mala fe

Joaquín Mª Aguirre (UCM)
Los problemas de comunicación intercultural siempre han existido y existirán. Parece lógico que se produzcan malentendidos cuando gentes de culturas diferentes se ponen en contacto e intercambian simples palabras y gestos u obras más complejas. Todo puede ser malinterpretado, pero también es cierto que es necesario partir de un principio de buena voluntad que nos lleva a ponernos en la situación más favorable al entendimiento. Puestos a interpretar los gestos, lo primero que se ha de valorar es la posible intención del otro interlocutor. Si presumo que no tiene nada contra mí, pensaré que el gesto que considero ofensivo es más fruto de mi suspicacia o mi ignorancia del otro que de la mala voluntad que pueda tener.
Así funciona en casi todas partes, pero muchos egipcios parecen guiarse por el principio contrario, la presunción constante de la mala intención de todos. No hablo de las habituales conspiraciones del universo contra ellos. Lo dicho anteriormente se basa en la campaña mediática desatada contra el jugador del F.C. Barcelona, Leo Messi.
La prensa egipcia es constante seguidora de la Liga española y los resultados de los partidos se dan en directo, siendo muchas veces las noticias más leídas. Por ello la notoriedad de Messi es grande allí y la mayoría, como en el resto del mundo, lo valoran como el genio futbolístico que es.
Desde esa notoriedad en Egipto, Leo Messi ha sido entrevistado por Mona El-Sharkawy para el programa de televisión 'Yes, I am Famous', emitido por MBC MASR, y destinado a audiencias egipcias básicamente. Y es ahí donde han comenzado los problemas, absurdos, hay que decir desde el principio.
Ahram Online nos cuenta:

Argentinean footballer Lionel Messi has caused widespread controversy in Egypt after donating his shoes to charity during a television interview.
The 28-year-old Barcelona star requested to put his shoes on auction and donate the revenue for charity in an interview for a new show called 'Yes, I am famous' broadcasted Saturday on Saudi channel MBC Masr, that mainly targets an Egyptian audience.
Taken as an insult, Messi’s gesture was heavily attacked by some Egyptian TV presenters and known guests.
Egyptian Parliament member Said Hasasin took off his shoes during his TV shoes and say he donate it to the Argentine in response to footballer Messi's donation, 27 March 2016
"We [Egyptians] have never been humiliated during our seven thousand years of civilisation… I will hit you with the shoes, Messi," said controversial parliament member and TV presenter Said Hasasin on Sunday during his evening talk show.
"This is my shoe, [he took off his shoe on air] I donate it to Argentina," Hasasin said.
The Egyptian Football Association spokesman Azmy Megahed echoed Hasasin saying "Our poor don't need him. Shoes work for him," during a phone call to Hasasin’s programme.
"I am confused, if he intends to humiliate us, then I say he better put these shoes on his head and on the heads of the people supporting him. We don't need his shoes and we don't need charity from Jewish or Israeli people. Give your shoes to your country, Argentina is full of poverty" Megahed angrily said.*


¡Eso por donar unas botas de fútbol! Parece que, en cualquier caso, lo que ha reventado es otra cosa, algo más profundo que unas botas, que son solo una excusa. La rabia queda al descubierto cuando sale la base antisemita de los comentarios. No es la primera vez que ocurre esto. De hecho las especulaciones con el judaísmo de Leo Messi ha sido constantes y una vara de medir allí donde no se perdona serlo.
En 2015, la publicación argentina Itongadol (noticias judías en español) titulaba: "Insólito: Furia en el mundo árabe contra Messi por elegir un “nombre judío” para su segundo hijo" y señalaban:

Itongadol/AJN.- La noticia de que la superestrella del fútbol Lionel Messi habría decidido llamar Benjamín a su segundo hijo generó una insólita furia en el mundo árabe porque se trataría de un “nombre judío”, reportó el sitio informativo israelí NRG del diario Maariv.
Por ejemplo, en Argelia expresaron su hostilidad porque “es el nombre del primer ministro de Israel”, Netanyahu, y expresaron su esperanza de que el astro argentino cambie de opinión y elija otra denominación.
Messi es católico y visitó Israel con Barcelona en 2013 (foto en el Muro Occidental de Jerusalem, junto al rabino del mismo).**


Puede que la foto haya circulado interesadamente y haya contribuido a algunas de esas reacciones "antisemitas" que llevan a este tipo de situaciones. Las especulaciones sobre su origen judío han sido constantes en la red, un motivo de preocupación para aquellos para los que esto es determinante, los antisemitas. Han llevado a realizar investigaciones sobre su familia para comprobar si tiene raíces judías o no, algo absurdo y que demuestra que la inquisición tiene muchos hijos y muy repartidos. 
La fotografía de Messi (con todo el Barcelona, por cierto) ante el muro de las Lamentaciones es para muchos "imperdonable", considerándole "judío", lo que explicaría la reacción contra él por parte de algunos, como hemos visto ("We don't need his shoes and we don't need charity from Jewish or Israeli people"). La historia del "zapato" y sus connotaciones culturales son solo una tapadera de la verdadera raíz del prejuicio.


Lo más curioso es que Messi ya se ha visto involucrado en conflictos también desde el otro lado, del israelí. Un año antes del incidente con el nombre de su hijo, el sitio de noticias Cuba Debate recogía, con información de EFE, los ataques desde Israel contra el jugador:

Cientos de israelíes han emprendido una agresiva campaña en las redes sociales para involucrar al futbolista argentino Lionel Messi en el conflicto en Gaza y obligarle a condenar la muerte de un niño israelí alcanzado el viernes por un mortero.
La campaña ha sido criticada por periodistas israelíes de prestigio como Gideon Levy, quienes creen que es interesada y partidista, ya que la sociedad israelí no ha reaccionado igual a la muerte de casi 600 niños en Gaza, muchos de los cuales también vestían la camiseta de la estrella del Barcelona como hacía el israelí.
Uno de los mensajes de Facebook, enviado con copia tanto a Messi como al F.C Barcelona, dice “Hey Leo Messi, échale un vistazo a este niño que lleva la camiseta nacional del mejor jugador del mundo“, junto a foto de Daniel Tregaron con la elástica argentina.
Este niño, de cuatro años, murió el pasado viernes a causa del impacto de un mortero lanzado desde Gaza contra un kibutz del sur de Israel y se convirtió así en el primer menor israelí que pierde la vida en el actual conflicto.***


Messi es embajador de UNICEF, trabaja en beneficio de los niños de todo el mundo. La propia prensa israelí criticó la campaña contra Messi, como se señala en la información. Había muerto un niño con la camiseta de Messi; seguro que el jugador lo lamentó como lo lamenta cualquier ser humano que no esté consumido por el odio. Pero hay mucha gente consumida por el odio, como se puede apreciar.
Por ser el mejor jugador del mundo es que todo el mundo te quiere tener de su lado. Menos Egipto, claro. Eres una imagen poderosa que todos quieren capitalizar. Esta vez, Leo Messi pensaba que ya no estaba cometiendo actos agresivos contra nadie, ni contra israelíes ni contra árabes. Pero se equivocaba, claro. Lo podría haber hecho en cualquier parte del mundo y todos hubieran agradecido el gesto generoso. Messi y su Fundación ha hecho donaciones millonarias a otros países de cualquier continente, pero solo algunos egipcios se han sentido ofendidos, insultados por el futbolista argentino.


Los que se han sentido ofendidos por el gesto generoso y altruista de Leo Messi de donar sus botas para un fin benéfico, deberían sentirse avergonzados —puestos a ser orgullosos— por contribuir con su indiferencia a que esas situaciones y carencias se mantengan con ellos cruzados de brazos. Los que han protestado contra Messi lo han hecho desde su propio egoísmo, que es el que les lleva a negar la existencia de las condiciones de pobreza que sus propios datos aportan. Rechazar las ayudas no es orgullo siquiera; es pura soberbia.


Otros han querido arreglar el despropósito y, por el contrario, han querido ver el más preciado regalo, porque tampoco puede ser normal la cosa. Nos dicen en Ahram Online:

On the other hand, some defended the gesture and Messi's intention, explaining that it's so kind of Messi to give away “the most precious thing he has.”
"The most precious thing the writer owns is his pen… and the most precious thing the footballer owns is his shoes. I hope we stop the false accusations," former Tottenham Hotspur and Egypt striker Ahmed 'Mido' Hossam tweeted.
For her side, Messi's interviewer on the show Mona El-Sharkawy denied mentioning Egypt in the donation and insisted she only said charity.
"This is so false. It's a trend on our show that we take a souvenir from our guest and put it on auction for charity," Sharkawy stated in a phone call with another TV programme explaining the matter.
"I am surprised; I didn't say we will be giving it to charity in Egypt or any other place. I don't know why they said he is presenting it to Egypt. This was never said," she concluded.*


Si el error "cultural" es de alguien es de quien pidió un objeto a Messi. Si fue la presentadora la que le pidió las botas o cualquier otra cosa para subastarlo y conseguir financiación para proyectos sociales, ella debería saber que en su país hay gente muy susceptible ante los que llegan de fuera y menos con lo que aguantan dentro. Pero ni se le ocurrió, porque probablemente sea más normal que sus críticos.
También se han ocupado del incidente en Egypt Independent ofreciendo algunas reacciones más y tratando de explicar la reacción:

Argentinian soccer megastar Lionel Messi’s offer to put his shoes up for auction and donate the proceeds to Egypt’s poor has provoked a heated response from Egypt’s former national team captain, Ahmed Hassan.
“For shame... Egypt’s name is greater than Messi’s shoes,” Youm7 quoted Hassan, former Anderlecht midfielder and longtime leader of Egypt’s squad, as saying. “This is hugely insulting to the great country of Egypt. With all respect to him as a football star, we do not need his shoes.”
Messi made the offer during an interview with Saudi-owned MBC Masr’s “Yes I am Famous.”
The charitable offer, following in a long tradition of sport star shoe auctions, hit a raw nerve in Egypt for its unfortunate connotations in Arab culture. Shoes are often taken as a symbol of disrespect and insult in Egypt and the wider region.
Messi’s interview was the second episode of the MBC Masr program.****


Los que intentan disculpar desde el "malentendido intercultural" la mala fe de los que insultan a Messi explicando que el "zapato" tienen una connotaciones culturales determinadas y que sirve, además de para las funciones obvias, para lanzárselo a los que quieren humillar (George Bush, por ejemplo) o para perseguir golpeando la estatua de un dictador (la de Sadam Hussein, por ejemplo) no arreglan mucho.
Ninguno de ellos, por muy ignorantes que sean, pensará que la entrega de la "Bota de Oro", por ejemplo, es un premio que dan al peor jugador del año, por mucho malentendido cultural que pueda haber. No, no lo hay. Nadie piensa que entregar a alguien la Bota de Oro sea un acto de humillación. No hay malentendido, solo mala fe.


Algo extraño pasa en Egipto que la mitad del país se tiene que estar disculpando por las tonterías de la otra mitad, hecho cada vez más frecuente. El nacionalismo mal entendido tiene estas cosas. Se pueden emplear millones y realizar hermosas campañas promocionales para tratar de atraer turistas e inversores, pero difícilmente se conseguirá nada manteniendo esas actitudes soberbias y altaneras, especialmente si presumen mala intención en el otro. Nadie en el mundo, como tantas otras cosas, lo va a entender. Peor para el mundo, pensarán algunos.
La cuestión no está en que no quieran recibir nada (el Ejército egipcio lleva mucho tiempo recibiendo subvenciones y materiales sin sentirse ofendido, aunque lo devuelven en antiamericanismo), sino en presumir la mala intención —la intención ofensiva— de Leo Messi. Eso es lo que es imperdonable. Messi no ha tenido intención de insultar a nadie, todo lo contrario. Los que le insultan, en cambio, no solo están equivocados profundamente sino que tienen la plena conciencia y voluntad de estar insultando ellos. Esa es la diferencia entre el que desconoce algo pero actúa con buena intención y el ignorante orgulloso y mal intencionado. Los que creen que Messi es judío actúan desde el doble de la ignorancia que los demás, desde el doble de maldad.
La soberbia es siempre la peor consejera. Egipto, una vez más, se queda solo, orgullosamente solo con sus prejuicios. Algunos levantan tanto la cabeza que no ven lo que tienen en el suelo. Menos mal que queda la otra mitad.



* "Messi shoe donation stirs controversy in Egypt" Ahram Online 28/03/2016 http://english.ahram.org.eg/NewsContent/6/51/198088/Sports/Egyptian-Football/Messi-shoe-donation-stirs-controversy-in-Egypt.aspx
** "Insólito: Furia en el mundo árabe contra Messi por elegir un “nombre judío” para su segundo hijo" Iton Gadol 7/05/2015http://itongadol.com.ar/noticias/val/86862/insolito-furia-en-el-mundo-arabe-contra-messi-por-elegir-un-%E2%80%9Cnombre-judio-para-su-segundo-hijo.html
*** "Israelíes hostigan a Lionel Messi en las redes sociales" Cuba Debate24/08/2014  http://www.cubadebate.cu/noticias/2014/08/24/israelies-hostigan-a-lionel-messi-en-las-redes-sociales/#.VvmWROKLRro

**** "Messi’s shoe auction gets former soccer captain hot under the collar" Egypt Independent 27/03/2016 http://www.egyptindependent.com//news/messi-s-shoe-auction-gets-former-soccer-captain-hot-under-collar






No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.