lunes, 14 de marzo de 2016

Justicia poética o ¡ay, esa boquita!

Joaquín Mª Aguirre (UCM)
¡No gana uno para sorpresas! En un descanso de las tareas abro la prensa egipcia y me encuentro como noticia estrella, en portada de todos los periódicos, ¡el cese del ministro de Justicia!
El ministro Ahmed El-Zend se había hecho notar antes ya de ser ministro, como presidente del Club de Jueces. Recordarán que fue nombrado por el cese del anterior después de que hiciera uno comentarios clasistas sobre que los hijos de los basureros no debían llegar a ser jueces. Con ese tino con el que se eligen los ministros en Egipto, el sucesor fue El-Zend, hasta ese momento, presidente del Club de Jueces de Egipto. Cuando se dice "Club de Jueces" hay que decir "el poderoso Club de Jueces" porque realmente lo son. Y lo son entre otras cosas porque El-Zend había dicho antes de ser nombrado ministro que solo los hijos de jueces deberían ser jueces. Se entenderá ahora lo del "tino" ministerial; además de clasista, paternal. La Justicia en Egipto tiene estas cosas.


Su paso por el ministerio ha estado en la línea que se esperaba de él: una polémica tras otra. Aquí ha sido el ministro al que más espacio le hemos dedicado por virulento, sectario y prepotente. Sus 50.000 libras de fianza para los extranjeros en los matrimonios infantiles o sus declaraciones diciendo que habría que matar a 10.000 islamistas por cada soldado o policía caído no han dado tregua. Hoy, a poco de poder cumplir un año, ha salido por la puerta chica del cese. ¡Y de qué forma!
Ahram Online lo cuenta así:

Egypt’s Justice Minister Ahmed El-Zend was fired on Sunday little less than a year in office in the wake of widespread criticism of comments he made regarding the Muslim Prophet Muhammed that were considered to be blasphemous.
The decision was taken by Egypt's Prime Minister Sherif Ismail, state-run news agency MENA said. However, Ismail's cabinet is yet to reveal the reasons for sacking El-Zend.
Last week, in response to a TV host's question on whether he would jail journalists, El-Zend said, "Even if he was a prophet, peace and blessings be upon him."
The 70-year-old then briefly uttered Islamic words of repentance before adding that "the culprit, whatever his description is... I am not talking about jailing a journalist or jailing a teacher, I am saying jailing a defendant."
El-Zend, who is infamous for making controversial media statements, has been facing a wave of criticism on social media after his comments went viral and were largely interpreted as an insult to the Prophet Muhammad, the most sacred figure among Muslims and whose sayings comprise a prime source of Islamic jurisprudence.*


Me imagino que las carcajadas se están escuchando en todas las cárceles de Egipto cuando les haya llegado la noticia. ¡El-Zend cesado por irse de la lengua! El hombre que más barbaridades ha dicho, que no ha tenido pelos en la lengua para amenazar al que le apeteciera porque se sentía seguro desde su poderoso puesto, ¡cesado por un desliz con el profeta! ¡Nunca pensamos que el estado virtuoso llegara a estos extremos! ¡Tanta virtud, tanta virtud y luego te viene el calentón y la lías! Ya es duro pasar a la Historia de la Jurisprudencia como el hombre que no tenía reparos en encerrar hasta al Profeta, "peace and blessings be upon him". Durísimo.
Como era de esperar, toda la prensa da cuenta de ello. Unos lo ven normal, otros en cambio —siguiendo la norma egipcia— se preguntan "por qué le han cesado realmente".


Es realmente "justicia poética". La escritora Fátima Naut está condenada a tres años de cárcel por apiadarse de los pobres corderos, víctimas sacrificadas en la celebración del "Eid", fiesta para todos menos para los corderos. A Islam El-Behery por dudar de la transmisión de un hadiz, le condenaron a cinco años, que luego rebajaron a uno, que está cumpliendo. Más casos podrían ser citados en esta sociedad que compite por la virtud y la piedad.
De nada le han valido a El-Zend, según Ahram Online, los argumentos jurídicos ni los teológicos:

"The thing that a Muslim or a non-Muslim is held culpable for is what is done willfully," El-Zend said when he called in to a TV show on Saturday, stressing that it was a slip of the tongue.
"I ask God Almighty for forgiveness over and over and over again... I know my apology will be accepted [by Prophet Muhammad]."
Al-Azhar, the highest seat of Sunni Islamic learning, issued a statement on Sunday warning against blasphemous comments regarding the Prophet, even those made unintentionally.
An Arabic Twitter hashtag calling for his trial went viral in Egypt and Saudi Arabia, with numerous Muslim users expressing anger over his comment and heaping scorn on him even after his apology.*

Lo del cordero o lo del hadiz no son nada en comparación con la barbaridad soltada por El-Zend, al que no le vale eso de que se le escapó o que no era esa su intención. Las cárceles egipcias están repletas de personas por hacer cosas sin intención. No sabemos cuándo o si le llegará siquiera el perdón divino, pero el de todos aquellos a los que quería matar de diez mil en diez mil, como sastrecillo valiente de la Justicia, no le llegará. No se lo van a perdonar nunca.
Eso me imagino que se les habrá pasado por la cabeza al presidente El-Sisi y a su primer ministro a la hora de lanzar por la ventana a su ya ex de Justicia, capaz de encarcelar a quien le pusieran por delante. Es el paso de ayatola a Rushdie en un santiamén.
Hay que ver los titulares por todo el mundo islámico sobre este asunto, de Irán a Pakistán. Los islamistas de todo el mundo ya tienen la confirmación que quería y el gobierno la oveja negra que temía encontrar.

Irán
En Mada Masr nos explican que lo que calentó tanto al ex ministro (veremos cuál es su destino ahora con este lío) fue la mención de sus relaciones con los periodistas ("Zend recently attacked journalists who published stories implicating him and his family in corruption cases"**). Parece ser que fue eso lo que le hizo perder los nervios y la compostura y casi hasta la piedad por unos instantes. Es mencionar la prensa y pierde uno el control. Señalan en Mada Masr las consecuencias inmediatas y debates respecto a este asunto:

The statement caused uproar and calls to prosecute Zend for insulting religion.
In the aftermath of Zend's interview, a statement from Al-Azhar cautioned against using the name of the prophet, even unintentionally. "A true Muslim is one whose heart is full of love for the prophet, peace be upon him, and who respects and glorifies him," it read.
But other religious figures supported Zend, including renowned preacher Khaled al-Gendy. "There is a big difference between a slip of the tongue and deeply rooted doctrine. The companions of the prophet themselves made slip-ups, said words they didn't mean, and asked for forgiveness," he said.
Sheikh Ahmed Karima, professor of Fiqh at Al-Azhar University, made similar comments to Masr al-Arabia. "Zend is a faithful, genuine and good man and didn't mean to insult religion," he asserted.
Using the metaphor of Prophet Mohamed, who is a historical figure that does not fall under the jurisdiction of Egyptian law, signals that we are living in a lawless state. I don't know why Zend did not refer to Sisi, which would have been a more logical affirmation of the rule of law," economist Hazem Hosny said.**


¡Qué pena que esa bondad y presunción de inocencia que le reconocen los clérigos de Al-Azhar no se la concedan a otros!, esos a los que mandan a las celdas por mucho menos con aquello de "insultar al islam".
El quid de la cuestión lo plantea el economista Hosny. Debo confesar que fue lo primero que me vino a la cabeza: ¿por qué no puso como ejemplo de encarcelamiento al presidente El-Sisi en vez de a Mahoma? Es una buena pregunta. Si se trataba, como bien señala Hosny, de hacer explícito el que no se libra nadie en el estado de derecho del imperio de la ley, lo mejor hubiera sido poner a su jefe de ejemplo. ¿Por qué no lo hizo? Cualquier explicación es peor que la teoría del desliz.


El caso servirá para aumentar más la conciencia virtuosa. Nadie podrá acusar al gobierno egipcio de falta de piedad. Quizá hasta le juzgue un hijo suyo, que seguro que alguno ya es juez, flamante vástago siguiendo la estela familiar. Y si hay que enviar a Ahmed El-Zend a la cárcel, que no le tiemble la mano. ¿Cabe historia más ejemplar? Allí no se va a aburrir. Encontrará un montón de conocidos.



* "Egypt's justice minister fired following comments on 'imprisoning prophet'" Ahram Online 13/03/2016  http://english.ahram.org.eg/NewsContent/1/64/190866/Egypt/Politics-/Egypts-justice-minister-fired-following-comments-o.aspx

** "Why did Egypt's PM ask the justice minister to resign?" Mada Masr 13/03/2016 http://www.madamasr.com/news/why-did-egypts-pm-ask-justice-minister-resign



Pakistán


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.