sábado, 19 de marzo de 2016

Erdogan aprieta el nudo

Joaquín Mª Aguirre (UCM)
La rabia de Erdogan con cada nuevo atentado en Turquía convierte la situación del país en más complicada. El nivel de las amenazas crece y se dirigen contra todos, dentro y fuera del país. Cuando Erdogan se siente fuerte es malo; pero cuando se siente débil es, peor. Los problemas son para Erdogan "oportunidades" de deshacerse de los opositores. Aprovecha igualmente los problemas de los demás para conseguir sus fines, que se pueden resumir en uno: hacer desaparecer cualquier tipo de oposición a su mandato.
En Egyptian Streets se recogen las declaraciones apocalípticas de Erdogan sobre el terrorismo y el estado de derecho bastante preocupantes:

“Democracy, freedom and the rule of law,” have “absolutely no value any longer,” declared Turkish President Recep Tayyip Erdogan in a meeting with local leaders that was televised, reported DW.
“Those who stand on our side in the fight against terrorism are our friend. Those on the opposite side, are our enemy,” said the President, adding that the fight against terrorism is the country’s highest priority, trumping democracy and the rule of law.
The statements come several days after the Turkish President announced that he would broaden the definition of “terrorism” to include those who use social media and other outlets to “support” or “praise” terrorism.*


Normalmente, los países tienden a contraponer la fuerza de la democracia y de la ley al del terrorismo, estableciendo las diferencias entre ambos sistemas. No es el casual que el diario egipcio haya seleccionado estas frases del discurso de Erdogan. Son las más parecidas a las que se viven en Egipto. También allí la excusa del terrorismo sirve para poner cerco a los opositores demócratas y a establecer leyes cada vez más restrictivas. Pero lo malo no es ya que se endurezcan las leyes, sino la impunidad con la que se actúa en la sombra en nombre de una seguridad que se vuelve cada vez más problemática. Todos los que protestan contra esta forma de actuar son considerados automáticamente "terroristas" o aliados de los terroristas. Al igual que en Egipto, la definición de "terrorista" se amplía hasta abarcar a todos aquellos que critican a los gobiernos.


Todo pasan a ser enemigos, conspiradores, si se atreven a llamar la atención sobre esta forma de actuar. La propia prensa turca, en concreto Hurriyet Daily News, recoge las "advertencias" de Recep Tayyip Erdogan a Europa en general y a aquellos países en particular que osen criticar sus métodos:

Turkish President Recep Tayyip Erdoğan has suggested that Europe was “dancing in a minefield” by directly or indirectly supporting “terror” groups, while also stating Europe needed to look at its own record before telling Turkey what to do on migrants.
Delivering a speech in the western province of Çanakkale, where he attended ceremonies to mark Martyrs’ Day and the commemoration of the Gallipoli naval victory during World War I on March 18, Erdoğan recalled Brussels has been hosting a EU-Turkey summit where European Union leaders were trying to convince Turkish Prime Minister Ahmet Davutoğlu to help end Europe’s migration crisis in return for financial and political concessions.**


La infamia del chantaje de Erdogan ante la incapacidad europea de resolver de una forma inteligente y digna —las dos cosas son importantes— la crisis desencadenada por la guerra de Siria la acabarán pagando los propios refugiados que pasarán a ser moneda de cambio.
Cada vez —lo hemos dicho muchas veces— que Erdogan tiene una forma de presión sobre Europa, la usa hasta el extremo que le permita. Con ello, la Unión Europea va perdiendo su propia credibilidad en el caso, dejando en la estacada a los que padecen la represión del régimen turco. Europa se ve forzada a renunciar a presionar sobre Erdogan por sus métodos autoritarios para evitar tener más conflictos con la cuestión de los refugiados.
Para Erdogan, los refugiados son "poder". Para los que le siguen y valoran sus métodos, reafirma su liderazgo porque hace ver dos cosas: a) que es capaz de someter a Europa y hacerla comer de su mano, en la mejor tradición de recuperación del imperio Otomano, del que se ve y muestra como restaurador; y b) él posee la capacidad de solucionar lo que otros no pueden. De esta forma, Erdogan reafirma el liderazgo que ha perdido internamente, como se demostró en la elecciones generales últimas, que son la causa de una parte importante de todo este problema.


El problema más grave es que los avances del poder de Erdogan son cada vez más hacia un régimen antidemocrático en el que el terrorismo sirve como excusa para poder deshacerse de la oposición. Cada vez será más difícil librarse de un partido islamista cuyas conexiones con otros movimientos de distinto grado de radicalidad son un hecho, un partido y gobierno más interesados en acabar con los kurdos que en atacar al Estado Islámico, que campa a sus anchas por las fronteras y hace negocios oscuros con el tráfico de petróleo, como se denunció por parte de los Estados Unidos, para enfado de Erdogan. Aquellos kilómetros de frontera sin sellar eran el paso entre el Estado Islámico y los que hace negocios con ellos.
Erdogan ataca el terrorismo que más le interesa, el que barre a la oposición y le crea menos problemas exteriores. Al estado islámico no le interesa que sus relaciones con Turquía se enturbien y sí, en cambio, que ataquen a sus enemigos kurdos. Todo esto lleva a una consideración muy sectaria de lo que es el "terrorismo" para Erdogan que se siente autorizado a hacer limpieza extendiendo la consideración de "terroristas" a todos los discrepantes.
En otro de los artículos del Hurriyet Daily News, el columnista Mustafá Akyol se señala hoy:

This is the trouble with terrorism. On the other side the coin, however, we have another problem: A regime which is going after terrorism only in counter-productive ways, and also using it as a pretext for taking its authoritarianism to new heights.
This was all too evident in the way President Recep Tayyip Erdoğan framed the issue just a day after the Ankara bombing. He spoke in the capital, and declared that everybody, both home and abroad, will be “either on our side, or the on terrorists’ side.” He also ruled: “There is no difference between a terrorist with a gun and bomb in his hand and those who use their work and pen to support terror.”
This practically means that anybody who opposes or even criticizes the government’s anti-terrorism measures, even without any sympathy for the terrorists, will be counted as a terrorist. No wonder three academics who signed a petition in January which condemned the government’s anti-terrorism policy were put in prison this week – right after Erdoğan’s introduction of the notion of “unarmed terrorists.”
The sad thing is that we have seen this film before: the vicious cycle between radical and violent opposition forces and an arrogant and authoritarian state. It is actually a film that Turkey keeps seeing over and over, almost every decade, only with actors changing places.
Someday, I hope, we will realize that there are no “evil forces” in our nation, as almost everybody seems to believe, but rather a certain degree of evil in all of us. Only that day, I am afraid, will we Turks (and Kurds) be able to find some peace of mind.**


Sí, es una vieja película la que vive Turquía con Erdogan. Las posibilidades de tener un país "normalizado" se reducen con este tipo de planteamientos. Si las soluciones que un gobierno toma para solucionar un problema no solo no solucionan el presente sino que complican el futuro abriendo brechas que solo dejarán la violencia como alternativa se está condenando al conflicto inacabable, a la inestabilidad social, además de al totalitarismo excluyente.
Los enemigos declarados de la democracia suelen ser bastante claros en sus planteamientos. La complicación se plantea con los "falsos amigos" de la democracia, es decir, aquellos que se proclaman "demócratas" pero tienen un fondo autoritario que aspiran a imponer a todos. Para ellos, el terrorismo es problema y excusa para poder eliminar resistencias.

El problema no es único de Turquía, lo cual no supone ningún consuelo para ellos. No es único país del área que ha aprendido que cuando se les necesita se les permite todo. La condena de las prácticas que atentan contra los derechos humanos y la democracia no se deben dejar aparcadas por muchas necesidades que exista. Estados Unidos acaba de "pedir" a Turquía que respete los valores democráticos. Tendrán que explicarles a Erdogan cuáles son. Si ya antes de estallar la guerra tenía serias dudas sobre ellos, ahora son enormes lagunas.
Hoy las condenas internacionales a Erdogan y sus discursos antidemocráticos en estos últimos días son unánimes. La prensa es más libre de decir que lo que las cancillerías pueden. Y es rotunda por parte de los que están forzados a ser sus aliados y socios estratégicos. Lo que la Unión Europea pretende hacer con Turquía es una bomba de relojería, más allá de las cuestiones humanitarias. Convertirse en dependientes de Recp Tayyip Erdogan tiene un precio que no solo pagarán los refugiados, sino los europeos y la oposición turca. Unos a corto, otros a medio y todos a largo plazo.

Las amenazas veladas de Erdogan a Europa no son admisibles. Pedir la protección de las personas y el respeto democrátic, el valor de los derechos humanos, es un gesto que solo un autoritario como el presidente turco y su partido puede considerar como incubar el terrorismo
Erdogan, en cambio, sí es la gran incubadora del terrorismo en la zona. Lo ha sido antes y lo está siendo ahora. Sus conexiones con los partidos islamistas y demás grupos radicales siempre han estado activas y lo siguen estando, aunque sea en la sombra. Erdogan tiene sus planes, unos más claros que otros, y nadie le va a decir lo que tiene que hacer.
Los gobiernos autoritarios pronto aprenden que si sus países se encuentran en zonas sensibles pueden hacer lo que quieran sin temor a ser sancionados más allá de la queja y la advertencia. Lo pagan los que aspiran a tener unas democracias estables y vivir bajo el imperio de los derechos humanos y no autócratas con pretensiones.



* "‘Democracy and Freedom’ Have ‘Absolutely No Value Any Longer’: Turkey’s President Erdogan" Egyptian Streets 18/03/2016 http://egyptianstreets.com/2016/03/18/democracy-and-freedom-have-absolutely-no-value-any-longer-turkeys-president-erdogan/
** "Turkey’s Erdoğan says Europe ‘nursing a viper in its bosom’ by direct, indirect support of ‘terror’" Hurriyet Daily News 18/03/2016 http://www.hurriyetdailynews.com/turkeys-erdogan-says-europe-nursing-a-viper-in-its-bosom-by-direct-indirect-support-of-terror.aspx

** Mustafa Akyol "Terror in Ankara, iron hand on Turkey" Hurriyet Daily News 19/03/2016 http://www.hurriyetdailynews.com/terror-in-ankara-iron-hand-on-turkey.aspx




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.