martes, 15 de marzo de 2016

El amo de las palabras

Joaquín Mª Aguirre (UCM)
No es la primera vez que me sorprenden los enfoques de las noticias sobre Turquía en Euronews. Hay cierto gusto en ocasiones por las versiones oficiales (embajadores, ministros) frente a otro tipo de voces. Los expertos que se localizan e intervienen son muy proclives a las tesis gubernamentales, ya sea porque no se atreven a decir otra cosa o porque se buscan así. 
El modelo "noticia más experto" puede fallar estrepitosamente si los expertos coinciden con las tesis oficiales. Una de esas coincidencias la tuvimos en las noticias de ayer. Tras escuchar al político de turno, al primer ministro turco, intervino el experto del TEPAV, uno de esos "institutos" de consulta que proliferan y del que sería bueno dar sus filiaciones:

Según Nihat Ali Özcan, analista en seguridad en el centro de estudios Tepav (Fundación de Investigación de Política Económica de Turquía), Turquía sufrirá ataques similares hasta septiembre u octubre. Él cree que con la llegada de la primavera, el PKK también atacará en zonas rurales.*

El experto resulta ser un militar turco retirado que se dedica al asesoramiento sobre seguridad y que hizo su tesis, la primera en Turquía, sobre el PKK. El entrevistado advierte a la Unión Europea que debe apoyar la política turca contra el terrorismo:

“Luchar contra el terror no sólo es un problema de Turquía, la acción terrorista en un país no se queda ahí. Dependen unos de otros, están conectados gracias a la globalización y las nuevas tecnologías. No se puede contener.
La desestabilización de Turquía, el desafío del PKK contra Turquía, su esfuerzo por debilitar el país, por intentar dañarlo, no es bueno para Europa.
La cuestión de los refugiados, que es un problema de seguridad, también tendrá consecuencias en Europa.
Por eso, el apoyo de los países europeos, el esfuerzo por proteger su seguridad y la estabilidad de Turquía es una ayuda para el país pero también para la Unión Europea porque proporcionará su propia seguridad y la estabilidad fuera de sus fronteras”.*


La letra y la música son idénticas a lo mostrado minutos antes por las declaraciones del primer ministro turco. La Unión Europea debe ponerse al lado de Erdogan y su gobierno, que es Turquía. No explica el experto en seguridad y en relaciones internacionales porqué se rompió unilateralmente la tregua con el PKK por parte del gobierno de Erdogan. No se explica porqué, ante el temor de perder el gobierno tras las elecciones generales en las que los partidos se unieron contra él, incluida la oposición prokurda, Erdogan desencadenó un ataque contra los kurdos que estaban luchando contra el Estado Islámico junto a los Estados Unidos y otros aliados. No se explica cómo se aseguró así Erdogan que no habría unión entre los grupos tras dividirlos frente a los ataques. El experto no explica eso; solo habla de terrorismo, de la seguridad europea y de la necesidad de Europa de apoyar a Turquía frente a los kurdos y demás terroristas.
En la BBC, en cambio, la cuestión de Erdogan y el terrorismo se plantea de otra forma ya desde los titulares —"Ankara bombing: Erdogan seeks to widen terrorism definition"— tras el atentado del domingo, el tercero en cinco meses:

Turkish President Recep Tayyip Erdogan has said it is necessary to redefine terrorism to include those who support such acts.
He said there was no difference between "a terrorist holding a gun or a bomb and those who use their position and pen to serve the aims" of terrorists.
Mr Erdogan added that this could be a journalist, a lawmaker or an activist.
He was speaking a day after a bomb attack in the Turkish capital Ankara that killed 37 people.
No group has so far claimed the blast, but Prime Minister Ahmet Davutoglu said evidence "almost certainly" pointed towards the banned PKK (Kurdistan Workers' Party) separatist group.
On Monday, Turkey launched air strikes against Kurdish rebels in northern Iraq.**


Erdogan —como El-Sisi, su rival y complemento, en Egipto— usa las palabras de forma peculiar. La realidad es algo que se debe meter a martillazos, como señalaba Nietzsche, en su interior. Todo el mundo sabe qué un terrorista es malo. El acto siguiente es señalar con el dedo a todos aquellos a los que llamamos terroristas. En Egipto, por ejemplo, incluye a los ateos porque quieren acabar con el Estado y sus cimientos morales. El procedimiento de Erdogan es el mismo. Primero dice lo que todos aceptan (hay que tomar medidas contra el terrorismo) y después mete dentro del paquete a los que le molestan. Se llama crear "marcos" y hablan de ello los más elementales manuales de comunicación política.
El recientemente cesado por blasfemia —se le escapó— ministro de Justicia egipcio, Ahmed El-Zend, estaba preparando una ley mediante la que se podía acusar de terrorismo a los padres y familiares de los "terroristas". Nos ocupamos de ello en su momento. Lo de Erdogan va por el mismo camino porque es la misma finalidad: la eliminación de la oposición en su espectro más amplio.
Lo que la BBC señala es la inclusión como terroristas de aquellos que cuestionen la política del gobierno, que pasan a ser considerados enemigos del Estado y, por ello, terroristas: periodistas, abogados, defensores de los derechos humanos, etc. Da igual, dice, sostener un arma que un lápiz; salir a la calle con una pancarta que con un chaleco bomba.


Las presiones sobre Europa coinciden con las expresadas por el experto Nihat Ali Özcan, el ex militar turco, que señalan que lo que le pase a Turquía tendrá repercusiones en la Unión. Cada vez son más las voces que critican las políticas de Erdogan. Los cierres de periódicos, redadas contra los opositores, purgas en las instituciones de los que él considera amenazas para el Estado (es decir, su propio poder), etc. son criticados en todas las instancias. Frente a esto Erdogan esgrime los atentados que él mismo ha desencadenado con sus ataques al romper unilateralmente la tregua. Es curioso que se esgrima la "seguridad de Europa" cuando le interesa y no haya pensado en ella antes de romper la tregua que se había dado el PKK.


La estrategia de Erdogan está clara para todos hace mucho tiempo: crea los conflictos y luego amenaza con ellos a los que se pueden ver afectados. Así ha sido con el Estado Islámico, frente al que mantuvo una escandalosa indiferencia protectora, dejando que los kurdos dieran la batalla, hasta que la colaboración con los Estados Unidos le alarmó; así ha sido con sus juegos con los refugiados. Cada una de estas situaciones ha sido aprovechada para presionar contra la oposición. Cuantos más problemas hay, más libre se siente para la violación de derechos de los propios ciudadanos turcos.


Él tiene su guerra y sus enemigos. Llamarlos a muchos de ellos terroristas es un abuso en su camino ("deriva" le gusta decir a los medios) totalitario. Como ocurre en Egipto y otros lugares, saben que los graves conflictos creados les mantienen a salvo de mayores condenas.
De nuevo en Euronews, encontramos la entrevista con el embajador turco ante la Unión Europea. Tras la explicación de los planes que no han satisfecho a todos, se le pregunta al embajador:

euronews:
Turquía ha pedido otros 3.000 millones de euros, la liberalización de visados ​​en junio y la apertura de nuevos capítulos en las negociaciones de adhesión. ¿No intenta Ankara aprovecharse de una Europa dispuesta a hacer concesiones?
Yenel:
“No, desde luego que no. Turquía apoya a la UE. Estamos enfrentándonos a una crisis migratoria. Turquía hace todo lo que puede. Nos han dicho que los esfuerzos son insuficientes, así que nuestro país ha hecho esfuerzos adicionales. Pero necesitamos algo a cambio. Los otros 3.000 millones no son para Turquía, son para los refugiados sirios.
euronews:
La intervención del diario ‘Zaman’ ha preocupado a Europa. ¿Qué nos puede decir de este asunto?
Yenel:
“Se trata de un proceso jurídico. De momento no tenemos nada que decir”.***


Es curiosa la asimetría parlanchina ante unos hechos y otros. Tanto que hablar para pedir y tan poco hablar para explicar, para dar cuenta de las purgas y persecuciones contra unos y a otros. Turquía decide qué pide y de qué da cuentas.
Euronews nos ofrece las críticas a la esposa de Erdogan, la primera dama, en su reivindicación del "harén" y su papel esencial en la formación de la mujer:

“El harén era, en el Imperio Otomano, un lugar donde se educaba a las mujeres y se las preparaba para la vida”: esa frase ha salido de los labios de la esposa del presidente turco Recep Tayyip Erdogan, Emine. Y con ella se ha ganado de nuevo las críticas de los cada vez más escasos círculos liberales del país.
Aunque no es nada sorprendente teniendo en cuenta que el propio Erdogan dice que el lugar de las mujeres es la casa y que su único deber es tener hijos.****


Con la palabra "vida" Emine Erdogan hace lo mismo que su marido con palabras como "democracia". Las somete a tal grado de retorcimiento, que difícilmente son reconocibles. Pero eso tiene el poder, que permite jugar con las palabras. Es el dueño del martillo.

* "¿Cómo reaccionará Turquía después de sufrir un nuevo ataque terrorista?" Euronews 14/03/2016 http://es.euronews.com/2016/03/14/como-reaccionara-turquia-despues-de-sufrir-un-nuevo-ataque-terrorista/
** "Ankara bombing: Erdogan seeks to widen terrorism definition" BBC 15/03/2016 http://www.bbc.com/news/world-europe-35807987
*** "Selim Yenel: “Turquía va a pagar un precio muy alto y necesita algo a cambio” Euronews 8/03/2016 http://es.euronews.com/2016/03/08/selim-yenel-turquia-va-a-pagar-un-precio-muy-alto-y-necesita-algo-a-cambio/

**** "Emine Erdogan dice que los harenes eran “una escuela para las mujeres”" Euronews 11/03/2016 http://es.euronews.com/2016/03/10/emine-erdogan-dice-que-los-harenes-eran-una-escuela-para-las-mujeres/



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.