domingo, 21 de febrero de 2016

¡Quemad los libros, mantened viva la esperanza!

Joaquín Mª Aguirre (UCM)
¡Quemad los libros! Ese es el grito que están lanzando autores e intelectuales egipcios tras conocerse la sentencia de dos años de cárcel contra Ahmed Naji por los fragmentos de su novela publicados en un periódico. Ya dimos cuenta del caso aquí cuando se produjo la denuncia contra él y su editor y supone un momento más en la escala reaccionaria que el régimen egipcio está creando como si de una bola de nieve rodando por la cara nevada de las pirámides se tratara.
Egypt Independent da cuenta de esta iniciativa y de cómo es percibida contextualmente por los que la secundan:

Authors are planning to “burn” their literary works in protest at the two-year jail sentence handed to author Ahmed Naji on Saturday for publishing a chapter of his novel allegedly containing erotic scenes.
The editor-in-chief of the state-run magazine Akhabr al-Adab, which published a chapter from Naji’s controversial book, was also fined LE10,000 by the Cairo court.
“Burn your literary works,” reads the slogan of the campaign proposed by authors Sameh Qassem and Ahmed Sawwan, along with the director of Bait el-Yasmin publishing house, Ziyad Ibrahim.
“We are in a non-reading country, and while we witness the murder of orginary citizens in the street on a daily basis and cases of enforced disappearance, writers are jailed and their books are banned most of the time,” said Qassem.
“It's farcical that, while innovators are prosecuted, those who destroyed the country are released.”
Ibrahim said the verdict against Naji as “absurd.”
He added that the state would do better to hold police officers accountable for “killing people every day, harassing women and taking bribes on the street,” as he put it.*


En estos momentos las calles de Egipto contemplan manifestaciones de médicos contra la Policía, de taxistas y demás contra la Policía, de funcionarios contra la nueva Ley que se pretende implantar y pronto las habrá de periodistas en desacuerdo con la ley.
Ante este panorama parece absurdo un contencioso de esta naturaleza, poniéndose en contra a los autores e intelectuales que ven que las restricciones involucionistas continúan perjudicándoles. La pregunta que surge es: ¿qué sentido tiene?
Desde el momento en el que los liberales y demócratas fueron abandonando al régimen al comprobar que no se trataba de crear un régimen más abierto respecto al que los islamistas estaban imponiendo con un constitución no pactada con los demás grupos, el aumento del sectarismo religioso con la violencia contra los coptos, etc. Con estos abandonos el régimen inicia una extraña estrategia conservadora con la que pretende congraciarse con el sector más religioso de la población, de marcado carácter tradicionalista. Parece querer diseñar un islamismo conservador sin islamistas, una especie de islamismo de estado

Andeel: La dignidad social
"Sociedad: —Mi dignidad"
La sentencias se acumulan contra todos aquellos que son los enemigos del tradicionalismo religioso: los ateos, los homosexuales, los liberales, los socialistas... Da la impresión de que tras derrocar a los islamistas, los que conforman este nuevo régimen asumieran sus objetivos retrógrados para hacerse con una especie de "islamismo sociológico", por llamarlo así, mientras que se encarcela a los islamistas militantes o políticos. Incapaz de entenderse con los políticos, el régimen de El-Sisi decide formar alianza con aquellos que le pueden respaldar en su estrategia: la Universidad de Al-Azhar, que pasa a ser muy activa en sus condenas de la revolución de 2011 y confiere el estatus de "enviado" al golpista El-Sisi. El hombre que no quería ser nadie acabará siendo el presidente que desde el paraíso se envía para resolver por siempre los problemas de Egipto.
La estrategia es el desprestigio y debilitamiento de los partidos políticos existentes, la difamación de las figuras que puedan hacer sombra o crítica al Presidente, y una represión que pueda ser presentada popularmente como una "cruzada moral" contra los apóstatas y los inmorales, contra los izquierdistas y reformistas. La campaña que no se hace contra la corrupción y los miembros del antiguo régimen acusados de crímenes contra los que se levantaron contra Mubarak, se realiza en cambio contra todos aquellos que iniciaron la sublevación.
El viejo régimen reaparece camuflado de "nuevo régimen· y sus objetivos son dobles: los islamistas, a lo que se masacra, encarcela y se hace desaparecer, en el exilio o en las cárceles, y los que causaron su derribo: los demócratas que reclaman un Egipto sin militares y con imperio de los Derechos Humanos, incluyendo la libertad de conciencia.


Este aspecto es importante porque el mantenimiento de las condenas por conciencia es un uso interesado: por más que el régimen digas ser abierto, la campañas contra los que provienen del campo "laico" se basan en esos "crímenes" de religión. Es decir, es una forma de represión específica para condenar a los que perturban al régimen, que se declara oficialmente "piadoso". Aquí hemos llamado a esto frecuentemente el "régimen virtuoso". No se trata solo de vender eficacia (que es nula hasta el momento), sino de vender la defensa de los "valores", la "identidad", etc. que se concretan en el nacionalismo y la religión, los dos pilares retóricos del régimen. Por eso los enemigos son "internacionalistas" y "terroristas" (los islamistas) e "internacionalistas" y "ateos" (los laicos demócratas).


La condena de Ahmed Naji es una muestra de ejercicio "piadoso" ante los ojos de la opinión pública, cuyo respaldo se busca con estas medidas. En Mada Masr se publica igualmente la noticia y algunas informaciones más respecto al texto anterior:

Naji was immediately arrested from the courthouse after receiving the maximum penalty possible, Othman said.
The court had acquitted Naji in January, but the prosecution appealed the verdict.
The case was initially filed by Hani Saleh Tawfik, who claimed the excerpt threatens public morality. The prosecution accused Naji of publishing sexual content constituting “a malicious violation of the sanctity of morals and good manners.”
In its initial ruling, the court had said the penal code is too rigid to apply to matters of self expression, and determined a lack of malicious intention from Naji.
Journalists Syndicate board member Khaled al-Balshy hailed the verdict as a clear violation of the constitution, which states: “Freedom of thought and opinion is guaranteed. Every individual has the right to express an opinion and to disseminate it verbally, in writing or as an illustration, or by any other means of expression or publication.”
Balshy concluded, “This is literally a prosecution of the writer’s imagination.”**


Lo que el fiscal buscaba al apelar la sentencia anterior y continuar buscando la condena era convertir a Naji en un "monstruo". Lo monstruoso se aleja de la normalidad, se percibe como peligroso. La descripción del hecho por parte del fiscal —“a malicious violation of the sanctity of morals and good manners”— muestran al estado como vigilante de la totalidad social. Sin su intervención de la "santidad" es violada. Ese concepto de "santidad" de la vida tradicional sitúa a los que la aceptan como "virtuosos" y necesitados de "protección" frente a la amenazas exteriores.
La "santidad" es violada por todo aquello que sea peligroso para el régimen, que se identifica con la sociedad misma. Peligrosos son libros, internet, películas, artículos... Cualquier cosa que provoque una fisura, una contestación, una protesta. Declarar que algo amenaza la "santidad" social permite eliminar a las personas peligrosas.
El régimen de El-Sisi es una combinación de propaganda y represión, característico de los regímenes militares y dictatoriales. Lo que se reprime se presenta como defensa de valores absolutos, históricos, religiosos, etc. Por eso se necesita de este tipo de juicios y condenas que escandalicen a unos pero que contenten a los tartufos sociales comprobando que hay alguien que vela con eficacia porque el mundo no se derrumbe a su alrededor. Mediante esta táctica, el régimen mata dos pájaros de un tiro: elimina  opositores y gana adeptos entre los "piadosos" ciudadanos que lo respaldan.
El-Sisi y su régimen no necesita escritores imaginativos, solo propagandistas babosos que usen sus voces y plumas para cantar las virtudes celestiales del poder. Lo peligroso es que el régimen se está hundiendo en su aislamiento y el caos que se avecina con la necesidad de ajustes económicos porque las inyecciones foráneas no son ya suficientes para resolver la situación económica.


La "dolarización" de la economía, el crecimiento de la inflación, etc. están creando unas condiciones peligrosas para la estabilidad social. Los ministros intentan desmentir los rumores, pero tienen que salir demasiadas veces a hacerlo, algo que intranquiliza bastante.
Egipto se sigue adentrando en las arenas movedizas, algo que dificulta bastante los movimientos y que, pasado un punto, hará casi imposible el regreso a una situación estable sin cambios drásticos. La cuestión es "¿de qué naturaleza"?
Ahmed Naji está pagando las crisis que se están produciendo en otros sectores. Está pagando la incapacidad absoluta del régimen para sobreponerse a sus propios errores.


Mada Masr reproduce un texto de Nadji que publicó hace algunas semanas. Fue publicado originariamente en francés como introducción a un libro de fotografías titulado "Generación Tahrir". Mada Masr lo vuelve a reproducir señalando la condena de ayer de Naji. Es un texto lúcido que muestra porqué la excusa de la "moral" se cae sola. Es la que un régimen cobarde usa para librarse de sus opositores. En este escrito hace un repaso de la frustración de los jóvenes tras la revolución. El título es ya expresivo "Farewell to the youth". Hay un párrafo muy significativo a la luz de lo ocurrido:

I became jaded by the ridiculousness of the charades we are summoned to participate in, such as elections. This was in addition to the calls for limiting religious and sexual freedoms in the name of religion, and other travesties that conjure up the idea of the nation. They instruct you on the importance of loving the nation and tell you how to do so. These directions did not suit me or various other people I met online. We thus preferred to create our own virtual reality, outside authorities’ control. We created a space that contrasted with the tedious moral principles of our fathers. Egypt was passing through great times. Everyone on television was talking about a democratic transformation. In the authority’s blind spot, we made small venues to hold parties and play music prohibited from broadcast radio and television (both public and private), because it doesn't contain the usual tacky love song lyrics. In one of these parties, Alaa Abd El Fattah suggested we create a parody of the president’s website, and that I compose its comic content. These were the kinds of games we played. We used delve to into our virtual bubbles and make fun of the naked king, and how his entourage and slaves praised his garments.***


El régimen no desea ni que esas ideas se puedan mantener en el plano virtual. Su totalitarismo es absoluto y busca eliminar cualquier intento de fisura que se pueda provocar. No interesa que personas con la lucidez y la capacidad de argumentar de Naji estén libres. Debe servir de ejemplo de quién manda realmente en Egipto. Este poder se extiende en todas direcciones buscando envolver las conciencias. Pero no creo que sea posible mantenerlo durante mucho tiempo. El problema es cómo se transforma ese deseo de luz, de vida, de libertad en algo capaz de sustentar un país controlado hasta en sus más mínimos resortes por un Ejército que lleva desde 1952 en el poder.
El drama del Egipto joven que intenta apartar las cortinas oscurantistas de militares e islamistas no cesa. De este drama se escriben cada día escenas desoladoras para los que esperaban un futuro mejor. Ahora han quedado arrinconados por una sociedad que camufla su cobardía de virtud y piedad.
Hace unos días Mada Masr reproducía una artículo del blog de la joven activista Yara Sallam, con el título  'Did you see Aya in Qanater Prison?'. El párrafo final me impresionó profundamente y recoge el sentimiento de muchos dentro y fuera de Egipto, de observadores y de víctimas:

We did not forget, Aya. We will continue to remind each other of those who have paid years of their lives for the hope we all dreamed of. When everyone is freed, life will hold a moment of silence to acknowledge that precious price that was paid by young people whose only intention was to make our country better.
Hope shall prevail.****


Ese precio generoso que han pagado no les será devuelto nunca, pero no creo que sea lo que esperan. En ese sentido han aprendido lo que pueden esperar de los demás. Pero no renuncian a sus sueños ni a sus esperanzas. Es por ellos por los que merece la pena seguir escribiendo, contando estas historias y dramas de personas que valoran tanto su libertad que son capaces de ingresar en la cárcel por ella y la de todos. El drama de una sociedad que valora tan poco sus libertades que es capaz de difamar y condenar a los que les defienden con su vida.
Quemar los libros no es quemar las naves. Es, como en el caso de la libertad, ofrecer lo más valioso que tienen y que queman en público para vergüenza de los que piden cada vez más hogueras para echar libros, personas y todo lo que represente una desviación de su mundo carcelario y oscuro.


* "Intellectuals to 'burn' literary works in protest at novelist's jail sentence" Egypt Independent 21/02/2016 http://www.egyptindependent.com//news/intellectuals-burn-literary-works-protest-novelist-s-jail-sentence
** "Appeals court sentences novelist Ahmed Naji to 2 years prison" Mada Masr 20/02/2016 http://www.madamasr.com/news/culture/appeals-court-sentences-novelist-ahmed-naji-2-years-prison
*** "Farewell to the youth" Mada Masr 02/01/2016http://www.madamasr.com/opinion/politics/farewell-youth

**** "Blog: 'Did you see Aya in Qanater Prison?'" Mada Masr 12/2/2016 http://www.madamasr.com/opinion/politics/blog-did-you-see-aya-qanater-prison


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.