viernes, 19 de febrero de 2016

Muerte de un taxista o demasiados errores

Joaquín Mª Aguirre (UCM)
Creo que Egipto se está acercando a un punto crítico. Ese momento se producirá cuando la imagen oficial y lo que tienen delante provoque el máximo de contradicción. Es decir, cuando lo que se dice y lo que se ve lleguen a la incompatibilidad absoluta, cuando las palabras se disuelvan avergonzadas en el aire como humo. Creo que se está llegando a ese punto. Para algunos, la mente humana tiene una capacidad infinita para el autoengaño y puede soportar todas las distancias. Pero no todos tienen esa capacidad de autoengañarse.
Toda la prensa egipcia da la noticia: la muerte de un taxista por el tiro en la cabeza de un policía tras una discusión. La versión del estatal Ahram Online comienza con el calificativo oficial del acontecimiento, "error":

A low-ranking policeman killed a citizen "by mistake" in Cairo's impoverished and populated neighborhood El-Darb Al-Ahamr, Egypt's interior ministry said on Thursday.
"A low-ranking policeman was accompanying his relative to buy some goods and when both were uploading goods to a taxi, they had a fight with the taxi driver," Cairo's security directorate said in a statement.
"The policeman pulled his gun to end the fight but a bullet came out of the gun by mistake, killing the taxi driver."
The taxi driver is 24-year-old Mohamed Ali Ismail, whose body was transferred to Cairo's Ahmed Maher hospital. The general prosecution is investigating the incident.
According to local news reports, El-Darb El-Ahmar residents staged an impromptu protest at the nearby Cairo security directorate.
"A large number of people gathered in an attempt to catch the policeman but he managed to escape," a security source told Ahram's Arabic news website.
General Khaled Abdel Mataal, the head of the security directorate, met the victim's sister at the directorate to offer his condolences. He promised to arrest the policeman, who is still at large, according to Ahram.*


Se acumulan los incidentes con una Policía que cada vez se siente más impune en sus acciones. La anulación de la condena de 15 años al policía que mató a sangre fría a la activista Shaimaa al-Sabbagh se ha producido hace apenas unos días. No solo es un hecho en sí vergonzoso, sino una muestra de cómo se construye el "poder" en Egipto en un mecanismo tripartito que va de los ministerios a la comisarías y de allí a los jueces y fiscales. Esta tripartición se basa en la falacia de la independencia, de tal manera que los políticos dicen que no se hacen responsables de los jueces, que son autónomos pero serviciales. Si hay que mandar a los tribunales a los agentes que inevitablemente no han tenido las prevenciones de la discreción en la represión o en cualquier incidente callejero, los jueces encontrarán la manera de librarlos después. Pueden condenarlos para acallar a la opinión pública, pero pasado un tiempo, son liberados, como ocurrió en el caso citado. O como ocurre continuamente con los políticos de algo que dudo en llamar el "antiguo" régimen porque realmente es el mismo, pero con ánimo de venganza renovado, con una crueldad nueva.


La versión del ministro esta vez es el "error". Apuntas a la cabeza de alguien y luego la pistola se dispara por error. Nunca da en un pie o en un brazo. Siempre da en la cabeza para demostrar que los errores también tienen su nivel de excelencia. Puede hasta que en las Academias policiales egipcias haya hasta "campeonatos de tiro por error".
Por este tipo de errores están en huelga los médicos. Los policías entran por error en los hospitales y amenazan y golpean, también por error, a los médicos que se niegan a certificar como heridas lo que no son más que arañazos. Es otro error, claro, y es que los policías no tienen porque saber de medicina. Esto queda claro en las muertes por error que se producen en las comisarías. ¿Cómo iban ellos a saber que aquellas torturas afectaban a órganos vitales o que los detenidos tenían tan poco aguante? ¿No estaba Shaimaa al-Sabbagh demasiado delgada, según el forense, lo que produjo su muerte por las balas? ¿Cómo iba a saber el policía que le disparó, en la inexperiencia de sus 25 años, que ella comía poco? Otro error.


La versión que nos da Mada Masr contiene otro enfoque distinto y además pone el énfasis en las reacciones populares contra el agente y su acompañante:

Thousands of residents of the central Cairo Darb al-Ahmar neighborhood surrounded the Cairo Security Directorate on Thursday night after a policeman killed a young man during an argument.
Special forces patrolled the area but didn't attempt to disperse angry residents, who chanted anti-government slogans.
Mohamed Samir told Mada Masr he witnessed the murder of 24-year-old Mohamed Sayed, known in the area as Darbaka. An argument reportedly erupted between the policeman, his companion and Sayed over the fee for moving items in his car, according to Samir and other eyewitnesses who spoke to journalist Ahmed Khair Eddin.
The policeman, who was in civilian clothing, said he worked with police during the fight. “He took out his weapon and loaded it. We intervened to restrain him and tried to break up the fight, but he was able to break loose and immediately shot him in the head,” Samir recounted.
Workers at the Ahmed Maher Hospital where Sayed was taken told Khair Eddin the young man was shot in the head and the bullet exited the other side.
There are conflicting reports regarding what happened to the policeman. Some residents say he was beaten to death, but police sources say he escaped and was arrested, while his companion was injured.
Another area resident, Fadel Ibrahim, said he arrived on the scene shortly after Sayed's death and saw neighbors taking the policeman and his companion to a nearby shop for protection. Other residents broke the shop door and started severely beating the two men, according to Fadel. He added that he saw the policeman facedown, immobile and bleading heavily, while his companion was still conscious.
A security source said the policeman killed Sayed by mistake as he attempted to break up a fight in the area, according to the state-owned Al-Ahram newspaper.**


Es importante el detalle de los cantos antigubernamentales y el lugar de la manifestación porque cada vez se hace más evidente esa discordancia entre los discursos y sonrisas del presidente y la realidad de los hechos que suceden cada día en calles, juzgados o comisarías. La ira se redirige hacia el gobierno estableciendo esa línea invisible que va desde la mano del policía que mata al taxista en una discusión como tantas otras que ocurren en las calles cairotas.
También son relevantes las discordancias entre las versiones oficiales y las de los testigos. Muestran una vez más la incapacidad del gobierno, de las autoridades de invocar un argumento más allá del "error" o de la mala suerte. Eso vale para los aviones que estallan en el aire, los manifestantes muertos, los turistas mejicanos o el estudiante secuestrado, torturado, asesinado, al que por error dicen que han atropellado y encontrado desnudo, electrificado, uñas arrancadas, dedos rotos y quemaduras de cigarrillos que cayeron sobre él por error. Todo es error, todo es malentendido en el Egipto actual, ese que busca el equilibrio entre "seguridad" y "libertad", según le dijo el presidente El-Sisi a Madeleine Albright el otro día. Es un error que no te dejen entrar en Egipto porque va a hablar de Derechos Humanos. Demasiados errores...


Las discrepancias sobre el destino del agente son también interesantes. Para algunos, el policía fue linchado tras intentar refugiarse en una tienda, algo que no paró las iras de la gente. La duda es si está muerto, como algunos afirmar. Hay otras dos versiones: está detenido y ha escapado y está en fuga. Como algunas versiones son fácilmente comprobable, solo habrá una que no se podrá comprobar: que haya muerto y luego se escape. Es posible en Egipto.
La tercera versión que recojo es la que nos ofrece Egypt Independent:

A low-ranking police officer killed a 24-year-old driver on Thursday evening in Cairo's al-Darb al-Ahmar area, ignighting protests that saw roads blocked and nearby security headquarters surrounded.
The victim is Mohamed Sayyed Ismail, known as "Darbaka" to his friends. According to eyewitnesses, low-ranking police officer Mostafa M.E. shot Ismail during a quarrel over fares.
The Interior Ministry said in a statement that a low-ranking police officer affiliated with the Transport Police Department and another individual had a quarrel with Ismail over the payment for Ismail loading the officer's belongings into the vehicle. The low-ranking police officer shot and killed Ismail during the quarrel, the statement added.
According to an eyewitness, the police officer refused to give Ismail money in return for loading the items into his vehicle. Ismail insisted on taking money, and a quarrel occurred during which the officer killed Ismail with a shot to the head.
Dozens of Darb al-Ahmar residents gathered on Thursday evening to protest the incident, suspending traffic on Port Said Street.
According to the Associated Press, witnesses to the incident surrounded and beat up the police officer who killed Ismail.
The security directorate announced that the police officer had been arrested and the victim's family summoned to reassure them that legal action would be taken against the officer.***


El texto de Egypt Independent añade la causa de la discusión: la negativa a pagar del policía por el transporte. Las discusiones por los precios de los trayectos son frecuentes, pero no que se resuelvan de esta manera. Sacar el arma para resolverla es una escalada solo explicable desde la prepotencia del agente y el sentido de la impunidad, el comprobar cada día que sus compañeros acaban en la calle después de matar a otros. Estas son las consecuencias de la acumulación de casos, la creación de esta espiral de violencia policial cuyo fin es causar el miedo: no te enfrentes a un policía; acabarás muerto y él libre.


El diario cierra la información precisamente recordando los dos casos más recientes, el de la huelga de los médicos por los ataques y presiones que reciben en los hospitales, de donde son sacados y llevados a la comisaría si se niegan a hacer lo que les dicen o son golpeados. La Policía se ha acostumbrado a que esto se puede hacer y lo hace cada vez más en una espiral que surge de la crispación ambiental provocada por las acciones de la propia Policía. El otro caso que cita el diario es, obviamente, el "misterioso asesinato" de Giulio Regeni. Ni los propios egipcios se creen ya las versiones oficiales. Quizá dentro de poco le salga familia islamista al difunto taxista, tenía la cabeza demasiado grande (/igual que al-Sabbagh estaba demasiado delgada) o ¡vaya usted a saber!
En Egyptian Streets se incluye un vídeo de los manifestantes. Su pie del vídeo es "Protesting civilians shouting “thugs” outside the Giza Security Directorate"****.
Matones. Algunos empiezan a tenerlo más claro.


* "Egypt's interior ministry says policeman kills citizen 'by mistake' in Cairo" Ahram Online 18/02/2016 http://english.ahram.org.eg/NewsContent/1/64/187975/Egypt/Politics-/Egypts-interior-ministry-says-policeman-kills-citi.aspx
** "Eyewitnesses: Darb al-Ahmar victim shot in head by policeman" Mada Masr 19/02/2016 http://www.madamasr.com/news/eyewitnesses-darb-al-ahmar-victim-shot-head-policeman
*** "Police officer kills driver in quarrel over fares, ignites protest" Egypt Independent 19/02/2016http://www.egyptindependent.com//news/police-officer-kills-driver-quarrel-over-fares-ignites-protest
**** "Egyptian Policeman Shoots, Kills Driver in Al-Darb Al-Ahmar District Following Argument" Egyptian Streets 18/02/2016 http://egyptianstreets.com/2016/02/18/egyptian-policeman-shoots-kills-tuk-tuk-driver-following-argument/





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.